Wikinomics

0 Shares
0
0
0

Lo que hay para mí: aprender a aprovechar los poderes de la colaboración masiva.

 

El término “Wikinomics” describe la combinación de tecnología, demografía y economía global que hace posible la colaboración masiva. Aunque la complejidad de la colaboración masiva puede parecer abrumadora para algunos, en realidad es una estrategia comercial y social beneficiosa si se implementa correctamente.

 

La colaboración masiva no solo puede impulsar la innovación que ayuda a las empresas a crecer, sino que también puede servir como catalizador para cambiar la forma en que funciona la sociedad.

 

De hecho, la colaboración masiva es el motor de la nueva economía, y por lo tanto puede ser un arma poderosa para aquellos que pueden entenderlo y empuñarlo, y un clavo en el ataúd para aquellos que no pueden .

 

La verdad es que el futuro de los negocios en su conjunto depende de cómo las empresas se adaptan a la “Wikinomics”. A medida que los consumidores continúan exigiendo productos de mayor calidad, también quieren participar cada vez más en la creación [19459006 ] de esos productos. Los empleados también esperan tener cierta libertad y autonomía.

 

Estos cambios requieren la atención de las empresas y una reacción que genera nuevas estrategias para administrar sus bienes, mano de obra y propiedades.

 

En este resumen, aprendemos cómo aprovechar eficazmente el poder de las colaboraciones masivas al observar ejemplos positivos de la forma en que la colaboración abierta puede aumentar el valor de un producto y, por lo tanto, convertir a cualquier empresa en una empresa exitosa e innovadora.

 

Además, estas ideas te mostrarán:

 

  • Cómo convertir a tus competidores en colaboradores compartiendo tu información.
  •  

  • Cómo una empresa ganaba mucho dinero con el polvo que se acumulaba en sus estantes.
  •  

  • Por qué una compañía paga a sus empleados para que hagan lo que quieran.
  •  

Y por qué la producción centralizada ha seguido el camino del dinosaurio.

 

En la era digital, la colaboración masiva afecta a casi todas las esferas de nuestras vidas.

 

En los últimos 25 años, Internet se ha convertido en una parte importante de la vida de más de un tercio de la población mundial y nos ha permitido comunicarnos y cooperar con personas de todo el mundo a gran escala.

 

De hecho, este fácil acceso a las tecnologías de la información es una de las herramientas principales para la participación activa en numerosas áreas de la vida tradicionalmente reservadas para ciertas élites, como científicos o académicos.

 

Wikipedia es el ejemplo perfecto de este concepto en acción: en el pasado, solo los científicos eran responsables de reunir el conocimiento del mundo en tomos y volúmenes, mientras que hoy cualquiera puede conectarse y cocrear el contenido de la enciclopedia más grande del mundo.

 

De hecho, incluso los esfuerzos tradicionalmente secretos, como la extracción de oro, pueden convertirse en una actividad abierta y colectiva.

 

Por ejemplo, en 2000 Goldcorp Inc. publicó todos sus datos para una determinada propiedad en línea y realizó un concurso para producir la estimación más cercana de la ubicación de la costura de oro. A medida que los geólogos, consultores y estudiantes de todo el mundo comenzaron a enviar sus estimaciones, la compañía obtuvo información valiosa que les permitió localizar dos veces tantos objetivos mineros como habían encontrado previamente por su cuenta.

 

A medida que Internet continúa evolucionando, la colaboración masiva se convierte en una característica aún más clave. De hecho, cuando Internet se conceptualizó por primera vez, se pensaba que era un “periódico digital”, pero hoy funciona más como un “lienzo compartido” donde cada usuario puede dejar su propia marca.

 

Incluso un simple acto como compartir una foto en Facebook tiene un impacto en el entorno en línea al agregar contenido a la web. En consecuencia, la mayoría de las empresas intentan hacer que sus sitios web sean interactivos y tratan a sus clientes como cocreadores en lugar de simples observadores.

 

Como podemos ver, la colaboración hoy implica la participación autoorganizada de muchas personas, como un enjambre de abejas. La interacción entre estos actores individuales parece complicada, por lo que en el próximo capítulo derivaremos algo de este aparente caos.

 

Los principios básicos de la colaboración masiva son la apertura, el intercambio, el intercambio y la actuación a nivel mundial.

 

Entonces, ¿qué hace que los esfuerzos de colaboración sean exitosos?

 

Para empezar, ambos lados de una colaboración deben estar abiertos entre sí. Esto significa tener la voluntad de dejar que los talentos externos contribuyan, haciendo posible las colaboraciones. Un gran ejemplo de esto es el juego de Linden Labs Second Life , que está totalmente sin guión y permite a los usuarios crear todos los aspectos del juego desde cero.

 

En segundo lugar, hay peering , un método de producción que utiliza jerarquías planas y autoorganización donde los individuos contribuyen voluntariamente al trabajo en su conjunto. La interconexión ayuda a la colaboración masiva al aumentar el valor de un producto y motivar a las personas interesadas a que ofrezcan voluntariamente su trabajo y se unan al esfuerzo.

 

El ejemplo principal de producción entre pares en acción es Wikipedia, también conocida como la “enciclopedia que cualquiera puede editar”. Wikipedia se basa completamente en la pasión de sus colaboradores. Además, no existe una jerarquía empresarial tradicional; en cambio, la calidad de los envíos está regulada por la autocorrección de la comunidad.

 

A continuación, compartir , o proporcionar a otros acceso a su información y recursos, permite a los miembros individuales de colaboraciones masivas promover sus propios inventos y permitir innovaciones prósperas.

 

Un ejemplo de esto es la forma en que las personas en una llamada de Skype o gtalk comparten la potencia informática como un recurso, lo que hace posible la comunicación cara a cara a través de Internet. No hace falta decir que ambas partes se benefician de compartir.

 

Finalmente, los mercados abiertos de hoy hacen posible la colaboración a una escala masiva nunca antes vista. Esto requiere que todos los participantes en una colaboración actúen globalmente , lo que significa que coordinan su personal y estrategias de una manera que promueva un todo unificado en lugar de dividir la producción en muchas sucursales locales que son esencialmente duplicados entre sí.

 

Un ejemplo de una empresa que no actuó a nivel mundial fue General Motors, que en un momento estaba empleando los mismos puestos de personal en cada división local de su corporación. Esto resultó ser un gasto innecesario, ya que una sola persona podría haber realizado las mismas tareas en todo el mundo.

 

Ahora que tiene una comprensión firme de lo que constituye una colaboración masiva, los siguientes capítulos explorarán lo que estos principios significarán para el futuro de las empresas ya establecidas.

 

Las crecientes demandas de una economía globalizada significan que las empresas deben colaborar masivamente o morir.

 

Las empresas que no adopten adecuadamente los principios de colaboración masiva finalmente se quedarán en el polvo; simplemente no podrán producir suficiente valor lo suficientemente rápido, y también perderían el interés del consumidor.

 

De hecho, los mercados abiertos de hoy ofrecen más oportunidades a los clientes y, por otro lado, más competencia para las empresas. Esto se debe a que la colaboración masiva ayuda a las empresas no solo a desarrollar mejor sus productos, sino también a comercializarlos mejor para sus clientes.

 

Además, los bajos costos de producción de las fuerzas emergentes como China e India, que ofrecen servicios y productos de calidad por solo una fracción de los precios que se encuentran en Occidente, hacen que sea poco probable que las empresas que no incorporan la colaboración global puedan sobrevivir. competencia.

 

Además, al colaborar activamente y a gran escala, una empresa puede esperar producir suficientes innovaciones nuevas para seguir siendo competitiva.

 

Sin embargo, no es el gran grupo de participantes, y por lo tanto la mayor cantidad de ideas, lo que lleva a colaboraciones masivas para producir innovaciones; más bien, producen innovaciones porque sus colaboradores mismos están motivados y son diversos, lo que hace que sea más fácil unir talentos con ciertas tareas.

 

Además, las colaboraciones masivas, especialmente aquellas que emplean la producción entre pares, a menudo usan “licencias públicas generales”, que dan a otros la oportunidad de contribuir al proyecto y, en última instancia, dan como resultado un progreso más rápido.

 

Incluso el gigante de software IBM empleó esta estrategia y adoptó el enfoque de software de código abierto cuando su empresa se enfrentó a una crisis, y aprendió a involucrar a programadores externos en sus colaboraciones en lugar de ofrecer productos ya hechos pero convencionales.

 

Teniendo en cuenta todos estos beneficios, las colaboraciones masivas se convierten rápidamente en una “necesidad” para las empresas que desean ser líderes del mercado, pero la colaboración masiva también conlleva un elemento de riesgo, si no tiene cuidado.

 

Aunque la colaboración masiva ofrece muchos beneficios, también implica riesgos.

 

Aunque la colaboración masiva es una estrategia abrumadoramente beneficiosa, también implica ciertos riesgos.

 

Por ejemplo, encontrar las ideas correctas e implementarlas consume mucho tiempo, energía y recursos, y en algunos casos resulta muy costoso. Esto es especialmente cierto en los mercados de ideas subdesarrollados, donde encontrar los socios adecuados para una colaboración puede ser difícil. Peor aún, si eres especialmente desafortunado, los competidores pueden precipitarse y aprovechar las mismas ideas que quieres explotar antes de que tengas la oportunidad de despegarlas.

 

Además, si desea utilizar la idea de de otra persona que aún no forma parte de su colaboración, a menudo debe ofrecerles una “moneda de cambio”, es decir, una compensación monetaria u otros incentivos. Esto es especialmente difícil para las nuevas empresas o las pequeñas empresas, que pueden carecer de los recursos para “apostar”.

 

La colaboración masiva también viene con el riesgo constante y oculto de perder el control sobre su propio producto. Cuando le da a otros el derecho de desarrollar conjuntamente, el valor pasa de los productos componentes a la nueva invención hecha a partir de esos productos. Esto significa que las empresas deben estar constantemente conscientes de cómo se utiliza y desarrolla su producto para mantenerse innovadoras.

 

Puedes ver esta actitud protectora en la industria de la música, donde los sellos discográficos todavía tratan a los artistas mash-up como criminales en lugar de colaboradores, y se niegan a permitirles mezclar libremente música con derechos de autor.

 

Finalmente, cuando colaboras con socios externos, simplemente no puedes asumir que tendrán la misma credibilidad y ética laboral que tú. Dado que las colaboraciones en masa a menudo son producciones entre pares, una empresa no puede contar con la misma ética de trabajo que disfrutaría internamente; sus colaboradores simplemente no pueden y no entregarán el mismo tipo de trabajo que un empleado.

 

Los riesgos asociados con la colaboración masiva claramente lo convierten en algo en lo que las empresas no pueden meterse de cabeza. Primero deben desarrollar una estrategia para implementar estas nuevas posibilidades dentro de su modelo de negocio existente.

 

Los siguientes capítulos explorarán exactamente cómo las empresas pueden cosechar los beneficios de la colaboración masiva.

 

Las empresas deben encontrar el equilibrio entre proteger su propiedad intelectual y abrirse a una colaboración masiva.

 

Si bien la protección de la propiedad intelectual es parte de la base del éxito monetario, las empresas deben estar preparadas para compartir al menos una cierta cantidad de su inteligencia para colaborar de manera efectiva.

 

La propiedad intelectual es importante porque es necesaria para el éxito comercial. En un mundo donde el dinero importa, el “comunismo intelectual”, donde se ofrece innovación y valor sin recibir una compensación monetaria, simplemente no ofrece incentivos.

 

Por lo tanto, tiene sentido evitar el riesgo reteniendo una cierta cantidad de información; Después de todo, los colaboradores de hoy pueden convertirse fácilmente en competidores mañana.

 

A pesar de reconocer el valor inherente de la propiedad intelectual, las empresas deben equilibrar sus salvaguardas con un enfoque más abierto para colaborar de manera efectiva y así alcanzar su máximo potencial.

 

Un gran ejemplo de este tipo de colaboración es el Proyecto Genoma Humano: algunas compañías farmacéuticas estaban trabajando de forma independiente en sus propios proyectos de genoma humano, pero los abandonaron a ellos y a sus derechos de propiedad para colaborar entre sí. Aunque algunos de ellos eran competidores, aún podían trabajar juntos en este proyecto específico para que todos pudieran beneficiarse de los resultados.

 

Sin embargo, las empresas también pueden utilizar la colaboración masiva sin poner en peligro sus productos utilizando recursos externos e invitando a la ayuda de consumidores activos, denominados “prosumidores”.

 

Por ejemplo, la plataforma de Internet InnoCentive, que funciona como un “eBay para la innovación”, permite a las empresas anónimas aprovechar los recursos externos al revelar la naturaleza exacta de un problema específico de I + D, que los contribuyentes intentan resolver.

 

El famoso zapatero John Fluevog es otro gran ejemplo de la forma en que las empresas pueden utilizar recursos externos. Al crear “calzado de código abierto”, ofreció a los prosumidores la oportunidad de presentar diseños de zapatos y al hacerlo recibió muchas ideas valiosas. Aunque él solo elige si un diseño entra en producción, su estrategia amigable con el consumidor mejoró su reputación dentro de su comunidad de clientes.

 

El proceso de producción y trabajo en sí mismo debe ser adecuado para estas estrategias. La descentralización y el fomento de la iniciativa propia son esenciales.

 

Una colaboración efectiva comienza internamente; de ​​hecho, la implementación de los principios de colaboración masiva dentro de la propia organización es tan importante como encontrar buenos socios globales.

 

De hecho, muchas compañías ya adoptan esta mentalidad: a medida que el costo de encontrar socios continúa disminuyendo, se vuelve más lucrativo para las empresas centrarse en una actividad central y luego externalizar otras funciones cuando sea más barato hacerlo. Dado que realizar todas las tareas necesarias para producir un producto internamente puede ser muy costoso, es lógico delegar ciertas tareas a los proveedores.

 

Por ejemplo, las empresas multinacionales como BMW hacen uso de esta lógica en su estructura comercial: mientras que BMW se enfoca en administrar, controlar y distribuir sus productos, el “trabajo manual” se entrega cada vez más a proveedores especializados.

 

Y a medida que la complejidad del trabajo y las expectativas puestas en los empleados continúan creciendo, dar autonomía a la fuerza laboral y dar la bienvenida al entusiasmo en todas sus formas se convierte en una estrategia interna cada vez más valiosa. De hecho, las jerarquías verticales resultan contraproducentes para los tipos creativos de trabajo, por ejemplo, que a menudo se ejecuta en equipos.

 

Al renunciar a estas jerarquías y alentar la iniciativa propia y el entusiasmo, las empresas pueden acceder al pleno potencial de sus empleados. Google, por ejemplo, emplea este principio: su política es que sus empleados dediquen el 20 por ciento de su tiempo de trabajo a proyectos personales con la esperanza de que esto sea rentable para Google a largo plazo.

 

Además, una empresa puede simultáneamente ganarse la confianza de sus empleados y motivarlos a desempeñarse cuando comparten información importante con ellos. De hecho, la transparencia dentro de la organización garantiza que los empleados comprendan mejor sus productos y, por lo tanto, puedan coordinar mejor su trabajo.

 

El CEO de Sun Microsystems, Jonathan Schwartz, también es un defensor de esta estrategia, y regularmente escribe sobre su trabajo para asegurarse de que sus empleados entiendan el proceso de toma de decisiones.

 

Esto da como resultado menores costos de transacción y mayores ganancias, así como innovaciones y un valor de producto generalmente mayor.

 

En última instancia, la colaboración masiva es muy beneficiosa para las empresas: les ayuda a expandir sus operaciones, producir innovaciones novedosas y emocionantes, y crear valor en general.

 

Pero quizás lo más importante es que la colaboración masiva puede reforzar sus resultados: al colaborar con otros a gran escala, las empresas pueden obtener más de menos. Por ejemplo, las colaboraciones masivas pueden ayudar a reducir los gastos de una empresa al dividir la carga de costos entre ellas y las empresas que cooperan, o pueden aumentar sus ganancias compartiendo invenciones “inútiles”.

 

Por ejemplo, Procter & Gamble hizo exactamente eso cuando se dieron cuenta un día de que estaban usando menos del 10 por ciento de sus patentes. En lugar de simplemente dejar que esta propiedad intelectual perfectamente buena acumulara polvo en las estanterías, decidieron licenciar las patentes para recuperar los enormes costos de I + D de esos languidos inventos.

 

Además, las colaboraciones masivas impulsan la innovación y el valor al asignar de manera óptima el talento a donde pertenece, y al hacerlo pueden aumentar la velocidad a la que ocurren las innovaciones. Por ejemplo, las empresas que se asocian con universidades pueden aprovechar las diferentes perspectivas, lo que les ayuda a centrarse no solo en una única solución a un problema, sino también a permanecer abiertas a muchas soluciones.

 

Las colaboraciones masivas también impulsan la innovación al facilitar la búsqueda de la mejor persona para el trabajo: debido a que las personas hacen contribuciones voluntarias y voluntarias a su colaboración, por lo tanto, son más creativas y exitosas.

 

Un ejemplo de esto se puede ver en el proyecto Mindstorm de Lego, que sirvió como respuesta al deseo de los consumidores de participar en el desarrollo de sus juguetes. Ahora, cada nueva idea aportada por el consumidor hace que el producto y la empresa Lego sean más valiosos.

 

Hasta ahora hemos visto cómo la colaboración masiva puede ser una estrategia ganadora para las empresas; Pero resulta que las implicaciones de la colaboración masiva son mucho más amplias. . .

 

La colaboración masiva cambia la forma en que funciona la sociedad en su conjunto.

 

La tecnología y las oportunidades que crea son un motor para el desarrollo social. Como resultado, la colaboración global ya no se limita a crear propiedad intelectual, sino que se ha convertido en una cultura en sí misma.

 

La era digital ha cambiado la forma de pensar de las personas y, por lo tanto, la forma en que funciona la sociedad en su conjunto. De hecho, la “Generación de red”, que ha crecido en medio de una tecnología en constante desarrollo, tiene sus propios valores únicos, como el énfasis en los derechos personales, la co-creación de contenido mediático y las opiniones escépticas de la autoridad, al tiempo que valora cualidades como la velocidad, Transparencia y alegría.

 

Además, los jóvenes usan la tecnología de una manera que podría ser ajena a las personas mayores: en lugar de simplemente ser increíblemente competentes técnicamente, los jóvenes también usan plataformas de Internet como espacios privados para la autoexpresión para superar la falta de control y elección en El mundo físico.

 

Además, la colaboración masiva, específicamente la producción entre pares, está pasando del mundo inmaterial de Internet al mundo físico.

 

El aula, que generalmente se considera un espacio físico, ha comenzado a perder su tangibilidad: por ejemplo, el proyecto Aula virtual de TakingItGlobal ha revolucionado el proceso de aprendizaje al conectar a estudiantes y profesores de todo el mundo, liberándolos de Los límites del aula.

 

Las empresas globales también utilizan la colaboración masiva para producir bienes al involucrar a socios especialistas en cada paso del proceso de producción. De esta manera, el producto final es una suma de las muchas partes independientes en el trabajo.

 

Un buen ejemplo de esto es la creación del 787 Dreamliner de Boeing: su producción involucró a 100 proveedores de seis países diferentes a quienes se les concedió casi total libertad para implementar las especificaciones de las piezas. Cuando han completado sus diseños, envían su trabajo a Washington, donde cada parte se ajusta como bloques de construcción de Lego.

 

Claramente, las posibilidades de desarrollo y creación son ilimitadas con la colaboración masiva. Después de pasar de la industria a la sociedad, ¡debemos preguntarnos a dónde nos llevará la colaboración masiva a continuación!

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

“Colaboración masiva” no es un término que a menudo se dice en voz alta, pero este fenómeno tiene un impacto drástico en cada parte de nuestras vidas. Las empresas enfrentan la opción de colaborar o seguir el camino de los dinosaurios, pero no todo es triste: la colaboración masiva nos beneficia a todos a través de innovaciones valiosas.

 

Consejo práctico:

 

Colabora para llamar la atención sobre tu empresa.

 

Si alguna vez siente que su empresa no está siendo lo suficientemente innovadora o no recibe suficiente atención de los consumidores y los medios de comunicación, entonces debería considerar buscar formas de colaborar con otras empresas. Al aprovechar el poder de la comunidad global, es más probable que encuentre soluciones innovadoras para sus problemas específicos y reavive la relación de su empresa con los consumidores.

 

Forma equipo con otras compañías y comparte las ganancias.

 

Si tienes una gran idea que crees que será innovadora, ¡no la acumules por ti mismo! Vaya en línea y encuentre personas con ideas similares y colabore con ellas. Hacerlo lo ayudará a desarrollar aún más su gran idea, así como a compartir la carga de costos de I + D, lo que finalmente hará que su nuevo producto sea aún más rentable.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Los nuevos caminos de seda

The New Silk Roads (2018) explora los asuntos actuales y las tendencias políticas desde una perspectiva oriental. Utilizando ejemplos actualizados y estadísticas asombrosas, las ideas explican las complicadas relaciones y alianzas globales en juego en las relaciones internacionales de hoy.

Lo verás cuando lo creas

Lo verá cuando crea Es su guía para encontrar su verdadero yo. Te mostrará cómo lograr la armonía contigo mismo, con tus semejantes y con el universo en general. Cuando aprenda a transformarse, encontrará la paz interior y la fuerza para realizar sus sueños más grandes.

La amenaza

The Threat (2019) ofrece una mirada interna a la famosa agencia de aplicación de la ley a nivel nacional de Estados Unidos, la Oficina Federal de Investigación o FBI. Escrito con la precisión lúcida que esperarías de un ex alto funcionario del FBI, este libro describe el funcionamiento interno de la organización, detalla los métodos que usa para proteger al público y explica por qué el terrorismo y el presidente Donald Trump son actualmente las mayores amenazas de la nación. .

El pulgar del violinista

El pulgar del violinista es una exploración del ADN, la doble hélice de la vida misma. Las siguientes ideas narran los descubrimientos científicos que nos llevaron a comprender el ADN y el papel principal que desempeñó en el surgimiento de la vida en la tierra.

El hombre que no estuvo allí

The Man Who Wasn’’’t There (2015) explora los mecanismos que forman nuestro sentido fundamental del yo y muestra lo que sucede cuando las cosas salen mal. Al examinar los sorprendentes efectos de trastornos como la esquizofrenia, la despersonalización y el autismo, el libro muestra cuán endeble puede ser el sentido humano del ser.

El efecto multimillonario hecho a sí mismo

El Self-Made Billionaire Effect (2014) revela los secretos detrás de las empresas y emprendedores más exitosos del mundo. Este resumen muestra que no es la suerte, la edad o los factores externos los que han llevado a algunas de las personas más ricas del mundo a donde están hoy. Descubra cómo los multimillonarios hechos a sí mismos se convirtieron en maestros de la dualidad integrando imaginación y diseño, y haciendo malabarismos con ideas opuestas.