Para detener a un señor de la guerra

0 Shares
0
0
0

Un relato convincente de la vida real sobre la búsqueda de justicia de una mujer.

 

En el apogeo de su poder, el Ejército de Resistencia del Señor o LRA era uno de los grupos guerrilleros más temibles del mundo. Fundada en Uganda en la década de 1980, aterrorizó a las comunidades de cuatro países de África oriental y central durante 25 años. Su historial sangriento habla por sí solo: dos millones de desplazados, cientos de miles de muertos e innumerables niños secuestrados obligados a servir en sus filas.

 

Ni el ejército ugandés ni la comunidad internacional pudieron detener la carnicería. Tanto los esfuerzos del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas para proteger a los civiles como el intento de la Corte Penal Internacional de llevar al líder del grupo, el señor de la guerra Joseph Kony, ante la justicia fracasaron. Cuando el LRA realizó una horrible matanza en el Congo y Sudán en 2009, una mujer en Texas decidió que era hora de involucrarse.

 

En este resumen, el veterano activista de derechos humanos Shannon Sedgwick Davis cuenta la historia de lo que sucedió después. Arraigado en una comprensión profunda del LRA, así como del contexto histórico y político local, el relato de Davis muestra cómo ella y su equipo adoptaron la acción directa y finalmente llegaron a la conclusión de que el conflicto solo podía resolverse por medios militares.

 

En el camino, aprenderás

 

  • por qué Kony y sus luchadores eran tan difíciles de localizar;
  •  

  • cómo un puesto de venta de elegantes zapatos italianos ayudó a las aldeas congoleñas a protegerse; y
  •  

  • por qué la misión de derrotar al LRA tuvo éxito a pesar de su incapacidad para capturar a Kony.
  •  

El Ejército de Resistencia del Señor de Joseph Kony se convirtió en el grupo más notorio en un conflicto de larga data en el este y centro de África.

 

A principios de 2013, la activista de derechos humanos Shannon Sedgwick Davis recibió una llamada en su casa de San Antonio, Texas. Fue Laren Poole, su amiga y colaboradora en una larga campaña para capturar a Joseph Kony, el líder de un movimiento guerrillero ugandés llamado Ejército de Resistencia del Señor o LRA. Poole tenía buenas noticias: Kony había sido localizado.

 

Pero antes de llegar a eso, retrocedamos un poco. ¿Por qué dos estadounidenses se pusieron a rastrear a un criminal de guerra acusado en África oriental y central? Bueno, ambos creían que aprehender a Kony era la clave para poner fin a una guerra brutal que había estallado en la década de 1980.

 

Para comprender ese conflicto, sin embargo, necesitamos retroceder aún más. Cuando los colonizadores británicos descendieron por el Nilo en la década de 1890, establecieron una serie de estados. “Uganda” lleva el nombre del antiguo reino de los Baganda, un poderoso grupo étnico del sur que ahora se convirtió en la élite del nuevo país. Esa fue una mala noticia para los acholi, una minoría pastoral del norte cuyo papel en Uganda se restringiría a la explotación laboral y al servicio militar.

 

Las tensiones entre los dos grupos sobrevivieron al final del dominio colonial en 1962. Kony, un cristiano acholi nacido un año antes, creció en medio de una guerra de guerrillas que enfrentó a los rebeldes del norte contra el gobierno.

 

En 1986, el gobierno efímero de un general acholi fue derrocado por Yoweri Museveni, el actual presidente de Uganda. En la guerra civil que siguió, surgió una nueva fuerza: el Movimiento del Espíritu Santo o HSM, un movimiento religioso para “purificar” al pueblo acholi. Kony rápidamente subió de rango. Cuando el HSM fue derrotado en 1987, él era un general de confianza. Eso le permitió reclutar combatientes y crear su propio ejército para proteger a los Acholi de las represalias esperadas. Este ejército era el LRA.

 

Los combates esporádicos continuaron hasta 1994. Agotados por décadas de guerra, los ugandeses del norte estaban listos para abrazar la paz, y el apoyo al LRA disminuyó. Frente a un ejército en colapso, Kony recurrió a la práctica por la que se había hecho famoso: secuestrar a civiles, incluidos niños, para llenar sus filas.

 

Durante la próxima década, el LRA libró una guerra de terror en el norte de Uganda. A medida que el conflicto se extendía por las fronteras de Uganda hacia el vecino Sudán, Ruanda y la República Democrática del Congo, las atrocidades aumentaron. Con todo, el LRA reclutó a la fuerza a unos 300,000 niños como soldados y esclavos sexuales, mató a cientos de miles de personas y desplazó a dos millones de civiles.

 

Davis decidió enfrentarse a Kony después de las “masacres navideñas” de 2009 en el Congo.

 

En 2006, el LRA parecía estar en sus últimas etapas. El ejército ugandés había expulsado a la organización del país y el gobierno había obligado a Kony a la mesa de negociaciones. La comunidad internacional dio un suspiro de alivio. Las conversaciones de paz estaban en marcha, y una resolución estaba a la vista.

 

Pero no fue así. Las negociaciones se prolongaron durante dos años sin llegar a una conclusión. Kony, ahora más allá del alcance de las tropas ugandesas en el noreste de Congo, explotó la calma en la lucha para reagruparse y prepararse para la próxima lucha, un intento de derrocar a Museveni, un objetivo que nunca abandonó.

 

En 2008, las conversaciones se interrumpieron por completo y el LRA reanudó sus actividades, aterrorizando a los civiles en Sudán, el Congo y la República Centroafricana. El 14 de diciembre de ese año, las tropas ugandesas se unieron a sus contrapartes de esos tres países para lanzar Operación Lightning Thunder , un ataque al complejo de Kony que esperaban decapitaría al liderazgo del LRA y finalmente terminaría con el conflicto.

 

La misión fue mal arruinada. Kony fue avisado y se había retirado mucho antes de que los helicópteros de ataque bombardearan su improvisado cuartel general, mientras que las unidades asignadas para proteger a los civiles de los ataques de venganza no llegaron. Los efectos a largo plazo de este fracaso fueron graves: el LRA se dividió en unidades pequeñas, casi imposibles de rastrear y se extendió por varios países que cubren un área del tamaño de California. El intento de minimizar la amenaza de Kony terminó por hacer que su organización fuera aún más peligrosa.

 

El LRA se apresuró a vengar el ataque contra su líder. En la víspera de Navidad y el día de Navidad, los rebeldes realizaron una serie de asesinatos en pueblos y aldeas aisladas en el noreste del Congo y el sur de Sudán, masacrando a 620 civiles y secuestrando a 160 niños. Las Naciones Unidas (ONU), que habían estacionado a 16,000 efectivos de mantenimiento de la paz en el Congo pero solo asignaron 200 de ellas a áreas que albergan a rebeldes del LRA, observaron impotentes a los hombres de Kony en sus asuntos sangrientos.

 

Davis leyó informes de estas “masacres navideñas” mientras acunaba a su hijo recién nacido al otro lado del mundo. La noticia la sacudió. Era una veterana activista de derechos humanos y dirigió la Fundación Bridgeway, una ONG comprometida con terminar con las atrocidades masivas. Ella administraba una cartera global de proyectos, pero esta última indignación del LRA le llamó la atención. Este fue el conflicto más antiguo de África, y nadie, ni siquiera la ONU, parecía capaz de hacer nada para ponerle fin.

 

Como veremos en el próximo capítulo, había una buena razón para eso.

 

Las malas comunicaciones y la movilidad de los soldados de Kony ayudaron al LRA.

 

En el papel, tratar con el LRA parecía simple. Esta era, después de todo, una organización condenada por todo el mundo. Más importante aún, Kony no era un actor estatal. A diferencia del, ahora depuesto, presidente sudanés Omar al-Bashir, otro líder regional responsable de crímenes de guerra, llevarlo ante la justicia no requirió una declaración formal de guerra.

 

Pero en realidad, no fue tan fácil.

 

Tómelo de Luis Moreno Ocampo, el fiscal argentino que acusó a Kony en nombre de la Corte Penal Internacional o la CPI por crímenes contra la humanidad en 2005. Como Ocampo le dijo a Davis, la CPI podría juzgar a Kony, pero no tuvo arresto potestades. Si se enfrentara a la justicia en un tribunal de justicia, alguien más tendría que llevarlo allí. Pero localizar a Kony después del fallido ataque militar fue como tratar de encontrar una aguja en un pajar.

 

De hecho, vigilar el LRA en general era prácticamente imposible. A principios de 2010, por ejemplo, los activistas anti-LRA habían estado celebrando porque se había evitado una repetición de las masacres navideñas del año anterior. Pero estaban equivocados. Entre el 13 y el 18 de diciembre, los soldados de Kony habían estado en un alboroto de cinco días en Makombo, un área remota del Congo, matando a 320 civiles y secuestrando a otros 250. Sin embargo, las noticias de esta masacre solo salieron en marzo.

 

¿Y por qué fue tan difícil rastrear a los luchadores del LRA? Bueno, en primer lugar, operaban en áreas ultra remotas como Makombo, donde había poca electricidad, los teléfonos eran raros y las carreteras apenas eran transitables, incluso en moto. En segundo lugar, trabajaban en unidades pequeñas y altamente móviles y conocían el paisaje como el dorso de sus manos, lo que les permitía moverse entre las aldeas a una velocidad mortal. Cuando se corrió la voz de un ataque, ya era demasiado tarde.

 

Las fuerzas de la ONU habrían luchado para adaptarse a tales condiciones en el mejor de los casos. Tal como estaban las cosas, evitaron atacar a los soldados de Kony incluso cuando estaban en el lugar correcto en el momento correcto, una reticencia que se remonta a 2006 cuando el LRA mató a ocho fuerzas de paz guatemaltecas.

 

El ejército congoleño hambriento de efectivo, mientras tanto, se extendía hasta el límite, y los fondos de los donantes internacionales tenían la costumbre de desaparecer antes de que se tradujeran en más botas en el suelo o helicópteros en el cielo.

 

Era una situación desesperada. Era hora de probar un enfoque diferente.

 

La Fundación Bridgeway ayudó a implementar un sistema de “Redes de alerta temprana”.

 

La presencia de personal de mantenimiento de la paz internacional en el Congo no solo fue ineficaz, fue contraproducente. Las fuerzas de la ONU no hicieron mucho para proteger a los civiles, pero callaron a los locales en una falsa sensación de seguridad. Era un sistema roto.

 

Entonces, ¿qué iba a hacer la ONG Bridgeway de Davis para ayudar a las personas?

 

En pocas palabras, toma medidas directas. Ahí es donde surgió la idea de las “Redes de alerta temprana”. Los líderes de la comunidad local ya estaban trabajando en sistemas de comunicaciones que permitirían a las aldeas compartir información sobre el movimiento de las unidades de LRA y evadir, o incluso prevenir, los ataques.

 

Si bien la idea era principalmente sobre salvar vidas, también tenía un propósito secundario: ayudar a las víctimas de la violencia del LRA a documentar sus atrocidades. Cuanta más evidencia de los crímenes de Kony haya disponible públicamente, más difícil sería para la comunidad internacional sentarse en sus manos.

 

Bridgeway decidió respaldar un proyecto propuesto por el padre Abbé Benoît Kinalegu, sacerdote católico y presidente de la Comisión congoleña de Justicia y Paz. Necesitaba radios de alta frecuencia o HF para poner en funcionamiento un sistema de alerta temprana.

 

Capaces de recibir señales en una distancia de más de 500 millas, las radios HF son de energía solar, portátiles y fáciles de ocultar. Esto último era especialmente importante en el noreste del Congo, dada la probabilidad de que el LRA seleccionara aldeas equipadas con radios. Solo había un problema: el costo.

 

Afortunadamente, Bridgeway pudo ayudar. Davis se asoció con la organización de su vieja amiga Laren Poole, Invisible Children, que estaba haciendo campaña para crear conciencia sobre las terribles violaciones de los derechos humanos del LRA. Juntos, recaudaron suficiente efectivo para comprar las radios que Kinalegu necesitaba.

 

En el verano de 2010, Poole se dirigió al bullicioso mercado central de Goma, la capital regional del noreste del Congo. Entre los cadáveres de cabra y las telas de colores brillantes, encontró lo que estaba buscando: una cabaña de madera que vendía zapatos italianos de alta gama y radios HF de fabricación europea.

 

Compró cinco radios, pagó $ 35,000 en efectivo y se dirigió al aeropuerto. Para octubre, las cinco unidades se habían instalado en aldeas seleccionadas. Poole le envió a Davis una foto de la primera instalación en un pueblo de Haut-Uele, en el noreste de Congo. Debajo de una foto de una antena oculta en una tubería de bambú, escribió una breve nota: “Estamos en el negocio”.

 

La campaña de Bridgeway se convirtió en una misión militar con la bendición de un alto general ugandés.

 

El sistema de alerta temprana demostró ser un recurso eficaz de recopilación de datos, pero no fue suficiente. En junio de 2010, por ejemplo, los soldados de Kony mataron a 23 civiles y secuestraron a otros 65 en el noreste del Congo. Davis y Poole no querían simplemente recopilar información; querían detener los ataques.

 

Al considerar sus opciones, una nueva idea comenzó a tomar forma: apoyar una campaña militar. Eso llevaría a Bridgeway mucho más allá de los límites de la filantropía tradicional, pero Davis y Poole no pudieron encontrar otra forma de detener los asesinatos.

 

Después de obtener el visto bueno del departamento legal de Bridgeway, establecieron una reunión con el coronel Ochora, el representante de Museveni, que habla y bebe en el norte de Uganda. Ochora, una vez rebelde que luego negoció con el LRA en nombre del gobierno, sabía todo lo que había que saber sobre el conflicto.

 

Cuando Davis y Poole le preguntaron si consideraría trabajar con ellos para derrotar a Kony, se tomó un momento para considerar su respuesta. Finalmente, se tomó su vaso de whisky de siete tragos y, sonriendo, sugirió una reunión con su superior, el general Aronda.

 

Aronda era un hombre alto e imponente con un cofre lleno de medallas. Escuchó sin decir una palabra, sus ojos casi cerrados, cuando Davis le dijo que consideraban que el mayor obstáculo para detener a Kony era la falta de capacitación especializada. Aceptó con cautela.

 

Davis continuó. Desde el asalto fallido en el complejo de Kony en 2008, el LRA había evadido con éxito al ejército ugandés, que se había adherido a formaciones más grandes y más lentas, inadecuadas para combatir unidades insurgentes tan ágiles. Dicho esto, Davis agregó rápidamente, era la única fuerza en el mundo con experiencia en la lucha contra el LRA.

 

Aronda asintió con la cabeza, pero señaló que sus fuerzas se habían reducido y necesitaban equipo: tenían poca cantidad de teléfonos celulares, teléfonos satelitales, GPS, aviones de vigilancia y helicópteros para mover tropas de A a B. Davis había esperado que el general se riera de ellos. fuera – en cambio, él estaba negociando!

 

Fueron de un lado a otro, lentamente negociando un trato. Unas horas después, llegaron a un compromiso. Bridgeway cubriría los costos de todo el equipo necesario. A cambio, Aronda crearía una unidad especial y permitiría que sus miembros fueran entrenados por un socio de elección de Bridgeway. Su misión? Captura a Kony.

 

Las ruedas estaban en movimiento. Todo lo que tenían que hacer ahora era encontrar al hombre adecuado para poner en marcha esta nueva fuerza.

 

Davis y Poole se establecieron en un mercenario sudafricano para dirigir su programa de entrenamiento militar.

 

Davis y Poole no se quedaron después de que el general Aronda aceptara su plan. En unas semanas, habían elaborado una lista de los mejores luchadores forestales del mundo. La mayoría demostró ser callejones sin salida. Un contratista con sede en el Reino Unido que conocieron en un restaurante, por ejemplo, estaba más interesado en quejarse por su pasta demasiado cocida que por Joseph Kony.

 

Eso dejó solo un candidato: un mercenario sudafricano llamado Eeben Barlow.

 

Era una elección poco probable para una misión humanitaria. Nacido en Zimbabwe hoy, pasó los años setenta y ochenta a sueldo de los servicios secretos del gobierno del apartheid. Eso, en lo que respecta a Davis, lo puso directamente en el lado equivocado de la historia.

 

Sin embargo, su escepticismo no sobrevivió a su primer encuentro. Barlow le dijo que quería derribar a Kony. Cuando ella le preguntó por qué dijo que era africano y que solo los africanos podían resolver los problemas del continente. También luchó en Sierra Leona, un país con un terreno similar al este-centro de África, y se negó a que le pagaran más de lo que necesitaba para cubrir sus gastos.

 

Después de dos reuniones con el general Aronda y Barlow presentes, la logística estaba en su lugar. ¿El único obstáculo? Las preocupaciones de Davis. Entrenar una fuerza ugandesa para participar en combate era un riesgo para Bridgeway. El ejército ugandés tenía otros intereses además de luchar contra el LRA, su comandante en jefe era un presidente anciano con tendencias autoritarias y había cometido sus propias violaciones de derechos humanos en el Congo durante la década de 1990.

 

Algunos problemas fueron más fáciles de resolver que otros. Davis insistió, por ejemplo, en que solo deberían inscribirse soldados menores de 30 años que hubieran sido demasiado jóvenes para participar en el conflicto del Congo. Los otros problemas solo se resolverían con el tiempo. Después de reflexionar sobre el asunto, decidió seguir adelante. La Operación Viper , una ofensiva contra el LRA con la captura de Kony como su máxima prioridad, se lanzó el 3 de febrero de 2011.

 

La misión no sería fácil. Como señaló Barlow, el LRA tenía 224,000 millas cuadradas para esconderse. Para encontrar a sus soldados, las tropas ugandesas se abrirían camino a través de densos arbustos a un ritmo de poco más de media milla por hora. Y cuando encontraron signos de combatientes del LRA, sus huellas probablemente tendrían días de antigüedad.

 

Todo, concluyó, favorecía al LRA.

 

El Grupo de Operaciones Especiales fue pionero en un nuevo enfoque para convencer a los combatientes del LRA de que se rindieran.

 

El régimen de entrenamiento de Barlow fue agotador. El ritmo se estableció el primer día cuando los reclutas completaron tres carreras de siete millas con mochilas de 100 libras. De los 280 soldados que habían sido seleccionados entre los 1.200 solicitantes, solo 136 se graduaron a mediados de junio de 2011.

 

El Grupo de Operaciones Especiales, o SOG, estaba listo para la acción. En julio, las tropas de SOG se enfrentaron al LRA mientras cruzaban un río en la frontera congoleña-ugandesa. El tiroteo no fue concluyente, pero fue una buena noticia: si podían encontrar a los combatientes de Kony, se deducía que también podían encontrarlo.

 

En mayo del año siguiente, capturaron a uno de los principales generales del LRA, César Achellam. Les dijo que las fuerzas de Kony estaban sintiendo la presión. La promesa de Kony de regresar y liderar a sus tropas personalmente no se había cumplido, lo que socava aún más la moral.

 

Davis y el SOG se dieron cuenta de que era el momento perfecto para empujar a los combatientes del LRA a desertar. Los mensajes de deserción ya se habían utilizado con éxito para ayudar a poner fin a los conflictos en todo el mundo. El gobierno colombiano, por ejemplo, utilizó la táctica en la década de 2000 para terminar la guerra con la guerrilla de izquierda que comenzó a mediados de la década de 1960.

 

La ONU había estado intentando algo similar en el este y centro de África desde 2010. Pero los folletos que dejó no eran perfectos. Contenían información desactualizada y a menudo eran culturalmente inapropiados. Algunos volantes mostraban a los soldados del LRA levantando sus manos mientras se rendían, un gesto que simboliza la debilidad en la cultura acholi.

 

La gente de Invisible Children había estado estudiando tales técnicas y se les ocurrió una idea mejor. Se basó en las tácticas que Estados Unidos había usado en Vietnam: transmitiendo a través de mensajes masivos, montados en helicópteros, diciendo a los combatientes que no se verían perjudicados si se rindieran.

 

Mediante prueba y error, Davis y su equipo calcularon cuánto tiempo debía durar un mensaje y a qué velocidad debía volar el helicóptero para que fuera comprensible en el suelo. Luego grabaron a ex soldados del LRA que prometían amnistías a los combatientes defectuosos en Acholi y reprodujeron los mensajes a través de los altavoces utilizando las tomas A / V en sus iPhones.

 

Era una solución al problema que Barlow había enfatizado: la dificultad de cubrir tantos matorrales impenetrables a pie. Un helicóptero SOG podría sobrevolar unas buenas 200 millas cuadradas de arbustos en una hora. ¡Mientras tanto, los mensajes se podían escuchar desde hasta cuatro millas de distancia!

 

La estrategia fue un éxito. El primer día de la operación, una niña de 15 años se entregó. Ella fue seguida por dos sargentos del LRA. Muy pronto, este goteo de desertores se convertiría en un flujo constante.

 

Un desertor le dio al SOG una ventaja que casi resultó en la captura de Kony.

 

El pez más grande que nadaba en la corriente de desertores del ERS era un hombre llamado Okello, uno de los ayudantes más confiables de Kony, que se rindió en diciembre de 2012. Al interrogarlo, el SOG obtuvo su ventaja más valiosa hasta el momento: la ubicación del teniente coronel Binany , el hombre detrás de las masacres navideñas de 2009. Binany fue asesinado en la incursión posterior en su escondite, y su mochila contenía una pista vital.

 

¿Recuerdas esa llamada telefónica que Davis recibió de su compañero Poole a principios de 2013?

 

Bueno, eso fue Poole contándole lo que había encontrado el SOG: un dispositivo GPS que contenía las coordenadas de un asentamiento remoto en Darfur, Sudán. Cuando las Fuerzas Especiales de EE. UU. Que cooperaron con el SOG volaron un avión no tripulado sobre él, descubrieron un pequeño grupo de chozas con techo de paja que albergaban alrededor de 125 mujeres y de 40 a 60 combatientes. Le mostraron las fotos a Okello, quien a su vez señaló la cabaña personal de Kony.

 

La vigilancia adicional confirmó que era él. Al escuchar una llamada telefónica satelital interceptada, escucharon a Kony amenazar a un subordinado que había perdido un caché de marfil escalfado con el que el LRA financió sus operaciones. Unos días más tarde, otro avión no tripulado capturó una escena espantosa: Kony ejecutó personalmente a un oficial. Estaba despeinado y parecía tan aislado y vulnerable como siempre lo había estado. Era hora de atacar.

 

Davis pasó las siguientes semanas moviendo el cielo y la tierra financiando dos helicópteros de transporte Mi-17 para mover las fuerzas SOG al área. El domingo 3 de marzo de 2013 despegaron de un aeropuerto central de Uganda. Destino: Obo, República Centroafricana: la base operativa avanzada para lo que se llamaba Operación Merlín , la incursión en el escondite sudanés de Kony.

 

La unidad SOG debía hacer contacto el martes por la mañana. La misión, sin embargo, estaba condenada incluso antes de comenzar. El lunes por la noche, un general estadounidense llamado Korbel le dijo a Davis las malas noticias: el reconocimiento aéreo había demostrado que el campamento estaba vacío. ¿Cómo podría haber sido evacuado tan rápido, solo unos días después de haber visto el humo de los fuegos de cocina del LRA con sus propios ojos?

 

Korbel se encogió de hombros. Lo mismo había sucedido en 2008. Debe haber habido otra fuga. Kony había vuelto a resbalar la soga.

 

Cuando el SOG finalmente llegó a “Camp Merlin”, encontraron un pueblo fantasma. Quemaron todo, sin dejar nada más que los restos carbonizados de las chozas en las que Kony y sus seguidores restantes habían vivido tan recientemente.

 

Kony sigue en libertad, pero el LRA es una fuerza severamente debilitada y las bajas civiles están en su punto más bajo.

 

La fuga de Kony fue un duro golpe. La Operación Merlín debería haber sido el mayor logro de los soldados SOG después de dos años de sacrificio y servicio. No tendrían otra oportunidad: el ejército ugandés los había reasignado a Somalia, un concierto relativamente cómodo después de tanto tiempo viviendo y luchando en la selva. Allí recibirían comidas calientes regulares, mejor paga y dormirían en barracas.

 

Las fuerzas estadounidenses que habían proporcionado inteligencia al SOG también estaban avanzando. Un golpe de estado en 2013 en la República Centroafricana significó que tuvieron que abandonar sus bases en el país.

 

¿Pero también era hora de que Davis y Poole hicieran las maletas?

 

Davis pensó que sí. Todavía quería desesperadamente ver a Kony ante la CPI, pero la campaña había cambiado su perspectiva. Como un perspicaz coronel ugandés llamado Kabango había señalado, habían pasado tanto tiempo tratando de “cortar la cabeza de la serpiente” que habían perdido de vista cuán efectiva ya había sido la segunda punta de su operación: “cortar el serpiente fuera de la cabeza “.

 

La campaña para alentar a los combatientes mayores a desertar fue diezmando lentamente el LRA. La Operación Merlín había demostrado que Kony era una figura paranoica y aislada con poco o ningún control sobre nada más que una grupa de los luchadores del grupo. Eso se reflejó en los datos que Bridgeway estaba recopilando. En el año anterior al despliegue del SOG, el LRA había cobrado cerca de 800 vidas. En 2012, ese número se redujo a 13.

 

Incluso una muerte fue demasiada, por supuesto, pero la estructura que Davis y Poole habían ayudado a implementar fue efectiva: el equilibrio se había inclinado a favor de la vida y la paz. Kony, como Davis se lo expresó a Poole mientras discutían el final de su proyecto, era un “fantasma”. Dedicar los recursos de la Fundación para rastrearlo podría satisfacer una necesidad psicológica de justicia retributiva, pero podrían usarse mejor en otras áreas.

 

En junio de 2015, Bridgeway cerró definitivamente sus operaciones de África centro-oriental.

 

Davis, quien había estado viajando entre África y América durante media década, disfrutó de su primera noche de sueño tranquilo en años. Cuando despertó, escuchó a su esposo Sam jugando con sus hijos en el patio. Mientras se ponía las zapatillas, sus ojos se posaron en una fotografía enmarcada junto a su cama. Mostraba a un niño de tres años con uniforme militar que un soldado de la SOG sacaba de la selva.

 

Por mucho que fracasó la captura de Kony, eso fue más importante.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

El Ejército de Resistencia del Señor (LRA) surgió en la década de 1980 después de un conflicto de larga data entre la élite del sur de Uganda y su minoría del norte. Después de hacerse cargo de un movimiento de inspiración religiosa, el LRA abandonó sus objetivos fundacionales y comenzó a aterrorizar a las comunidades en todo el norte de Uganda y tres países vecinos. Con la comunidad internacional incapaz de prevenir los ataques del LRA contra civiles, la Fundación Bridgeway, encabezada por Shannon Sedgwick Davis, intervino. Sus innovadoras campañas de acción directa no lograron capturar a Kony, pero ayudaron a romper la espalda del LRA y reducir la violencia en la región.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Qué leer a continuación: Todos, siempre , por Bob Goff.

 

El trabajo de Shannon Sedgwick Davis tiene como objetivo lograr un objetivo simple pero profundo: hacer del mundo un lugar mejor. Como hemos visto en este resumen, eso se inspira en su creencia de que todo ser humano tiene derecho a vivir en paz y seguridad. En la práctica, eso significa trabajar reactivamente: intervenir cuando el mal ya ha ocurrido. ¿Pero qué hay de la prevención?

 

Bueno, eso es lo que explora su compañero filántropo Bob Goff en su meditación sobre el amor y la compasión. Basándose en las enseñanzas morales cristianas, intenta mostrar a los creyentes y no creyentes por igual cómo pueden comenzar a vivir una vida ejemplar de amor que se remonta al mensaje de Jesús. Quieres saber más? mira nuestro resumen a Todos, siempre , por Bob Goff.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Los niños más inteligentes del mundo

The Smartest Kids in the World analiza por qué Corea del Sur, Finlandia y Polonia parecen tener los niños en edad escolar más brillantes y los mejores sistemas educativos del mundo. Al mismo tiempo, se examinan los problemas y las posibles soluciones en el sistema educativo de los Estados Unidos.

Los archivos de WikiLeaks

The WikiLeaks Files (2015) proporciona información fascinante y digerible de WikiLeaks, la organización que se hizo famosa en todo el mundo con el lanzamiento de 251,287 cables del Departamento de Estado de los EE. UU. En 2010. Este resumen pinta una imagen sombría de un imperio estadounidense y sus maquinaciones.

El corazón manejado

The Managed Heart (1983) es el texto sociológico seminal que introdujo el concepto de trabajo emocional. Este resumen revela cómo ajustamos nuestras emociones a nuestra ventaja en contextos sociales y profesionales, y arroja luz sobre los riesgos y las consecuencias de esta forma de autogestión.

Los ganadores sueñan

Winners Dream ofrece una guía para alcanzar sus objetivos siguiendo la vida y el ejemplo de Bill McDermott, actual CEO de SAP, la compañía de software más grande del mundo. Al identificar su sueño ganador, puede encontrar la motivación para superar todos los obstáculos en su camino y ayudar a otros en el camino.

Ofertas de riesgo

Venture Deals ofrece información privilegiada sobre los mecanismos que rigen los acuerdos de capital de riesgo, así como trucos que lo ayudarán a aprovechar al máximo las negociaciones con los inversores. Presenta los aspectos básicos de las operaciones de capital de riesgo de una manera que es fácil de entender y le dará una ventaja en la mesa de negociaciones.

Esto es marketing

This Is Marketing (2018) comienza con una premisa provocativa: el panorama del marketing ha cambiado drásticamente en las últimas décadas, pero no hemos actualizado nuestro pensamiento al respecto en consecuencia. Nuestro modelo mental todavía coloca la publicidad en el centro del universo del marketing, pero en la era de Internet, eso ya no tiene sentido. Se necesita una nueva filosofía.