El único juego en la ciudad

0 Shares
0
0
0

Profundice en cómo los bancos centrales definen la situación económica actual.

 

Desde la crisis financiera de 2008, los políticos no han podido encontrar ningún medio para fomentar el crecimiento económico. En cambio, recurrieron a los bancos centrales, las instituciones que supervisan los sistemas monetarios, y hicieron que esas instituciones fueran las únicas responsables de crear crecimiento. De alguna manera, los bancos centrales se han convertido en el “único juego en la ciudad” cuando se trata de hacer que la economía prospere nuevamente.

 

Este resumen explora el importante papel de los bancos centrales en la economía mundial y lo lleva a través de algunos de los desarrollos desconcertantes que se pueden entender al observar las responsabilidades de los bancos centrales.

 

También aprenderás

 

  • por qué el Banco Central Europeo cobra a las personas por depositar su dinero en el banco;
  •  

  • cómo los bancos centrales han ampliado la brecha de desigualdad de ingresos; y
  •  

  • por qué las reformas estructurales deben ser priorizadas.
  •  

Los bancos centrales han experimentado una transformación dramática en los últimos años y se han aventurado en territorio desconocido.

 

Pocas personas prestaron atención al papel que los bancos centrales desempeñaron en la economía global antes de la crisis financiera de 2008. Incluso hoy, la mayoría de las personas solo tienen una comprensión débil de lo que son. En términos simples, son instituciones de propiedad estatal que administran el suministro de dinero de una nación.

 

Sin embargo, los bancos centrales han experimentado algunos cambios dramáticos en los últimos años, y ahora poseen mucho más poder y responsabilidad.

 

Además de imprimir dinero y administrar la moneda en circulación, los bancos centrales ahora tienen la tarea de fomentar el crecimiento económico y el empleo. También son responsables de garantizar la estabilidad financiera mediante el monitoreo de la industria bancaria.

 

Considere el Sistema de Reserva Federal , o la Fed , que sirve como banco central de los Estados Unidos. Supervisa el sistema financiero de la nación mediante la supervisión y regulación de los bancos.

 

Debido a los problemas causados ​​por la crisis financiera de 2008, los bancos centrales se han visto obligados a aventurarse en nuevas aguas económicas potencialmente peligrosas. Cuando el mercado inmobiliario de Estados Unidos comenzó a colapsar en 2008, algunos banqueros centrales tuvieron que interferir aprovechando políticas monetarias que nunca antes se habían utilizado.

 

En junio de 2014, por ejemplo, el Banco Central Europeo empujó la tasa de interés de los depósitos bancarios a lo negativo: un movimiento sin precedentes en tiempos de estabilidad económica. Los depositantes estaban pagando para almacenar su dinero en el banco en lugar de ganar intereses al hacerlo.

 

La medida tenía como objetivo impulsar la economía al incentivar a las personas a gastar más. En cambio, solo lastimó a las personas que estaban ahorrando su dinero al quitárselo. Las repercusiones completas de esta política aún están por verse.

 

¿Dónde nos han llevado estos cambios? ¿Qué efectos tendrán a la larga?

 

Los bancos centrales están asociados con acontecimientos preocupantes, como la falta de crecimiento y las altas tasas de desempleo.

 

Los bancos centrales lograron restablecer la calma en los mercados financieros después de la crisis de 2008, pero no lograron crear lo que más necesitan los países occidentales: un fuerte crecimiento.

 

En general, las nuevas empresas de los bancos centrales han creado diez desarrollos preocupantes importantes. Echemos un vistazo a los dos primeros ahora.

 

Primero, muchas economías avanzadas ahora carecen de un camino adecuado hacia el crecimiento económico. Actualmente tienen dificultades para generar crecimiento, lo que significa que les resulta difícil mejorar sus niveles de vida, reducir la pobreza e invertir en el futuro.

 

Para compensar, muchas naciones más ricas han estado tratando de “robar” el crecimiento de otros países haciendo que sus bancos centrales impriman más dinero de lo que normalmente lo harían. El valor de una moneda disminuye cuando hay más, por lo que las exportaciones se vuelven más baratas y las importaciones se vuelven más caras.

 

En ese sentido, el crecimiento es “robado” de países con monedas más valiosas porque les obliga a importar más de estas exportaciones más baratas.

 

No hace falta decir que este enfoque de robar el crecimiento no ha resultado en un crecimiento económico en el mundo occidental. Además, Occidente corre el riesgo de descuidar ciertas reformas estructurales, como las reformas fiscales, que podrían tener el potencial de revivir el crecimiento económico a largo plazo.

 

Los bancos centrales tampoco han logrado reducir el desempleo, que sigue siendo alto en muchos países desarrollados.

 

Grecia, por ejemplo, tenía una tasa de desempleo total del 25 por ciento a principios de 2015 y una tasa de desempleo juvenil de más del 50 por ciento. El alto desempleo es causado por la falta de crecimiento económico, lo que dificulta la creación de nuevos empleos.

 

Es difícil exagerar los peligros del desempleo. Una alta tasa de desempleo es peligrosa tanto para las personas como para el estado, ya que evita que el estado supere la deuda y hace que el futuro sea incierto. La frustración económica también ha alimentado el surgimiento de grupos extremistas como el Golden Dawn de Grecia, un partido neonazi.

 

La desigualdad de ingresos y la disfunción política están en aumento; La credibilidad institucional está en declive.

 

En las últimas décadas, la globalización ha estado cerrando la brecha mundial entre países ricos y pobres. Sin embargo, dentro de cada país, la desigualdad de ingresos está aumentando.

 

De hecho, la desigualdad de ingresos es ahora más alta que en cualquier otro punto en los últimos cincuenta años. El ingreso promedio del 10 por ciento superior del mundo occidental es aproximadamente nueve veces mayor que el del 10 por ciento más bajo, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico , o la OCDE .

 

Una gran brecha de desigualdad de ingresos significa una brecha correspondientemente grande en el acceso a la educación y la atención médica. Desafortunadamente, los bancos centrales han hecho que esta brecha se amplíe gracias a sus bajas tasas de interés, que ayudan a las grandes empresas pero afectan especialmente a los ciudadanos comunes.

 

La credibilidad institucional también ha estado disminuyendo. La prosperidad económica estable depende de la credibilidad institucional, pero los políticos y las instituciones financieras están haciendo que la gente pierda su fe en los bancos y los gobiernos.

 

Antes de la crisis de 2008, los gobiernos permitieron a los bancos asumir riesgos irresponsables que finalmente llevaron a la economía global al borde del colapso y causaron que miles de personas perdieran sus ahorros. Mientras la crisis continuaba, los gobiernos demostraron estar listos para rescatar a estos bancos.

 

Este comportamiento dañó severamente la reputación de los bancos centrales y, dado que son instituciones estatales, eso fue de la mano de una disminución de la confianza en el estado.

 

La erosión de la confianza en el sistema también ha contribuido a la disfunción política. Los políticos tienden a temer hacer grandes compromisos, ya que los compromisos pueden costarles sus carreras. Pero la falta de voluntad para comprometernos solo nos impide salir de esta crisis global.

 

En los Estados Unidos, por ejemplo, a los dos partidos políticos ahora les resulta muy difícil acordar pactos comerciales o proyectos de infraestructura básica.

 

Las tensiones geopolíticas son cada vez mayores y se vislumbran importantes peligros financieros.

 

Hemos visto que los movimientos políticos nacionalistas nacionales están en aumento. Lamentablemente, esta no es la única preocupación mundial en aumento.

 

Las tensiones geopolíticas también están en aumento porque las economías occidentales ya no pueden administrar el sistema monetario internacional. Los países occidentales son el corazón del actual sistema financiero global. Estados Unidos es el jugador más influyente en las dos instituciones financieras más poderosas del mundo, el Fondo Monetario Internacional o el FMI y el Banco Mundial .

 

Estas instituciones se fundaron en la creencia de que las economías occidentales eran estables, por lo que es seguro fijar la estabilidad económica y financiera global en sus bancos centrales.

 

Sin embargo, los países avanzados no han logrado lograr esa estabilidad y las economías emergentes están buscando socavar el sistema financiero dominado por Occidente.

 

Los estados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), por ejemplo, ahora están tratando de construir sus propias instituciones financieras para rivalizar con el FMI y el Banco Mundial. Dichas instituciones tienen como objetivo quitarle el poder a Occidente, lo que genera más tensión geopolítica.

 

Además, la regulación del sector bancario también presenta nuevos riesgos económicos. Los bancos centrales pretenden reducir la toma de riesgos irresponsables mediante la regulación del sistema bancario, pero eso incentiva a los grandes actores financieros a buscar riesgos fuera del sector financiero, en áreas como el seguro de hogar o de atención médica.

 

El mundo financiero también tiene su propio conjunto emergente de peligros, como riesgos de liquidez : el riesgo de que una inversión no pueda venderse lo suficientemente rápido como para evitar que el inversor incurra en una pérdida porque El valor de mercado de la inversión cae demasiado rápido.

 

El riesgo continuo de liquidez es otra consecuencia de la intervención reguladora de los bancos centrales. Cuando se permite una menor toma de riesgos, hay menos compradores en el mercado para comprar lo que los vendedores tienen para ofrecer.

 

La asunción de riesgos financieros es alta, la asunción de riesgos económicos es baja y las economías bien administradas luchan por prosperar.

 

Si usted es el jefe de su empresa, se arriesga cuando invierte en capacitar a su fuerza laboral. No puede estar seguro de que finalmente dará sus frutos. Si es un inversor, asume un riesgo financiero con su inversión: no puede saber si el precio de la acción aumentará o disminuirá.

 

En otras palabras, las compañías toman riesgos económicos y los inversores toman riesgos financieros .

 

Existe un fuerte contraste entre estas dos formas de toma de riesgos en la economía global moderna. La asunción de riesgos financieros es alta, mientras que la asunción de riesgos económicos es baja.

 

Muchas empresas dudan en asumir riesgos económicos y prefieren ahorrar sus ganancias en lugar de invertirlas. Los inversores en los mercados financieros, por otro lado, a menudo corren grandes riesgos al alejarse de su área de especialización.

 

Un inversor que previamente invirtió en la industria petrolera podría recurrir al mercado inmobiliario, incluso si no tiene experiencia previa en el campo.

 

La baja toma de riesgos económicos es perjudicial para la economía porque impide que las empresas realicen inversiones a largo plazo en áreas críticas, como desarrollar nuevos equipos o capacitar a su fuerza laboral. La alta asunción de riesgos financieros también es perjudicial para la economía porque puede generar grandes pérdidas e inestabilidad.

 

Otro problema con esta toma de riesgos es que las economías, las empresas y los hogares no pueden prosperar incluso si están bien administrados. Imagine lo difícil que sería mantener una bonita casa si su vecindario se estuviera deteriorando constantemente.

 

El pesimismo general y el malestar económico también perjudica a economías, empresas y hogares bien administrados. Incluso si se desempeñan bien por su cuenta, luchan por alcanzar su máximo potencial en un mercado o industria que no está funcionando bien.

 

Hay cuatro medidas clave que podemos tomar para mejorar la economía global en crisis.

 

Sería bueno si hubiera una solución simple para todos los problemas económicos globales de nuestro tiempo. Por desgracia, no lo hay. Pero hay cuatro medidas clave que podemos tomar para ayudar a regenerar el crecimiento.

 

En primer lugar, tenemos que tomar la idea del crecimiento inclusivo – crecimiento que beneficia a todos – más en serio. Los bancos centrales han demostrado ser ineficaces para fomentar el crecimiento inclusivo con su ingeniería financiera. En cambio, debemos centrarnos en las reformas estructurales, como fortalecer la infraestructura y mejorar los sistemas educativos.

 

Esas reformas fortalecen la recuperación porque una buena infraestructura y una fuerza laboral estable ayudan a los países a adaptarse a los cambios en el mercado global.

 

En segundo lugar, tenemos que resolver la disparidad entre la disposición y la capacidad de gastar. Países como Grecia están dispuestos a gastar pero no pueden hacerlo, mientras que Alemania puede pero no quiere hacerlo.

 

Las políticas estrictas de austeridad – o políticas de gasto mínimo – como la estrategia empleada por Alemania, deben revisarse. La austeridad obstaculiza el efecto positivo que tiene el gasto público en infraestructura, reforma educativa y atención médica.

 

En tercer lugar, sobreendeudamiento deben eliminarse. El alto y persistente endeudamiento público perjudica la producción y desalienta a las personas a realizar nuevas inversiones. Las grandes cargas de la deuda impiden que los inversores inyecten capital fresco en la economía. Necesitan ser levantados.

 

Finalmente, tenemos que mejorar el diseño de la economía global. Piense en la economía global como una orquesta con diferentes secciones: metales, percusión, cuerdas, etc. Cada sección puede ser buena por sí sola, pero si no se tocan en sintonía con la guía de un director, la música será incoherente. .

 

La economía global necesita un conductor. El FMI, cuyo trabajo es garantizar la estabilidad financiera mundial y fomentar el crecimiento económico, podría ser un buen candidato.

 

El panorama económico futuro se dividirá en cuatro grupos de países, cada uno con diferentes perspectivas económicas.

 

¿Hacia dónde nos conduce el curso económico actual? Es imposible predecir el futuro, pero sabemos algunas cosas.

 

En el futuro, los países probablemente se dividirán en cuatro grupos: los que prosperan, los que crecen lentamente, los que se estancan y los que tienen un futuro volátil.

 

El primer grupo estará formado por países como Estados Unidos e India. La economía estadounidense continuará siendo próspera, aunque queda por ver si Estados Unidos recuperará el poder global que tenía antes de la crisis. India parece ver tasas de crecimiento anual en el rango de 6 a 8 por ciento, lo que resultará en un crecimiento próspero.

 

El segundo grupo consistirá en países cuya tasa de crecimiento ha disminuido debido a la crisis, pero que han logrado emerger con una nueva economía relativamente estable. China, donde el crecimiento se estabilizará en la región del 5 al 6 por ciento, será el líder de este grupo.

 

Los países estancados incluirán a Europa en su conjunto, así como a Japón, que no podrá salir de su baja tasa de crecimiento de 0 a 2 por ciento. Estos países tienen pocas esperanzas de crecimiento debido a su alta deuda y alto desempleo.

 

Los países del cuarto grupo son los comodines. Tienen gran influencia regional pero economías muy volátiles.

 

El país más destacado en este grupo es Rusia. Las sanciones occidentales y los bajos precios del petróleo han empujado al país a una recesión, pero la reanudación constructiva con Occidente podría conducir a la recuperación económica. Grecia también es un “comodín” porque su capacidad de recuperación depende de si puede reducir o no su carga de la deuda.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Los bancos centrales desempeñan un papel importante en la economía global, pero han sido empujados a aguas peligrosas e inexploradas desde la crisis de 2008. La inestabilidad y la desigualdad de ingresos están aumentando como resultado, y las tensiones geopolíticas están aumentando. La asunción de riesgos financieros es irresponsable y las sociedades están cada vez más frustradas con sus sistemas políticos. El panorama global continuará volviéndose más divergente si no podemos encontrar una manera para que las naciones y los bancos centrales trabajen juntos de una manera que beneficie a todos.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Sugerido más lectura: PostCapitalism por Paul Mason

 

Postcapitalism (2015) ofrece un examen detallado de las fallas de los sistemas económicos actuales. La crisis financiera de 2008 nos mostró que el capitalismo neoliberal se está desmoronando, y estas ideas resumen las razones por las que estamos al comienzo de la caída del capitalismo, al tiempo que dan una idea de cómo será nuestra transición al postcapitalismo .

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La mente organizada

La mente organizada proporciona una explicación perspicaz sobre la forma en que nuestro cerebro maneja los datos entrantes, un proceso particularmente relevante en esta era de sobrecarga de información. También es una guía práctica para hacer frente a la multitud de decisiones que debemos tomar en la vida cotidiana. Al aprender estrategias bien pensadas que lo ayudarán a organizar su vida, se convertirá en un trabajador más productivo y efectivo en cualquier tarea.

El precio de la sed

En The Price of Thirst (2014), la autora Karen Piper revela cómo las compañías privadas de agua no solo han fallado en ofrecer acceso universal al agua limpia, sino que también han contribuido a la degradación ambiental y al conflicto político en medio de una búsqueda de ganancias.  Esta es una elección del personal  "Abre los ojos. Antes de leer esto, no sabía que las fuentes de agua pueden ser propiedad de compañías privadas y venderse con ganancias. Leí este resumen mientras investigaba un artículo sobre la crisis del agua en Ciudad del Cabo y ofreció una explicación complementaria de por qué grandes partes de la población no tienen acceso adecuado al agua potable ".

Por qué el budismo es verdadero

Por qué el budismo es verdadero (2017) analiza científicamente las enseñanzas y las prácticas meditativas del budismo. Robert Wright presenta una cantidad impresionante y sorprendente de datos e investigación, todo lo cual sugiere que incluso las enseñanzas más esotéricas del budismo pueden tener una base sólida en la ciencia.

Dondequiera que vaya, ahí estás

Dondequiera que vayas, allí estás (1994) explica cómo disfrutar plenamente el momento presente sin preocuparte por el pasado o el futuro. Al proporcionar prácticas de meditación paso a paso, tanto formales como informales, que se pueden incorporar fácilmente a la vida cotidiana, Kabat-Zinn nos guía hacia la paz y la tranquilidad que anhelamos.

El conjunto30

Whole30 (2015) es un programa dietético destinado a mejorar su salud y bienestar general. Se basa en la idea de que, al eliminar ciertos grupos de alimentos nocivos y reintroducir otros, puede encontrar una dieta que funcione para usted.

El líder introvertido

Kahnweiler explora los desafíos específicos que enfrentan los introvertidos en un mundo empresarial extrovertido. Luego se propone mostrar cómo los ejecutivos introvertidos pueden superar sus límites, emplear sus fortalezas características y aún convertirse en grandes líderes.