El optimista racional

Tenemos la suerte de vivir en el mundo moderno: la vida en el pasado fue violenta, ardua y de corta duración.

 

Hoy, cuando leemos un periódico o miramos televisión, nos enfrentamos a numerosos expertos que exponen los peligros del mundo moderno y nos dicen que tengamos miedo a las futuras calamidades. Sostienen que las nuevas enfermedades son imparables, la hambruna matará miles de millones, la sobrepoblación arruinará el medio ambiente y el cambio climático destruirá el planeta.  

Muchos de estos expertos argumentan que la solución para escapar de estas catástrofes modernas inminentes yace en el pasado. Sugieren que debido a que las sociedades pasadas carecían de problemas tan modernos, eran más simples y más idílicos. Algunos incluso argumentan que nuestra propia sociedad debe seguir el modelo de los del pasado. En realidad, esta visión rosada de la historia está lejos de la verdad; el pasado fue un tiempo realmente terrible para vivir.  

Hasta la Revolución Industrial, la vida estuvo dominada por la violencia, el hambre, la enfermedad y la muerte prematura. En las primeras sociedades de cazadores-recolectores, donde las tribus vecinas luchaban por los escasos recursos, la violencia a menudo era inminente. Muchos sitios de entierro de la época muestran evidencia de comunidades enteras masacradas por golpes en la cabeza o golpeadas por flechas, lanzas y dardos.  

La hambruna y la enfermedad también fueron amenazas constantes para las primeras sociedades. Las comunidades carecían de tecnologías agrícolas adecuadas, por lo que eran especialmente susceptibles a la sequía, las malas cosechas y las hambrunas, que a menudo conducían a la desnutrición, la disminución de la fertilidad y el hambre. La enfermedad abundaba y la prevalencia de bacterias agresivas como la gangrena y el tétanos hacía que cada herida fuera potencialmente mortal.  

Simplemente no hay comparación con los tiempos modernos. Hoy, el nivel de vida de los seres humanos está en su punto más alto. Desde 1800, la población mundial ha crecido en un factor de seis, la esperanza de vida se ha duplicado y el ingreso real se ha multiplicado por casi diez. Hoy, la mayoría de nosotros vivimos vidas increíblemente seguras y saludables.  

** Tenemos la suerte de vivir en el mundo moderno: la vida en el pasado fue violenta, ardua y de corta duración. **  

El descubrimiento de la cocina facilitó las primeras redes de innovación, permitiendo que el conocimiento fluya entre civilizaciones.

 

La humanidad no siempre ha tenido una habilidad natural para comerciar e interactuar. Los primeros humanos existieron en pequeños grupos familiares o tribales y no produjeron muchos avances significativos en tecnología. Sin embargo, eso cambió con el descubrimiento de la cocina.  

Cocinar fue el primer paso en nuestra evolución cultural. Se pueden obtener más calorías de un alimento cocinado que de un alimento crudo, y requiere menos masticación. Como resultado de la cocción, más personas nutritivas podrían compartir alimentos en menos tiempo. La cocina también condujo a la temprana especialización del trabajo: las mujeres recolectaban granos y carbohidratos básicos, mientras que los hombres cazaban a los animales más grandes en busca de proteínas. Esto, junto con la nutrición adicional obtenida de la cocina, creó un excedente de alimentos, lo que condujo al comienzo del comercio.  

A medida que aumentaba lentamente la confianza entre extraños, comenzamos a intercambiar cosas que no fueran comida. Este comercio se convirtió en las primeras redes de innovación, hace 160,000 años. Por primera vez, las personas tenían acceso a las tradiciones culturales, materias primas y tecnologías de diferentes comunidades. También podrían compartir conocimientos, incluso entre comunidades distantes. Los sitios arqueológicos de la época muestran evidencia de herramientas similares y conchas ornamentales que aparecen en sitios a cientos o miles de millas de distancia.  

Esta evolución cultural fue vital para el desarrollo humano. El bienestar de la humanidad se disparó a medida que nos beneficiamos del conocimiento colectivo de nuestros socios comerciales. De hecho, se ha demostrado que las culturas que carecían de redes comerciales exitosas tenían un conocimiento colectivo más pequeño y se volvieron deficientes en tecnologías. Por ejemplo, hace 10,000 años, los mares de Tasmania fueron aislados del continente por el aumento de los mares, y en consecuencia su uso de la tecnología se deterioró. Perdieron la capacidad de hacer ropa para clima frío, anzuelos o lanzas de púas. Su aislamiento significaba que no avanzaban junto con los del continente.  

** El descubrimiento de la cocina facilitó las primeras redes de innovación, permitiendo que el conocimiento fluya entre las civilizaciones. **  

La expansión del comercio entre comunidades lanzó una explosión de confianza, que es vital para la creación de riqueza.

 

Mucho antes del inicio de una sociedad basada en el comercio, la mayoría de las interacciones humanas entre extraños eran bastante violentas, y la guerra por recursos limitados era bastante común. Sin embargo, con el tiempo, a medida que comenzamos a vivir en grupos más grandes y a comerciar con extraños, las cosas cambiaron. Desarrollamos un sentido más profundo de confianza el uno en el otro, lo que impulsó a la humanidad hacia adelante y aún hoy nos beneficia.  

El intercambio es un atributo exclusivamente humano y un elemento crucial en el desarrollo de la confianza. A través del intercambio, las personas comenzaron a reconocer que podían servir mejor a sus propios intereses cooperando con extraños. Ambas partes podrían ganar valor al ofrecer algo que la otra no podría hacer u obtener por sí mismas, aumentando así la riqueza y el conocimiento no solo de los individuos, sino también de la comunidad.  

La conexión entre el comercio y la confianza es evidente porque en los lugares donde el intercambio prosperó, el interés personal se marchitó y el nivel de vida aumentó. Durante la revolución comercial en Florencia en la década de 1300, la economía floreció cuando los socios comerciales crearon un sistema de crédito recíproco, que extendió grandes cantidades de confianza a quienes se apoyaban mutuamente.  

Una sociedad que confía también es clave para una mayor acumulación de riqueza. Las sociedades con altos niveles de confianza son generalmente más ricas que aquellas con bajos niveles. La riqueza es importante porque ayuda a fomentar una cultura de cooperación y respeto por las personas. En Noruega, relativamente rica, por ejemplo, más del 65% de las personas dicen que confían entre sí, mientras que en el Perú relativamente pobre, solo el 5% de la población confía en sus conciudadanos.  

** La expansión del comercio entre comunidades lanzó una explosión de confianza, que es vital para la creación de riqueza. **  

El comercio y la innovación han eliminado las amenazas históricas de la hambruna y la superpoblación.

 

Antes de la evolución cultural del comercio y la especialización del cultivo, las comunidades no podían crecer más de lo que permitiría su suministro local de alimentos. Debido a sus recursos limitados, la sequía o la pérdida de cosechas podrían resultar desastrosas.  

Sin embargo, a medida que se expandió el comercio, se incentivó a los agricultores a encontrar medios más eficientes para cultivar alimentos. Cuando tengan éxito, podrían almacenar los excedentes para protegerse contra la escasez futura o cambiarlos por mejores equipos. Hace nueve mil años, cuando los agricultores griegos comenzaron a comerciar con los fabricantes de herramientas, obtuvieron una nueva tecnología que aumentó su propia productividad y les permitió especializar aún más su agricultura. El comercio hizo que los excedentes fueran más comunes y las hambrunas más raras.  

Aunque el comercio estimuló muchos avances agrícolas, también ayudó a producir otro problema: la sobrepoblación. En muchos países, el acceso constante a los alimentos hizo que las tasas de natalidad explotaran. En el siglo 18 , Robert Malthus argumentó que el crecimiento de la población estaba superando la productividad finita de la tierra, lo que podría conducir a la disminución de los recursos y causar la muerte de millones de personas.  

Aunque la sobrepoblación potencial era una amenaza grave, las innovaciones en los últimos siglos resolvieron el problema. Primero, los animales de tiro que requerían tierra adicional para pastar fueron reemplazados por el motor de combustión interna. Al instante, se liberó más tierra para la agricultura en lugar del pastoreo. En segundo lugar, la invención de los fertilizantes a principios del siglo XX aumentó la productividad del suelo, permitiendo que se cultive más alimento en pequeñas cantidades de tierra.  

El progreso en el tiempo ha sido dramático. Como cazadores-recolectores, cada humano necesitaba 1,000 hectáreas de tierra para mantener su vida. Ahora solo necesitamos una décima parte de una hectárea cada uno. Por lo tanto, una gran población mundial puede mantenerse con menos miedo a la hambruna.  

** El comercio y la innovación han eliminado las amenazas históricas de la hambruna y la superpoblación. **  

El desarrollo de las ciudades aumentó rápidamente la innovación y alentó la fertilización cruzada de ideas.

 

Las primeras ciudades aparecieron hace unos 7,000 años a lo largo de las rutas comerciales en Mesopotamia, donde se intercambiaron bienes de diferentes partes del mundo. La gente acudió en masa a estas rutas comerciales para obtener vino, metales, aceite de oliva, trigo y lana u otros bienes que no podían obtener localmente. En las ciudades, la demanda de estos bienes y los productos hechos a partir de ellos facilitaron a los primeros comerciantes y comerciantes profesionales. Por primera vez en la historia, las personas podían ganarse la vida con el comercio, en lugar de vivir de la tierra.  

El aumento de nuevas profesiones fue esencial para el crecimiento de las ciudades y fomentó un aumento en la innovación global. Las ciudades exitosas utilizaron esta ventaja tecnológica para crear modos de viaje más eficientes, que, a su vez, mejoraron el comercio. Los fenicios, por ejemplo, utilizaron una madera especial que se comercializaba en sus puertos para construir embarcaciones que eran más fuertes, más rápidas y más grandes que cualquier otra en ese momento.  

Las ciudades también ayudaron al desarrollo de ideas. Es difícil mantener el desarrollo de ideas de forma aislada, pero las ciudades atrajeron a diversos socios comerciales, por lo que el conocimiento colectivo de la sociedad se expandió gradualmente. A medida que las ideas nuevas se polinizaron con otras de todo el mundo, la educación aumentó. Por ejemplo, se dice que Pitágoras tomó prestado su famoso teorema de un estudiante que estaba aprendiendo geometría en expediciones comerciales a Egipto.  

Las ciudades han seguido generando innovaciones a lo largo de los siglos. El mundo se maravilló por el gran volumen de inventos desarrollados en Londres en 1800. Esta explosión de innovación no se debió a que la gente de Londres fuera más inteligente que los demás, sino a que la ciudad estaba atrayendo talento de todo el mundo. Los innovadores sabían que, en Londres, sus ideas podían mezclarse con las ideas importantes de otros. Las ciudades cultivaron un lugar para ideas para incubar y difundir.  

** El desarrollo de las ciudades aumentó rápidamente la innovación y alentó el intercambio de ideas. **  

El progreso humano ha sido impulsado por nuestro deseo de capturar y utilizar la energía de manera más eficiente.

 

La historia de la civilización es la historia de aprender a usar la energía de manera más eficiente.  

Comenzó inicialmente cuando aprendimos a cocinar nuestros alimentos, obteniendo así más calorías, y continuó cuando comenzamos a usar cultivos domesticados, lo que nos permitió capturar más energía del sol. Pronto estábamos usando animales de tiro para aumentar la productividad, la energía eólica para mover nuestros veleros y arroyos para hacer girar nuestras ruedas hidráulicas. Una y otra vez, los humanos prosperan cuando hacemos un uso eficiente de la energía almacenada.  

Con mucho, el mayor impulso en la eficiencia energética se produjo con el descubrimiento de combustibles fósiles como el carbón. Estos combustibles sostuvieron la Revolución Industrial, y a fines de 1900 representaban el 85% del uso de energía del mundo. Debido a que los combustibles fósiles eran tan eficientes, las prácticas brutales de esclavitud y trabajo animal fueron repentinamente antieconómicas y en gran medida descartadas. Los combustibles fósiles amplificaron la productividad de cada trabajador, elevando los ingresos y el nivel de vida de las personas de todas las clases sociales.  

Las fuentes de energía como el carbón no están exentas de desventajas. Por ejemplo, emiten dióxido de carbono, radiactividad y mercurio. Sin embargo, los beneficios han sido asombrosos. En la década de 1870, Gran Bretaña, para igualar la cantidad de energía producida por el carbón, habría necesitado el trabajo de 850 millones de trabajadores, lo que habría requerido 20 veces la cosecha de trigo de la nación para alimentarse.  

Hoy, todavía estamos motivados por nuestro deseo de utilizar la energía de manera eficiente. Cuando llegaron las primeras máquinas de vapor, solo convirtieron el 1% de su energía térmica en trabajo útil, pero actualmente producimos turbinas de ciclo combinado que son más del 60% de eficiencia. Las sociedades constantemente obtienen más y más trabajo de cada unidad de combustible fósil.  

** El progreso humano ha sido impulsado por nuestro deseo de capturar y usar la energía de manera más eficiente. **  

El comercio y la innovación aumentarán la riqueza de los países más pobres sin aumentar el daño causado por el cambio climático.

 

Quizás la calamidad inminente más comentada de la era moderna es el cambio climático. Escuchamos constantes advertencias constantes de expertos, políticos y ambientalistas que nos advierten que debemos cambiar nuestras formas, ya que el planeta está en problemas. Pero incluso si crees en las predicciones nefastas, hay razones para ser optimista.  

De hecho, las advertencias son el resultado de que el mundo se haga más rico. La razón principal de un aumento de la temperatura es la quema de más combustibles fósiles en los países en desarrollo. Este es el resultado de que estos países se unan a la economía comercial global, lo que lleva a una mayor prosperidad en el mundo en desarrollo.  

Incluso si el cambio climático se hiciera realidad, un mundo más rico estaría mejor protegido. A medida que crecen los países en desarrollo, aumentan la riqueza y el nivel de vida de sus ciudadanos. Las naciones ricas gastan más dinero en protección, como seguros, y tienen una tasa de mortalidad relativamente pequeña debido al clima. Por ejemplo, cuando un huracán de categoría 5 golpeó relativamente rico y preparó a Yucatán en 2005, no hubo víctimas humanas; sin embargo, cuando una tormenta similar golpeó Birmania al año siguiente, hubo más de 200,000 muertes.  

Hay una perspectiva aún más optimista: quizás se evitará por completo el cambio climático. Los ambientalistas pueden exigir una reducción de las emisiones de carbono, por la fuerza si es necesario, pero las reducciones están ocurriendo naturalmente de todos modos. La innovación introduce continuamente tecnologías más eficientes. A medida que el uso de energía humana pasó de la madera al carbón, al petróleo y al gas, la proporción de átomos de carbono a átomos de hidrógeno disminuyó drásticamente. En 1800, los átomos de carbono constituían el 90% de toda la combustión utilizada para producir energía, pero en 1935 era solo el 50%. Si esta tendencia continúa, la innovación habrá expulsado a la mayoría de los átomos de carbono del sistema energético para 2070.  

** El comercio y la innovación aumentarán la riqueza de los países más pobres sin aumentar el daño causado por el cambio climático. **  

El intercambio de ideas globales a través de Internet ha ampliado enormemente el conocimiento colectivo de la humanidad.

 

En todo el Internet, las veinticuatro horas del día, extraños comparten fotografías, consejos, recetas, donaciones e incluso registros médicos, todo sin la promesa de recibir dinero "real" a cambio. Los humanos están compartiendo por la pura satisfacción de ayudar a los demás y contribuyendo a una amplia red de conocimiento que eleva nuestro conocimiento colectivo de maneras que no pueden subestimarse.  

Aunque todos vivimos vidas separadas en nuestros rincones particulares del planeta, el mundo entero ahora está conectado por una capacidad de red revolucionaria: Internet se ha convertido en una ciudad global en la que el conocimiento de casi todos en el planeta se puede compartir libremente . Está en marcha una evolución cultural masiva, debido a la capacidad única de Internet para especializarse en una cosa: el intercambio.  

Esta nueva capacidad de personas de todas las clases sociales y ubicaciones geográficas para enseñar, aprender, entretener, comprar y vender ha acelerado la polinización cruzada de ideas. Cada persona con conexión a Internet ahora tiene acceso a bienes, servicios y conceptos que antes eran inalcanzables. Cuando nos relacionamos directamente con personas de todo el mundo, enriquece la vida de ambas partes de una manera que nunca ha sido posible.  

Al igual que las redes de innovación de las primeras sociedades comerciales, Internet reúne productos, servicios e ideas, lo que les permite transformarse, cambiar y polinizar. Esto es particularmente bueno para nuestra especie porque, cuando el conocimiento colectivo de una sociedad se comparte y comprende libremente, conduce a la difusión de un conocimiento aún más útil. Internet está permitiendo que el cerebro colectivo de la humanidad cree y almacene más conocimiento que nunca.  

** El intercambio de ideas globales a través de Internet ha ampliado enormemente el conocimiento colectivo de la humanidad. **  

El nivel de vida aumenta cuando se comparten ideas, lo que significa que el siglo XXI será un lugar emocionante para vivir.

 

Solo tienes que mirar los increíbles logros del pasado para ser optimista sobre el futuro. Un estudio de nuestra historia humana muestra un avance constante de ideas, conocimientos y estándares de vida. La vida siempre está mejorando.  

Esto es posible porque el mundo de las ideas es infinito. Cuando se comparten ideas, comienzan a prosperar y a fortalecerse. Desde 1800, nuestra acumulación de conocimiento colectivo ha dado lugar a rendimientos crecientes en los niveles de vida. Cuando más personas entiendan el concepto de una bicicleta, por ejemplo, más personas crearán nuevos usos para ella y nuevas tecnologías basadas en ella. Cuando descubrimos formas más eficientes de compartir ideas, se eleva el listón para toda la humanidad.  

A menudo, no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que se comparte la idea. La invención del láser en la década de 1950 fue descartada como "una invención en busca de trabajo", pero a medida que más personas entendieron el concepto de un láser, construyeron sobre su base y descubrieron usos para él. Hoy en día, los láseres se utilizan en miles de aplicaciones, como reproducir música, imprimir documentos, enviar mensajes y ayudar con la cirugía. Nuestra creciente reserva de conocimiento útil aporta algo a cada nuevo avance.  

Al pronosticar el futuro, es común que los pesimistas asuman que no habrá cambios tecnológicos, y, de hecho, la situación sería mala si la civilización no avanzara. Pero mientras sigamos intercambiando y compartiendo, nuestra especie progresará y el ingenio humano continuará elevando el nivel de vida general. Y el siglo 21 st será un lugar increíble para vivir.  

** El nivel de vida aumenta cuando se comparten ideas, lo que significa que el siglo 21 será un lugar emocionante para vivir. **  

Resumen final

 

El mensaje principal en este libro es:  

** En comparación con sus homólogos a lo largo de la historia humana, la mayoría de las personas que viven hoy en día son más ricas, saludables y seguras que nunca, gracias a los hábitos humanos únicos de intercambio y especialización. A pesar del pesimismo abrumador que existe, hay muchas razones para creer que la innovación y el avance tecnológico pueden ayudarnos a superar cualquier obstáculo que podamos encontrar. **  

Este resumen respondió las siguientes preguntas:  

** ¿Por qué hoy es el mejor momento para estar vivo? **   * Tenemos la suerte de vivir en el mundo moderno: la vida en el pasado fue violenta, ardua y de corta duración.   * El descubrimiento de la cocina facilitó las primeras redes de innovación, permitiendo que el conocimiento fluya entre civilizaciones.   * La expansión del comercio entre comunidades lanzó una explosión de confianza, que es vital para la creación de riqueza.  

** ¿Cuáles son las mejores razones para ser optimista sobre el futuro? **   * El comercio y la innovación han eliminado las amenazas históricas de la hambruna y la superpoblación.   * El desarrollo de las ciudades aumentó rápidamente la innovación y alentó la fertilización cruzada de ideas.   * El progreso humano ha sido impulsado por nuestro deseo de capturar y usar la energía de manera más eficiente.   * El comercio y la innovación aumentarán la riqueza de los países más pobres sin aumentar el daño causado por el cambio climático.  

** ¿Cómo pueden el intercambio y la innovación llevarnos a un futuro mejor? **   * El intercambio de ideas globales a través de Internet ha ampliado enormemente el conocimiento colectivo de la humanidad.   * El nivel de vida aumenta cuando se comparten ideas, lo que significa que el siglo XXI será un lugar emocionante para vivir.  

Contenido para compartir

 

** 3-5 excelentes citas del libro **   * "Soy un optimista racional: racional porque llegué al optimismo no por temperamento o instinto, sino por mirar la evidencia".   * “Incluso aquellos que tienen varios trabajos remunerados [...] tienen solo dos o tres ocupaciones como máximo. Pero consumen cientos, miles, de cosas. Esta es la característica de diagnóstico de la vida moderna, la definición misma de un alto nivel de vida: consumo diverso, producción simplificada. Haz una cosa, usa muchos ".   * “Sin comercio, la innovación simplemente no sucede. El intercambio es con la tecnología como el sexo es con la evolución. ”   * “Esto lleva a una ironía impactante. Estoy a punto de argumentar que el crecimiento económico solo se volvió sostenible cuando comenzó a depender de energía no renovable, no verde y no limpia. Cada auge económico en la historia, desde Uruk en adelante, había terminado en quiebra porque se agotaron las fuentes de energía renovables: madera, tierras de cultivo, pastos, mano de obra, agua, turba. Todo se repone a sí mismo, pero demasiado lento y se agota fácilmente por una población que se hincha ”.  

** 2-4 ideas procesables de este resumen **  

** Sea positivo. **  

Una breve mirada retrospectiva a la historia del avance humano nos da razones para pensar que el futuro será brillante. El ingenio humano y la innovación han abordado cada obstáculo importante que hemos encontrado. Aunque los desafíos que enfrentamos hoy pueden parecer desalentadores, no están exentos de la posibilidad de encontrar soluciones.  

** Comparte tus ideas. Conduce a un mundo mejor. **  

Los avances más importantes a finales del siglo XX fueron en la forma en que los humanos se comunican entre sí. Con una conexión a Internet, ahora tenemos la capacidad de compartir, intercambiar y construir sobre las ideas de prácticamente todos en el mundo. Debido a que el mundo de las ideas es infinito, compartir ideas aumenta el conocimiento colectivo y el bienestar de todo el planeta. Sin compartir e intercambiar, ni el innovador ni los destinatarios pueden beneficiarse.