Nosotros contra ellos

Us vs.Them (2018) explora cómo el globalismo ha creado ganadores y perdedores y explica cómo los perdedores ahora están buscando arreglar las cosas. En países de Estados Unidos a China, de Venezuela a Turquía, los ciudadanos descontentos están haciendo nuevas demandas a sus gobiernos, y los políticos populistas prometen respuestas fáciles. Us vs. Them ofrece una visión lúcida de las fuerzas que afectan a las sociedades de todo el mundo y sugiere posibles soluciones para el futuro.

Comprende cómo nuestro mundo se está dividiendo más.

 

Los defensores del globalismo prometieron un mundo de crecimiento económico, aumento de ingresos, una nueva apertura y el triunfo de los valores liberales. Al mirar el mundo que te rodea, serás perdonado por preguntar qué salió mal.

 

En los Estados Unidos, Trump ha subido al poder, montando una ola de descontento popular y enojo con las élites. En toda Europa, los partidos populistas están en ascenso. En las economías emergentes, las personas que luchan con la desigualdad económica, la corrupción gubernamental y un entorno sucio están cada vez más frustradas.

 

En resumen, el globalismo ha creado ganadores y perdedores. Estas ideas cuentan la historia de cómo los perdedores comienzan a hacer oír su voz. Es una historia de ira, frustración y división. También es una historia de gobiernos, en países ricos y pobres, que luchan por mantenerse al día con las expectativas de sus ciudadanos.

 

En este resumen, aprenderá

 

  • por qué la inmigración está impulsando la política populista;
  •  

  • cómo los robots aumentarán la desigualdad entre las naciones y dentro de ellas; y
  •  

  • por qué los gobiernos deben repensar los impuestos y la educación.
  •  

El globalismo ha creado ganadores y perdedores económicos y una mentalidad de “nosotros contra ellos”.

 

Durante décadas, los líderes políticos occidentales han promovido el globalismo: el flujo de ideas, comercio, servicios y personas a través de las fronteras.

 

El globalismo hace que las economías sean más eficientes al trasladar la producción y las operaciones a partes del mundo donde las personas y los materiales son más baratos. Eso ha ayudado a las personas de todas partes a hacerse más ricas: los consumidores de los países ricos obtienen productos más baratos en los estantes de las tiendas y los trabajadores de los países en desarrollo tienen acceso a nuevos empleos.

 

Pero también ha habido muchos perdedores, ya que las empresas han trasladado sus trabajos al extranjero o simplemente los han automatizado. Desde 1979, por ejemplo, Estados Unidos ha perdido casi el 40 por ciento de sus empleos en fábricas. La clase media estadounidense, tradicionalmente la mayoría económica del país, está disminuyendo. En 1970, los hogares de ingresos medios ganaban el 62 por ciento de los ingresos en los Estados Unidos. En 2014, ese número fue del 43 por ciento.

 

Estos impactos del globalismo están teniendo un efecto en nuestra sociedad y política. Una creciente sensación de inseguridad económica está impulsando la insatisfacción y, a su vez, los movimientos populistas.

 

Por ejemplo, las encuestas realizadas en 2015 encontraron que solo el 6 por ciento de las personas en los Estados Unidos, el 4 por ciento en Gran Bretaña y el 3 por ciento en Francia creían que el estado del mundo estaba mejorando.

 

Los políticos populistas de izquierda y derecha están aprovechando esta sensación de frustración con un mensaje de “nosotros contra ellos”. Pone a “nosotros” en contra de “ellos”: “nosotros” son las clases trabajadoras y medias, y “ellos” son las élites, inmigrantes o ambos.

 

Puedes ver este paradigma de “nosotros contra ellos” desde la izquierda, cuando el senador Bernie Sanders o el primer ministro izquierdista griego Alexis Tsipras hablan de grandes corporaciones, banqueros explotadores y la élite política.

 

Desde la derecha, hemos visto cómo el impacto del globalismo y, en particular, la sensación de amenaza para los empleos estadounidenses, ha ayudado a impulsar a Trump a asumir el cargo. Trump pudo hablar claramente con los votantes enojados porque sus fábricas fueron cerradas y se perdieron empleos; mientras que los banqueros en Nueva York y los políticos en Washington parecían prosperar, y los inmigrantes mexicanos y otros inmigrantes latinoamericanos encontraron nuevas oportunidades.

 

Y aunque la populista de extrema derecha francesa Marine Le Pen puede no haber ganado la presidencia francesa en 2017, su campaña electoral se parecía mucho a la de Trump. Llamó a una “revolución” contra las fronteras abiertas y los extranjeros entrantes supuestamente robando empleos franceses.

 

Como lo indica la popularidad de figuras como Le Pen, este sentido de nosotros contra ellos no se trata únicamente de empleos, sino también de cultura y nacionalidad. Miremos más de cerca.

 

El globalismo ha aumentado las ansiedades culturales en muchos países.

 

La retórica de Marine Le Pen sobre la inmigración no solo apuntaba a la amenaza de empleos y pensiones, o el impacto en los servicios públicos. También advirtió sobre una dilución de la identidad cultural de Francia en medio de una afluencia de extranjeros.

 

En muchos países, las preocupaciones sobre la inmigración están generando frustración y una gran agitación política.

 

La proporción de residentes en el Reino Unido nacidos fuera de Gran Bretaña aumentó de 3,8 millones en 1993 a 8,7 millones en 2015, más del doble como resultado del sistema de libre circulación de personas de la Unión Europea. Y la campaña Brexit de 2016 aprovechó con éxito las ansiedades sobre esta afluencia. Boris Johnson, uno de los líderes de la campaña, argumentó que la inmigración descontrolada crea “enormes presiones no financiadas” sobre el sistema de salud y otros servicios públicos. Los extranjeros no solo están tomando su trabajo, en otras palabras, están haciendo que sus escuelas estén más concurridas, y la cola en el consultorio del médico es más larga.

 

En Alemania, 1,1 millones de migrantes solicitaron asilo solo en 2015 y 2016. Las preocupaciones sociales resultantes fueron la razón principal por la que Alternative for Germany se convirtió, en 2017, en el primer partido de extrema derecha en ganar escaños en el parlamento alemán desde la Segunda Guerra Mundial.

 

Los éxitos electorales para los partidos y plataformas populistas muestran cómo la preocupación con respecto a la inmigración está impulsando cambios en la opinión y los valores. La diversidad y la tolerancia se cuestionan con mayor frecuencia.

 

En 2015, en el apogeo de la crisis migratoria, el periódico francés Le Figaro publicó una encuesta que encontró que la mayoría de los votantes de Europa occidental estaban a favor de poner fin al actual sistema de fronteras abiertas entre 26 naciones europeas.

 

En general, la hostilidad hacia la inmigración y los extranjeros ha aumentado, y es probable que las tendencias subyacentes continúen. En 2016, había más de 65 millones de personas viviendo como refugiados en todo el mundo, y hay pocas señales de soluciones políticas que puedan hacer que ese número disminuya. Es poco probable que desaparezcan los ataques terroristas que generan sentimientos antimusulmanes. El muro fronterizo de Trump, si se construye, no mantendrá alejados a todos los migrantes.

 

La creciente inmigración, combinada con una economía y una sociedad que se siente más frágil que nunca para las personas de clase media y trabajadora, significa que el populismo en Europa, Estados Unidos y otras naciones desarrolladas continuará aumentando.

 

Y eso es un problema porque esa misma fragilidad en países en desarrollo es un factor clave para la inmigración que afecta al mundo rico. Y como veremos ahora, está en aumento.

 

Las poblaciones en los países emergentes enfrentan una mezcla de frustraciones económicas, ambientales y políticas.

 

Pocos gobiernos son tan efectivos como los chinos cuando se trata de reprimir las protestas. Pero de acuerdo con cifras oficiales del estado, el número de protestas en China aumentó de 8,700 en 1993 a más de 127,000 en 2010. En ese momento, el estado dejó de publicar los números.

 

Estas protestas fueron impulsadas por una mezcla de preocupaciones económicas, ambientales y políticas causadas o empeoradas por la globalización.

 

Una consecuencia inmediata de la globalización ha sido la industrialización, ya que las fábricas y otras industrias se trasladaron a lugares más baratos en los países en desarrollo. Y con la industrialización viene el daño ambiental, como el aire y el agua sucios.

 

Se estima que la contaminación del aire mata a un millón de chinos cada año, lo que causa una ira comprensible. En diciembre de 2016, las personas en la ciudad de Chengdu, llena de smog, en China, comenzaron a colocar máscaras de contaminación en los rostros de las estatuas de la ciudad, y los manifestantes llevaron a las redes sociales con fotos que decían: “déjenme respirar”. Señales de descontento en todos los días la vida también creció. Finalmente, hubo manifestantes llenando la plaza principal de la ciudad, en ese momento, la policía antidisturbios lanzó una gran represión.

 

Otras naciones emergentes han sido víctimas de su propio éxito, creando expectativas entre una nueva clase media que los gobiernos luchan por cumplir.

 

Turquía ha sido una historia de éxito del globalismo. La proporción de personas turcas que viven en la pobreza se redujo drásticamente, del 30% al 1,6% entre 2002 y 2014. Pero la nueva clase media del país todavía tiene motivos para estar insatisfecha.

 

En 2012, el líder turco Recep Tayyip Erdogan prometió que el ingreso promedio aumentaría a $ 25,000 para 2023. Pero para 2016, se estancó en poco menos de $ 11,000.

 

Y como en muchas naciones en desarrollo, el gobierno turco no ha utilizado los ingresos del crecimiento para invertir en la infraestructura necesaria para mantener sus ciudades habitables a medida que más y más población se traslada del campo a las zonas urbanas en busca de trabajo.

 

La falta de servicios públicos puede provocar protestas masivas, como hemos visto en otros lugares. En 2013, en São Paulo, Brasil, un aumento de nueve centavos en las tarifas de transporte local, que se consideró sintomático de un gobierno inadecuado y corrupto, provocó grandes protestas en todo el país.

 

Los ciudadanos de todo el mundo están cada vez más frustrados por el daño ambiental, los resultados económicos decepcionantes o los servicios públicos deficientes. Y como veremos en el próximo capítulo, estas preocupaciones se intensifican por un profundo impulsor de la ira: la desigualdad.

 

La desigualdad económica es un problema importante en el mundo de hoy.

 

En los Estados Unidos, el 1 por ciento superior de los adultos ganaba 27 veces lo que ganaba el 50 por ciento inferior en 1981. Eso ya es una gran división. Pero en 2016, el 1 por ciento ganó 81 veces más que la mitad inferior de la población. A miles de kilómetros de distancia, solo le toma al hombre más rico de Nigeria un día ganar más de 8,000 veces lo que un nigeriano pobre gasta en sus necesidades básicas en todo un año.

 

La desigualdad económica está presente en todo el mundo, incluso en países que han experimentado un crecimiento significativo.

 

Toma Rusia. Después de que pasó el caos del período postsoviético, los ingresos rusos se dispararon entre 2000 y 2010. Pero el estancamiento económico causado por los débiles precios del petróleo ha golpeado fuertemente a los pobres desde entonces. En respuesta a los tiempos difíciles, el estado dejó de aumentar las pensiones y los salarios del sector público en línea con la inflación. Los rusos más pobres han sufrido una disminución de la calidad de vida.

 

Mientras tanto, la élite política y económica de Rusia se ha vuelto extraordinariamente rica, y el 24 por ciento de la riqueza del país se encuentra en el extranjero, donde no se puede gravar para financiar los servicios públicos. En comparación, la brecha entre ricos y pobres en Rusia es más amplia hoy que en casi todos los países de la OCDE.

 

Eso es una preocupación, en Rusia y en otros lugares, porque la desigualdad es una fuente de ira y, a menudo, motiva disturbios.

 

Naturalmente, las personas se sienten frustradas si sienten que están trabajando duro para obtener poco rendimiento cuando pueden ver que las élites políticas y económicas lo hacen extraordinariamente bien. En Rusia en 2017, las protestas antigubernamentales presentaron manifestantes con patos de goma amarillos. Esta fue una referencia burlona al estilo de vida extravagante y presuntamente corrupto del primer ministro Medvedev, ya que había construido un santuario de patos en una de sus muchas propiedades lujosas.

 

Además, las personas que experimentan desigualdad arremeten. En los Estados Unidos, un análisis realizado por los analistas de datos FiveThirtyEight basado en datos del FBI disponibles públicamente encontró que la desigualdad de ingresos “se destacó” como un predictor de crímenes de odio. Tanto antes como después de las últimas elecciones presidenciales, los estados con mayor desigualdad tenían más probabilidades de tener niveles más altos de delitos de odio.

 

La mala noticia es que hay una nueva fuerza del globalismo que tiene el potencial de aumentar aún más la desigualdad.

 

El auge de los robots y la innovación tecnológica amenaza la creación de empleo y las oportunidades.

 

Les llevó medio siglo instalar el primer millón de robots industriales del mundo. Solo llevará ocho años instalar el segundo millón.

 

Los robots, el aprendizaje automático y otras innovaciones tecnológicas están sucediendo rápidamente, y están volviendo obsoletos los trabajos de más y más personas.

 

Un estudio de 2017 del Instituto de Análisis Económico Espacial dijo que para 2035, casi todas las grandes ciudades estadounidenses verán la mitad de sus trabajos actuales reemplazados por la automatización. Si trabaja en la preparación de alimentos, en el mostrador de recepción de un médico, como administrador o incluso como camionero, su trabajo está en riesgo.

 

La teoría económica ha indicado durante mucho tiempo que el impacto general de la automatización es positivo. Los robots reemplazan los trabajos de bajo valor, pero también crean nuevos tipos de trabajos que pagan salarios más altos. Los robots asumen el trabajo de menor nivel y mal pagado, mientras que los humanos pueden ascender en la cadena económica.

 

Pero en 2017, los investigadores del MIT y la Universidad de Boston encontraron evidencia que contradice esta teoría. Descubrieron que los robots habían ocupado 670,000 empleos de manufactura de 1990 a 2007. Pero los trabajos perdidos no habían sido reemplazados: los trabajos nuevos de mayor valor para los humanos simplemente no se estaban creando lo suficientemente rápido.

 

Así que reemplazar todos los trabajos perdidos por la automatización no es fácil. A medida que los robots pierden trabajos de baja y mediana calificación, las personas necesitarán mayores niveles de educación.

 

Aquellos que pueden pagarlo aún podrán obtener la educación que necesitan para sobrevivir en una economía con altos niveles de automatización y convertirse en desarrolladores de software, por ejemplo, o profesionales de la salud. Pero aquellos que no pueden pagarlo enfrentarán grandes problemas. Un trabajador automotriz despedido en Detroit podría estar mirando un futuro sombrío: su trabajo se perdió por los robots y no tiene dinero para pagar la educación para sobrevivir en el nuevo mundo automatizado.

 

La educación es cara. Los costos de matrícula en los Estados Unidos están aumentando en un 6 por ciento anual, según la firma financiera Vanguard. A este ritmo, un título universitario de cuatro años para un estadounidense nacido en 2017 costará $ 215,000 en una escuela pública y $ 500,000 en una privada.

 

Las naciones emergentes son más vulnerables a la automatización y menos capaces de responder a ella.

 

Los pronósticos de las Naciones Unidas muestran que el 47 por ciento de los empleos en los Estados Unidos están en riesgo por el aprendizaje automático y la automatización. Pero si eso suena mal, considere las cifras de los países emergentes. En Nigeria, el 65 por ciento está amenazado. En India, es el 69 por ciento, y en China, el 77 por ciento.

 

Ahora considere las poblaciones totales de estos y otros países en desarrollo. Nigeria tiene 180 millones, Indonesia 260 millones y China 1.400 millones. Eso es un lote de personas cuyos medios de vida están en riesgo.

 

En el pasado, tener una población grande y creciente era una ventaja. Por ejemplo, la población joven de la India, la mitad de todos los indios tienen menos de 25 años, le ha dado una fuerza laboral creciente y barata que ha permitido el crecimiento económico. Pero el aumento de la automatización ha significado que se creen menos empleos, incluso cuando la economía está creciendo, lo que hace que el gran grupo laboral sea una desventaja.

 

Las economías emergentes tienen una mayor proporción de empleos en riesgo de automatización, y poblaciones más grandes y más jóvenes para cuidar. Por lo tanto, son mucho más vulnerables a los problemas de automatización. Muchos también carecen de la capacidad de responder de manera efectiva.

 

Los países ricos como Estados Unidos o Corea del Sur pueden darse el lujo de invertir en sistemas educativos de alta calidad. Pero considere un país como Sudáfrica. El crecimiento económico se ve frenado, entre otras cosas, por el legado de una pobre inversión en infraestructura. Una mala infraestructura de transporte, por ejemplo, separa a los habitantes de los municipios pobres y las áreas rurales de los empleos, que tienden a concentrarse en las áreas urbanas. Y problemas como este se ven agravados en una democracia que, durante la mayor parte de las últimas dos décadas, tuvo solo un partido importante, un gobierno que tiende a la corrupción y un liderazgo sistemáticamente deficiente. La desigualdad es alta, al igual que el desempleo juvenil, del 40% para los jóvenes negros.

 

El resultado final es un gobierno que no tiene el dinero para invertir en educación o investigación y desarrollo que pueda preparar la economía y la población de Sudáfrica para los cambios venideros. Para exacerbar el problema, los populistas, como los populistas de todo el mundo, culpan cada vez más a los extranjeros. Acusan a los extranjeros de robar los recursos de Sudáfrica en lugar de abordar seriamente la falta de inversión que impide el crecimiento.

 

Entonces, el riesgo futuro es que, a medida que los países ricos manejen el impacto de la revolución tecnológica, países como Sudáfrica o Egipto, Indonesia o Venezuela, se quedarán atrás. Con los ciudadanos incapaces de beneficiarse y afectados por su impacto en los trabajos de clase media baja y laboral, la desigualdad y la ira dentro de estos países se intensificarán dramáticamente.

 

Los gobiernos y las personas están levantando nuevos muros en respuesta a las preocupaciones populistas.

 

Los gobiernos de todo el mundo están lidiando con los desafíos creados por el globalismo, desde la demanda de infraestructura hasta la ansiedad cultural. ¿Cómo están respondiendo?

 

Muy a menudo, los gobiernos están reaccionando contra la apertura del globalismo, erigiendo nuevas barreras para gestionar el flujo de bienes, información y personas.

 

Hoy, Donald Trump es el abanderado mundial del resurgimiento del proteccionismo económico, pero no está solo. Por ejemplo, las cifras de la ONU sobre el número de barreras no arancelarias al comercio entre los países del sudeste asiático han aumentado de 1.634 en 2000 a alrededor de 6.000 en 2015. Al igual que Estados Unidos, los países en desarrollo están encontrando formas de proteger sus propios intereses.

 

Los gobiernos también están levantando muros para detener el flujo de información. Algunas veces estas paredes son bastante literales. China encarceló a 38 periodistas en 2016, mientras que Turquía encarceló a 81. Pero una forma aún más eficiente de cerrar los flujos de información es simplemente apagar Internet. El gobierno egipcio se convirtió en el primero en cerrar el acceso a Internet de su país durante las protestas de la Primavera Árabe, pero no ha sido el último. El arduo trabajo de Rusia para controlar la información incluye bloquear el contenido en línea como lo desee. Rusia incluso desarrolló una Internet interna controlada por el gobierno, por lo que si llega la guerra, el país podría desconectarse de Internet global y ejecutar su propia versión estatal.

 

Finalmente, las barreras para las personas están creciendo. Según el Economist , más de 40 países han construido cercas o muros contra sus vecinos desde que cayó el Muro de Berlín en 1989.

 

Parece muy probable que los gobiernos se vuelvan más selectivos con los inmigrantes que dejan entrar. A medida que la automatización reemplace muchos de los trabajos que tradicionalmente tienen los migrantes en los países ricos, el argumento económico a favor de la inmigración se debilitará. Los opositores a la inmigración pueden argumentar que Estados Unidos no necesita trabajadores de la construcción migrantes latinoamericanos cuando las impresoras 3-D pueden imprimir las bases de un nuevo hogar en cuestión de horas.

 

A medida que el foco de inmigración se aleja de los trabajadores menos calificados, los derechos de entrada pueden estar cada vez más a la venta. En los Estados Unidos, por ejemplo, los programas de visas ya permiten a los extranjeros ricos acceder más fácilmente a las tarjetas verdes si invierten en bienes raíces.

 

Cuando las personas se sienten amenazadas y frustradas, es comprensible que reaccionen primero levantando muros para protegerse. Sin embargo, un mejor enfoque sería repensar lo que los ciudadanos pueden esperar de sus gobiernos.

 

Los gobiernos que se ocupan del globalismo deben reconsiderar la relación entre estado y ciudadano.

 

¿Qué esperas de tu gobierno a cambio de pagar impuestos y obedecer la ley? ¿La Ley y el orden? ¿Oportunidades de trabajo? ¿Acceso de banda ancha de alta calidad?

 

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos promete a todos los ciudadanos los derechos inalienables a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Pero muchas personas hoy tienen mayores expectativas de su contrato social , o las expectativas que pueden tener de su gobierno. Esperan el derecho a la educación, la infraestructura de transporte, el agua potable, la atención médica y la capacidad de acceder a Internet, entre otras cosas.

 

Ante los desafíos planteados por el globalismo, los gobiernos de hoy deben pensar cuidadosamente sobre el contrato social de una manera que tenga sentido en un mundo globalizado.

 

Una parte clave de esto debería ser la educación, que ahora tiene que ser un proceso de por vida.

 

La velocidad del cambio tecnológico significa que los trabajadores deberán volver a capacitarse, a menudo y rápidamente. En Singapur, un organismo gubernamental llamado Workforce Singapore ayuda a las empresas a capacitar a su personal, desarrollar nuevas habilidades y seguir siendo valiosas para la empresa. El gobierno de Singapur también proporciona a cada ciudadano mayor de 25 años una “cuenta de aprendizaje individual”: dinero para gastar en capacitación en nuevas tecnologías. Otros gobiernos podrían aprender de este enfoque.

 

También deberán repensar los impuestos. Una fuerza laboral automatizada significa menos ingresos para gravar. Bill Gates ha propuesto un impuesto a los robots para financiar la capacitación de los trabajadores y los costos de bienestar de los desplazados del trabajo.

 

Otros, particularmente en Europa, están considerando la idea de un ingreso básico universal, en el que todos, ricos o pobres, reciban un ingreso modesto del estado. Una vez cubiertas sus necesidades básicas, los ciudadanos podían elegir educación, trabajo a tiempo completo, participación en la llamada economía del trabajo y trabajo independiente, o cuidado de niños o padres de edad avanzada.

 

Lo que está claro hoy es que las fuerzas del globalismo todavía tienen el potencial de perturbar las sociedades. Los votantes de Trump, los manifestantes en las calles de China y los populistas europeos pueden estar enojados, y a menudo tienen buenas razones para estarlo. El proceso de reinventar el contrato social puede no ser fácil. Pero a la larga, es un enfoque mejor que construir más muros.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

No es difícil que no le gusten los populistas como Trump. Pero él no creó el mundo de nosotros contra ellos que hizo posible su elección. Muchas personas en Estados Unidos, Europa y el mundo en desarrollo quieren un cambio. Y sienten que las élites políticas y económicas no entienden los impactos reales del globalismo. Si no tomamos a estas personas en serio, hay grandes problemas por delante para la sociedad y la política.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a [email protected] con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Sugerido más lectura: Age of Anger por Pankaj Mishra 19459004]  

Age of Anger (2017) examina el mundo y la agitación que está experimentando. Estas ideas se remontan a sociedades anteriores y diseccionan los orígenes de nuestras tribulaciones actuales. También prestan mucha atención a las enseñanzas filosóficas de la Ilustración, que todavía influyen en el pensamiento occidental de hoy.

 

Total
0
Shares
Related Posts

El único juego en la ciudad

La crisis financiera de 2008 cambió drásticamente el panorama económico mundial. Los bancos centrales ahora juegan un papel muy diferente al que desempeñaban anteriormente, y ahora enfrentamos un conjunto de nuevos riesgos y problemas económicos. The Only Game in Town (2016) describe las raíces de estos riesgos y problemas, y lo que podemos hacer para comenzar a superarlos.
Read More

WTF?

WTF? (2017) documenta la historia reciente y los desarrollos de las tecnologías digitales modernas, y explica por qué, lejos de ser dañinas en sí mismas, estas tecnologías solo causan daños a las empresas y a la sociedad cuando los humanos las malinterpretan. En lugar de temer por el futuro, deberíamos aceptarlo y usar los desarrollos tecnológicos que lo acompañan de maneras que eleven la sociedad en lugar de reducir los costos.
Read More

Cuando

When (2018) revisa alrededor de 700 estudios científicos para comprender mejor el papel que juega el tiempo en nuestras vidas. Daniel H. Pink revisa los datos de los campos de la economía, la antropología, la psicología social y otros, dando al lector una visión exhaustiva de por qué tomamos las decisiones que tomamos y por qué las tomamos cuando lo hacemos.
Read More

El camino de regreso a ti

The Road Back to You (2016) utiliza el antiguo sistema de tipo de personalidad, el Eneagrama, para enseñar la importancia de la autoconciencia. Describe las características de cada tipo de personaje y lo alienta a identificar y explorar los aspectos positivos y negativos propios.
Read More

Las verdades que sostenemos

The Truths We Hold (2019) es un autorretrato íntimo de una de las fuerzas en ascenso en la vida política estadounidense contemporánea: la senadora californiana y activista por los derechos civiles Kamala Harris. Combinando lo personal con lo político, Harris arroja luz sobre sus primeros años como hija de inmigrantes, su carrera legal en el Estado Dorado y las causas que ha defendido como representante electa en la América de Trump.
Read More

La paradoja del tiempo

El tiempo importa. La mayoría de nosotros somos esclavos del tiempo, ya sea que estemos planificando, realizando múltiples tareas, posponiendo o haciendo listas de tareas. Pero es nuestra actitud hacia el concepto de tiempo lo que realmente afecta quiénes somos y cómo vivimos. The Time Paradox (2009) le muestra cómo puede comenzar a pensar en el tiempo de una manera que lo ayude a llevar una vida mejor, más feliz y más plena.
Read More

El millonario de al lado

A partir de entrevistas personales, The Millionaire Next Door (1996) revela que la vida cotidiana de muchos millonarios está muy lejos del estereotipo de automóviles de lujo, mansiones y aviones privados. Sin embargo, este libro también refuta la creencia de que convertirse en millonario es difícil: cualquiera puede aprender no solo cómo hacerse rico sino también mantenerse rico.
Read More

El poder de tu mente subconsciente

El poder de la mente subconsciente (1963) ha ayudado a millones de lectores de todo el mundo a aprovechar su subconsciente y encontrar la verdadera felicidad en el proceso. Este resumen comparte historias reales inspiradoras y técnicas efectivas que influirán positivamente en su carrera, vida amorosa y salud en general.
Read More

La gente contra la tecnología

People Vs Tech (2018) examina el auge de la tecnología digital. Argumenta que este proceso está socavando seis de los pilares clave de la democracia: ciudadanía activa, una cultura democrática compartida, elecciones libres, asociación libre, igualdad y autoridad gubernamental. Mirando hacia el futuro y observando cómo ya se está desarrollando en el presente, pinta una imagen escalofriante del posible mundo distópico por venir. Sin embargo, también muestra los caminos que nos llevan a ese mundo y sugiere que estos caminos pueden ser redirigidos, señalando el camino hacia un futuro mejor.
Read More

También te puede interesar

También te puede gustar (2016) se sumerge en el mundo del gusto en constante cambio, o en lo que te gusta y por qué te gusta. Tratar de adivinar si un consumidor disfrutará de una película o comprará un producto es una ciencia complicada y un gran negocio, ya que una miríada de factores diferentes influyen en las decisiones que toma a diario.
Read More

Los chicos más inteligentes de la habitación

The Smartest Guys in the Room (2003) cuenta la notable historia del comerciante de energía Enron, que alguna vez fue un niño aficionado a la innovación del mercado en Wall Street, y su dramática caída desde las alturas estratosféricas. Este resumen detalla una historia apasionante de engaño financiero, mientras arroja luz sobre las personalidades que construyeron la cultura corporativa de Enron y la prepararon para el desastre.
Read More

La sabiduría de la inseguridad

En The Wisdom of Insecurity (1951), el autor Alan Watts analiza la naturaleza paradójica de la vida moderna: perseguimos objetivos y codiciamos bienes materiales que prometen felicidad, pero que nos hacen sentir vacíos y más ansiosos que nunca. A medida que nos entregamos a pensamientos improductivos sobre el futuro o el pasado, tendemos a olvidar lo que es más significativo: el momento presente.
Read More

La velocidad de la confianza

The Speed ​​of Trust (2006) trata sobre la importancia de la confianza y cómo puede mejorar todos los aspectos de nuestras vidas, desde las relaciones personales hasta la productividad en la oficina. La confianza mejora la comunicación y, al hacerlo, acelera la eficiencia y reduce los costos al mismo tiempo. A lo largo de este libro, los autores nos ofrecen consejos sobre exactamente qué hacer para aumentar la confianza en nuestras vidas.
Read More

Que comer cuando

What to Eat When (2018) muestra cómo lo que importa no es solo lo que comes, sino cuándo comes. Esta guía práctica y divertida se sumerge profundamente en la ciencia de la alimentación para mostrarle cómo puede mejorar su salud, energía e intelecto a través de hábitos alimenticios más saludables. Proporciona un plan para comer bien, todo el tiempo.
Read More

El optimista racional

Rational Optimist aborda los principales problemas que han enfrentado los seres humanos desde los albores de la civilización, y describe cómo los métodos de intercambio y especialización crearon soluciones innovadoras para enfrentar cada nuevo obstáculo. A través de la ciencia, la economía y los ejemplos históricos, el autor revela muchas razones para ser optimista sobre las adversidades que enfrentamos hoy o que podríamos enfrentar en el futuro.
Read More