La mente practicante

0 Shares
0
0
0

¡Aumente su satisfacción con la práctica y los objetivos alcanzables!

 

La mayoría de nosotros hemos sentido ansiedad por el rendimiento en algún momento de nuestras vidas. Ya sea en la escuela, en el trabajo, en el gimnasio o en nuestras actividades de ocio, esta ansiedad parece encontrar formas de entrar en nuestras mentes, lo que a menudo dificulta hacer las cosas. ¿De dónde viene? ¿Y cómo podemos abordarlo?

 

A menudo establecemos nuestros objetivos demasiado altos, creyendo que podemos alcanzarlos. Y aquí yace parte del problema porque, tan pronto como alcanzamos estos objetivos más altos, establecemos otros nuevos que son aún más altos. A medida que se vuelven cada vez más difíciles de alcanzar, también nos negamos a nosotros mismos la satisfacción del logro. Así que veamos un enfoque diferente para lograr las cosas que queremos en la vida con una mente práctica que mejora constantemente sin la ansiedad del rendimiento.

 

En este resumen, descubrirá

 

  • cómo limpiar el garaje poco a poco es una estrategia exitosa para hacer las cosas;
  •  

  • cuál es la técnica , observar, corregir ; y
  •  

  • por qué centrarnos en el proceso en lugar del resultado final nos hace sentir ganadores.
  •  

Debido a que elevamos nuestras expectativas de nosotros mismos, nunca nos sentimos satisfechos.

 

A veces parece que, no importa cuánto practiques algo, siempre habrá alguien que lo haga un poco mejor que tú. Es frustrante, por cierto. Y puede dar forma a nuestra actitud hacia varios aspectos de nuestras vidas. Pero, ¿por qué nos sentimos frustrados por esto en primer lugar?

 

Si hay un defecto que todos los humanos tienen en común, es luchar por ideales que simplemente no son alcanzables. Todos tenemos una imagen en nuestras mentes de lo que creemos que es una vida perfecta, haciendo que nuestras vidas reales parezcan inadecuadas en comparación. Algunos de nosotros queremos un mejor trabajo, algunos de nosotros queremos más amigos y algunos de nosotros queremos cambiar nuestra apariencia.

 

Probablemente no te sorprenda saber que estas altas expectativas son alimentadas por los medios de comunicación y el marketing. Piense en todas las personas pulidas, perfectas y ricas que aparecen en revistas y anuncios. Casi todos los productos que se nos comercializan hoy se hacen deseables al convencernos de que nuestras vidas no serían tan buenas sin ellos.

 

Por supuesto, las altas expectativas no son del todo malas. Podemos usar imágenes de una vida mejor para inspirarnos a trabajar duro y lograr más. Desafortunadamente, tendemos a usarlos como nada más que objetos de comparación. Comparamos nuestro desempeño con el desempeño de nuestros colegas en el lugar de trabajo. Cuando nos miramos en el espejo, estamos ansiosos por comparar nuestras apariencias con las que vemos en la calle.

 

Y hay otro problema con la forma en que nos comprometemos con nuestros ideales. En lugar de trabajar hacia un objetivo y sentirnos satisfechos cuando lo logramos, elevamos nuestras expectativas a medida que logramos más. Esto significa que nuestros ideales se alejan más de nosotros, y estamos atrapados constantemente presionándonos para alcanzar objetivos que no valoramos una vez que los alcanzamos.

 

En resumen, la sensación de que nunca somos lo suficientemente buenos es una fuente de ansiedad constante para todos nosotros. ¿Pero qué pasa si no queremos sentirnos ansiosos todo el tiempo? Bueno, entonces es hora de hacer algunos cambios. Obtenga más información en los siguientes capítulos.

 

Elimina la ansiedad concentrándote en tu progreso en el presente.

 

¿Por qué es que, cuando se acerca una fecha límite importante, parecemos mejorar cada vez más en procrastinar? Sentir que su enfoque cambia cuando sabe que tiene un trabajo serio que hacer puede ser bastante estresante.

 

Esto a menudo se debe a que estamos consumidos con la idea de nuestro objetivo final, que parece estar muy lejos sin importar cuánto trabajemos. Esto, a su vez, nos hace sentir desanimados y daña nuestra productividad. En lugar de fijarnos en las consecuencias futuras, debemos centrarnos en el aquí y ahora para dar lo mejor de nosotros.

 

Esto se debe a un simple cambio de perspectiva. Pensar en nuestro objetivo puede llenarnos de miedo y ansiedad, lo que nos distrae de la tarea real que tenemos entre manos. Pero simplemente manteniendo nuestros pensamientos en el momento presente, nuestra ansiedad disminuirá significativamente. Dejando a un lado nuestro objetivo final por un momento y concentrándonos en el proceso lo haremos para lograrlo, nos veremos progresando y nos sentiremos más motivado que nunca.

 

Esto no quiere decir que no debamos centrarnos en nuestros objetivos. Las metas son vitales, pero no nos sirven cuando las usamos como un indicador de nuestro progreso. De nuevo, esto simplemente nos desanima. Nuestros objetivos se utilizan mejor como timón para guiarnos en la dirección correcta.

 

Pero, para dejarnos dirigir, también tendremos que asegurarnos de responder con sensatez a los problemas. En lugar de dejar que nuestras emociones coloreen nuestras reacciones, debemos dar un paso atrás y evaluar objetivamente qué está funcionando y qué no en ese momento. Una vez que hayamos hecho esto, podemos ajustar nuestras próximas acciones en consecuencia.

 

Imagínese en una bolera: no lanza un strike en la primera ronda. ¿Como reaccionas? En lugar de pensar “Ahora lo mejor que puedo lograr es solo nueve de cada diez”, evalúe sus acciones e intente mejorar los errores que cometió en el primer intento.

 

Simplifique sus tareas y tómese su tiempo para lograr sus objetivos.

 

Si las altas expectativas nos hacen infelices e improductivos, ¿deberíamos bajarlos? En realidad, somos libres de soñar objetivos ambiciosos para el contenido de nuestro corazón, siempre que podamos dividirlos en objetivos más pequeños. Esto hace que cualquier objetivo grande sea alcanzable.

 

Cualquiera que haya trabajado en un gran proyecto a largo plazo conoce la gran frustración de trabajar duro mientras su objetivo parece estar más lejos que nunca. Para evitar esto, establezca objetivos más pequeños que lo guíen en un viaje hacia su objetivo general. Mantenga estas tareas simples y se encontrará volando a través de ellas.

 

Limpiar el garaje, por ejemplo, es una gran tarea que la mayoría de la gente tiende a evitar. Pero si se dice a sí mismo que su trabajo en este momento es solo limpiar los estantes en un área, habrá creado un objetivo que es fácil de completar y fácil de comenzar. Permítete sentirte satisfecho una vez que completes tu primera tarea pequeña, luego continúa para crear la siguiente.

 

Incluso estas tareas simples no necesitan completarse de una vez. Si cree que algo tomará un poco más de tiempo, establezca un límite de tiempo para la cantidad de trabajo que dedica a esa tarea en un día determinado. La limpieza de los estantes del garaje puede llevar más tiempo de lo que pensaba, así que divídalo en, por ejemplo, 45 minutos por día. ¡No solo tendrá tareas más fáciles, sino que también trabajará hacia su objetivo final todos los días!

 

Es posible que tengas la tentación de trabajar más rápido para completar tus tareas en menos del tiempo asignado. Pero esto es algo para evitar. Aunque a menudo pensamos que es mejor hacer tareas desagradables lo más rápido posible, en realidad es bastante contraproducente.

 

Trabajar a un ritmo más lento le permite permanecer en el presente, en lugar de apresurarse a comenzar a trabajar en otra cosa. Correr crea estrés, y el estrés solo te hará menos efectivo. Así que tómate tu tiempo y permítete completar tus tareas de manera completa y eficiente.

 

Use la técnica Do, Observe, Correct cuando su productividad baje.

 

Sabemos por qué postergamos cuando estamos bajo presión. Pero, ¿qué podemos hacer para combatirlo? El autor ha desarrollado una técnica de tres pasos que puede ayudarlo a mantener la calma y concentrarse en cualquier situación. Se llama Hacer, observar, corregir y se trata de aprender a controlar y responder a su propio comportamiento.

 

Digamos que estás estudiando para un gran examen y observa que preocuparte por tus resultados te dificulta estudiar: ¡aplica la técnica! Ya ha cubierto el paso al darse cuenta de que se está desviando de la tarea en cuestión.

 

Ahora es el momento de dar un paso atrás y observar el comportamiento que le gustaría cambiar. En este caso, es tu preocupación. Para observar de manera efectiva, trate de no involucrarse demasiado emocionalmente o juzgarse por sus reacciones. Más bien, mira tus acciones como un espectador no involucrado.

 

Esto te permitirá ver cómo tus emociones hacen que tu situación parezca peor de lo que realmente es, y que, al controlarlas, estarás en mejores condiciones para enfrentar tus desafíos. Finalmente, depende de usted corregir la situación liberándose de esas emociones negativas y temerosas tanto como pueda.

 

Inicialmente, puede ser un poco difícil hacer la técnica hacer, observar, corregir cuando estás en medio de una crisis. Pero cuanto más lo practiques, más fuertes serán tus habilidades de auto observación. Muy pronto, notará que aplica esta técnica automáticamente en cualquier situación. Esto le permitirá mantener su mente en el presente y cumplir con las tareas que lo llevarán a sus metas más grandes.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Los objetivos ambiciosos y las altas expectativas deberían inspirarnos. Y, sin embargo, se convierten en una fuente de ansiedad cuando dejamos que nos distraigan de la tarea en cuestión. Al aprender a permanecer en el momento presente, dividir nuestra carga de trabajo y tomar las cosas con calma, no solo aumentaremos nuestra productividad: también nos sentiremos más satisfechos a medida que avancemos hacia nuestros objetivos a nuestro propio ritmo.

 

Consejo práctico:

 

¡Se trata del aquí y ahora!

 

Si tienes una tarea que terminar o una habilidad que dominar, no pienses en el objetivo, esto solo te distraerá. Dígase a sí mismo que trabaje en una tarea más pequeña solo por un tiempo limitado y no piense en otra cosa durante ese tiempo. Si logras concentrarte completamente en lo que estás haciendo en ese mismo momento, notarás que incluso realizarás tareas desagradables fácilmente.

 

Sugerido más lectura: The Willpower Instinct [1945on0000 [19459005 19459006]  

El Instinto de la Fuerza de Voluntad presenta las últimas ideas sobre la fuerza de voluntad de diferentes campos científicos, como la psicología, la neurociencia, la economía y la medicina. Al considerar los límites del autocontrol, también brinda consejos prácticos sobre cómo podemos superar los malos hábitos, evitar la dilación, mantener la concentración y ser más resistentes al estrés. Para encontrar este resumen, presione “Ya terminé” en la parte inferior del pantalla.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

El año de vivir danés

The Year of Living Danishly (2015) trata sobre Dinamarca y por qué se lo considera un excelente lugar para vivir. Este resumen echa un vistazo a la cultura y la sociedad danesas para explicar por qué este pequeño país escandinavo encabeza constantemente el Informe de la Felicidad Mundial de la ONU, así como el índice de bienestar y felicidad de la Comisión de la UE.

Ultraaprendizaje

Los ultraaprendices son personas comunes que pueden dominar habilidades difíciles con una velocidad extraordinaria. Como resultado, logran un enorme éxito personal y cultivan una seria ventaja profesional. Pero, ¿cómo lo logran exactamente? En Ultralearning (2019), Scott H. Young analiza las estrategias de aprendizaje agresivas y autodirigidas de algunos de los ultraaprendices más exitosos del mundo y los desglosa en técnicas y estrategias que cualquiera puede implementar.

Libertad virtual

Virtual Freedom es un manual completo sobre el arte del outsourcing virtual. Cubre en detalle todas las cosas que deberá tener en cuenta al armar su equipo virtual, a la vez que proporciona consejos sólidos sobre cómo sortear las trampas comunes.

La próxima cosa correcta

The Next Right Thing (2019) da una nueva mirada a la sabiduría común en la toma de decisiones. Basándose en anécdotas personales, así como en historias de la Biblia, este resumen ofrece consejos conmovedores para guiarlo a través de la fatiga de decisión o la vacilación crónica para que pueda encontrar su próxima cosa correcta.

Dondequiera que vaya, ahí estás

Dondequiera que vayas, allí estás (1994) explica cómo disfrutar plenamente el momento presente sin preocuparte por el pasado o el futuro. Al proporcionar prácticas de meditación paso a paso, tanto formales como informales, que se pueden incorporar fácilmente a la vida cotidiana, Kabat-Zinn nos guía hacia la paz y la tranquilidad que anhelamos.

¡Ya vienen los robots!

¡Ya vienen los robots! (2019) proporciona una encuesta de gran alcance sobre el futuro de la automatización que se acerca rápidamente y, en muchos casos, ya está emergiendo. En las próximas décadas, los sofisticados robots, los programas informáticos y otras formas de tecnología automatizada eliminarán muchos trabajos en muchos campos y transformarán radicalmente los trabajos que quedan. Andrés Oppenheimer nos lleva a un recorrido perspicaz y revelador por algunas de las industrias clave que se verán afectadas y las principales transformaciones que nos esperan.