Este es tu cerebro en música

0 Shares
0
0
0

Descubre cómo surgen las maravillas de la música en el cerebro.

 

A lo largo de la historia, la música ha sido una parte central de la cultura humana. Ya sea una epopeya homérica cantada en una procesión festiva en la antigua Roma, la pipa solitaria de un pastor que resuena a través de las colinas o un himno solemne cantado en un funeral, la música siempre nos ha cautivado y conmovido.

 

El surgimiento de la neurociencia moderna está arrojando nueva luz sobre ese misterioso fenómeno conocido como música y, aunque todavía hay mucho por descubrir, está claro: la música es una parte integral de nuestro cerebro.

 

Entonces, ¿qué es la música y por qué nos hace sentir tan bien? ¿Cómo surge en el cerebro? ¿Cuál es la conexión entre música y memoria? ¿Por qué los músicos son tan irresistiblemente sexys? Estas son algunas de las preguntas respondidas en este resumen.

 

En este resumen, aprenderá

 

  • lo que distingue la música del mero ruido;
  •  

  • por qué las melodías maravillosas son tan maravillosas; y
  •  

  • cómo escuchar esa vieja canción puede traer tantos recuerdos.
  •  

Cuando los elementos básicos del sonido se combinan de manera significativa, da lugar a la música.

 

¿Qué es la música? Mientras que algunas personas consideran que la música clásica es la única música “real”, otras son devotos inflexibles de Elvis Presley o Michael Jackson. Entonces, ¿es posible llegar a una definición general de música?

 

Bueno, sí! Podemos definir la música como una combinación significativa de bloques de construcción específicos.

 

A diferencia del ruido aleatorio, la música tiene elementos fundamentales que se unen para crear relaciones significativas entre sí.

 

El más importante de estos elementos fundamentales son tono, ritmo, tempo, contorno, timbre, volumen y reverberación.

 

Pitch responde a la pregunta “¿qué nota es esa?” – es lo único que cambia durante las primeras siete notas de la canción para niños “Mary Had a Little Lamb”.

 

Ritmo implica la duración de una secuencia de notas, y es la única variación en las primeras siete notas del éxito de The Beach Boys “Barbara Ann”. Cada nota se canta en el mismo tono.

 

Tempo es la velocidad general de una pieza, y contorno se refiere a la forma general de una melodía, es decir, si una nota sube o baja.

 

Timbre se refiere a las características tonales que distinguen a un instrumento de otro cuando suenan la misma nota.

 

Loudness es la cantidad de energía que crea un instrumento, y la reverberación implica qué tan lejos de nosotros percibimos el sonido, o qué tan grande es la habitación en la que está el sonido ocurre.

 

Cuando tomamos todos estos atributos y los combinamos de manera significativa, dan lugar a conceptos de orden superior, como la melodía, esa forma que percibimos como música. En realidad, a menudo pensamos en la música en términos de melodía, la sucesión de tonos que escuchamos.

 

Algunos piensan que la música existe porque nos da placer. Pero la mayoría de los teóricos creen que la música tiene una base evolutiva.

 

¿De dónde viene la música? Es una pregunta bastante simple, pero tiene un extenso historial de respuestas conflictivas.

 

Por ejemplo, una pequeña escuela de científicos ignora absolutamente sus orígenes evolutivos.

 

El científico cognitivo Steven Pinker postuló que, aunque hay un propósito evolutivo obvio detrás del lenguaje, la música es un simple subproducto del lenguaje que nos brinda placer.

 

Otros teóricos están de acuerdo, afirmando que la música tiene propósitos puramente hedónicos y argumentando que si la música se erradicara repentinamente, todo lo demás en la vida seguiría inalterado, porque la música no tiene un propósito adaptativo.

 

Sin embargo, la mayoría de los teóricos de la música, incluido el autor, afirman que la música tiene un origen evolutivo. De hecho, la mayoría de los psicólogos cognitivos que investigan la música argumentan que evolucionó porque fomentó el desarrollo cognitivo.

 

En realidad, la idea de que la música fue lo que allanó el camino para el habla de nuestros antepasados ​​prehumanos es bastante convincente. Debido a que la música y el habla comparten muchas de las mismas características, la música podría haber sido una forma de perfeccionar las habilidades motoras que requiere el habla vocal.

 

Además de ser posiblemente un precursor del habla, la música puede haber sido un medio temprano de cortejo. De hecho, Darwin hizo este argumento hace unos 150 años: la musicalidad, al igual que la cola del pavo real, es un signo de aptitud sexual. Para cantar y bailar bien, debes estar física y mentalmente en forma.

 

Además, la competencia musical y el éxito indican estabilidad a posibles parejas. Si tiene suficiente tiempo libre para cantar y bailar, probablemente tenga mucha comida para comer y un lugar para refugiarse.

 

Debido a que probablemente señaló el vigor biológico y sexual, tenemos razones para creer que la música realmente sirvió para propósitos evolutivos.

 

Pero independientemente de si tiene un propósito evolutivo o no, la música está aquí y nos afecta en múltiples niveles. Así que echemos un vistazo a cómo afecta nuestro cerebro.

 

El procesamiento de música involucra a casi todas las regiones del cerebro que conocemos.

 

Gracias a las técnicas modernas de imagen cerebral y los avances neuropsicológicos, los científicos han llegado a un punto en el que pueden identificar regiones cerebrales específicas que están involucradas en el procesamiento de la música.

 

¿Qué hemos descubierto, entonces, cuando examinamos cómo responde el cerebro a la música?

 

El procesamiento de la música tiene lugar en casi todas las áreas del cerebro, con diferentes aspectos de la música gestionados por diferentes regiones.

 

Se analizan y combinan diferentes características musicales, como tono, tempo, timbre, etc., para construir una representación comprensible de lo que estamos escuchando.

 

Cuando escuchamos música, las estructuras subcorticales de nuestro cerebro son las primeras en responder. Estas estructuras son las partes más antiguas del cerebro humano; manejan cosas como las emociones y la planificación de movimientos.

 

Luego vienen nuestras cortezas auditivas, que se colocan a ambos lados del cerebro.

 

Luego, mientras tratamos de seguir la música, se activa nuestro centro de memoria, que incluye otras regiones del cerebro, como el hipocampo.

 

Este procesamiento de alto nivel incorpora los elementos básicos mencionados anteriormente, como el tono y el tempo, para formar una representación integrada. Esto ocurre en las áreas más sofisticadas del cerebro, relacionadas con la planificación y el autocontrol.

 

Aunque parezca un procesador en serie, todo esto se ejecuta en paralelo. El sistema auditivo del cerebro no necesita esperar para descubrir cuál es el tono de un sonido para saber de dónde viene; Los circuitos cerebrales dedicados a estos dos procedimientos diferentes están tratando de desenterrar las respuestas al mismo tiempo.

 

En resumen, el cerebro primero dibuja características de bajo nivel de la música usando regiones y redes especializadas, y luego las combina en un sentido integrado de forma y contenido.

 

La apreciación de la música está vinculada a la capacidad del cerebro para predecir lo que vendrá después, y un buen compositor controla estas expectativas musicales.

 

Lo más probable es que hayas asistido a un par de bodas en tu vida. Como te has sentado en el servicio, ¿has notado que muchas personas solo comienzan a llorar cuando comienza la música? ¿Por qué es esto?

 

Las emociones inspiradas en la música son el resultado de nuestra capacidad de pronosticar lo que vendrá después en la música. Al conocer cuáles son nuestras expectativas, los compositores impregnan la música de emoción al controlar deliberadamente si se cumplirán o no estas expectativas.

 

Es la hábil manipulación de lo esperado y lo inesperado lo que hace de “Here Comes the Bride” una canción emocional, en lugar de una robótica sin vida.

 

De hecho, sentar las bases y manipular las expectativas es el núcleo de la música, y se puede hacer de muchas maneras.

 

Toma el blues eléctrico. Un movimiento estándar en este género es violar las expectativas de ritmo al acumular impulso y luego dejar de tocar por completo, mientras el cantante o guitarrista principal continúa.

 

Otra forma en que nuestras expectativas son controladas por los compositores es a través de la melodía.

 

Por ejemplo, la clásica cadencia engañosa es cuando el compositor repite una secuencia de acordes una y otra vez hasta que los oyentes esperan otra repetición, pero luego, en el último minuto, se toca un acorde inesperado eso no se resuelve por completo.

 

Los compositores juegan con la tendencia de la melodía de “querer” volver a su punto de partida. Puedes escuchar esto en “Over the Rainbow”, en ese sorprendente salto de la primera a la segunda nota del coro: “some-WHERE”

 

Este salto interrumpe nuestras expectativas, pero luego el compositor lo compensa, tranquilizándonos al traer nuevamente la melodía inicial. El truco no es exagerar, sino seguir creando tensión; ese es el arte de la composición.

 

Las canciones pueden actuar como claves para los recuerdos, porque las personas usan las mismas regiones del cerebro para recordar que para percibir la música.

 

¿Conoces la sensación de volver a escuchar música antigua que te envía por el camino de la memoria? De repente, estás inmerso en todas las sensaciones y percepciones que acompañaron la primera vez que escuchaste la canción.

 

Para muchos de nosotros, las canciones están ligadas a recuerdos específicos. Pero, ¿cómo puede la música desenterrar recuerdos que de otra manera quedaron enterrados o aparentemente perdidos?

 

Bueno, las canciones pueden funcionar como claves para nuestra mente, desbloqueando todas las experiencias que asociamos con una canción.

 

Neuropsicológicamente hablando, reconocer una melodía implica una serie de cálculos neuronales complejos que interactúan con la memoria. Es decir, cuando escuchamos una canción, parece que la memoria extrae una generalización abstracta para su uso posterior.

 

Curiosamente, esta es la razón por la que podemos reconocer una canción de manera casi inmediata y precisa, incluso si se ha transpuesto a otra tecla o si su melodía original se ha deformado de alguna manera.

 

La canción deja una huella en el cerebro que se activa cuando se recupera la canción.

 

Los estudios que rastrearon las ondas cerebrales de las personas mientras escuchaban e imaginaban música mostraron que el patrón de actividad cerebral entre estas dos acciones es indistinguible. Entonces, cuando percibimos una pieza musical, un conjunto particular de neuronas se dispara de una manera particular, y cuando lo recordamos, reclutamos ese mismo grupo de neuronas para crear una imagen mental de la misma.

 

Esto se conoce como el “modelo de memoria de rastros múltiples” y postula que los rastros que quedan en nuestros cerebros almacenan tanto el resumen como la información específica contenida en las canciones.

 

Esto explica por qué podemos recuperar un recuerdo desvanecido de nuestra infancia cuando una vieja canción aparece de repente en la radio.

 

El cerebro responde emocionalmente a las violaciones del tiempo en la música que tiene ritmo.

 

Thump-thump-thump-thump: el pulso en la música es lo que nos permite saber que estamos avanzando y que podemos anticipar ciertas cosas en ciertos momentos de la música.

 

Cuando la división de pulso o ritmo en una pieza musical crea un fuerte impulso, se conoce como groove .

 

Groove es una cualidad que se puede lograr subdividiendo el ritmo de diferentes maneras, acentuando algunas notas de una manera diferente a otras. Pero los mejores ritmos implican un aspecto sutil del rendimiento.

 

La gente generalmente está de acuerdo en que el ritmo funciona mejor cuando no es como una máquina, y en cambio tiene un baterista que acelera o ralentiza el tempo de una manera sutil que se basa en los matices emocionales de la música. Esto es lo que hace que la pista de ritmo “respire”

 

Pero, ¿cómo nos afecta el groove? Bueno, nuestros cerebros han evolucionado para reaccionar emocionalmente. Reconocer el pulso y esperar que ocurra y vuelva a ocurrir es un componente integral de la emoción musical, y la música nos comunica con particular efectividad cuando viola sistemáticamente nuestras expectativas.

 

El cerebelo, la parte del cerebro que monitorea el tiempo y la coordinación del movimiento físico, también parece estar involucrado en el seguimiento del ritmo de la música y en nuestra respuesta emocional.

 

Esto se ha demostrado en estudios en los que se pedía a las personas que escucharan música que les gustaba o no. Durante el experimento, el cerebelo se iluminó, como también lo hizo cuando se le pidió a la gente que tocara el ritmo.

 

Pero ¿por qué la emoción y el movimiento están conectados y procesados ​​en la misma región del cerebro? Podría ser porque, desde un punto de vista evolutivo, las emociones nos sirvieron de motivación para actuar : ¡el miedo provocado por la aparición de un león con suerte nos hace huir!

 

Por lo tanto, el sistema emocional puede estar directamente relacionado con el sistema motor, lo que nos permite reaccionar más rápidamente.

 

La experiencia musical proviene de una combinación de práctica y predisposiciones genéticas.

 

Una gran cantidad de nosotros tomamos clases de música cuando éramos niños, entonces, ¿por qué no nos convertimos en pianistas de conciertos o en estrellas de rock de renombre mundial? Exploremos qué hace exactamente que las personas se conviertan en músicos.

 

La investigación muestra que la experiencia musical es el resultado de la práctica, y si quieres convertirte en un experto, debes estar preparado para practicar durante al menos 10,000 horas en total.

 

Los estudios que analizan a los estudiantes del conservatorio han demostrado que los mejores son los que más han practicado. En un estudio, los estudiantes del conservatorio se dividieron en secreto en dos grupos según los profesores que consideraban más talentosos. Años más tarde, los que obtuvieron las calificaciones más altas de desempeño fueron los que más habían practicado: el grupo de “talento” al que habían sido asignados era irrelevante.

 

Tales estudios indican que no solo necesitas practicar para convertirte en un experto: debes alcanzar el número mágico de 10,000 horas de práctica para estar en compañía de los mejores del mundo. Eso significa veinte horas de práctica por semana durante más de diez años.

 

Sin embargo, no todo es sangre, sudor y lágrimas. Su composición genética también juega un papel en la experiencia musical.

 

Así como ser alto te convierte en un mejor jugador de baloncesto, las manos grandes son una bendición si quieres poder alcanzar las teclas del piano con la menor cantidad de movimientos posibles. Entonces, como cualquier otra habilidad, algunos de nosotros tenemos una predisposición biológica hacia el canto o un determinado instrumento.

 

¿Pero cuánta experiencia se puede atribuir a los genes? La mejor suposición que tienen los científicos es que cada uno de los genes y el medio ambiente representan alrededor del 50 por ciento de la habilidad que adquirimos en una habilidad.

 

Los genes pueden dictar una tendencia a ser persistentes o poseer una gran coordinación ojo-mano. Pero ciertos eventos de la vida, desde experiencias conscientes hasta la comida que su madre consumió mientras estaba en el útero, influyen en si su potencial se convierte o no en realidad.

 

La preferencia musical comienza con la música a la que estamos expuestos. Elegimos música con la que estamos familiarizados.

 

¿Cuál es tu primer recuerdo musical? Tal vez puedas pensar ya en tus días de niño. Pero va más allá de eso. De hecho, sin ser consciente de ello, probablemente tenga recuerdos prenatales de la música.

 

La investigación ha demostrado que preferimos la música a la que estuvimos expuestos mientras aún estábamos en el útero de nuestra madre.

 

En un estudio, a las mujeres embarazadas se les asignó una canción específica para escuchar regularmente. Un año después del nacimiento de los bebés, los investigadores tocaron a los bebés tanto la canción asignada como otra canción, para ver si mostraban alguna preferencia. Efectivamente, querían seguir escuchando la canción que habían escuchado en el útero.

 

Esto demuestra que la exposición temprana a la música es tan importante que da forma a nuestras preferencias musicales posteriores.

 

Cuando envejecemos y podemos comenzar a elegir música para nosotros, la familiaridad parece jugar un papel en lo que nos gusta.

 

Para que podamos calentar una pieza musical, no debe ser demasiado simple ni demasiado complejo. Esto tiene que ver con la previsibilidad. Si es demasiado complejo, no podremos predecirlo, lo que lo hace sentir extraño, y si es demasiado simple, se vuelve predecible y lo descartamos como trivial.

 

La familiaridad también da forma a nuestras preferencias musicales porque nos gustan los sonidos que asociamos con experiencias positivas anteriores con la música. Nos complace la comodidad y la sensación de seguridad que brindan las experiencias sensoriales familiares.

 

Curiosamente, la seguridad juega un papel para muchos de nosotros cuando seleccionamos música, ya que, en cierto modo, nos rendimos y nos hacemos vulnerables a la música cuando la escuchamos.

 

Solo piensa: a través de parlantes o auriculares, ya sea para brindar consuelo o tristeza, dejamos que estos extraños ingresen a nuestros hogares, nuestras mentes, nuestros corazones.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

La música desencadena casi todas las regiones del cerebro y está tan arraigada en nosotros que puede haber ayudado a nuestros antepasados ​​prehumanos a aprender a hablar. Algunos de los efectos notables que la música tiene en el cerebro incluyen la capacidad de descubrir recuerdos ocultos, calmarnos y hacernos llorar.

 

Consejo práctico:

 

¡Todavía vale la pena ser un aficionado!

 

No tienes que ser un pianista de formación clásica o un aficionado a la trompeta de jazz para beneficiarte de la música. Simplemente tocar una canción que amas o tararear tu melodía favorita tiene un impacto positivo en tu cerebro, ya que activará áreas asociadas con el aprendizaje y el bienestar.

 

Sugerido más lectura: Musicophilia por Oliver Sacks
 

Musicophilia explora los efectos enriquecedores, curativos y perturbadores de la música. Se profundiza en estudios de casos fascinantes sobre trastornos que son expresados, provocados y aliviados por la música.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La amenaza

The Threat (2019) ofrece una mirada interna a la famosa agencia de aplicación de la ley a nivel nacional de Estados Unidos, la Oficina Federal de Investigación o FBI. Escrito con la precisión lúcida que esperarías de un ex alto funcionario del FBI, este libro describe el funcionamiento interno de la organización, detalla los métodos que usa para proteger al público y explica por qué el terrorismo y el presidente Donald Trump son actualmente las mayores amenazas de la nación. .

La historia del sushi

The Story of Sushi (2007) analiza más de cerca el clásico plato japonés que ha conmocionado al mundo occidental. Descubra los secretos detrás de los ingredientes tradicionales y más modernos del sushi, y descubra qué tipo de rituales y técnicas se utilizan para hacer el nigiri perfecto.

Los siete pecados de la memoria

Los Siete Pecados de la Memoria (2002) ofrece una mirada cercana a las siete formas en que nuestra memoria puede decepcionarnos: desde por qué siempre perdemos las llaves de nuestro automóvil hasta por qué algunas personas son perseguidas por pensamientos negativos recurrentes. El libro también analiza cómo mitigar estas deficiencias y por qué en realidad son compensaciones por beneficios de memoria masivos. Al examinar cómo funciona nuestra memoria y sus fallas, vemos que estas debilidades son en realidad solo efectos secundarios de un sistema muy inteligente.

El hábito del líder

The Leader Habit (2018) detalla un enfoque para el desarrollo de liderazgo que favorece la práctica y el aprendizaje de hábitos sobre el aprendizaje de conocimiento de memoria. Al observar las formas en que se desarrollan los hábitos y al desglosar las habilidades necesarias para el liderazgo exitoso en microcomportamientos, este resumen ofrece una estructura para convertirse en un mejor líder a través de ejercicios de capacitación cortos.

Armas de destrucción matemática

Weapons of Math Destruction (2016) ofrece una mirada crítica al creciente número de algoritmos que podrían estar afectando su vida cotidiana de maneras que ni siquiera conoce. A medida que más empresas y servicios, incluidas las escuelas y la policía, utilizan algoritmos para automatizar los trabajos, un número cada vez mayor de personas sufre los efectos adversos. Así que no te dejes a merced de la automatización: descubre qué puedes hacer para protegerte y proteger tus datos.

Las nuevas reglas de marketing y relaciones públicas

The New Rules of Marketing & PR (2007) es su guía para el mundo de las estrategias de marketing en línea. Este resumen explica cómo y por qué comunicarse con autenticidad y agilidad en las redes sociales lo ayudará a llegar a más clientes y llevar su marca al siguiente nivel.