El verdadero creyente

0 Shares
0
0
0

Descubre cómo se forman los movimientos de masas y por qué algunos conducen a un cambio duradero, mientras que otros solo conducen al caos y la destrucción.

 

El siglo XX, para bien o para mal, vio su participación en los movimientos de masas. Millones de personas se pusieron botas y uniformes y marcharon al tambor del comunismo, el nazismo, el estalinismo y otras doctrinas, alegando que sabían el camino hacia un futuro mejor.

 

Aunque cada movimiento de masas se basa en ideas y doctrinas diferentes, todas tienen mucho en común. Una fuerte creencia de que un futuro mejor es posible; un líder fuerte que pueda canalizar el descontento de las masas; un enemigo común claro: estas son las piedras angulares de cualquier movimiento de masas.

 

Sin embargo, también hay diferencias importantes. Algunos movimientos de masas realmente cambian el mundo de manera positiva; otros conducen al caos y la destrucción. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre ellos? Estas ideas te mostrarán.

 

En este resumen, aprenderá

 

  • por qué todos los movimientos de masas necesitan un líder fuerte;
  •  

  • por qué los movimientos de masas son como las plantas; y
  •  

  • por qué las revoluciones en Francia y América tuvieron tanto éxito.
  •  

Los movimientos de masas son estimulados por la creencia en el cambio y la esperanza de algo mejor.

 

Si tuviera un trabajo que le encantara con horarios flexibles y un buen salario, ¿iría a buscar otro? Probablemente no. Pero, ¿y si tu trabajo fuera tan malo que temías despertarte por la mañana? Encontrar uno nuevo sería una prioridad.

 

Las personas que están descontentas o carecen de esperanza quieren un cambio y, por lo tanto, están abiertas a los mensajes que lo prometen. En Alemania después de la Primera Guerra Mundial, por ejemplo, la gente estaba al final de la línea; Después de perder la guerra, sintieron que el futuro no tenía nada. Y fue de este suelo fértil que creció el movimiento nazi.

 

De hecho, la mayor causa de desesperación entre los desempleados no es la falta de dinero sino la falta de esperanza . Las personas desempleadas tienen más probabilidades de seguir a alguien que les da esperanza que a alguien que les ofrece dinero. Cuando tienes esperanza, incluso una pizca de ella, comienzas a sentir autoeficacia.

 

Es por eso que todos los movimientos de masas comienzan haciendo que las personas sientan que un futuro mejor está a su alcance, para inspirar esperanza. Considere la Revolución Francesa, que surgió por la idea de que el hombre tiene una capacidad infinita para la razón y no está empapado en pecado. Al difundir esta nueva visión más optimista de la humanidad, la revolución inculcó en las personas un nuevo sentido de poder y alimentó el motor que impulsó la democratización.

 

Pero la esperanza no es lo único que hace que la gente desee un cambio. Saber lo que significa tener algo tiene un efecto similar. Por ejemplo, “los nuevos pobres” (personas que solían tener dinero pero lo perdieron) son la fuerza más poderosa para el cambio, porque saben lo que se puede lograr. Basta con mirar la revolución puritana que catalizó la guerra civil inglesa; fue iniciado por personas que recientemente habían sido expulsadas de sus propiedades para que los propietarios pudieran convertir los campos en tierras de pastoreo. Las personas que han perdido algo lucharán por recuperarlo.

 

Los fuertes movimientos de masas construyen la unidad al reemplazar la individualidad con un compromiso con algo más grande.

 

¿Alguna vez has considerado lo que hace que una masa de personas, participantes en una manifestación, por ejemplo, sea tan poderosa? Ciertamente no es el resultado de la individualidad de cada persona, de cada decisión personal y duda. Es porque estas personas actúan colectivamente. En consecuencia, los movimientos de masas son más fuertes cuando muchas personas funcionan juntas, formando una sola unidad.

 

¿Por qué?

 

Porque los miembros de un grupo se sienten empoderados y apoyados por otros miembros. Por ejemplo, aquellos encarcelados en campos de concentración nazis tenían muchas más probabilidades de sobrevivir si estaban afiliados a algún tipo de grupo. Los miembros del grupo obtienen mejores resultados porque se cuidan mutuamente cuando se enferman o necesitan otras formas de apoyo.

 

Pero, ¿cómo funcionan los grupos?

 

Eliminan la individualidad y forman un todo unido. Considere cómo el ejército elimina la individualidad, asignando uniformes y recortes reglamentarios.

 

Sin embargo, un cambio de vestimenta no es suficiente para eliminar el sentido de identidad que impide la unidad del grupo. Para hacer eso, los miembros necesitan algo más grande para identificarse. Por ejemplo, los movimientos nacionalistas se forman al decir a los ciudadanos que no son simplemente personas; son alemanes, franceses o italianos.

 

Hitler hizo esto en la Alemania nazi vistiendo a 80 millones de personas para interpretar papeles en una ópera más grande que la vida, una actuación en la que los propios alemanes interpretaron el papel de los héroes. Tales espectáculos, realizados en Nuremberg durante el apogeo del nacionalsocialismo, fueron filmados y luego proyectados en cines. Pero Hitler no fue el único en usar estas tácticas. Los países comunistas continúan montando espectáculos similares, destinados a mostrar la grandeza del comunismo y sus naciones.

 

Ya sea la Alemania nazi o la Unión Soviética comunista, el fanatismo de todos los movimientos de masas ofrece una forma de que las personas sean parte de algo más grande que ellos mismos; Sin embargo, las ramificaciones pueden ser inquietantes. La creencia en una doctrina puede afectar drásticamente la racionalidad de un individuo. Por ejemplo, muchos años después de la Segunda Guerra Mundial, los refugiados japoneses en Brasil sostuvieron que el Imperio japonés nunca había caído.

 

Un movimiento de masas necesita un líder fuerte capaz de canalizar el odio de muchos hacia un enemigo común.

 

¿Alguna vez has estado en un partido de fútbol y, cuando abucheaste al equipo contrario, te sentiste totalmente unido con la multitud de fanáticos afines, cada uno de los cuales, como tú, sigue cada movimiento de tu jugador estrella del equipo? Bueno, algo similar se desarrolla en los movimientos de masas.

 

Tener un enemigo común contra el cual unirse es una parte crucial de los movimientos de masas. De hecho, cuanto más poderoso sea su enemigo, más unidos se sentirán los miembros de un movimiento. Considere a los nazis. Reunir a sus seguidores contra los judíos, a quienes percibían como ricos e influyentes, fue crucial para su éxito.

 

Esto fue bien entendido, tanto por los nazis como por otros.

 

En 1932, por ejemplo, un grupo de investigación japonés vino a Berlín para estudiar a los nazis. Cuando se les preguntó su opinión, un investigador respondió: “¡Es magnífico! Ojalá pudiéramos tener algo similar en Japón, pero no tenemos judíos “. De hecho, el propio Hitler dijo una vez:” Es imposible exagerar la calidad formidable del judío como enemigo “.

 

Pero, ¿quién es el enemigo ideal ?

 

Los extranjeros son una apuesta segura. Durante la Revolución Francesa, el enemigo, la aristocracia, fue representado como descendiente de tribus alemanas. Y durante la Guerra Civil inglesa, los puritanos se refirieron a los realistas como “normandos”, lo que implica que eran franceses.

 

Pero elegir un buen enemigo es solo el comienzo. Para que un movimiento de masas aumente, necesita un líder fanático que pueda canalizar el odio de las masas. Sin un líder, las corrientes de discordia nunca crecerán en el tsunami de un movimiento de masas.

 

Si no fuera por Lenin, por ejemplo, la revolución bolchevique puede que nunca haya comenzado. De hecho, sin este líder es probable que otros bolcheviques de alto rango, personas como Leon Trotsky, se hubieran unido a una coalición de partidos democráticos. Del mismo modo, sin un Hitler o un Mussolini, el nazismo y el fascismo probablemente nunca hubieran existido. Estos líderes fueron la fuerza necesaria que canalizó el descontento de la gente hacia un enemigo fabricado.

 

Los movimientos de masas necesitan personas que puedan expresar sus objetivos con palabras y líderes que puedan actuar en función de ellos.

 

Para construir un estante IKEA, por supuesto, necesitas todos los materiales necesarios. También necesita un manual que le indique cómo armarlos. Lo mismo es cierto para los movimientos de masas: para comenzar uno, alguien necesita poner sus objetivos y doctrinas en lenguaje.

 

Las mejores personas para esta tarea tienden a ser “hombres de palabras”, personas como filósofos y académicos en quienes se confía su conocimiento. Por ejemplo, los filósofos de la Ilustración francesa Voltaire y Rousseau establecieron las bases ideológicas para la no nacida Revolución Francesa. Incluso Jesucristo fue un hombre de palabras, y sus enseñanzas comenzaron uno de los movimientos de masas más grandes de la historia, el cristianismo.

 

Pero se necesita más que las palabras correctas para estimular un movimiento de masas. Las doctrinas exitosas generalmente son escritas por hombres capaces de canalizar la frustración de las masas. Durante las guerras napoleónicas, por ejemplo, las pérdidas prusianas inspiraron al filósofo alemán Johann Gottlieb Fichte a pedir a sus compatriotas que se unan y formen un gran estado nación.

 

Una vez que se ha establecido una doctrina, un líder fanático entra en juego para poner las ideas en acción. En Alemania, por ejemplo, Hitler tomó las ideas de Fichte y las usó para construir un imperio que llamó “El Tercer Reich”. De manera similar, Josef Stalin empleó las ideas de Karl Marx.

 

A veces un líder comienza como un hombre de palabras solo para luego transformarse en un fanático. Por ejemplo, el profeta Mahoma comenzó como un intelectual, escribiendo la palabra de Alá en el Corán. A partir de ahí, dirigió una búsqueda fanática destinada a conquistar el mundo para su nueva religión, el Islam.

 

Todos los movimientos de masas son de la misma naturaleza, pero sus objetivos y resultados pueden diferir.

 

Así como dos plantas pueden tener una apariencia similar, estar relacionadas y, sin embargo, tener propiedades drásticamente diferentes, también pueden tener movimientos masivos. Por ejemplo, los tomates, una fruta amada por muchos, pertenecen a la misma familia que la solanácea, una flor letalmente venenosa.

 

Entonces, el hecho de que dos movimientos de masas sean de la misma naturaleza no significa que compartan los mismos objetivos. Por ejemplo, la creencia fanática en una doctrina es un impulso común que puede tener muchos resultados diferentes, dependiendo de lo que diga esa doctrina específica.

 

Tome la Rusia zarista, donde un deseo de cambio y pogromos frecuentes, movilizó a algunos judíos rusos para unirse a revolucionarios, otros para dedicarse al sionismo. De hecho, Chaim Weizmann, el primer presidente de Israel, tuvo un hijo en un movimiento revolucionario y otro sionista.

 

Debido a esto, los movimientos de masas a veces pueden actuar como sustitutos entre sí, ya que están compuestos de las mismas partes. Por ejemplo, antes de la Segunda Guerra Mundial, los empresarios italianos promovían el fascismo, temiendo que el comunismo les costara negocios. Pero en realidad, el fascismo era muy similar al comunismo y tenía el mismo efecto.

 

¿Otro hecho sobre los movimientos de masas?

 

Los más cortos tienden a dar mejores resultados. Eso es porque cuando un movimiento de masas está activo, las personas se preocupan por él. Esto hace que las personas se olviden de todo lo demás y se centren en el movimiento, lo que significa que no se logra nada más.

 

Por ejemplo, las revoluciones tanto en Francia como en Estados Unidos, que tenían objetivos bastante claros, cambiaron las cosas en un corto período de tiempo. El resultado es que los recordamos como las primeras democracias modernas. Por otro lado, el nazismo y el comunismo, aunque tenían objetivos claros, continuaron siendo movimientos de masas una vez que ganaron el poder. Esto dio como resultado un estancamiento de la creatividad y el desarrollo, que finalmente condujo a su desaparición.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Ya sea de derecha o de izquierda, política o religiosa, todos los movimientos de masas comparten las mismas características. En las circunstancias adecuadas, es posible que cualquiera de nosotros quede hipnotizado por la mentalidad grupal y se convierta en un verdadero creyente.

 

Lecturas adicionales sugeridas: Ir claro por Lawrence Wright

 

Going Clear ofrece una rara visión de la historia secreta y las creencias de Scientology, así como la biografía conflictiva de su fundador L. Ron Hubbard. También detalla algunas de las cualidades más oscuras de la Iglesia: un método de uñas y dientes para manejar las críticas y un enfoque sistemático para el reclutamiento de celebridades.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Historias de vudú

Voodoo Histories (2009) es una mirada fascinante de por qué nos encanta crear teorías de conspiración. ¿Por qué sentimos la necesidad de crear historias para explicar eventos trágicos, como el alunizaje del Apolo 11 y la muerte de la princesa Diana y Marilyn Monroe? Siga leyendo y descubra.

El hombre sin rostro

Una biografía del presidente ruso Vladimir Putin, El hombre sin rostro ilumina con claridad una de las figuras políticas más sombrías de la historia contemporánea. El libro traza el ascenso casi accidental de Putin a la oficina más alta de Rusia, comenzando desde sus inicios benignos en la policía secreta estatal. Su personalidad vengativa, avaricia abrumadora y desdén por las normas democráticas continúan transformando a Rusia hoy.

La ecuación milagrosa

The Miracle Equation (2019) es una guía práctica para vivir tu mejor vida y hacer realidad tus sueños. Basándose en la sabiduría de los hacedores de milagros, el viejo y nuevo autor de éxito de ventas y orador motivador Hal Elrod, muestra cómo los jugadores de alto nivel logran su éxito al adherirse a dos principios básicos: compromiso inquebrantable y esfuerzo extraordinario. Repleto de consejos prácticos sobre todo, desde lidiar con el dolor emocional hasta priorizar objetivos, este resumen lo ayudará a dejar atrás el pasado y avanzar hacia un futuro brillante.

La solución para dormir

The Sleep Solution (2017) analiza los fundamentos de dormir. Explica por qué es importante mantener un ritmo y un horario constantes y cómo el insomnio no es la falta de sueño, sino el resultado de tratar mal el sueño deficiente. Aprenderá cómo mejorar sus patrones de sueño y, como resultado, mejorar su calidad de vida.

U prosperar

U Thrive (2017) proporciona las herramientas necesarias para prosperar en un campus universitario y más allá. Informativo y procesable en partes iguales, este resumen proporciona excelentes ideas y ofrece consejos útiles sobre todo, desde aliviar el estrés durante los exámenes finales hasta los compañeros de residencia de pesadilla sobrevivientes.

El engaño neto

Net Delusion aborda las creencias que tenemos sobre el poder utópico de Internet. Evgeny Morozov nos muestra cómo Internet no siempre es una fuerza para la democracia y la libertad, y revela cómo los regímenes autoritarios y democráticos controlan Internet por sus propios intereses.