Por qué las cebras no tienen úlceras

0 Shares
0
0
0

Comprende cómo funciona el estrés y qué puedes hacer para enfrentarlo.

 

Estrés: en muchos sentidos, es un símbolo de nuestro tiempo. Los libros y artículos prometen ayudarnos a abordarlo, ya sea desarrollando rutinas más eficientes para evitarlo, o practicando la atención plena o la meditación para enfrentarlo. Pero, ¿qué es exactamente el estrés y cómo afecta a nuestros cuerpos, mentes y sociedades?

 

A diferencia de, por ejemplo, las cebras en la sabana africana, los humanos pueden sentir y crear estrés con la ayuda de nuestros cerebros evolucionados y complejos. Esto hace que los humanos sean susceptibles a todo tipo de estresores, como los problemas previstos en el futuro, que otros mamíferos no experimentan. Este estrés no solo es malo en sí mismo, sino que también tiene efectos sobre nuestro sistema cardiovascular, la producción de insulina, la reproducción y, al final, nuestra salud general.

 

Para explicar todos estos procesos, estas ideas exploran en profundidad cómo funcionan exactamente y qué podemos hacer para combatir el estrés.

 

En este resumen, descubrirá

 

  • el papel del estrés en hacer de la depresión una causa principal de discapacidad médica para 2020;
  •  

  • por qué las personas pobres tienen más probabilidades de sufrir enfermedades relacionadas con el estrés; y
  •  

  • cómo el estrés puede conducir a la diabetes.
  •  

El estrés se origina como respuesta a crisis físicas agudas, pero los humanos también se estresan por cosas imaginarias.

 

Son las dos de la mañana y no puedes dormir, a pesar de que tienes que hacer una presentación que defina tu carrera mañana por la mañana. ¡Estás demasiado estresado! Situaciones como esta son fundamentales para la experiencia humana. Pero, ¿por qué sentimos estrés?

 

Al observar el resto del reino animal, encontramos que las respuestas al estrés son activadas por el peligro físico y el riesgo. Imagina ser una cebra en la sabana: lo más estresante que podrías experimentar es huir de las fauces de un león mientras la mitad de tu pierna está abierta. O, si eres el león, el estrés vendría por perseguir a una cebra mientras estás cerca del hambre.

 

Ambas situaciones, aunque diferentes, son crisis que deben abordarse de inmediato para garantizar la supervivencia.

 

Algunos animales también se enfrentan al estrés físico crónico. Imagine, por ejemplo, tener que caminar decenas de millas todos los días para encontrar comida o agua.

 

Sin embargo, para los humanos, la mayor fuente de estrés es a menudo psicológica: estrés que simplemente evocamos en nuestras propias cabezas.

 

Considere situaciones como atascos de tráfico, fechas límite próximas, no encontrar un lugar para estacionar o discusiones tensas con familiares o seres queridos. Ninguna de estas situaciones requiere actividad física extraordinaria, ya que rara vez se resuelven con peleas a puñetazos o escapes estrechos.

 

Sin embargo, generan estrés en nuestras mentes.

 

Los humanos también se estresan por cosas que sucederán en el futuro. Por ejemplo, las personas se preocupan por su hipoteca, próximas entrevistas de trabajo, sus fondos de jubilación, lo que sea.

 

Esto tiene sentido cuando tenemos la oportunidad de movilizar un plan para lidiar con estos factores estresantes, pero no tiene sentido cuando no podemos afectar la situación que nos preocupa.

 

Entonces, desde una perspectiva evolutiva, el estrés psicológico sostenido es un fenómeno muy reciente.

 

El sistema nervioso autónomo de nuestro cerebro maneja la forma en que respondemos y nos recuperamos del estrés.

 

¿Recuerdas la última vez que alguien te asustó tontamente saltando detrás de una puerta? En ese momento, de repente estabas completamente despierto, concentrado y sentías cada fibra en tu cuerpo. Pero, ¿qué nos hace sentir exactamente así?

 

Esta reacción es causada por el sistema nervioso autónomo, que asegura que nuestros cuerpos funcionen sin nuestro control consciente. Dirige automáticamente todas nuestras acciones involuntarias, como sonrojarse, respirar, ponerse la piel de gallina o tener orgasmos.

 

El sistema nervioso autónomo es en realidad dos sistemas que funcionan en oposición el uno al otro. La forma en que interactúan estos sistemas es crucial para la forma en que respondemos al estrés.

 

El sistema nervioso simpático se activa durante emergencias reales o percibidas, mediando la vigilancia, la excitación, la activación y la movilización. O, como los estudiantes de medicina a veces dicen en broma, este sistema regula las cuatro F: huir, pelear, asustarse y follar.

 

Comenzando en el cerebro, el sistema se proyecta en cada órgano, vaso sanguíneo y glándula sudorípara de tu cuerpo, hasta los pequeños músculos pequeños en la raíz de cada uno de tus pelos. Es por eso que te pone la piel de gallina cuando alguien te asusta.

 

El sistema nervioso simpático funciona en oposición al sistema nervioso parasimpático , que media en actividades calmadas y vegetativas. Este sistema promueve el crecimiento, el almacenamiento de energía, la digestión y procesos similares.

 

Entonces, mientras el sistema simpático acelera su corazón, el sistema parasimpático lo ralentiza.

 

Estos sistemas son dinámicos; Se pueden activar a diferentes velocidades y por diferentes períodos. Sus nervios, como los cables eléctricos, se pueden activar con una precisión impresionante, de modo que la actividad de un órgano en particular se puede estimular o inhibir de inmediato. Y también es bueno, porque las respuestas rápidas al estrés son cruciales para la supervivencia: si necesita escapar de un depredador, necesita aumentar su ritmo cardíaco ahora , no en cinco minutos.

 

Además, el cerebro libera hormonas en el torrente sanguíneo, que, aunque son más lentas que las reacciones de estrés del sistema nervioso, tienen efectos duraderos en todo el cuerpo. Sin embargo, tener niveles crónicamente altos de estas hormonas hace que sea difícil tener respuestas y recuperación normales al estrés.

 

Cuando está bajo estrés, el organismo prioriza las acciones a corto plazo y de alto costo sobre los proyectos a largo plazo.

 

Imagina que unas vacaciones emocionantes están a solo unos días de distancia, pero tienes unos días estresantes en el trabajo y te enfermas. ¡Gorrón! Como resultado, esta lluvia en su desfile es característica de cómo el cuerpo humano maneja el estrés. Pero para descubrir cómo, necesitaremos una lección de biología.

 

Para todos los mamíferos, el estrés consiste en maximizar la energía que los músculos tienen a su disposición.

 

Mientras que las bacterias pueden volverse latentes para sobrevivir con alimentos limitados y las plantas pueden desarrollar hojas venenosas para evitar ser comidas, los mamíferos tienen que trabajar para encontrar comida y huir del peligro. Y eso significa usar nuestros músculos.

 

Para aumentar nuestros niveles de energía, la glucosa y la grasa se trasladan a través de las células al torrente sanguíneo. Además, nuestra frecuencia cardíaca, presión arterial y respiración aumentan para transportar nutrientes y oxígeno más rápidamente.

 

Mientras esto sucede, las funciones corporales que no contribuyen a resolver el peligro inmediato quedan en suspenso como una forma de ahorrar energía. La digestión y la reparación de tejidos, por ejemplo, se detienen, mientras que el deseo sexual disminuye y el sistema inmunitario se inhibe.

 

Piénsalo: si eres un ciervo que huye de un lobo hambriento, es mejor gastar tu energía ayudándote a correr que cultivar astas, producir esperma o controlar infecciones que no ponen en peligro la vida de inmediato.

 

Además, el estrés hace que ciertas habilidades cognitivas y sensoriales mejoren y tus sentidos se agudicen. Es por eso que nos asustan fácilmente los más pequeños ruidos cuando vemos una película de terror.

 

Estas medidas de protección, aunque útiles, también son gravosas para el cuerpo a largo plazo. Si constantemente apaga importantes funciones de mantenimiento a largo plazo, nada en el cuerpo será reparado. Como resultado, tendrá menos energía excedente, lo que significa una mayor fatiga, un mayor riesgo de úlceras y una mayor vulnerabilidad a las enfermedades infecciosas.

 

En este punto, debe tener una buena comprensión de las reacciones naturales al estrés de su cuerpo. Los siguientes capítulos verán cómo el estrés prolongado afecta nuestras vidas a largo plazo.

 

El estrés acelera el flujo sanguíneo y aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedades arteriales y cardíacas.

 

Si alguna vez abriste el agua de tu jardín sin aferrarte a la manguera, entonces probablemente notaste qué tan rígida se pone la manguera a medida que el agua fluye a alta velocidad. Cuando está estresado, sucede algo similar dentro de su cuerpo que puede ser bastante peligroso con el tiempo.

 

Cuando estás bajo estrés, los músculos alrededor de las paredes de tus venas se tensan, empujando la sangre a una velocidad más alta. Una vez que la sangre llega al corazón, se estrella contra las paredes del corazón, lo que, como una banda de goma, retrocede, haciendo que aumente la frecuencia cardíaca.

 

Además, sus arterias se dilatan para que la sangre pueda cruzar más fácilmente hacia el tejido y entregar la energía que tanto necesita. Sus pequeños vasos sanguíneos, a su vez, tienen que trabajar más para regular la distribución de la sangre.

 

El resultado de estos procesos es un círculo vicioso: su cuerpo reacciona creando más músculos para controlar el flujo sanguíneo, lo que hace que estos pequeños vasos sanguíneos se vuelvan más rígidos, lo que a su vez aumenta su presión arterial, lo que significa que su El cuerpo necesita producir más músculos para regular el flujo sanguíneo, etc.

 

Además, el flujo rápido de sangre crea inflamación en los vasos sanguíneos ‘ puntos de ramificación , que luego conduce a la formación de coágulos de sangre , pequeñas aglomeraciones de células que dificultan el flujo de sangre.

 

Estos puntos de ramificación, o bifurcaciones , impregnan todo su cuerpo. De hecho, ninguna célula de su cuerpo está a más de cinco células de un vaso sanguíneo.

 

Una vez que los coágulos de sangre se desprenden, caen por el torrente sanguíneo y obstruyen los vasos sanguíneos más pequeños, causando daños importantes. Cuando esto sucede en una de sus arterias coronarias, puede sufrir un ataque cardíaco ; cuando ocurre en el cerebro, puede tener un accidente cerebrovascular .

 

El daño que causa el estrés en el sistema cardiovascular no puede ser subestimado. De hecho, la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en los Estados Unidos.

 

El estrés de transferir energía al cuerpo puede aumentar el riesgo de diabetes, lo que puede provocar otras enfermedades.

 

En el capítulo anterior, hablamos sobre el papel vital que desempeña el sistema cardiovascular en la distribución de la energía que tanto necesitan los músculos en momentos de estrés. ¿Pero de dónde viene esa energía?

 

Después de una comida, tienes más nutrientes en tu cuerpo de los que necesitas en ese momento. Entonces, el cuerpo descompone los alimentos en sus componentes más pequeños: aminoácidos, glucosa y ácidos grasos, que luego se almacenan en varios lugares, como el hígado y las células grasas.

 

Durante situaciones estresantes, este proceso se invierte y los nutrientes se liberan al torrente sanguíneo para que sus músculos tengan suficiente energía para lidiar con la situación estresante.

 

Sin embargo, si la situación no exige actividad muscular, los nutrientes se reabsorben nuevamente en el almacenamiento. Pero incluso este tipo de “falsa alarma” es agotador para su cuerpo, porque el proceso de liberación y reabsorción de nutrientes exige energía en sí mismo. Entonces, si constantemente te estresas por molestias menores, tu cuerpo desperdiciará mucha energía al mover y sacar nutrientes y, como resultado, te cansarás más fácilmente.

 

Este estrés continuo puede conducir a la aparición de diabetes, de los cuales hay dos tipos.

 

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el sistema inmunitario destruye las células secretoras de insulina en el páncreas, lo que significa que el cuerpo ya no puede producir suficiente insulina. La recaptación de glucosa se inhibe, los niveles de energía caen en picado, los órganos comienzan a funcionar mal y la persona debe inyectarse insulina.

 

La diabetes tipo 2 ocurre cuando las células no responden a la insulina, causada por un aumento de grasa en el cuerpo. Cuando las células grasas están llenas, la insulina intenta hacer que almacenen más grasas, pero en cambio las células se vuelven resistentes. Se absorbe menos glucosa, lo que resulta en un aumento de glucosa en el torrente sanguíneo. A su vez, el páncreas comienza a producir más insulina, pero el cuerpo se resiste. Esto conduce a la destrucción celular en el páncreas.

 

En ambos tipos, un exceso de grasa y glucosa circula en el torrente sanguíneo, lo que aumenta la inflamación aterosclerótica – el engrosamiento y endurecimiento de las paredes arteriales. Cuando las personas con cualquier tipo están crónicamente estresadas, la melancolía empeora, lo que aumenta su riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y otras enfermedades.

 

El estrés produce cambios en el cerebro que se asemejan a la depresión y dificultan la recuperación del trauma.

 

La mayoría de las personas conocen a alguien que sufre de depresión. De hecho, los estudios estiman que entre el 5 y el 20 por ciento de todas las personas sufrirán una depresión mayor en un momento u otro. Pero, ¿qué efecto tiene la depresión en el cuerpo?

 

Depresión , la pérdida de la capacidad de sentir placer acompañado de dolor y culpa incapacitantes, es una condición profundamente destructiva que puede tener enormes consecuencias para la vida de un individuo. De hecho, los estudios proyectan que la depresión será la segunda causa principal de discapacidad médica en todo el mundo para 2020.

 

Curiosamente, los cambios que tienen lugar en el cerebro y el comportamiento de una persona deprimida son en realidad muy similares a los experimentados por una persona estresada.

 

Por ejemplo, el estrés agota el neurotransmisor dopamina de tus rutas de placer, lo que hace que sea menos probable que experimentes placer. Esto se demostró en un estudio, en el que se implantó un electrodo en el área específica en el cerebro de las ratas que, cuando se activa, hace que sientan un inmenso placer.

 

Las ratas tenían acceso a una palanca que estimulaba el electrodo, y se complacerían hasta morir tirando de la palanca, ignorando la comida, el sexo y todo lo demás.

 

Cuando esas mismas ratas estaban severamente estresadas por descargas eléctricas dolorosas, necesitarían una mayor intensidad de corriente eléctrica en esa área del cerebro para sentir placer después. En esencia, el alto nivel de estrés que soportaron los hizo menos sensibles a las experiencias placenteras.

 

Otra similitud entre el estrés y la depresión es que ambos pueden conducir a indefensión aprendida . En otro experimento, una jaula de ratas se electrificó mitad por mitad, con una señal dada de antemano que indica qué mitad está afectada. Muy rápidamente, las ratas aprendieron a evitar el lado de la jaula que se electrificaría. Sin embargo, después de que algunas de las ratas estuvieron expuestas a una serie de choques impredecibles, parecieron perder completamente la confianza en sus habilidades para resolver problemas y ya no se molestaron en evitar incluso los choques predecibles. Esto se conoce como impotencia aprendida, y también es muy común en personas deprimidas, que se sienten impotentes para mejorar su situación.

 

Estos y otros hallazgos indican que la depresión también puede ser una enfermedad relacionada con el estrés, inducida no por experiencias severamente dañinas, sino por una incapacidad para recuperarse de ellas.

 

Nuestro complejo sistema reproductivo se ve fácilmente afectado por el estrés, lo que genera problemas tanto para hombres como para mujeres.

 

Si sabes algo sobre marketing, entonces sabes que “el sexo vende”. Desafortunadamente, con toda la cobertura de los medios, medias verdades e historias emocionantes sobre lo grandioso que puede ser, el sexo es una de nuestras mayores fuentes de estrés, y en sí mismo está profundamente influenciado por el estrés.

 

Para los hombres, el estrés provoca eyaculación precoz y dificultades para lograr una erección. El proceso de conseguir una erección es manejado por el sistema nervioso autónomo parasimpático, que, como recordará, es responsable de ralentizar el cuerpo. Uno tiene que estar tranquilo y relajado para tener una erección, es decir, lo opuesto a estresado.

 

Los orgasmos, por otro lado, ocurren solo después de que el corazón y la frecuencia respiratoria aumentan a través del sistema simpático. Como tal, los terapeutas sexuales recomiendan respirar profundamente para evitar el clímax temprano, ya que la expansión de los músculos del tórax produce una señal que promueve la actividad parasimpática.

 

La disfunción eréctil y la eyaculación precoz también son causas importantes de estrés, y dado que generalmente ocurren en momentos de estrés, esto puede hacer que los hombres queden atrapados en un círculo vicioso de ansiedad por el rendimiento.

 

En las mujeres, el estrés disminuye la producción y secreción de la hormona estrógeno, lo que lleva a ciclos de menstruación irregulares y una pérdida de la libido.

 

El estrógeno juega una regla crucial en la sexualidad de las mujeres al aumentar la sensibilidad de los genitales y otras partes del cuerpo. Además, la hormona también es captada por los receptores en las regiones del cerebro que están activas durante los pensamientos salaces.

 

Por lo general, el estrógeno se produce al convertir otra hormona llamada andrógeno . Sin embargo, bajo estrés crónico, este proceso de conversión se detiene y las concentraciones de andrógenos se acumulan, inhibiendo numerosos pasos en el sistema reproductivo.

 

Como has visto, el estrés a largo plazo puede ser muy duro para el cuerpo. Los últimos capítulos verán formas en que podemos reducir y lidiar mejor con nuestro estrés.

 

El estrés es inevitable, por lo que comprender y equilibrar sus sistemas de respuesta al estrés es clave.

 

Hasta ahora has visto algunas de las muchas consecuencias negativas del estrés. Pero como pronto descubrirá, estos son solo la punta del iceberg.

 

Con el tiempo, las perspectivas científicas sobre cómo el cuerpo maneja el estrés han cambiado. Los científicos una vez creyeron que el cuerpo funciona según el principio homeostático , que afirma que los problemas en el cuerpo pueden corregirse con un solo ajuste local.

 

Si imagina que su cuerpo es la ciudad de San Francisco durante una escasez de agua, la solución homeostática a este problema sería ordenar a las personas que usen tanques de inodoro más pequeños.

 

En realidad, dado que todo en su cuerpo está conectado, cualquier parte de su cuerpo puede regularse de muchas maneras diferentes.

 

Este principio se llama alostasis , y describe cómo se maneja el cuerpo a través de muchos pequeños ajustes en varias ubicaciones. Por lo tanto, para resolver el problema del agua en San Francisco, usaría tanques de inodoros más pequeños, pero también trataría de convencer a las personas de que ahorren agua e importen arroz de China, en lugar de continuar con el cultivo intensivo de arroz a nivel local.

 

Los ajustes que ocurren durante una respuesta al estrés alostático son complejos y afectan muchas otras funciones en el cuerpo.

 

Lograr el equilibrio alostático a niveles bajos de la hormona del estrés es como equilibrar a dos niños en un balancín: es bastante fácil. Pero cuando el alto estrés causa un diluvio de estas hormonas, es más como equilibrar dos elefantes.

 

No es imposible, pero se necesita mucha energía que podría gastarse de manera más productiva en proyectos de construcción a largo plazo dentro del cuerpo, como la reparación celular y la producción de anticuerpos contra enfermedades.

 

Y no importa cuán delicadamente ajuste los elefantes en el balancín, habrá algunos daños en el jardín, solo porque los elefantes son enormes y torpes.

 

De esta manera, es difícil solucionar un problema importante en el cuerpo sin desequilibrar otra cosa. Y es por eso que el estrés afecta tantos aspectos de la vida: sueño, memoria, alimentación, crecimiento, inmunidad, embarazo, envejecimiento, adicción, etc.

 

Asumir la responsabilidad de las cosas que puedes controlar y brindar apoyo social tiene un fuerte efecto para reducir el estrés.

 

¿Qué haces cuando te sientes estresado? ¿Tratas de agarrar el problema por los cuernos o recurres a un amigo para que te ayude? Como verá, ambas estrategias funcionan bien.

 

Asumir la responsabilidad de situaciones estresantes puede brindar alivio a medida que recuperas un poco de control sobre tu vida.

 

Por ejemplo, estudios en hogares de ancianos han demostrado que otorgar a los ancianos la responsabilidad de tomar decisiones cotidianas, como elegir comidas o actividades, tuvo numerosos efectos positivos en sus vidas. Específicamente, aumentó la actividad, la felicidad y la salud al tiempo que redujo a la mitad la mortalidad en el transcurso del estudio.

 

Curiosamente, cuando el personal los alentó a resolver ciertas tareas, los índices de salud aumentaron. Pero cuando el personal ayudó a resolver tareas, disminuyeron. Sin asumir la responsabilidad de sus tareas, los residentes de hogares de ancianos no obtendrían el beneficio de la reducción del estrés.

 

También es importante reconocer qué estrés puedes resolver y cuándo simplemente necesitas alterar tu percepción. Para ilustrar la diferencia, imagina que tienes una gran prueba por la que estás estresado.

 

Antes de la prueba, puede aliviar el estrés tomando medidas, es decir, estudiando. Sin embargo, si rechaza la prueba, no hay nada que pueda hacer más que alterar su percepción reformulando el significado de su mala calificación. Puedes, por ejemplo, recordarte que lo más importante fue lo que aprendiste, no la calificación que recibiste.

 

Además, dar y recibir apoyo social es una medida preventiva extremadamente efectiva contra los estresores.

 

Tener un hombro para llorar puede ofrecer mucho alivio del estrés. Pero ofrecer apoyo social puede reducir el estrés de manera similar. Tenga en cuenta que, en promedio, las personas casadas son generalmente más saludables que las personas solteras, ya que las parejas dan y reciben apoyo emocional.

 

Del mismo modo, los jueces y profesionales de la corte, profesionales que brindan un valioso servicio social y también reciben un gran respeto por él, tienden a ser mucho más saludables, tanto mental como físicamente, en la vejez.

 

Su lugar en la sociedad afecta los niveles de estrés y tiene un gran impacto en la resistencia a las enfermedades y las tasas de mortalidad.

 

Hasta este momento, hemos mencionado numerosos ejemplos de incidentes aislados que contribuyen al estrés, como los depredadores que huyen o la ansiedad previa a la prueba. Pero algunos factores estresantes, como la pobreza, van más allá de los incidentes aislados y pueden causar estrés crónico.

 

De hecho, ser pobre está asociado con muchos estresores físicos y mentales. Las personas pobres a menudo trabajan en trabajos con altas demandas físicas y baja seguridad laboral, dejándolos con poco control sobre su situación laboral y altos niveles de estrés.

 

Además, las personas pobres tienen menos oportunidades de aliviar el estrés con vacaciones o pasatiempos: simplemente no hay suficiente dinero de sobra.

 

Como resultado, la pobreza te hace más propenso a experimentar enfermedades relacionadas con el estrés, y este efecto perdura incluso después de salir de la pobreza. Esto fue ilustrado por un estudio de monjas ancianas que ingresaron al convento a una edad temprana, y descubrieron que las condiciones en las que crecieron influyeron en los patrones de enfermedad en la vejez, esto a pesar de haber vivido exactamente en las mismas condiciones durante 50 años.

 

Pero no tiene que ser pobre para sentir los efectos de la pobreza relacionados con el estrés. De hecho, solo sentir pobre es casi tan malo. Si te sientes o no pobre depende de tu estado socioeconómico subjetivo , que mide tu nivel de vida y seguridad financiera contra los de tus pares.

 

Los estudios en el cuarto más rico de los países del mundo muestran que después de haber alcanzado un cierto nivel de vida que asegura su bienestar, la cantidad de dinero en su cuenta bancaria es en realidad menos crítica para sus niveles de estrés que cómo compara su bienestar financiero con los que le rodean.

 

La desigualdad de ingresos promueve la falta de confianza y la cohesión social, lo que se traduce en una peor salud tanto para los ricos como para los pobres.

 

El último capítulo demostró cómo el mal estado socioeconómico puede tener un impacto negativo en nuestra salud. Pero, ¿qué factores socioeconómicos pueden contribuir a crear una sociedad más saludable?

 

Por un lado, las comunidades con alto capital social disfrutan de mayor equidad y mejor salud. Al igual que el capital financiero, el capital social se refiere a los recursos que puede utilizar en tiempos de problemas, como tener vecinos amigables que pueden cuidarlo cuando necesite trabajar horas extras . En comunidades con alto capital social, las personas están menos aisladas socialmente.

 

Además, las comunidades con alto capital social tienen una mejor difusión de información de salud y menos estrés psicológico, ya que las personas se sienten más seguras.

 

Una forma de medir el capital social es examinando la participación electoral. Cuando las personas sienten que son parte de una comunidad y que pueden cambiar algo en su región, es más probable que piensen que también pueden cambiar algo a nivel nacional.

 

En contraste, la desigualdad de ingresos hace que la salud general de los miembros de la comunidad disminuya. Cuanto mayor sea el grado de desigualdad de ingresos, mayor será la tasa de mortalidad para esa comunidad; Este efecto abarca todas las edades y razas a nivel local y regional.

 

Por ejemplo, si bien Estados Unidos es una nación muy rica, tiene una desigualdad de ingresos enorme. Por lo tanto, su tasa de mortalidad es mucho más alta que su vecino de al lado, Canadá, que es más pobre pero más igualitario.

 

Pero no solo los pobres se benefician de una mayor igualdad. Los estudios muestran que en sociedades con una mejor igualdad de ingresos, tanto los ricos como los pobres se benefician de una mejor salud. Los ricos están menos estresados ​​porque no sienten que tienen que encerrarse en comunidades cerradas y escuelas privadas, mientras que los pobres son más saludables porque no se quedan atrás.

 

La pobreza y el estrés son más que simplemente no tener suficiente dinero para llegar a fin de mes. Se trata de vivir en una sociedad que tolera dejar atrás a tanta gente y que promueve la hostilidad, la desconfianza y el crimen. Todo esto se traduce en estresores físicos y psicológicos para ricos y pobres por igual.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

El estrés ocurre como un medio para mantenernos vivos en situaciones de vida o muerte. Pero en el mundo moderno, nos estresamos por todo, desde plazos vencidos hasta argumentos imaginarios. Todo este estrés es terrible para el cuerpo, y por el bien de nuestra salud, todos necesitamos aprender a lidiar mejor con el estrés.

 

Consejo práctico:

 

Encuentra tu salida personal para el estrés y hazlo regularmente.

 

Muchas personas afirman que el ejercicio físico es un gran alivio del estrés; pero eso solo es cierto si realmente desea hacer ejercicio. La verdad es que no hay un calmante para el estrés de talla única. Lo único que importa es que encuentre una actividad que lo saque de un estado mental estresante. Sea lo que sea, tómate un tiempo para hacer tu actividad elegida todos los días.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

El corazón manejado

The Managed Heart (1983) es el texto sociológico seminal que introdujo el concepto de trabajo emocional. Este resumen revela cómo ajustamos nuestras emociones a nuestra ventaja en contextos sociales y profesionales, y arroja luz sobre los riesgos y las consecuencias de esta forma de autogestión.

El proyecto de longevidad

El Proyecto Longevity (2012) trata sobre el impresionante y revelador Estudio Terman, que siguió a un grupo de personas durante ocho décadas para descubrir qué hábitos y prácticas les ayudaron a vivir vidas largas y saludables. Este resumen explica por qué el matrimonio podría no ser tan saludable como crees y qué puedes hacer para mejorar tus posibilidades de felicidad y longevidad.

La trinidad de Intel

Intel Trinity (2014) ofrece la primera historia completa de Intel, posiblemente la compañía más importante de nuestra "era digital". El éxito de la compañía se basa en tres personas clave: Robert Noyce, Gordon Moore y Andy Grove, cuyas personalidades formaron un formidable trinidad de negocios.

Por qué el budismo es verdadero

Por qué el budismo es verdadero (2017) analiza científicamente las enseñanzas y las prácticas meditativas del budismo. Robert Wright presenta una cantidad impresionante y sorprendente de datos e investigación, todo lo cual sugiere que incluso las enseñanzas más esotéricas del budismo pueden tener una base sólida en la ciencia.

Las reglas rebeldes

En The Rebel Rules, Chip Conley nos brinda información sobre las historias de éxito de los rebeldes emprendedores. Conley tiene sentido del aparente oxímoron del empresario rebelde, que encarna dos opuestos aparentes: conocimiento de los negocios y negativa a cumplir las reglas. Argumenta que los rebeldes de negocios, es decir, las personas que se conectan con sus pasiones internas y se atreven a usar su visión e instinto, no solo tienen más éxito en los negocios sino que son más felices en general.

Liderazgo Tribal

Este libro explica cómo los miembros del mismo lugar de trabajo funcionan juntos como una tribu. Cada tribu tiene una cultura que determina su productividad, y hay cinco etapas distintas de la cultura tribal. El liderazgo tribal mostrará cómo usted, como "líder tribal", puede guiar a su tribu a niveles más altos, lo que resulta en un ambiente de trabajo más saludable y productivo.