Zoobiquity

0 Shares
0
0
0

Aprende cuánto tienes en común con los animales.

Como humanos, tendemos a pensar en nosotros mismos como algo separados del reino animal. En la superficie, eso puede parecer lógico porque nuestro nivel de inteligencia es mucho más alto, pero alcanza más profundo y descubrirá que tenemos mucho en común con nuestros compañeros animales. Cuando entendemos las cualidades que compartimos con los animales, entendemos más sobre nosotros mismos.

Probablemente ya sepas que tenemos muchas cosas en común con nuestro pariente animal más cercano, el mono, pero nuestras conexiones con el mundo animal se extienden mucho más de lo que imaginas. En este resumen, aprenderá hasta dónde pueden llegar esas conexiones. También aprenderá sobre los grandes avances que se pueden lograr si vemos más colaboración entre veterinarios y médicos.

También aprenderás

  • lo que las nutrias marinas pueden enseñarnos sobre la conducción en estado de ebriedad en adolescentes;
  • las similitudes entre la obesidad en humanos y el aumento de peso en ganado;
  • cómo los búfalos de agua siguen los mismos patrones de drogadicción que los humanos;
  • por qué los lémures de cola anillada pueden sufrir disfunción eréctil, al igual que los machos humanos; y
  • cómo la investigación conjunta entre médicos y veterinarios podría conducir a la cura del cáncer, las enfermedades de transmisión sexual y las epidemias virales.

Los humanos y los animales son tan genéticamente similares que tiene sentido que sus médicos colaboren.

¿Alguna vez has estado en un zoológico y te sorprendió la “humanidad” del comportamiento de algunos monos u otros animales? Esa cercanía no es solo una coincidencia, o tu imaginación. Es genético.

Los seres humanos y los animales tienen muchas similitudes fundamentales, incluidos sus genes. De hecho, el genoma humano es 98.6 por ciento idéntico al del chimpancé.

Los biólogos llaman a las similitudes genéticas que compartimos con otros animales profunda homología . La homología profunda no solo se refiere a especies que están estrechamente relacionadas, como lobos y perros, o humanos y chimpancés. También se refiere a animales que están más distantemente relacionados. Por ejemplo, explica la conexión entre la visión sensible a la luz en un halcón y la fotosensibilidad en las algas verdes.

Debido a las similitudes íntimas entre humanos y animales, es lógico que los investigadores veterinarios y médicos colaboren. De hecho, este solía ser el caso: hace dos siglos, la mayoría de los médicos también atendían a los animales de su ciudad. Esto cambió en el siglo XX, cuando las personas comenzaron a darles a los médicos un estatus social más alto, y comenzaron a tener más prestigio y salarios más altos. Desafortunadamente, estos beneficios no se extendieron a los veterinarios.

La línea divisoria entre médicos y veterinarios todavía existe, aunque se está debilitando lentamente. En 2007, por ejemplo, el jefe de la American Medical Association y el jefe de la American Veterinary Medical Association organizaron una reunión, con la esperanza de fomentar la colaboración entre médicos y veterinarios.

Si continúan los esfuerzos de colaboración como este, podríamos obtener una mejor comprensión de la biología humana y animal. Nuestras similitudes genéticas son profundas, pero ¿qué tan similar es nuestro comportamiento o la forma en que las enfermedades afectan nuestros cuerpos? Los siguientes capítulos analizan más de cerca algunas de las asombrosas similitudes que compartimos con los animales en nuestro mundo.

El desmayo podría ser un mecanismo de protección tanto para humanos como para animales.

¿Alguna vez te has sentido mareado después de ponerte de pie demasiado rápido? ¿Fue tan malo que te desmayaste o sentiste que te ibas a desmayar?

El desmayo es en realidad bastante normal para los humanos. De hecho, uno de cada tres adultos tiene ya desmayado en su vida. El desmayo generalmente es causado por una escasez temporal de sangre y oxígeno en el cerebro. Hay dos razones por las cuales esto podría suceder.

Primero, si te levantas demasiado rápido, tu sangre tiene que ser bombeada a tu cerebro contra la gravedad. A veces, ese proceso no ocurre lo suficientemente rápido, lo que provoca mareos que pueden provocar desmayos.

La segunda causa potencial de desmayo es emocional. Cuando tienes una fuerte reacción emocional ante algo, tu ritmo cardíaco aumenta. Su cuerpo luego responde tratando de bajarlo. Sin embargo, si esa caída es demasiado repentina, es posible que tenga una pérdida temporal del flujo sanguíneo hacia el cerebro, lo que podría hacer que se desmaye.

Pero, ¿cuál es el propósito del desmayo emocional, exactamente? El reino animal proporciona algunas respuestas.

El desmayo no solo se encuentra en los humanos: algunos animales también se desmayan cuando enfrentan un peligro grave, y puede servir como un mecanismo de protección vital.

Los patos, por ejemplo, a veces se desmayan cuando ven un zorro. Esto hace que el zorro sea menos propenso a atacarlos, ya que hace que el pato parezca muerto, y los zorros están más interesados ​​en patos vivos.

Además, cuando los animales se desmayan, generalmente disminuye su ritmo cardíaco. Esto también puede protegerlos. Los tiburones, por ejemplo, pueden detectar impulsos eléctricos en los corazones palpitantes de los peces cercanos. Si los peces se desmayan, podrían escapar de un ataque de tiburón.

El mundo animal puede ayudarnos a comprender el desmayo en los humanos. Parece probable que el desmayo evolucionó en humanos por la misma razón que evolucionó en animales: puede haber ayudado a nuestros antepasados ​​a sobrevivir.

Tanto los humanos como los animales pueden sufrir problemas cardíacos peligrosos cuando están bajo tensión emocional.

Probablemente hayas notado que los latidos de tu corazón cambian cuando experimentas emociones intensas. En casos extremos, las emociones pueden causar daños graves a su corazón o incluso la muerte.

Cuando una persona muere porque su corazón deja de latir inesperadamente, se llama repentina cardíaca muerte . Por lo general, sigue un patrón específico: el latido del corazón de una persona se acelera rápidamente o comienza a latir de manera irregular. En cualquier caso, existe el peligro de que el corazón deje de latir por completo, a menos que los médicos puedan restablecerlo a su ritmo normal.

Las emociones intensas como el miedo o la emoción pueden causar la muerte súbita cardíaca. En los Estados Unidos, los pacientes con dispositivos eléctricos implantados que monitorearon sus frecuencias cardíacas mostraron un salto del 200 por ciento en las arritmias que ponen en peligro la vida después de los ataques del 11 de septiembre.

La muerte cardíaca súbita también puede ser provocada por el estrés. A veces las personas lo padecen después de perder a su pareja o un familiar cercano, por ejemplo.

Al igual que los humanos, los animales también pueden experimentar muerte súbita cardíaca, aunque en el reino animal se llama captura miopatía .

La miopatía por captura ocurre cuando los animales mueren repentinamente después de ser reubicados o capturados por humanos. Los ciervos, alces y renos que son cazados o reubicados en América del Norte tienen una tasa de mortalidad del 20 por ciento debido a la enfermedad.

La miopatía de captura no tiene que suceder en el calor del momento: en un zoológico de Vancouver, por ejemplo, cuatro cebras murieron por miopatía de captura después de permanecer en el mismo recinto que dos búfalos, porque tenían mucho miedo de ellos.

La miopatía por captura y la muerte súbita cardíaca tienen mucho en común. Ambas son causadas por emociones intensas o estrés prolongado por algo que está fuera del control del animal o humano.

Los microbios intestinales pueden hacer que tanto humanos como animales sean obesos.

La obesidad se ha convertido en un problema cada vez más frecuente en la sociedad moderna. Pero, ¿por qué algunas personas parecen más susceptibles que otras?

Bueno, una posible explicación proviene de nuestros intestinos. Nuestros intestinos contienen una amplia variedad de microbios diferentes, como bacterias, virus, hongos o gusanos. Colectivamente, estos microbios se conocen como intestino flora .

No solo tenemos microbios en nuestros intestinos; de hecho, nuestros cuerpos contienen tantos microbios que los investigadores estiman que solo una de cada diez células en nuestro cuerpo es en realidad una célula humana. Aunque eso puede sonar desagradable, estos microbios son fundamentales para nuestra supervivencia. Una de sus funciones importantes es ayudar a descomponer nuestros alimentos, por lo que pueden afectar nuestro peso.

A principios de este siglo, los genetistas de la Universidad de Washington descubrieron que las proporciones de ciertos microbios intestinales son diferentes en las personas obesas. Las personas obesas tienen una mayor proporción de firmicutes , mientras que las personas delgadas tienen más bacteroidetes . Firmicutes extrae calorías de manera más efectiva. Entonces, si una persona tiene más bacteroidetes, no extraerá tantos nutrientes de sus alimentos, y esto explica en parte por qué algunas personas pueden comer más sin aumentar de peso.

Este vínculo entre los microbios intestinales y el aumento de peso también se puede observar en animales, especialmente en ganado doméstico como pollos o vacas.

Hoy en día, al ganado generalmente se le dan muchos antibióticos. Esto no solo los hace más saludables, sino que también los hace aumentar de peso. ¿Por qué? Bueno, los antibióticos cambian la flora intestinal de los animales, causando un aumento de los microbios que extraen más calorías de sus alimentos a medida que se digieren. Eso significa que pueden ganar más peso que un animal que no recibe antibióticos al consumir la misma cantidad de alimentos.

Actualmente, los intestinos son una de las áreas menos investigadas del cuerpo humano. Explorar temas como la relación entre microbios y obesidad, tanto en humanos como en animales, puede conducir a importantes descubrimientos.

El aseo es vital para la salud de los animales y los humanos, pero puede llevarse demasiado lejos.

Probablemente hayas visto a un gato limpiarse y arreglarse. El aseo es importante en la vida de los felinos y muchos otros animales. Los gatos pueden pasar hasta un tercio de sus horas de vigilia limpiándose.

El aseo personal es a veces también una actividad social. Algunos grupos de simios se rascan la espalda y eliminan los insectos de la piel del otro. Esto no solo es más eficiente que intentar hacerlo solo, sino que también fortalece los lazos sociales.

La preparación también juega un papel importante para los humanos. Algunos de nuestros procedimientos de aseo son prácticos, como lavarnos las manos, y otros son más por placer, como tener una manicura profesional.

Los procedimientos de aseo pausado, como las manicuras, no se tratan solo de mantener limpios, sino que también pueden calmarnos. El aseo altera la neuroquímica en nuestros cerebros al hacer que se liberen más opiáceos en nuestro torrente sanguíneo, lo que conduce a una disminución de la presión arterial.

Sin embargo, aunque tiene grandes beneficios, el exceso de aseo es peligroso e incluso podría explicar algunos comportamientos disfuncionales tanto en humanos como en animales.

Los humanos, por ejemplo, a menudo sienten la necesidad de apretar sus espinillas. Esto no es saludable, pero el proceso también libera opiáceos en el cerebro, causando alivio. Este patrón de liberación y alivio a menudo es descrito por personas que se cortan, por lo que la autolesión puede considerarse similar a la preparación, ya que el ciclo subyacente es el mismo.

Los animales a veces también hacen esto. Algunos perros lamen sus heridas demasiado, lo que puede retrasar el proceso de curación. Algunas aves sacan sus propias plumas.

Los comportamientos de autolesión pueden parecer difíciles de entender, pero verlos como un exceso de cuidado podría ayudar a explicarlos tanto en humanos como en animales.

Tanto los humanos como los animales adolescentes aprenden y se desarrollan a través de la toma de riesgos y el comportamiento impulsivo.

Cuando piensas en tu adolescencia, ¿qué te viene a la mente? ¿Alguna vez fuiste impulsivo o tomaste riesgos innecesarios?

Durante la adolescencia, la toma de riesgos es muy común, tanto para humanos como para animales.

Las nutrias marinas adolescentes, por ejemplo, a menudo tienen poco miedo de aventurarse en áreas peligrosas. Los científicos en San Francisco han nombrado un área cerca de la ciudad como el “Triángulo de la Muerte” debido a su alta densidad de mareas y grandes tiburones blancos. Las nutrias marinas adultas casi nunca van allí, pero las adolescentes a menudo lo hacen libremente.

Este tipo de comportamiento parece imprudente, pero en realidad sirve para propósitos específicos. En los animales, la toma de riesgos puede desarrollar la capacidad de reconocer a los depredadores.

Al igual que las nutrias que se acercan a los tiburones, las gacelas jóvenes a veces se acercan a sus depredadores para inspeccionarlos. Una de cada 417 veces, matan a la gacela joven y atrevida, mientras que solo una de cada 5,000 gacelas adultas que intentan el mismo movimiento mueren.

La impulsividad también puede ser importante para determinar la jerarquía social dentro de los grupos. Por ejemplo, algunos monos, como los vervets, tienen que abandonar su grupo a cierta edad y encontrar uno nuevo. Los verbos más impulsivos suelen ser los que terminan en un nivel superior en sus nuevos grupos.

El mismo comportamiento peligroso de búsqueda de riesgos se puede observar en humanos. De hecho, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades informa que por cada año entre los 12 y los 19 años, aumentan las posibilidades de morir de un adolescente. Alrededor del 35 por ciento de estas muertes son accidentes de tránsito. Esto probablemente se deba a la impulsividad de los adolescentes: sus habilidades de manejo no son lo suficientemente avanzadas como para manejar los riesgos que corren detrás del volante. Pero para el éxito, la toma de riesgos puede conducir a muchas felicitaciones sociales.

Otra herramienta que utilizan los humanos adolescentes para asegurar su lugar en la jerarquía social es el acoso escolar. Al igual que con los vervets, los más impulsivos suelen ser los más exitosos.

Los humanos y los animales tienen el mismo proceso reproductivo y los mismos problemas asociados.

Los humanos y los animales tienen bastante en común sexualmente. Por un lado, la mayoría de los apareamientos en el mundo animal requieren un macho y una hembra, y ambos se identifican de la misma manera: los machos contribuyen con el esperma al proceso de apareamiento, y las hembras aportan los huevos.

Hace mucho tiempo, la sexualidad era bastante diferente para las primeras formas de vida. Los primeros organismos unicelulares se replicaron simplemente clonándose a sí mismos: no necesitaban un compañero y no compartían nada de su material genético. La descendencia que produjeron fueron copias exactas de sí mismos.

Sin embargo, evolucionaron lentamente la capacidad de mezclar su ADN, ya que esta era una gran ventaja evolutiva: podían obtener características ventajosas o perder las problemáticas. Durante millones de años, los animales evolucionaron para tener dos sexos diferentes, que desempeñan papeles diferentes pero igualmente vitales en el proceso reproductivo.

Esta es la razón por la cual muchas especies animales (incluidos los humanos) tienen dos sexos y cada uno posee un pene o una vagina. Los penes y las vaginas son muy útiles para el apareamiento. Los penes son efectivos porque pueden eyacular el semen directamente al lado del huevo, sin perder esperma. Las vaginas son efectivas porque permiten un mayor control sobre los patrones de apareamiento de las hembras al crear un ambiente más acogedor u hostil para los espermatozoides.

También hay similitudes en los problemas sexuales que experimentan los animales y los humanos. Aproximadamente uno de cada diez hombres humanos sufre de disfunción eréctil , cuando los penes no se endurecen lo suficiente como para penetrar. Aunque es un problema físico, a menudo tiene causas psicológicas, como el estrés.

Un fenómeno similar ocurre en los lémures de cola anillada. Solo se aparean una vez al año, y durante ese tiempo hay una intensa competencia, que a veces es violenta. Esto puede causar estrés en los hombres de rango inferior, lo que los pone tan nerviosos que no pueden aparearse, porque tienen tanto miedo de que los hombres rivales puedan atacar.

Si el estrés es demasiado alto tanto para los humanos como para los lémures, en última instancia puede evitar que procreen. El estrés afecta sus cuerpos de la misma manera y tiene las mismas consecuencias.

Los tratamientos que combaten el cáncer en animales también podrían ayudar a combatir la enfermedad en humanos.

El cáncer es una de las enfermedades más aterradoras que existe en nuestro mundo. Todos han oído hablar del cáncer, pero ¿qué es exactamente?

Bueno, el cáncer es el resultado de las células que mutan y se agrupan. Las mutaciones a veces ocurren cuando las células viejas se reemplazan por otras nuevas. Por lo general, cuando las células se replican, su ADN se copia exactamente, pero a veces se producen errores. Los productos químicos pueden quedar fuera o llegar al lugar equivocado.

Si ocurre un error como este, el ADN puede usar un mecanismo suicida para autodestruirse. Sin embargo, a veces los mecanismos suicidas sufren mutaciones, lo que deja a la célula mutada incapaz de destruirse a sí misma.

Cuando las células que contienen la mutación se unen, forman un grupo, también conocido como tumor . Estas células pueden comenzar a viajar a otras partes del cuerpo y replicarse allí, en un proceso conocido como metástasis . Así es como el cáncer puede propagarse y volverse aún más peligroso.

Los animales también sufren cáncer, a través del mismo proceso.

Por ejemplo, maligno melanoma , una forma de cáncer de piel, afecta a humanos y perros de la misma manera. Debido a esto, un veterinario y un médico trabajaron juntos en un proyecto destinado a tratar el melanoma en perros. Inyectaron perros que sufrían de melanoma con ADN humano que se había demostrado que combate el cáncer. Su proyecto fue exitoso: el ADN humano causó que los tumores de los perros se hicieran más pequeños.

En 2009, se lanzó una vacuna que trata este tipo de cáncer en perros. Aunque todavía no se ha desarrollado una vacuna para humanos, esta investigación puede conducir a una.

Actualmente, se sabe relativamente poco sobre el cáncer, y eso es lo que lo hace tan horrible. Por el momento, no tenemos una gran cantidad de defensas o curas para ello. Sin embargo, si podemos entender y desarrollar tratamientos para el cáncer en animales, puede conducir a importantes descubrimientos en el tratamiento para humanos.

La investigación de enfermedades de transmisión sexual de animales podría indicar nuevos tratamientos para humanos.

¿Sabía que los animales también pueden contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS)?

Las ETS pueden infectar una amplia gama de especies e incluso pueden hacerlas estériles. Los koalas, por ejemplo, se han puesto en grave peligro por una ETS que también infecta a los humanos: la clamidia. Sin el tratamiento adecuado, la clamidia puede provocar infertilidad.

Las ETS incluso pueden afectar a los insectos. Las mariquitas de dos puntos pueden infectarse con un ácaro que las vuelve estériles.

La investigación en ETS de animales puede ser muy importante para los humanos. Desafortunadamente, la investigación en ETS humanas está algo estigmatizada. Una ETS a menudo se percibe como culpa de la persona infectada, ya que podría haber tomado precauciones. Esta es una de las razones por las que los médicos generalmente prefieren especializarse en otros temas que se consideran de mayor estatus, como la cirugía cerebral o cardíaca.

El estudio de las ETS de animales puede ser más útil que el estudio de las infecciones en humanos porque este estigma no existe. Los animales no pueden protegerse conscientemente de las ETS, por lo que cuando, por ejemplo, los investigadores ven que algunos koalas en una población donde la clamidia abunda nunca se infectan, instantáneamente saben que estos koalas nacieron con inmunidad a la enfermedad.

Si los científicos pueden entender qué hace que estos koalas sean inmunes, podrán intentar replicar esa inmunidad en otros koalas. Si pueden desarrollar una vacuna o cura para la clamidia, podrían modificarla para los humanos.

Por lo tanto, la investigación de animales y ETS podría permitirnos combatir las ETS en humanos. Es mucho más fácil estudiar las inmunidades naturales en los animales porque tienen una mayor probabilidad de desarrollarse, dado que los animales no pueden tomar precauciones para evitar las ETS. Una mejor comprensión de este fenómeno podría explicar por qué algunos humanos son inmunes al VIH, por ejemplo, y ayudarnos a vencerlo.

Tanto los humanos como los animales pueden volverse adictos a las drogas.

¿Por qué los humanos tienen emociones?

Bueno, las emociones son importantes mecanismos de supervivencia. Y pueden ser influenciados por las drogas, a veces con consecuencias muy graves.

Las emociones negativas nos señalan amenazas. Entonces, si algo peligroso nos hace sentir ansiedad o miedo, es probable que lo evitemos.

Las emociones positivas, por otro lado, son recompensas por comportamientos que nos ayudan a sobrevivir. Es por eso que nos sentimos bien cuando comemos alimentos, o nos acercamos a aquellos en nuestro círculo social. Estas sensaciones son causadas por sustancias químicas del cerebro, como oxitocina . La oxitocina te hace sentir seguro y apegado a los demás.

Sin embargo, hay formas más rápidas y poderosas de sentir estas sensaciones: las drogas.

Cuando tomamos drogas, los químicos inundan los receptores en nuestro cerebro. Nuestro cerebro piensa que los niveles inflados de productos químicos son normales y nos obligará a buscar ese estado nuevamente. Esto a menudo conduce a la adicción.

Los animales también pueden volverse adictos a las drogas.

Vemos esto en búfalo, por ejemplo. En algunas regiones de Asia, las amapolas de opio crecen cerca de las zonas donde viven los búfalos de agua. Cuando las flores están disponibles, el búfalo se detiene para recibir una dosis de opio todos los días. Cuando termina la temporada de floración, muestran síntomas de abstinencia, al igual que los humanos.

Algunos de los búfalos se vuelven adictos a las amapolas más fácilmente que otros, y otros parecen no volverse adictos en absoluto. El mismo patrón existe en los usuarios humanos de drogas.

Además, tanto en animales como en humanos, es más probable que un individuo se vuelva adicto a una droga cuanto más joven sea cuando la encuentre por primera vez.

Estas similitudes podrían ayudar a los científicos a comprender mejor la naturaleza de la adicción. ¿Por qué algunas personas son más susceptibles a ello? ¿Por qué algunas personas parecen casi inmunes? Responder estas y otras preguntas relacionadas con las drogas podría ayudarnos a tratar y prevenir problemas de adicción graves.

Los veterinarios y los médicos salvan vidas y dinero cuando comparan notas.

Probablemente hayas oído hablar del SIDA, el SARS y el ébola. Estas horribles enfermedades comparten una similitud fundamental: pueden infectar tanto a humanos como a animales.

Las enfermedades que pueden pasar de animales a humanos (y viceversa) se llaman zoonosis .

Por ejemplo, puede recordar la epidemia de H1N1 o “gripe porcina” que afectó a los humanos en 2009. Apareció repentinamente y se propagó muy rápidamente. Ese virus se formó cuando el material genético del virus de la gripe humana se combinó con el material genético de los virus de la gripe porcina para crear un virus nuevo y particularmente peligroso. No se detuvo ahí. También adquirió material genético del virus de la gripe aviar, lo que sugiere que mutó drásticamente.

Esto puede suceder cuando dos virus diferentes se encuentran juntos en una sola célula viva. Cuando intercambian secciones de su código genético, nace un nuevo virus.

Las zoonosis infectan a todos los seres vivos y pueden propagarse muy rápidamente, por lo que es crucial que los médicos y los veterinarios trabajen juntos para combatirlos. Esta cooperación puede salvar vidas.

La investigación en colaboración entre médicos y veterinarios sobre zoonosis también podría ayudar a prevenir epidemias globales.

Actualmente existe una gran discrepancia entre cuánto dinero se destina a para prevenir enfermedades y cuánto se gasta en responder a ellas después de su llegada. En los últimos 20 años, los gobiernos de todo el mundo han gastado muy poco dinero en la prevención de enfermedades, pero más de $ 200 mil millones en investigación para curas.

A la larga, centrarse en la prevención es mucho más barato y también más efectivo, especialmente para enfermedades que afectan tanto a humanos como a animales. Una cooperación más estrecha entre médicos y veterinarios puede ayudar a combatir futuras epidemias y también ahorrarnos una gran cantidad de dinero.

Resumen final

El mensaje clave en este libro:

Humanos y animales a gran 19459012] de similitudes íntimas . Por aprendiendo más sobre el animal reino, nosotros podemos aumentar nuestro entendiendo de nosotros mismos. Y porque de arraigadas similitudes, [19459011 ] más colaboración entre médicos y veterinarios podrían rendimiento revolucionario resultados, no solo para animales pero para nosotros humanos, también.

Sugerido más lectura: Our Inner ] Ape por Frans de Waal

Los seres humanos están tan estrechamente relacionados con los gentiles bonobos como con los agresivos chimpancés. Frans de Waal compara el estilo de vida de estas dos especies de simios, en cuyos grupos se oponen características como la simpatía y la violencia, la equidad y la avaricia, y el dominio y el espíritu comunitario en conflicto. Su comportamiento sexual nos dice que debemos repensar los orígenes de nuestra moralidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

El principio de proximidad

El Principio de proximidad (2019) presenta un plan comprobado para conseguir el trabajo de sus sueños y convertir su dial de carrera de aburrido a increíble. Tan práctica como original, la estrategia de Ken Coleman prescinde de los mitos sobre currículums y eventos de networking y dice que es así. En el centro de su argumento hay una ecuación simple pero efectiva: conozca a las personas adecuadas y colóquese en los lugares correctos, y las oportunidades comenzarán a presentarse.

Reglas de trabajo!

Reglas de trabajo! (2015) nos lleva a través del funcionamiento interno de Google, una de las compañías más poderosas y exitosas del mundo. Bock nos cuenta con precisión cómo Google logra esta hazaña mientras se lo clasifica constantemente como el mejor empleador del mundo.

Bienestar laboral que funciona

Workplace Wellness That Works (2015) proporciona una visión refrescante sobre cómo crear más bienestar en cualquier organización. Ofrece una guía de 10 pasos repleta de ejemplos prácticos del mundo empresarial sobre cómo iniciar, expandir y mantener su movimiento de bienestar.

El nuevo Jim Crow

The New Jim Crow (2010) revela un sistema terrible de discriminación en los Estados Unidos que ha llevado al encarcelamiento masivo sin precedentes de afroamericanos. La llamada Guerra contra las Drogas, bajo la jurisdicción de un sistema de justicia ostensiblemente daltónico, solo ha perpetuado el problema a través de prejuicios raciales inconscientes en los juicios y sentencias.

El sol brilla

The Sun Does Shine (2018) es la historia impactante, trágica y, en última instancia, inspiradora de la lucha de un hombre inocente por la libertad. Declarado culpable de dos asesinatos que no cometió, Anthony Ray Hinton pasó casi treinta años en el corredor de la muerte. No solo nunca abandonó la esperanza; Encontró una manera de vivir, de encontrar amistad y de obtener libertad.  Esta es una elección del personal  “Este resumen cuenta la historia del ahora libre Anthony Ray Hinton, quien pasó 28 años en el corredor de la muerte por asesinatos que no cometió. Lo que le sucedió es furioso y confuso al más alto grado. Y el hecho de que lo logró con compasión y perdón ... la palabra 'inspirador' no parece suficiente ".

El lado derecho de la historia

El lado derecho de la historia (2019) es una defensa entusiasta de la civilización occidental y una guía práctica del pensamiento religioso y filosófico que lo sustenta. Explora los siglos de pensamiento que han ayudado a construir y mantener a Occidente, y busca comprender y disipar las amenazas más recientes a esa forma de pensar.