La plaza y la torre

0 Shares
0
0
0

Obtenga una visión general de la historia de las redes, desde Gutenberg hasta Trump.

 

Abrir un periódico o encender el televisor puede ser una experiencia abrumadora en estos días. Encontrar el hilo conductor que atraviesa el mosaico de los complejos y aparentemente caóticos eventos de hoy es un asunto complicado.

 

Después de todo, ¿qué demonios podría tener la Primavera Árabe, el uso de anuncios dirigidos de Facebook para hacer un referéndum en el Reino Unido y las parcelas de células terroristas internacionales tienen en común?

 

En una palabra, redes. Ya sea que sea un comerciante global o simplemente un usuario casual de Twitter, es probable que esté conectado a una red que utiliza tecnología para compartir información y difundir ideas.

 

En la era de Brexit y Trump, tales redes pueden parecer completamente contemporáneas. Pero, como lo muestra Niall Ferguson en este amplio estudio de redes, lo que estamos experimentando ahora es solo el acto más reciente y caótico en una obra tan antigua como Gutenberg y la invención de la imprenta.

 

Desde el ataque de la Reforma contra el dogma católico hasta la Ilustración y los grupos disidentes de la Polonia comunista, las redes han impulsado durante mucho tiempo el cambio histórico. Tal como están hoy, siempre han sido impulsados ​​por la innovación tecnológica y, como lo hacen hoy, siempre han actuado como vectores de ideas nuevas y radicales.

 

En este resumen, aprenderá

 

  • cómo la imprenta creó una red que cambió la faz de Europa para siempre;
  •  

  • cómo los británicos construyeron un imperio global haciendo uso de las redes existentes; y
  •  

  • Por qué el uso de Twitter por parte de Donald Trump lo ayudó a vencer a Hillary Clinton.
  •  

La historia está formada por el empuje y la atracción de la jerarquía y las redes, dos fenómenos que comparten algunos rasgos básicos.

 

Algunas personas ven la historia como una especie de pirámide. En la cima están los grandes reyes y reinas, con una vasta jerarquía de caballeros, sacerdotes y campesinos debajo de ellos. Otros enfatizan el papel de las redes clandestinas como los Illuminati o los masones, grupos de personas que, aunque actúan detrás de escena, manejan todos los hilos.

 

Pero, ¿puede alguno de estos modelos explicar realmente el proceso histórico?

 

De hecho, tanto las jerarquías como las redes han moldeado la mayor parte de nuestra historia. Si bien las jerarquías generalmente han tenido la última palabra, las redes han jugado un papel vital durante mucho tiempo en impulsar el cambio histórico y transformar las sociedades.

 

Tome las redes económicas globales que surgieron con el advenimiento de los barcos de vapor y los ferrocarriles, o los cambios más recientes precipitados por la aparición de redes de comunicación centradas alrededor de los teléfonos o Internet. Y las redes sociales también han jugado un papel clave en el cambio. La Revolución Francesa, por ejemplo, fue facilitada por los salones del París del siglo XVIII, donde diferentes grupos podían reunirse para discutir sus ideas.

 

Las redes y las jerarquías también comparten una serie de rasgos.

 

Piensa en lo que realmente es una red. En pocas palabras, es un conjunto de nodos interconectados . Estos nodos pueden ser personas, puertos comerciales o miembros de la familia. Y, debido a homofilia , nuestra propensión a formar redes con personas similares a nosotros, estos nodos tienden a estar conectados por algo en común.

 

Lo que nos une con los demás puede ser un estado compartido, como el origen étnico, la clase, la edad o el sexo, o un conjunto de valores compartidos derivados de la educación, la religión, la ocupación u otros intereses.

 

Un buen ejemplo de esto es el grupo Bloomsbury de principios del siglo XX. Compuesto por autores y artistas, el grupo tomó forma en torno a una serie de ideales compartidos sobre el arte, la vida, la sexualidad y la política. Las conexiones entre los miembros del grupo a veces incluso se formalizaron a través del matrimonio. De hecho, estos nodos individuales se conectaron de tantas maneras que si dibujara una línea que significara cada conexión, terminaría con un patrón similar al de una telaraña.

 

La autora Virginia Woolf, por ejemplo, se casó con Leonard Woolf pero estaba enamorada de la famosa jardinera Vita Sackville-West. En el centro de la red estaba el economista John Maynard Keynes. Como estaba conectado a prácticamente cualquier otro nodo, era el centro de la red o el nodo central .

 

La jerarquía también funciona así. La diferencia, sin embargo, es que todas las conexiones se ejecutan desde arriba. El nodo “central” es, de hecho, el vértice de la pirámide.

 

Todos están conectados a la parte superior, con distintos grados de separación. Pero, a medida que avanza por la pirámide, hay cada vez menos conexiones horizontales entre nodos individuales.

 

Entonces, aunque las jerarquías y las redes comparten similitudes, las redes están más interconectadas . En los siguientes capítulos, profundizaremos un poco más y exploraremos cómo funcionan las redes.

 

Las redes se definen por rasgos clave como la centralidad, los lazos débiles y los corredores.

 

Una red es una serie de nodos. Pero algunas redes son más efectivas que otras. En general, cuanto más interconectados estén los nodos en una red, mejor funcionará esa red.

 

Podemos comprender la importancia de los diferentes nodos analizando su centralidad relativa en una red.

 

Centralidad de grado , por ejemplo, mide el número de conexiones o relaciones que una persona tiene con otras.

 

Centralidad de intermediación , por el contrario, mide la cantidad de información que pasa a través de un nodo específico. Piense en una estación de tren, que es una especie de nodo. De la misma manera que algunas estaciones ven a más pasajeros que otras, otras manejan y transmiten más información dentro de una red.

 

Eso no significa que un individuo con una centralidad de intermediación alta necesariamente tenga la mayoría de las conexiones. Por el contrario, tienen las conexiones más importantes .

 

Por último, existe centralidad de cercanía. Esta es una forma de evaluar cuántos pasos separan diferentes nodos entre sí. Las personas con una alta centralidad de cercanía generalmente tendrán el mejor acceso a la información cuando se extienda ampliamente por la red.

 

La alta centralidad de cercanía fue crucial para el control del poder del dictador soviético Josef Stalin: como la única persona que era miembro de las tres instituciones más poderosas del partido comunista, pudo mantenerse bien informado mientras mantenía los nodos debajo de él en la oscuridad. Los nodos que disfrutan de un alto nivel de centralidad, los que simplemente están mejor conectados que otros, pueden considerarse centros .

 

Pero lo importante no son solo las conexiones fuertes y directas. Los lazos débiles también son vitales, aunque estos ocurren entre diferentes redes.

 

Eso está bien ilustrado por la idea clásica de que hay seis grados de separación entre diferentes individuos.

 

Puede ver cómo funciona esto al observar un experimento realizado por el profesor de Stanford Stanley Milgram a fines de la década de 1960.

 

Milgram envió cartas a personas seleccionadas al azar y les pidió que enviaran esas cartas a personas específicas, es decir, a otros nodos.

 

En algunos casos, los destinatarios conocían a la persona a quien debían enviarle la carta. Eso simplificó el asunto y enviaron la carta directamente. El grado de separación fue uno.

 

Pero otros no conocían al destinatario final previsto y tuvieron que recurrir a intermediarios, personas que los conocían. El grado de separación aumenta en uno con cada intermediario.

 

En promedio, el grado de separación entre dos personas fue de seis. Se necesitaban cinco intermediarios para conectar dos nodos.

 

Ese es un gran ejemplo de la importancia de los lazos débiles en la conexión de diferentes redes. Si nuestras conexiones se limitaran estrictamente a nuestras propias redes, las personas no podrían comunicarse e interactuar con diferentes grupos. Los enlaces débiles son como puentes entre diferentes mundos sociales.

 

Pero los lazos débiles no son la única forma de conectar diferentes redes. Cuando faltan estos, intermediarios pueden intervenir y desempeñar el papel de intermediarios.

 

Las mujeres que dirigían los salones literarios de París, eran conocidas como salonnières , hicieron exactamente eso. Al acoger pensadores y revolucionarios de la Ilustración de diferentes grupos, facilitaron un diálogo entre grupos que de otro modo habrían quedado divididos por clase y educación. ¡Eso, a su vez, creó las condiciones para la Revolución Francesa!

 

La exploración global y la invención de la imprenta crearon nuevas redes importantes.

 

En los albores del siglo XVI, el mundo estaba dividido en alrededor de 30 imperios, ducados y reinos, cada uno gobernado por individuos poderosos. El único juego en la ciudad era la jerarquía de arriba hacia abajo. Pero estaban surgiendo dos redes que sacudirían los cimientos de este viejo orden.

 

Una de esas redes fue producto de la exploración del mundo por España y Portugal.

 

En las primeras décadas del siglo, estas dos naciones construyeron complejas redes de comercio mundial que abarcaron el mundo desde el este de África – Kenia y Tanzania de hoy – hasta Goa, en el sudeste de India, Malacca, en la península malaya, y Guangdong, en China.

 

Entonces, ¿qué impulsó esta expansión?

 

Había dos factores. Por un lado, las nuevas tecnologías, incluidas las mejores naves como la carabela y el galeón portugueses, así como mapas más precisos, ayudaron a abrir el mundo. Pero las redes sociales también jugaron su papel. Los marineros, por ejemplo, compartieron cada vez más su nuevo conocimiento de la navegación marítima.

 

Esta vasta red comercial era un poderoso ariete contra la jerarquía. Dondequiera que se encontraron con nuevas sociedades, estos imperios comerciales desafiaron las jerarquías tradicionales.

 

Mientras tanto, en Europa central, una nueva innovación, la imprenta de Johannes Gutenberg, estaba provocando la aparición de otra red más.

 

Antes de la imprenta, los libros y textos habían sido exorbitantemente caros y el acceso a ellos estaba restringido a los ricos y poderosos en la parte superior de la jerarquía social. Las iglesias y los tribunales fueron los nodos centrales en la circulación de material escrito.

 

Tome a Thomas Cromwell, el secretario principal de Enrique VIII. La evidencia histórica contenida en las 20,000 cartas que pertenecen al archivo Tudor State Papers muestra la gran cantidad de centralidad de grado que disfruta Cromwell. ¡Era uno de los pocos hombres con acceso ilimitado a la información, y tenía más de 2,149 corresponsales!

 

La imprenta cambió todo eso, y nuevas redes de información comenzaron a aparecer en toda Europa.

 

Las imprentas se convirtieron en los centros de esta nueva red. La gente acudía a ellos en busca de información y conocimiento.

 

Gutenberg instaló la primera imprenta a mediados del siglo XV en Alemania. En 1500, alrededor del veinte por ciento de todas las ciudades suizas, danesas, holandesas y alemanas tenían sus propias imprentas.

 

Los libros ahora no solo estaban más ampliamente disponibles; eran mucho más asequibles.

 

Toma Inglaterra. El precio de los libros cayó un 66 por ciento entre 1450 y 1500. Entre finales del siglo XV y finales del siglo XVI, ¡la disminución general del precio fue de un asombroso 90 por ciento!

 

La Reforma sacudió los cimientos de la jerarquía y comenzó una nueva era de redes.

 

El aumento de la imprenta no solo se hizo sentir en la caída de los precios de los libros.

 

La circulación de material escrito también preparó el escenario para un gran desafío a la jerarquía: la Reforma.

 

La jerarquía central en Europa era la Iglesia católica. Entonces, cuando un sacerdote alemán llamado Martín Lutero clavó sus tesis atacando a la iglesia en 1517, fue más una revolución que una reforma lo que instigó.

 

Gracias a la imprenta, se corrió la voz rápidamente.

 

En los viejos tiempos, los posibles lectores de las tesis de Lutero habrían tenido que esperar a que alguien los copiara a mano. Ahora, solo era cuestión de meses antes de que pudieran leerse en Leipzig, Basilea y Nuremberg.

 

A lo largo del siglo, las imprentas alemanas publicaron alrededor de 5.000 ediciones. Y ocho de cada diez estaban en alemán en lugar de latín, lo que significaba que la gente común también podía leerlos y acceder a las ideas contenidas en ellos.

 

El protestantismo se volvió viral.

 

Se propagó como una enfermedad contagiosa, y la imprenta fue su vector. Los ciudadanos de ciudades con múltiples prensas fueron los más propensos a convertirse al protestantismo, mientras que la población de ciudades sin una prensa demostró ser inmune al nuevo credo. La antigua fe prosperó donde los libros seguían siendo escasos.

 

Los católicos organizaron una feroz batalla de retaguardia para contener esta “enfermedad” e intentaron reprimir el protestantismo. Pero las redes de conocimiento e ideas establecidas por la nueva secta fueron sorprendentemente resistentes, y continuarían sirviendo como bases para las revoluciones de red del futuro.

 

Eliminar una red es un negocio complicado. A diferencia de una jerarquía, que se basa en unos pocos nodos altamente centralizados que pueden ser eliminados rápidamente, las redes se distribuyen de manera más uniforme.

 

Toma a los protestantes ingleses. La reina católica Mary I persiguió a los protestantes severamente y rápidamente logró eliminar 14 de los 20 nodos más importantes de la nueva fe. Pero estos individuos, los partidarios del credo con la centralidad de intermediación más alta, fueron rápidamente reemplazados por otros, como correos y partidarios financieros.

 

La red demostró ser resistente porque la centralidad estaba más uniformemente dispersa entre sus miembros. Incluso atacar a personas clave no fue suficiente para evitar la propagación del protestantismo en Inglaterra.

 

Y el éxito de la Reforma provocó otro gran movimiento. Al socavar el dogma católico y deshacer su dominio sobre la vida intelectual, el nuevo credo religioso permitió a las personas pensar de manera innovadora. Esta fue la base de las revoluciones científicas del siglo XVII.

 

Los grandes experimentadores de ese siglo, personas como Isaac Newton, no solo eran libres de perseguir enfoques poco ortodoxos. Gracias a la imprenta, sus ideas también fueron fáciles de difundir, y rápidamente encontraron una gran audiencia.

 

La Ilustración y las revoluciones estadounidense y francesa se basaron en la red.

 

La imprenta, la Reforma, la revolución científica en ciernes: cada uno representaba una amenaza para el orden establecido. Y, muy pronto, las jerarquías estaban siendo desafiadas a ambos lados del Atlántico.

 

En Estados Unidos, una multitud de redes asociativas ayudaron a lanzar la Revolución Americana y poner al país en el camino hacia la independencia.

 

Tome Boston, Massachusetts, una ciudad que ha sido sinónimo de la revuelta contra el dominio británico desde el Boston Tea Party, una protesta de 1773 contra las leyes fiscales que favorecieron a los importadores de té británicos.

 

Aunque la colonia era jerárquica, había varios hombres que funcionaban como lazos débiles entre diferentes redes y ayudaban a difundir ideas revolucionarias. Cinco asociaciones en Boston, más notablemente los masones, fueron pilares centrales del movimiento de independencia.

 

De los 137 miembros de las asociaciones, el 86 por ciento de ellos pertenecían a una sola organización. Pero varios de ellos, Joseph Warren, Paul Revere, Samuel Adams y Benjamin Church, eran miembros de muchos más.

 

Warren, por ejemplo, pertenecía a cuatro, mientras que los demás pertenecían a tres. Warren y Revere mostraron los niveles más altos de centralidad intermedia. Funcionaron efectivamente como intermediarios entre redes. Eliminar cualquiera de ellos habría socavado severamente la fuerza de estas redes.

 

Pero gracias a estos corredores, surgieron redes interconectadas y ayudaron a difundir la idea de revolución en las Trece Colonias.

 

Las redes desempeñaron un papel igualmente vital en la Ilustración y la Revolución Francesa a fines del siglo XVIII.

 

Dos nodos centrales en la difusión de las ideas revolucionarias de la Ilustración fueron los filósofos Voltaire y Rousseau.

 

La escritura de cartas era central en estas redes. Voltaire solo tenía más de 1.400 corresponsales. Al igual que los salones literarios que encontramos anteriormente, esta red de cartas conectó a diferentes pensadores y ayudó a difundir la idea del republicanismo y el gobierno de las personas.

 

Sin embargo, hubo una diferencia importante entre Estados Unidos y Francia. Mientras que el primero tenía una fuerte cultura asociativa, Francia era una sociedad más jerárquica. Esta diferencia se haría sentir en la revolución.

 

La Revolución Francesa fue un asunto sangriento. Anarquía, masacres y terror acompañaron el nacimiento de la república. Al final, los jacobinos establecieron el Comité de Seguridad Pública en un intento de imponer un orden jerárquico a las masas sedientas de sangre. Una jerarquía reemplazó a otra. En lugar del rey vino la dictadura revolucionaria que finalmente allanaría el camino para el imperio napoleónico y una nueva jerarquía europea.

 

El siglo XIX fue testigo del nacimiento de una jerarquía reformada y en red.

 

Pocos eventos históricos parecen más improbables que el ascenso de un soldado corso desconocido a la emperación de Francia. Pero la Revolución Francesa había sacudido las cosas. Este era un mundo nuevo donde todo era posible, y Napoleón Bonaparte imprimió su nombre en los libros de historia.

 

Después de conquistar la mayor parte de Europa, Napoleón no volvió a imponer una jerarquía estricta en Francia; sin darse cuenta, lo volvió a imponer en toda Europa.

 

Para derrotar a Francia, los enemigos de Napoleón tuvieron que unir fuerzas en una alianza. Una vez que derrotaron a su némesis francés, rápidamente impusieron un asentamiento jerárquico en todo el continente que solo sería desafiado un siglo después.

 

Cinco poderes fueron centrales para el nuevo orden. Gran Bretaña, Prusia, Austria y Rusia, las naciones que habían puesto fin a la apuesta de Napoleón por el dominio, se unieron a Francia en 1818, formando una pentarquía que gobernaría Europa durante los próximos 100 años.

 

Estas potencias acordaron celebrar reuniones periódicas para mantener la paz y la prosperidad en Europa. El plan para su visión se finalizó en el Congreso de Viena de 1815.

 

El sistema que construyeron fue efectivo. Entre 1715 y 1815, Europa fue destruida por 33 guerras. Entre 1815 y el estallido de la Primera Guerra Mundial, en 1914, solo hubo 17. No solo eso: las guerras que ocurrieron fueron generalmente menos letales. Los conflictos globales como la Guerra de los Siete Años del siglo XVIII se evitaron por completo en el siglo XIX.

 

Entonces, ¿cuál era el secreto de la longevidad de este nuevo orden?

 

En una palabra, redes. El acuerdo de 1815 creó una nueva red de jerarquías interconectadas.

 

Cada uno de los cinco poderes clave de la pentarquía era un centro en una red paneuropea. Como esto mantenía abiertas las líneas de comunicación, los poderes pudieron resolver conflictos y disputas entre sus miembros.

 

En efecto, esto dio lugar a un equilibrio de poder entre las cuatro naciones continentales, con Gran Bretaña utilizando la diplomacia para mantener el orden entre ellas.

 

Sin embargo, muchas naciones individuales podrían quejarse o quejarse, todos aceptaron que la pentarquía tenía la última palabra en cualquier asunto. Y eso evitó que los conflictos se intensificaran. Antes de 1914, no hubo una sola ocasión en que las cinco potencias fueran simultáneamente a la guerra.

 

Sin embargo, las jerarquías en red no solo definieron las relaciones internacionales entre las grandes potencias. Las monarquías que gobernaron países individuales también ejemplificaron la combinación de redes y jerarquía.

 

Toma la casa real de Sajonia-Coburgo-Gotha. La reina Victoria de Gran Bretaña y su esposo Albert, así como el rey Leopoldo, de Bélgica, pertenecían a ella. También se vinculó por matrimonio con la casa real francesa de Orleans, los Habsburgo austriacos y la familia Romanov en Rusia.

 

De esta manera, las redes continuaron desempeñando un papel importante en los asuntos globales.

 

El Imperio Británico hizo uso de las jerarquías existentes para construir un imperio y encabezar la globalización.

 

En el siglo XIX, Gran Bretaña comenzó a superar a sus amigos y rivales, y pronto se convirtió en la nación más poderosa del mundo. Construyó un vasto imperio y gobernó las olas.

 

Entonces, ¿cómo logró esta pequeña nación isleña dominar el mundo?

 

Una razón de su éxito fue la forma en que utilizó las jerarquías existentes en su red imperial.

 

Tome a Frederick Lugard, un administrador colonial británico y el arquitecto de las políticas del Imperio Británico en África Occidental. Fue pionero en el “gobierno indirecto”, un sistema que incorporó las instituciones jerárquicas locales en las propias estructuras del imperio.

 

Eso significaba delegar el poder a los jefes y sub-jefes y permitirles mantener en línea a aquellos que alguna vez fueron sus propios súbditos. Si se les otorga un título británico elegante y se les permite una cantidad limitada de libertad, estos hombres efectivamente aceptaron trabajar para el imperio.

 

Pero el Imperio Británico también era una red tecnológica.

 

La Revolución Industrial y el surgimiento de fuertes redes capitalistas de bancos y otras instituciones significaron que había fondos suficientes para financiar una infraestructura tecnológica vital. Los ferrocarriles, las redes de telegramas y el envío mejorado pronto conectaron los rincones más remotos del imperio.

 

En la India del siglo XIX, por ejemplo, se colocaron más de 25,000 millas de ferrocarril. Eso conectó al país como nunca antes.

 

El cable telegráfico transatlántico fue otro logro característico del imperio, y fue construido con productos imperiales como el caucho malayo.

 

Esta revolución de las comunicaciones sentó las bases para la globalización y el movimiento de masas sin precedentes de las personas.

 

Aquí, las mejoras en el envío fueron clave. Viajar ahora no solo era más rápido; También era menos costoso. El costo de envío entre Liverpool y Nueva York, por ejemplo, cayó un 50 por ciento entre 1830 y 1880. ¡Y en los siguientes 34 años, se redujo a la mitad nuevamente!

 

Esto a su vez estableció las condiciones para las primeras migraciones masivas de la era moderna. Entre 55 y 58 millones de europeos abandonaron el viejo mundo y zarparon hacia América, mientras que otros 50 millones de indios y chinos buscaron su fortuna en el sudeste asiático, a lo largo de las costas orientales de África y Australia.

 

Este fue un período tumultuoso. La llegada de migrantes vio una reacción populista tanto en Europa como en los Estados Unidos que estuvo estrechamente relacionada con el aumento del nacionalismo y el racismo. Los inmigrantes chinos en la costa oeste de los Estados Unidos, por ejemplo, fueron maltratados, mientras que los políticos populistas alemanes protestaron contra los inmigrantes judíos de Europa del Este.

 

Dos de las ideologías más letales del siglo XX comenzaron como redes.

 

Durante poco menos de 100 años, la pentarquía supervisó un período de relativa paz en Europa. Esta paz se hizo añicos en 1914, con el estallido de la Primera Guerra Mundial. Una vez más, se debilitaron las jerarquías establecidas y el orden mundial se vio amenazado por las redes emergentes.

 

Una red que había crecido rápidamente a fines del siglo XIX y principios del XX fue el socialismo.

 

Lenin fue una figura fundamental. Uno de los muchos socialistas de la red socialista europea que esperaba tomar las riendas del gobierno, se encontró con un éxito definitivo. En 1917, dejó de lado a los opositores más liberales del zar ruso, que solo habían tomado el poder en febrero de ese año. La revolución bolchevique en octubre completó la toma del poder socialista.

 

Los bolcheviques tuvieron éxito porque, a diferencia de sus oponentes liberales, estaban incrustados en una red. Estaban bien conectados y su ideología se extendió como un virus.

 

La muerte de Lenin resultó en un período de amargas luchas internas entre los bolcheviques. Finalmente, Josef Stalin salió victorioso y se convirtió en el nuevo líder de la Unión Soviética. Su reinado vio la imposición de una jerarquía extrema sobre un cuerpo de ciudadanos atomizados.

 

En este tiempo, el miedo a ser denunciado o enmarcado por los vecinos fue omnipresente. Petrificados por la idea de ser ejecutados o aterrizar en los notorios campos de internamiento conocidos como Gulags, la gente se retiró a sí misma y se convirtió en islas desconectadas en un mar de terror.

 

A medida que Stalin desataba las primeras oleadas de terror en la Unión Soviética, otra ideología letal estaba ascendiendo en Alemania.

 

Los nazis también comenzaron como una red. A diferencia de otros movimientos fascistas, que habían cobrado impulso en toda Europa como resultado de la Depresión en la década de 1930, los nazis tomaron el poder a través de las urnas.

 

Eso los hizo únicos. De hecho, de todos los votos emitidos para los partidos fascistas en Europa entre 1930 y 1935, el 96 por ciento fueron registrados por alemanes. Ese fue un producto de la rica vida asociativa de Alemania. De hecho, el voto nazi creció en un factor de tres cada dos años después de 1928, especialmente en las ciudades, donde ya existían grandes redes.

 

El auge de la red nazi también resultó en una desconexión generalizada. El partido sembró el miedo entre la población y, muy pronto, los alemanes también estaban aterrorizados por sus vecinos.

 

El “Tercer Reich” de los nazis no sobrevivió a la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial. La Unión Soviética comunista, por el contrario, vivió para luchar otro día. En la era de la posguerra, competiría con una nueva superpotencia para el dominio mundial: Estados Unidos y sus aliados de la OTAN.

 

Los años de la posguerra se definieron por jerarquía, pero a finales del siglo XX se produjo el resurgimiento de las redes.

 

El período de posguerra fue definido por la Guerra Fría, un conflicto entre dos estructuras masivas y jerárquicas: la alianza de la OTAN liderada por Estados Unidos y el Pacto de Varsovia liderado por los soviéticos.

 

Aunque ambas alianzas eran redes, cada una de ellas estaba ordenada jerárquicamente en torno a un centro central: los Estados Unidos, por un lado, y la Unión Soviética, por el otro. En ambas redes, las decisiones y la información fluyeron hacia afuera desde el núcleo hacia la periferia.

 

Pero en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, la jerarquía no se limitó solo a asuntos militares. Una organización similar de arriba hacia abajo también era evidente en la economía.

 

Toma la corporación “M-form” iniciada por Alfred Sloan, CEO de toda la vida del gigante estadounidense de fabricación de automóviles General Motors.

 

Sloan pensó que las corporaciones deberían construirse alrededor de una jerarquía, con los accionistas en la cumbre, los directores y el presidente de la compañía debajo de ellos y una serie de departamentos de múltiples patas en la base que no interactuaban entre sí, sino que simplemente se referían a El nodo central. Rápidamente se convirtió en una nueva norma en la organización empresarial.

 

Dicho esto, las redes no desaparecieron por completo. De hecho, hicieron un regreso dramático hacia finales del siglo XX, sobre todo en los países comunistas.

 

Después de permanecer inactivo durante el duro invierno del período estalinista, los primeros brotes de asociaciones comenzaron a resurgir en la década de 1970 a medida que el miedo a asociarse con organizaciones no comunistas comenzó a disminuir.

 

Este desarrollo fue más pronunciado en Polonia, donde los disidentes de la clase trabajadora, los liberales y académicos educados y los católicos comenzaron a conectarse entre sí. La red que comenzó a tomar forma a partir de estos elementos creció rápidamente, expandiéndose alrededor de un 40 por ciento entre 1969 y 1977. En la década de 1980, el sindicato Solidaridad se había convertido en su nodo central.

 

El gobierno intentó tomar medidas enérgicas contra estas nuevas redes, pero la influencia de las redes continuó creciendo. En junio de 1989, Solidaridad finalmente logró presionar al partido comunista para que aceptara elecciones libres, y el sindicato ganó el concurso electoral subsiguiente generosamente.

 

Eso desencadenó una reacción en cadena en toda Europa del Este. En septiembre de 1989, Hungría también había adoptado elecciones libres. Y en noviembre cayó el muro de Berlín.

 

Los intransigentes del Partido Comunista Soviético intentaron un golpe en agosto de 1991. Después de su fracaso, la Unión Soviética también se derrumbó. Una de las dos estructuras jerárquicas dominantes del siglo XX había salido repentinamente de la etapa de la historia mundial.

 

Las redes descentralizadas que conocemos hoy surgieron como jerarquías y se vieron presionadas en la década de 1970.

 

En la década de 1970, las estructuras jerárquicas también estaban en decadencia en los Estados Unidos. El movimiento en red de derechos civiles que surgió durante la década anterior había hecho retroceder las instituciones de segregación racial. Y otras jerarquías comenzaban a verse igualmente frágiles.

 

El mundo se estaba volviendo menos rígido. Henry Kissinger, secretario de estado de Nixon, lo llamó una era de “interdependencia”. Diferentes nodos, ya sean países, compañeros de trabajo o instituciones, ya no podrían existir en un espléndido aislamiento el uno del otro. Cada elemento dependía del siguiente.

 

A medida que el mundo se hizo más interdependiente, también se volvió más complejo. La planificación central, el fuerte de las jerarquías fuertes, fue menos efectiva.

 

La conciencia de este hecho se extendió por la sociedad.

 

Las empresas se dieron cuenta de que se habían vuelto demasiado jerárquicas. Los directores, los nodos centrales en las estructuras empresariales, estaban sobrecargados de información; Mientras tanto, los trabajadores se habían especializado tanto que la introducción de cambios simples en el diseño de un producto interrumpió todo el proceso de producción.

 

A medida que las viejas estructuras jerárquicas se desmoronaban, la red que encarna nuestra comprensión moderna del concepto comenzó a tomar forma: Internet.

 

Lejos de ser el producto de la planificación militar centralizada, Internet creció orgánicamente.

 

De hecho, comenzó con algo tan simple como unas pocas computadoras hablando entre sí. En 1983, la necesidad de conectar más computadoras había llevado al uso de TCP / IP, un protocolo que permitía a cualquier computadora, independientemente de su propia estructura interna, usar esta red para la comunicación.

 

Una vez que las herramientas de código abierto para la comunicación web como HTML, HTTP y URL se habían agregado a la mezcla, Internet explotó. Muy pronto, constituyó una vasta telaraña de contenido creado por el usuario, todos conectados por hipervínculos.

 

Desarrollos posteriores perpetuaron el espíritu de los primeros días de Internet. Even now, there isn’t a single central authority controlling individual nodes. The web of connections is regulated only by its users, who are free to add and delete links as they please. That not only means that there isn’t a map of the internet, but that it’s literally unmappable !

 

Like the printing press before it, the internet has become a vector for contagious ideas. And just like books, the price of computers has fallen rapidly in a short period of time.

 

The early twenty-first century proved that anarchic networks could have a major impact on society.

 

One of the twenty-first century’s defining moments occurred just a year after its dawn. On September 11, 2001, terrorist attacks targeted the central nodes of America’s economic and political system.

 

And the perpetrators belonged to a network – the al-Qaeda group.

 

But network analysis showed that the terrorists who conducted the attack had few weak ties. In fact, just one man – Mohammed Atta – served as the crucial node within the group. With connections to 16 of the 19 hijackers, and to 15 other important people outside the group, Atta had the highest betweenness centrality.

 

The American response to the attacks wasn’t long in coming. As well as targeting al-Qaeda directly in Afghanistan, the United States sought to topple Saddam Hussein’s hierarchical dictatorship in Iraq.

 

That created a vacuum in the country – a vacuum soon filled by new Islamist networks. With the dictatorship gone, they now found that they could operate more freely.

 

But that hasn’t been the only network-driven change in the Middle East. Other networks have since deployed technology to change the face of the region.

 

The Arab Spring kicked off in North Africa before spreading to other countries such as Syria. Social-media platforms, particularly Twitter and Facebook, played a vital role in getting the word out in struggles against the region’s hierarchical dictatorships.

 

As old regimes crumbled, new networks emerged. Islamic State or ISIS is perhaps the most well-known of these. ISIS has made use of an open network, as well as sites like Twitter, Facebook and YouTube, to spread its message and make its ideology go viral.

 

Networks like those used by ISIS work like a swarm. By using countless social-media accounts simultaneously, the network can avoid losing access due to account closures.

 

That applies as much to the real world as it does to its online presence. The Obama administration pursued a decapitation strategy against the group but, like the Hydra of ancient Greek myth, it seemed to grow two new heads for every one it lost.

 

This strategy didn’t work because it applied to a network the rules of engagement that’d proven effective against hierarchical organizations. And as we’ll see in the next chapter, this mistake was made outside the Middle East as well.

 

Recent events have shown that networks can challenge hierarchies in the West as well.

 

Hierarchies haven’t just come under sustained pressure in the Middle East. Since 2016, a wave of unrest has also destabilized familiar top-down institutions in the West. And, once again, social media proved a powerful engine of disruption.

 

That’s because social media is a great tool if you want to polarize opinion.

 

Most social media users are ensconced in close-knit, homophilic networks, especially when it comes to politics. They inhabit a space in which they’re used to hearing views they agree with – that’s par for the course in an “echo chamber.” But what happens if you can find a way into these closed networks and start spreading your message there?

 

Well, it’s a bit like putting a fox in the henhouse. It gets people moving.

 

For a successful example of this, take the recent “Brexit” referendum on Britain’s membership in the European Union (EU).

 

The pro-Brexit Vote Leave group knew that it was at a severe disadvantage when Prime Minister David Cameron called the referendum. Most of the established hierarchical institutions in the United Kingdom were strongly in favor of the country remaining in the European Union.

 

However, Dominic Cummings, the mastermind behind Vote Leave, saw an opening for his side of the debate. He now claims that one of the main reasons Vote Leave triumphed was the targeted advertisements used to push key messages on social media channels. These messages included the supposedly imminent accession of Turkey to the European Union and the promise that leaving would free up £350 million a week for the National Health Service (NHS).

 

Almost a billion of these messages were sent out across different channels prior to the referendum, reaching a vast number of potential voters and their networks. Vote Leave’s opponents, by contrast, were almost entirely focused on traditional campaigning techniques. It became clear which strategy was more effective when, in June 2016, the country voted to leave the European Union.

 

Across the Atlantic, another outsider was harnessing the power of social media to storm the castle of political power: Donald Trump.

 

His success, like that of Vote Leave, was a product of a simple but vital fact: most of us rely on social media for our news. In the United States, around half the population gets its news from Facebook feeds alone.

 

That placed Trump perfectly to make his run for the presidency. Not only were his social-media accounts much bigger than Hillary Clinton’s, with 32 percent more followers on Twitter and 87 percent more on Facebook, he was also much more likely to trend than she was. While Clinton was getting around 1,500 retweets per tweet, Trump was racking up around 6,000!

 

That might seem slightly surprising. After all, Clinton attracted a larger share of younger, urban and well-educated voters – all demographics you’d think were more likely to be internet savvy, right?

 

Well, this is where things get interesting. Social-media campaigns are most effective when they move offline – when people start discussing tweets or posts in the real world, at bars or social gatherings, with people outside their online networks.

 

But, for that to happen, they have to be interesting or shocking enough to go viral.

 

The Clinton campaign’s problem was that her posts just weren’t provocative enough to make that leap. Trump’s were. And in that regard, he followed the trail blazed by Cummings’s Vote Leave campaign.

 

Unless regulation is imposed, the future is likely to be both more networked and much more chaotic.

 

As we’ve seen, networks and revolutions have long been bedfellows. But what does that mean for us, the inhabitants of the most networked societies in human history?

 

Well, thanks to the internet we might just be on the cusp of an age every bit as revolutionary as that which followed the invention of the printing press.

 

The analogy is striking, but there are a couple of differences.

 

First off, the internet has spread much more swiftly than printed books and literacy did in the fifteenth and sixteenth centuries. Consider this extraordinary fact. In 1998, only 2 percent of the world’s population was online. A mere twenty years later, that percentage stood around 40!

 

And the fortunes of the two technologies’ pioneering figures could hardly be more different. Whereas the likes of Mark Zuckerberg have become billionaires, Johann Gutenberg went bankrupt.

 

The rise of the internet may have given birth to romantic visions of knowledge’ democratization, but things haven’t quite panned out that way. Technology has instead become an oligopoly in which large American companies enjoy absolute dominance.

 

While Facebook, Amazon and Google proclaim their commitment to an open internet, they’ve taken every possible step to ensure that their position in the market is unassailable.

 

That means that new networks are less open than they could be.

 

And, as we’ve already seen, they can be manipulated and used to spread fake news during elections. Russian trolls and terrorists like ISIS have also shown how effective these networks can be as channels for their propaganda.

 

Entonces, ¿cuál es la solución?

 

One good place to start would be to reconcile hierarchies and networks.

 

Take globalization. While the economy is now truly global, the nation state remains the base of political power. Without reconciling these two aspects of the contemporary world, there’s a danger that unrest will lead to a populist backlash and a turn toward authoritarianism.

 

Cyberspace is another unregulated region. It resembles nothing so much as the physical world before the establishment of states and laws.

 

A precise recipe is hard to come by, but the relative peace of the nineteenth century when the pentarchy ran the show could provide a blueprint. More regulated networks might help us navigate our own turbulent era.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

We live in an age of networks and networking. But that’s nothing new. From the invention of the printing press in fifteenth-century Europe to the Enlightenment and all the way up to the election of Donald Trump, technology-driven networks have spread radical new ideas, destabilized existing hierarchies and shaped the history of the world.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Suggested further reading: Civilization, by Niall Ferguson

 

There seems to be a crisis of confidence in the West. In the face of the rising power of China, and with a seeming lack of interest in its own history and civilization, many fear that the West has somehow lost it way.

 

Civilization aims to explain why the West grew so powerful and dominated the rest of the world. The answer lies with six killer applications , which enabled the West to overcome the rest. Yet vital questions arise: Has the West forgotten these killer apps and will this lead to its collapse?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Lo que todo inversionista ángel quiere que sepas

Lo que todo inversionista ángel quiere que sepas (2013) ofrece a los emprendedores nuevos consejos sobre qué buscar en un inversionista y cómo conseguir un “ángel” para invertir. Con una preparación sólida y una buena comprensión de lo que motiva a un inversionista, cualquier emprendedor puede obtener financiamiento para su próxima gran idea.

El alma de américa

The Soul of America (2018) lleva a los lectores a una gira esclarecedora del tumultuoso pasado de Estados Unidos. Desde los últimos momentos de la Guerra Civil hasta los derechos civiles y la legislación de votación de la década de 1960, el libro revela a los Estados Unidos lo que siempre ha sido: una nación de conflicto profundo y duradero. Al mirar el pasado de Estados Unidos, podemos ver de dónde provienen las divisiones políticas de hoy y por qué la nación probablemente podrá perseverar.

El poder de tu mente subconsciente

El poder de la mente subconsciente (1963) ha ayudado a millones de lectores de todo el mundo a aprovechar su subconsciente y encontrar la verdadera felicidad en el proceso. Este resumen comparte historias reales inspiradoras y técnicas efectivas que influirán positivamente en su carrera, vida amorosa y salud en general.

Los archivos de WikiLeaks

The WikiLeaks Files (2015) proporciona información fascinante y digerible de WikiLeaks, la organización que se hizo famosa en todo el mundo con el lanzamiento de 251,287 cables del Departamento de Estado de los EE. UU. En 2010. Este resumen pinta una imagen sombría de un imperio estadounidense y sus maquinaciones.

Los chicos más inteligentes de la habitación

The Smartest Guys in the Room (2003) cuenta la notable historia del comerciante de energía Enron, que alguna vez fue un niño aficionado a la innovación del mercado en Wall Street, y su dramática caída desde las alturas estratosféricas. Este resumen detalla una historia apasionante de engaño financiero, mientras arroja luz sobre las personalidades que construyeron la cultura corporativa de Enron y la prepararon para el desastre.

El paseo de toda una vida

En The Ride of a Lifetime (2019), Robert Iger traza su carrera desde la trastienda de una red de televisión estadounidense hasta el CEO de Disney. Como el mismo Iger enfatiza, llegar a la cima no siempre fue fácil, de hecho, el futuro de Disney era todo menos seguro cuando consiguió el trabajo de sus sueños en 2005. Entonces, ¿cómo cambió las cosas? Bueno, eso es lo que exploraremos en este resumen al analizar la estrategia, la visión y el estilo de liderazgo de uno de los CEO más innovadores del mundo.