El manual del envenenador

Conozca la horrible historia de los venenos y el advenimiento de la toxicología forense.

 

En la era del jazz de la ciudad de Nueva York, los químicos peligrosos estaban en todas partes: en las calles, en las fábricas, en el hogar e incluso en la farmacia. Ya sea que las personas se estuvieran intoxicando sin darse cuenta con alcohol de contrabando, frotando involuntariamente sustancias letales en su piel o haciendo intentos deliberados de obtener una herencia temprana, el veneno estaba en todas partes y a disposición de todos.  

Desafortunadamente, muchos envenenamientos, ya sean accidentales o de intenciones asesinas, fueron mal diagnosticados por los torpes médicos y el sistema de justicia incompetente de la ciudad. Nadie sabía mucho sobre toxicología forense o química, ni siquiera sobre medicina forense antigua, para el caso. Sin embargo, todo esto cambió para mejor gracias a dos científicos pioneros.  

En este capítulo, seguirán las investigaciones del primer médico forense profesional de la ciudad de Nueva York, Charles Norris, y su "socio en el crimen", Alexander Gettler, mientras investigan misteriosas muertes por veneno, mientras establecen y mejoran los estándares para toxicología forense  

Al leer este resumen, descubrirá   * que muchos preferirían arriesgarse a una muerte prematura que pasar otro día sin alcohol;   * por qué ni siquiera la ciencia podría convencer a un jurado para que emita un veredicto de culpabilidad; y   * que los productos de belleza hechos antes de 1938 podrían hacerte calvo, o incluso matarte.  

Antes de que la toxicología forense se convirtiera en una ciencia en Nueva York, el asesinato por veneno floreció en la ciudad.

 

Todos lo hemos visto en algún momento de nuestro drama de detectives de televisión favorito: alguien adelanta la fecha de su herencia envenenando a su indefensa abuela. Hoy en día, los sofisticados métodos del análisis forense moderno significan que los conspiradores nunca se saldrán con la suya, pero este no fue el caso en un pasado no muy lejano.  

Durante mucho tiempo en Nueva York, el asesinato por veneno era una forma común de eliminar a los que se interponían en tu camino. ¡Y debido a la total incompetencia del sistema forense estadounidense, el envenenamiento podría llevarse a cabo con casi impunidad!  

A pesar de que el único trabajo de los forenses era determinar la causa de la muerte de alguien, un informe de 1915 reveló que los forenses en ese momento no necesitaban _ _ antecedentes médicos o incluso capacitación. Esto significaba que los certificados de defunción se completaron sin ningún esfuerzo para determinar la causa. Las causas de muerte reportadas iban desde "asalto o diabetes" hasta "acto de Dios".  

Hubo casos en los que el sistema forense imposibilitó las sentencias, incluso cuando las personas confesaron intoxicaciones.  

Por ejemplo, en el invierno de 1915 en Manhattan, Frederic Mors confesó haber asesinado a ocho personas con cloroformo. Sin embargo, cuando el forense declaró erróneamente que esto no podía ser cierto (ya que creía que el cloroformo tardó más en matar a una persona de lo que Mors había informado), el fiscal dudó en creer la confesión.  

Este es solo un ejemplo; Debido a la ignorancia de los forenses, _ muchos _ asesinos terminaron caminando libres y dejando sus crímenes sin resolver.  

Afortunadamente, la relativa facilidad por la cual las personas podían escapar del asesinato por veneno llegó a su fin cuando _ toxicología forense _ - el estudio de cómo los químicos afectan negativamente a los organismos vivos - se convirtió en una ciencia totalmente legítima en 1918.  

Después de que las debilidades del sistema forense atrajeron la atención del público, la ciudad de Nueva York implementó reformas que elevaron la toxicología forense a una verdadera ciencia, contratando a su primer examinador médico _ entrenado _ y un químico que fundó el primer laboratorio de toxicología.  

El médico forense Charles Norris y el toxicólogo Alexander Gettler revolucionaron la toxicología forense.

 

La atención pública negativa puesta en el sistema forense de Nueva York hizo que la legislatura estatal aprobara un proyecto de ley que establecía un nuevo sistema de examinador médico para la ciudad de Nueva York. Se requería que el puesto lo cubriera un científico forense calificado, uno con experiencia en patología, que necesitaría pasar pruebas profesionales para conseguir el trabajo.  

Ese científico era el Dr. Charles Norris, quien establecería estándares forenses para el resto del país.  

Norris tenía mucho que hacer cuando fue nombrado nuevo médico forense en 1918. Luchó incansablemente para mejorar los estándares forenses, incluso gastando su propio dinero en equipar su departamento para complementar su miserable financiación.  

Entre otras cosas, desarrolló nuevas reglas para el manejo de cuerpos, y exigió que se mantuvieran archivos en cada caso para que los testimonios en la corte pudieran hacer referencia a la información registrada en lugar de la "memoria" del forense, como era el caso en el pasado.  

Además, hostigó a otros departamentos de la ciudad para elevar los estándares forenses. Por ejemplo, llamó la atención sobre el soborno que provocó que la policía ocultara asesinatos, y los hospitales hostigados aceleraron el transporte de cuerpos a la morgue para su examen.  

Además, hizo la sabia elección de contratar al químico forense Alexander Gettler, y juntos revolucionaron la toxicología forense. Gettler creía apasionadamente en el poder de la química, y si no existía un método de prueba o investigación, él mismo desarrolló uno.  

Por ejemplo, una vez examinó más de 700 órganos humanos para probar los efectos del alcohol, descubriendo que beber un vaso de alcohol de madera podría matar a un hombre en pocas horas, un destino que sucedió a muchos después de que comenzó la Prohibición en 1920. [19459004 ]  

Juntos, Norris y Gettler hicieron una gran cantidad de descubrimientos y rastrearon innumerables venenos, y al hacerlo revolucionaron la toxicología forense en Nueva York. En los siguientes capítulos aprenderá más sobre lo que descubrieron.  

La investigación de dos muertes por cianuro fue complicada, pero ayudó a construir una mejor toxicología forense.

 

La muerte por veneno de una pareja de ancianos, los Jackson, en un hotel de Brooklyn en 1922 causó mucha angustia, pero también ofreció una invaluable lección de toxicología.  

Los pulmones de la pareja contenían claramente el mortal cianuro venenoso, que era una mala noticia para la gerencia del hotel, que había estado ocultando el hecho de que el sótano estaba siendo fumigado en el momento de la muerte de la pareja.  

En la década de 1920, el gas de cianuro de hidrógeno se usaba habitualmente para la fumigación contra las plagas, por lo que es muy probable que el gas de cianuro haya superado a los Jackson.  

En el juicio que siguió, los acusados, tanto el fumigador como el gerente del hotel, no negaron la fumigación. En cambio, se centraron en la falta de evidencia científica adecuada presentada por el toxicólogo Gettler, diciendo que el cianuro no se podía detectar en un cuerpo en descomposición.  

A pesar del hecho de que Gettler había inspeccionado los pulmones de los Jacksons _ y _ encontraron pruebas claras de envenenamiento por cianuro, la toxicología era una ciencia tan nueva que el jurado estaba perdido. ¡Resultó difícil para Gettler educarlos y convencerlos simultáneamente!  

Cuando los fiscales perdieron el caso, Gettler se inspiró para hacer una investigación intensa durante la próxima década y más, eventualmente demostrando de una vez por todas que los acusados ​​se habían salido con la suya.  

En 1938, publicó sus hallazgos en _ The Toxicology of Cyanide _. Este texto definitivo todavía es referenciado por toxicólogos y agencias gubernamentales casi un siglo después.  

Además, la investigación sobre las muertes de los Jackson también desencadenó esfuerzos para mejorar la relación entre la medicina y la ley. El médico forense jefe Norris comenzó una cruzada que obligaría a la corte a darle a la toxicología forense el respeto que merecía, e incluso ayudó a establecer estándares nacionales al formar un comité con representantes de otras ciudades de los Estados Unidos.  

El arsénico es un veneno ideal para el asesinato y su detección es fundamental para la toxicología forense.

 

En la década de 1920 no podías pisar una ferretería, una farmacia o una tienda de abarrotes sin encontrar el sutil pero letal arsénico. El veneno para ratas, el insecticida, el herbicida y los colorantes de todo tipo contenían arsénico en diferentes variaciones. Esto, por supuesto, significaba que cualquiera que quisiera usar el veneno para fines nefastos podría adquirirlo de manera fácil y económica.  

Además de su fácil disponibilidad, el arsénico tiene ciertas propiedades que lo convierten en un arma homicida ideal. Siempre que se administre en dosis lo suficientemente pequeñas, puede introducirse fácilmente en alimentos o bebidas sin ser detectado, ya que no cambiará la apariencia ni el sabor.  

No sorprende entonces que, de 820 muertes seleccionadas al azar causadas por arsénico en los siglos XVIII y XIX, casi la mitad fueron homicidios.  

El arsénico resultó difícil de detectar si se administraba gradualmente, lo que hizo que los médicos diagnosticaran erróneamente las muertes relacionadas con el arsénico como influenza, enfermedad cardíaca o cólera. Como resultado, rápidamente se ganó el apodo de "polvo de herencia", ya que las personas lo usarían para matar a quienes se interponían entre ellos y su parte de los fondos familiares.  

Debido a que el arsénico era un arma homicida tan popular, aprender a detectarlo fue un paso importante para la toxicología forense y la administración de justicia.  

Afortunadamente, una serie de pruebas confiables diseñadas para descubrir el arsénico se desarrollaron en los siglos XIX y XX. Hoy en día, el arsénico es bastante fácil de detectar: ​​debido a que es un elemento metálico, se descompone relativamente lento en comparación con los compuestos orgánicos y también deja lesiones características en el cuerpo.  

Además, el arsénico "momifica" los cuerpos de sus víctimas al ralentizar la descomposición natural del tejido humano, creando así cadáveres muy bien conservados.  

Estos descubrimientos hicieron del envenenamiento por arsénico una opción más arriesgada para cometer un asesinato. Sin embargo, desafortunadamente, encontrar el veneno no es lo mismo que encontrar al asesino.  

 

Las innovaciones industriales de principios del siglo XX trajeron una avalancha de productos químicos riesgosos en la vida cotidiana de las personas, con cada nuevo producto químico creando nuevas oportunidades para el intoxicante inteligente.  

El mercurio, un metal fácilmente tóxico y de fácil adquisición, se encontraba entre ellos.  

Aunque el mercurio es extremadamente peligroso en su forma más pura, no obstante estaba disponible en una gran variedad de productos y medicamentos comerciales.  

La sal de mercurio, apodada Quicksilver por su tendencia a romperse en pequeñas bolas que se deslizan cuando se toca, se vendió como asesino de chinches, laxante, antiséptico e incluso se prescribió para infecciones bacterianas, como la sífilis.  

A pesar de estos usos, el mercurio es altamente peligroso. Nuestro tejido vivo absorbe las sales, lo que permite que el veneno disuelva de manera constante nuestros órganos de formas horribles: finalmente, el estómago se erosiona en úlceras sangrantes y los dientes se aflojan en las encías.  

En otras palabras, el mercurio es extremadamente venenoso, pero no ofrece una muerte rápida. En un caso particular que encontró Gettler, una mujer que se había tragado una botella entera de tabletas de mercurio sufrió dos semanas de agonía antes de morir finalmente.  

El público finalmente se dio cuenta del potencial letal del mercurio después de un escándalo de Hollywood en 1920.  

Olive Thomas, una actriz que protagonizó una exitosa película tras otra, estuvo involucrada en una tormentosa relación con otro famoso actor de la época, Jack Pickford. Una noche después de una fiesta, se tragó accidentalmente la poción de mercurio de Pickford (que solía tratar su llaga de sífilis) en lugar de su propia medicina para dormir. Se demoró en el hospital durante tres días antes de finalmente sucumbir al veneno.  

Desafortunadamente, esta era una forma bastante típica de morir de envenenamiento por mercurio en ese momento. De hecho, una estimación dice que de las aproximadamente 20 muertes por año causadas por envenenamiento por mercurio, la mayoría fueron suicidios y accidentes desafortunados similares a los de Thomas.  

El subproducto industrial monóxido de carbono demostró ser un asesino excepcionalmente confiable.

 

En 1925, la oficina del forense de la ciudad de Nueva York contó a 1,272 personas atropelladas y asesinadas por automóviles.  

Sin embargo, hay más formas de morir en un accidente automovilístico que en una colisión frontal; Los toxicólogos también se preocupan por los químicos liberados por sus motores, como el monóxido de carbono (CO).  

El monóxido de carbono se puede encontrar donde sea que los humanos vivan y trabajen en las sociedades industriales modernas. Las calles llenas de automóviles, la creciente dependencia de las estufas de gas o los calentadores, y la contaminación de las fábricas han significado que cada criatura viva que está expuesta al aire de la ciudad también inhala una dosis constante de CO.  

Esto no sería un gran problema si el CO no fuera tan venenoso: Norris estimó que el CO era responsable de alrededor de mil muertes en Nueva York cada año. Con tantas muertes, aprender a detectar CO en el cuerpo fue crucial para separar los accidentes de los asesinatos.  

Uno de esos casos involucró a un hombre que asesinó a su víctima al forzar un tubo de gas lleno de CO en su boca. Luego colocó a la víctima en una bañera e informó de su muerte como un ahogamiento. Sin embargo, los informes de toxicología mostraron que la sangre de la víctima estaba llena de CO, mientras que sus pulmones no contenían agua, ¡un claro caso de asesinato!  

Sin embargo, a veces los veredictos fueron en sentido contrario, y los accidentes se confundieron con asesinatos. Por ejemplo, en 1926, Francesco Travia fue atrapado arrastrando parte del cuerpo de una mujer hacia la costa de Nueva York. Los detectives sospecharon naturalmente de asesinato, pero el toxicólogo Gettler demostró que el gas CO de la estufa de Travia le había causado la muerte.  

Travia simplemente había entrado en pánico, pensando que sería acusado de asesinato, y trató de deshacerse de su cadáver. Terminó cumpliendo condena solo por deshacerse ilegalmente de un cuerpo.  

Sin los métodos revolucionarios de Gettler para detectar CO, Travia ciertamente habría terminado en la silla eléctrica. Este caso fue una victoria importante para la toxicología forense, ya que demostró que los sobrios testimonios de expertos médicos desempeñaron un papel vital en la sala del tribunal.  

El alcohol de madera era el mejor veneno disponible, lo que condujo a una crisis de salud pública.

 

En 1920, la prohibición se convirtió en ley en los Estados Unidos y se prohibió el alcohol, con la esperanza de dejar de beber. Sin embargo, muy pronto se hizo evidente que, en lugar de obedecer la ley, los ciudadanos bebían más que nunca, también de manera más imprudente.  

Este flagrante desprecio por la ley fue posible gracias a un comercio ilegal de alcohol que floreció con el alcohol industrial robado.  

Desde 1906, el gobierno había requerido que los fabricantes envenenen o "desnaturalicen" su alcohol industrial si querían evitar pagar impuestos sobre el licor. En la década de 1920, los fabricantes agregaron numerosos venenos para lograr esto, el más simple de ellos fue _ metilo _, o alcohol de madera.  

Los proveedores de alcohol ilegal, conocidos como contrabandistas, reclutaron químicos para ayudarlos a limpiar el alcohol y hacerlo seguro al filtrar los aditivos venenosos.  

Para combatir esto, el gobierno decidió hacer que el consumo de alcohol industrial sea incluso _ más _ arriesgado al agregar mayores cantidades de alcohol de madera a los espíritus. El proceso de desintoxicación del alcohol de madera ya era complicado, y estas nuevas regulaciones hicieron aún más mortal y más difícil de hacer seguro.  

La idea era que si las personas iban a seguir violando la ley, entonces el gobierno solo produciría venenos aún mejores que harían que el alcohol fuera irresoluble y, por lo tanto, no potable.  

Desafortunadamente, hacer que el alcohol sea más peligroso no impidió que la gente lo bebiera, y muchos fueron cegados o asesinados.  

En 1926, el consumo de alcohol industrial causó que unas 1.200 personas se enfermaran o ciegas, y provocó 400 muertes solo en Nueva York. Estos números excedieron con creces el número de muertes debido al alcoholismo antes de la Prohibición.  

Angustiado por la cantidad de problemas de salud relacionados con el alcohol, el médico forense Norris entregó un informe al alcalde de Nueva York describiendo la crisis de salud pública resultante de la Prohibición. Sus hallazgos provocaron un debate público y llevaron a muchos periódicos a etiquetar al gobierno federal como "un envenenador masivo" que debería ser acusado de la responsabilidad moral de estas muertes por envenenamiento.  

Ningún otro veneno causó tantas muertes ni provocó tantas enfermedades como el alcohol etílico.

 

Como acabas de ver, la prohibición causó muchas muertes debido a mezclas de alcohol no diseñadas para el consumo humano. Sin embargo, mucho más se debió al consumo diario de alcohol normal: _ alcohol etílico _.  

De hecho, el alcohol etílico ha causado más muertes y enfermedades que cualquier otro veneno, y su consumo solo aumentó durante la Prohibición. Curiosamente, fue el comportamiento destructivo, la enfermedad y la muerte causados ​​por el consumo excesivo de alcohol etílico lo que condujo a la Prohibición en primer lugar.  

Sin embargo, la prohibición resultó contraproducente: ahora que el alcohol era ilegal, la gente bebía solo para emborracharse, lo que provocaba un consumo más pesado y más rápido de alcohol etílico. En 1930, las muertes por alcoholismo fueron 600 por ciento más altas que en 1920, cuando el alcohol acababa de prohibirse. Estas cifras indican que la prohibición ayudó a fomentar una cultura de consumo excesivo de alcohol en los Estados Unidos.  

La creciente amenaza planteada por el alcohol etílico llevó a los químicos a investigar sus efectos exactos en el cerebro y el cuerpo, y las crecientes tasas de alcoholismo durante el período de Prohibición ofrecieron una gran riqueza de material para desarrollar una comprensión científica de la intoxicación por alcohol.  

Las muertes relacionadas con el alcohol eran un hecho cotidiano, dejando a los químicos con innumerables sujetos de prueba a su disposición. Durante este período, el toxicólogo Gettler decidió investigar la forma en que el alcohol etílico compromete el cuerpo y el cerebro.  

Después de cinco años de investigación y pruebas en alrededor de 6,000 cerebros, descubrió que el grado de intoxicación se correlacionaba con los niveles de alcohol en la sangre y el cerebro, lo que lo llevó a publicar lo que muchos consideran el primer método científico de clasificación de intoxicaciones.  

Además, Gettler realizó una serie de estudios separados utilizando perros como sujetos de prueba, que mostraron cómo el cuerpo de un bebedor habitual se ajustaba al consumo de alcohol, volviéndose más eficiente en la metabolización del alcohol etílico, aunque nadie desarrolló inmunidad real.  

El radio tardó muchos años en considerarse un asesino y un salvador.

 

Durante la Primera Guerra Mundial, las personas descubrieron que podían hacer que las caras de los relojes brillaran en la oscuridad al mezclar radio con la pintura utilizada en sus diales. Esto hizo que los relojes fueran más adecuados para los campos de batalla.  

Las jóvenes trabajadoras de la fábrica que pintaron los relojes con pintura luminosa se llamaron Radium Girls. Para ayudar a aplicar la pintura, a menudo humedecían las puntas de los pinceles con la boca para obtener una punta afilada.  

En ese momento, nadie tenía la menor idea de que este elemento altamente radiactivo podría considerarse cualquier cosa menos saludable y curativo. A principios del siglo XX, el radio se consideraba una cura milagrosa: los hospitales usaban la "terapia de radio" en un intento por reducir los tumores cancerosos, se creía que el agua de radio tenía efectos energizantes, y las cremas y polvos faciales de radio prometían rejuvenecimiento.  

Sin embargo, el radio es extremadamente dañino y, a diferencia de los venenos tradicionales, como el arsénico, que envenena en una sola dosis directa, la exposición al radio inflige un daño de por vida.  

Después de unos años, las Radium Girls comenzaron a morir de maneras misteriosas y horribles: sus mandíbulas literalmente se desmoronaron y sus huesos se rompieron debajo de ellas. Para 1924, nueve habían muerto.  

Afortunadamente, una investigación sobre sus muertes mostró el peligro de exposición al radio para los seres humanos.  

En 1928, Norris y Geller fueron llevados a la investigación y se les pidió que miraran a una de las jóvenes que había muerto en 1923. Extrajeron pedazos de sus huesos y los envolvieron en papel fotográfico para determinar si eran radiactivos. Efectivamente, este método mostró que cada pieza de hueso todavía emitía rayos incluso después de _ cinco años _.  

Aunque se publicaron informes sobre sus hallazgos, pasarían más de 20 años antes de que el público entendiera completamente los riesgos para la salud del radio.  

El uso de talio en productos cosméticos causó muchas muertes innecesarias.

 

Hubo un tiempo en que podría haber aparecido fácilmente como si la sociedad moderna fuera adicta a los venenos simplemente por su prevalencia en los productos cotidianos. De hecho, no fue hasta 1935 que la legislación propuso requisitos con respecto a las pruebas de seguridad antes de que se introdujera un producto en el mercado estadounidense.  

Antes de eso, los fabricantes y las empresas ni siquiera consideraban proporcionar a los consumidores información básica sobre los ingredientes de productos como limpiadores domésticos, medicamentos o cosméticos.  

Un ingrediente particularmente venenoso utilizado en estos productos fue el elemento metálico talio. No solo se usó en productos industriales y venenos para roedores, sino también en cremas depilatorias, que se anunciaron ampliamente en la era del jazz.  

Estas cremas de hecho eliminaron el vello como se anunciaba, demasiado a fondo. Aunque el talio estaba destinado a ser completamente inofensivo en pequeñas dosis, las cremas que lo contenían hicieron que las mujeres se quedaran calvas e incluso ciegas después de aplicar solo una pequeña cantidad en la cara.  

Además, la falta de regulación gubernamental significaba que el talio podría usarse fácilmente como un arma homicida.  

El talio era un veneno ideal: los síntomas, que incluyen náuseas y vómitos, temblores y dificultad para respirar, podrían confundirse fácilmente con una enfermedad infecciosa. Además, se mezcla fácilmente en líquidos y es insípido, inodoro e incoloro.  

Gettler se vio involucrado en un caso particularmente complicado de intoxicación por talio cuando, en 1935, un contador llamado Gross fue acusado de matar a su familia al mezclar talio en su cacao en polvo.  

Gettler determinó que uno solo necesitaría una onza de sales de talio para matar rápidamente a casi cualquier persona. Sin embargo, para sorpresa de todos, también descubrió que no era Gross, sino su esposa quien había matado a los niños, antes de morir casualmente por causas naturales. ¿Por qué? Porque quería comenzar de nuevo en su matrimonio con Gross.  

A pesar de que los ingredientes cosméticos como el talio demostraron ser tan venenosos, no fue sino hasta 1938 que la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos finalmente hizo que las pruebas de seguridad y el etiquetado preciso fueran un requisito para los fabricantes.  

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:  

** El médico forense jefe Norris y el toxicólogo Gettler de la ciudad de Nueva York trabajaron incansablemente para desarrollar las herramientas forenses que necesitaban para las investigaciones criminales. Revolucionaron la toxicología forense desarrollando mejores formas de detectar una amplia variedad de venenos y mejorando los estándares médicos legales. **