El pequeño libro de Lykke

0 Shares
0
0
0

Descubre los secretos detrás de la felicidad general de los países escandinavos.

 

¿Quién no podría usar un poco más de felicidad en su vida? Bueno, qué mejor lugar para buscarlo que Dinamarca, un país que siempre encabeza las listas de los lugares más felices de la tierra.

 

El autor Meik Wiking ha compilado todas las razones de la felicidad danesa. Desde el transporte, la educación, el activismo comunitario y el trabajo de caridad: todo está allí con una gran cantidad de datos e investigaciones para respaldarlo.

 

Entonces, si alguna vez has considerado mudarte a Dinamarca para vivir la buena vida, ¿por qué no descubrir qué hace de Dinamarca un lugar tan feliz para empezar? Es probable que pueda quedarse donde está, tomar estas lecciones de vida y hacer que su situación actual sea mucho más feliz.

 

En este resumen, también aprenderá

 

  • por qué todas esas bicicletas en Copenhague hacen a todos más felices;
  •  

  • cómo las personas mayores pueden ayudar a los nuevos padres a ser más felices; y
  •  

  • por qué la sección de primera clase causa tanta ira aérea.
  •  

Un sentido de comunidad y pasar tiempo con otros, en lugar de estar en línea, es esencial para la felicidad.

 

De vez en cuando, sale una lista que clasifica los lugares más felices del mundo, y hay un lugar que a menudo ocupa el primer lugar: Dinamarca. Pero, ¿qué es lo que hace a los daneses tan felices?

 

Según el Informe de la Felicidad Mundial de las Naciones Unidas, uno de los factores determinantes es el sentido de comunidad de un país y que las personas están unidas en torno a un bien común. Cuando las personas sienten que sus conciudadanos se apoyan mutuamente, les permite descansar más tranquilos y felices, especialmente en tiempos difíciles.

 

En 2014, una encuesta de Gallup mostró que nueve de cada diez daneses están felices de pagar impuestos, a pesar de que la tasa promedio del impuesto nacional sobre la renta es del 45 por ciento. Y para aquellos que ganan más de 61.500 €, la tasa es del 52 por ciento.

 

La razón por la que los daneses están tan dispuestos a pagar es porque se entiende que el dinero se destina al bien común. Actúa como una red de seguridad; Todos los contribuyentes saben que serán atendidos si se enferman o pierden su trabajo.

 

En este sentido, Dinamarca fue la primera nación en establecer bofælleskaber , que se traduce como “comunidades vivas” en inglés. Estos son acuerdos voluntarios de cohousing donde los residentes y las familias establecen sus propios vecindarios autosuficientes.

 

El primer bofællesskab apareció después de que el escritor Bodil Graae escribió un editorial influyente, titulado “Los niños deberían tener 100 padres”. El artículo fue un respaldo brillante de la vida comunitaria, e inspiró a un grupo de familias a crear Sætterdammen [19459010 ], una comunidad en Hillerød, justo al norte de Copenhague.

 

Avance rápido hasta 2017, y alrededor de 50,000 daneses se han unido a comunidades de cohousing, con cientos más formando acuerdos similares en Europa y América.

 

Sin embargo, aunque se demuestra que un sentido de comunidad aumenta la felicidad, también hay felicidad en desconectarse del mundo virtual.

 

En 2015, el Happiness Research Institute realizó un experimento que supervisó a los participantes mientras se mantenían alejados de Facebook durante una semana completa. Efectivamente, los participantes informaron una reducción en la soledad y niveles significativamente más altos de satisfacción en la vida.

 

Por supuesto, alejarse de Facebook es más fácil decirlo que hacerlo. Pero puede mejorar sus posibilidades de recortar con éxito si sus amigos y familiares se unen a su plan. Al unir fuerzas y acordar períodos sin tecnología durante días específicos de la semana o ciertas horas del día, se asegurará de que los que lo rodean también mantendrán sus dispositivos fuera de la vista y aprovecharán al máximo la vida juntos.

 

El dinero no te hace tan feliz como la anticipación de las próximas experiencias.

 

¿Qué piensas? ¿Más dinero equivale a más felicidad? Como resultado, los países más ricos tienden a ocupar un lugar más alto en los informes de felicidad. Pero no se deje engañar pensando que existe una conexión directa entre riqueza y felicidad.

 

Tome Corea del Sur, por ejemplo. En solo dos generaciones, ha pasado de ser una de las naciones más pobres del mundo a una de las más ricas. Sin embargo, tiene la tasa más alta de suicidios per cápita y ocupa el quincuagésimo quinto lugar en el Informe Mundial de la Felicidad.

 

Los estudios muestran que lo que influye directamente en la felicidad son las experiencias que tenemos en la vida, y la anticipación en torno a estas experiencias es un factor crucial.

 

Después de numerosos estudios, los investigadores Elizabeth Dunn y Michael Norton descubrieron que el 57 por ciento de las personas requerían tanto la compra del producto deseado como la anticipación de hacer esa compra para sentir mas feliz Solo el 34 por ciento dijo que el producto solo los hizo más felices.

 

Puede utilizar este hecho para su ventaja al vincular sus compras a una próxima ocasión, o al momento en que alcance un determinado objetivo.

 

Por ejemplo, si quieres comprar un nuevo sillón reclinable para la sala de estar, no lo pidas de inmediato. En cambio, use la compra como recompensa por marcar una gran tarea en su lista de tareas pendientes. De esta manera, no solo obtendrá la felicidad que le brinda tener una silla nueva y cómoda; se te recordará la gratificante satisfacción de terminar ese trabajo cada vez que te sientas en él.

 

Otra forma de hacerlo es planificar con anticipación y aprovechar el placer que viene con la anticipación. Entonces, en lugar de ser espontáneo, programe su diversión con anticipación y, mientras tanto, disfrute sabiendo que los buenos momentos están a la vuelta de la esquina.

 

Por otro lado, hay algunos asesinos de felicidad que debes evitar, como comparar tu riqueza con la de los demás.

 

Esto puede ser difícil porque a la gente le gusta hacer alarde de su dinero, una práctica que el sociólogo del siglo XIX Thorstein Veblen llamó una vez “consumo conspicuo”. Como explicó Veblen, las personas gastarán más de lo que pueden permitirse para parecer más ricas y más exitoso.

 

Cuando todos se dedican al consumo conspicuo, es como una carrera armamentista, con una persona tratando de eclipsar a la siguiente. Pero lo único que esto realmente logra es hacer que todos se quiebren y se sientan miserables.

 

Hazte un favor y resiste comparar tu riqueza con la de cualquier otra persona.

 

Un cuerpo y una mente saludables se suman a una vida más feliz.

 

De vez en cuando, todos podríamos usar un empujón extra para ir al gimnasio o salir a correr. Así que aquí hay un hecho a tener en cuenta: estar en forma no solo es bueno para su salud; También conduce a más felicidad.

 

Otra razón para la felicidad de Dinamarca es su salud, y un factor que contribuye aquí es la cantidad de personas que andan en bicicleta en lugar de conducir. Según un estudio de 2017 de la Universidad de Glasgow, ¡ir en bicicleta al trabajo reduce el riesgo de muerte prematura de una persona en 41 por ciento !

 

No lo sabrías, en Copenhague, el 63 por ciento de las personas van en bicicleta al trabajo, y en Dinamarca, el 17 por ciento de todos los viajes se realizan en bicicleta. Además, por cada kilómetro que se recorre en bicicleta en Copenhague, la ciudad ahorra alrededor de siete centavos a través de la reducción del tráfico, la contaminación del aire y el daño a las carreteras y otras infraestructuras.

 

Pero incluso si no tienes una bicicleta, aún puedes viajar más feliz. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad McGill de Montreal revisó todos los modos de transporte para descubrir cuál hace que los viajeros sean los más felices. Los resultados mostraron que caminar daba a las personas la mayor satisfacción, mientras que tomar el autobús proporcionaba la menor cantidad.

 

Entonces, si quieres un estilo de vida más saludable y feliz, el mejor consejo es comenzar a caminar o andar en bicicleta al trabajo, si puedes.

 

Pero la buena salud no se detiene en el cuerpo: una mente sana también es clave para la felicidad general.

 

En Japón, hay una actividad cada vez más popular conocida como Shinrin-yoku , o “baño en el bosque”, que consiste en absorber la rica variedad de vistas, sonidos y olores que un bosque tiene para ofrecer. Se ha demostrado que tales inmersiones en la naturaleza mejoran la salud psicológica y fisiológica.

 

Si bien muchos coinciden en que la salud mental juega un papel importante en la felicidad, algunas culturas aún miran con recelo a quienes buscan ayuda psiquiátrica. La cultura de Corea del Sur es una de ellas. Como resultado, el país se ubica cerca de la parte inferior en cuanto a la cantidad de personas que reciben tratamiento por depresión, y cerca de la parte superior en cuanto a la cantidad de suicidios per cápita.

 

Afortunadamente, las actitudes mundiales sobre la salud mental están cambiando, con muchas figuras populares en la sociedad siendo abiertas y honestas sobre sus propias experiencias con los problemas de salud mental. El príncipe Harry de la familia real británica ha hablado abiertamente sobre sus propias luchas, al tiempo que ha alentado a otros a no sentirse avergonzados de buscar ayuda cuando los tiempos se ponen difíciles.

 

Más tiempo libre puede levantar el ánimo.

 

En cualquier lista de cosas que son importantes para la felicidad general, la libertad probablemente se ubicaría cerca de la cima. Pero si bien puede pensar en la libertad en términos de tomar decisiones y seguir sus sueños, hay otro aspecto, a menudo ignorado, de la libertad: el tiempo libre.

 

La gente necesita tiempo libre, y cuando se trata de países con un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida, Dinamarca se encuentra entre los mejores del mundo.

 

De hecho, aunque las personas en los Estados Unidos y el Reino Unido consideran que es normal trabajar hasta al menos las 5:00 p.m., esto le parecería excesivo a un danés. De hecho, el danés promedio dedica aproximadamente 300 horas menos de trabajo por año que el trabajador estadounidense promedio: 1,457 en comparación con 1,790.

 

Un tipo de persona que generalmente está desesperada por algo de tiempo libre es un nuevo padre, y aquí Dinamarca también lo tiene cubierto, con 52 semanas de licencia pagada que se pueden dividir entre ambos padres.

 

Pero los padres necesitan algo más que tiempo libre; Necesitan una mano amiga. Esto es crucial debido a la brecha de felicidad de los padres , que muestra que, estadísticamente hablando, los nuevos padres suelen ser menos felices que sus compañeros que no tienen hijos.

 

Para comprender mejor esto, echemos un vistazo a Portugal, donde viven los padres más felices.

 

Portugal es único en el sentido de que el 72 por ciento de los nuevos padres dice que los abuelos del niño juegan un papel clave en la crianza y educación de sus hijos. Naturalmente, con este tipo de apoyo, los padres tendrán más tiempo libre y serán más felices que los padres que no tienen ese apoyo.

 

Por esta razón, Dinamarca creó el programa “Bonus Grandparents” para familias cuyos abuelos no pueden desempeñar un papel activo en la crianza de los hijos. Las familias que se unen al programa están conectadas con las personas mayores en su comunidad, lo que les da a los padres más tiempo libre y a las personas mayores más actividades en su vida. ¡Es un verdadero ganar-ganar!

 

En el papel, podría parecer que las personas que trabajan por cuenta propia serían otro grupo con menos felicidad. Según el Informe Mundial de la Felicidad, trabajan más por menos paga y tienen poco en cuanto a seguridad laboral.

 

Pero a pesar de estos hechos, los trabajadores independientes a menudo son ​​ más felices, tanto en términos de satisfacción laboral como de satisfacción general con la vida.

 

Si bien tienen menos tiempo libre, los trabajadores independientes tienden a tener más libertades en otras áreas, como la libertad de perseguir sus pasiones, rechazar clientes indeseables y ajustar su horario a sus necesidades.

 

La confianza y la empatía son cruciales para una sociedad más feliz.

 

Sí o no: si perdiste una billetera llena de efectivo, ¿crees que un extraño te la devolvería con todo el dinero todavía en ella?

 

La Sociedad Social General de Canadá planteó esta pregunta a las personas en Toronto, y menos del 25 por ciento respondió “sí”. Pero cuando se probó este escenario, al dejar caer veinte billeteras por la ciudad, se devolvió el 80 por ciento sin dinero perdido.

 

Esto sugiere que las personas no confían en sus vecinos tanto como deberían, lo cual es una pena, porque cuando confiamos más en los demás, también experimentamos más felicidad.

 

Considere los efectos reductores de la felicidad de la microgestión. En Copenhague, los trabajadores sociales solían ser microadministrados tiránicamente. Cuando visitaron a un cliente anciano, cada trabajo se planificó hasta el último segundo, por lo que solo podían pasar tanto tiempo en una tarea.

 

Luego, en 2011, se hicieron cambios para que los trabajadores solo tuvieran que registrarse cuando llegaran a la casa de un cliente, y cuando regresaran. La cantidad de tiempo que dedicaban a tareas individuales dependía de ellos. En otras palabras, se confiaba más en los empleados; se suponía que harían un buen trabajo, y ahora eran libres de escuchar las necesidades de una persona mayor y responder con la mejor atención posible.

 

Como era de esperar, el nuevo proyecto fue un gran éxito: los costos se mantuvieron estables mientras que los niveles de satisfacción de los trabajadores se dispararon. Pronto, una “reforma de la confianza” se extendió por todo el sector público de Copenhague y más allá.

 

Entonces, ¿cómo puedes desarrollar más confianza en tu vida? Comience con la práctica de la empatía.

 

Según un estudio de 2015, publicado en el American Journal of Public Health , cuando los preescolares demostraron más empatía, se demostró que tenían una mayor tasa de éxito en la educación y el empleo en el futuro. También mostraron una mejor salud mental, con tasas más bajas de delincuencia y abuso de sustancias.

 

Esta es la razón por la cual el sistema escolar de Dinamarca pone énfasis en el desarrollo de las habilidades sociales y emocionales de un niño. Por ejemplo, a una clase de jóvenes estudiantes se les pueden mostrar ilustraciones de caras que expresan diferentes emociones y luego discutir por qué una persona puede experimentar tales sentimientos.

 

Según la Nueva Escuela de Investigación Social de Nueva York, otra forma efectiva de mejorar la sensibilidad a las emociones de las personas es leer historias juntas. Y efectivamente, esta es otra actividad común en el aula en los países escandinavos. También se cree que el desarrollo infantil de la empatía es la razón por la cual estos países tienen tan pocos incidentes de acoso escolar.

 

La desigualdad, tanto económica como percibida, es el enemigo de la felicidad.

 

Aquí hay otra pregunta de sí o no para considerar: ¿Crees que se puede confiar en la mayoría de las personas?

 

Cuando se les hizo esta pregunta, la mayoría de las personas que respondieron “sí” fueron aquellas que vivían en países o estados con mayor igualdad económica. Esto se debe al hecho de que, dentro de una sociedad más igualitaria, las personas se sienten seguras y ven a los demás como cooperadores, no competidores.

 

Por lo tanto, a medida que cambia el nivel de desigualdad, también cambian nuestros sentimientos de confianza. Actualmente, en los Estados Unidos y el Reino Unido, la desigualdad social está en aumento, mientras que los sentimientos de confianza están disminuyendo.

 

Como puedes imaginar, esto tiene serias repercusiones. Investigadores de la Universidad de Nottingham y la Universidad de York han descubierto que los altos niveles de desigualdad no solo son responsables de una menor confianza, sino también de una disminución de la empatía y la salud, y un aumento de la violencia, el delito, la obesidad y el embarazo adolescente.

 

Por lo tanto, es seguro decir que los sentimientos de desigualdad pueden afectar en gran medida nuestra felicidad.

 

Como ha demostrado el primatólogo Frans de Waal, estos sentimientos pueden ser primarios. En una prueba con monos capuchinos, de Waal estableció un sistema donde un mono le daría una piedra y recibiría un pepino.

 

Sin embargo, cuando le dio a un capuchino una uva muy preferida en lugar de un pepino, los otros monos se enfurecieron de inmediato por la injusticia, incluso arrojando los pepinos previamente preciados a De Waal.

 

Es posible que hayas presenciado una respuesta similar en humanos que experimentan “rabia aérea” cuando las cosas no salen bien durante el viaje en avión. En estos casos, la ira estalla e incluso puede provocar violencia.

 

Los investigadores Katherine DeCelles, de la Harvard Business School, y Michael Norton, de la Universidad de Toronto, descubrieron que los sentimientos de injusticia pueden intensificar la ira y que la peor contribución es la presencia de una sección de primera clase. Hace que los pasajeros se enfurezcan cuatro veces más, lo cual es un intensificador mayor que un retraso de nueve horas.

 

Es especialmente cierto si los pasajeros de la sección económica tienen que pasar por primera clase para llegar a sus asientos. Esto duplica aún más la probabilidad ya aumentada de que alguien experimente ira aérea.

 

Ser amable y caritativo es un regalo que devuelve.

 

¿Conoces esa sensación cálida y difusa que puede invadir cuando haces algo bueno por alguien más sin ninguna expectativa de recompensa? Esto se conoce como el ayudante alto , y puede convertirlo fácilmente en una parte normal de su vida.

 

Cuando haces algo amable y generoso, esa sensación placentera proviene del núcleo accumbens , un área del cerebro que también es responsable de los buenos sentimientos que acompañan la alimentación y el sexo. De hecho, los investigadores del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos han notado que cuando las personas piensan en dar dinero a la caridad, esta área del cerebro se ilumina como si la persona estuviera pensando en una comida deliciosa o teniendo relaciones sexuales.

 

En cierto modo, esto tiene sentido evolutivo, ya que la supervivencia de los seres humanos dependía de que las personas se ayudaran entre sí.

 

Entonces, si bien puedes pensar que el voluntariado es completamente desinteresado, en realidad es beneficioso para ti y para los demás.

 

En pocas palabras, las personas que son voluntarias son más felices que las que no lo hacen, incluso si considera otros factores influyentes en la vida de una persona.

 

Se podría pensar que las personas que se ofrecen como voluntarios probablemente ya estén contentas, pero también es probable que las personas que se ofrecen como voluntarios se sientan más agradecidas por lo que tienen, ya que a menudo están expuestas a personas que son menos afortunadas en la vida.

 

Independientemente, hay numerosos estudios que también muestran cómo los voluntarios tienen más amistades y relaciones sociales que los que no. Y si está adivinando que los daneses son voluntarios activos, está en lo correcto. Según el Instituto Danés de Esfuerzo Voluntario, el 70 por ciento de los daneses se han ofrecido como voluntarios en algún momento en los últimos cinco años.

 

Entonces, dados todos los beneficios, ¿por qué no somos más voluntarios?

 

Según Jill Loga, del Instituto Noruego de Investigación Social, se necesita hacer un mayor esfuerzo para resaltar los beneficios personales del trabajo de caridad, incluidas las amistades adicionales y la gran ayuda del ayudante.

 

Si esto comienza a sonar más atractivo, hay muchos recursos a su disposición:

 

RAKtivists es un nombre para aquellos activistas que practican actos de bondad al azar y alientan a todos a ser mejores personas. Puede encontrar más información en randomactsofkindness.org.

 

Be My Eyes es una aplicación gratuita que conecta a los usuarios videntes con personas con discapacidad visual que necesitan ayuda para leer o identificar algo.

 

También hay una buena posibilidad de que haya una organización en su comunidad que busque voluntarios, e incluso puede estar abordando un problema que le preocupa mucho.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Puede parecer que los escandinavos tienen el monopolio de la felicidad, pero hay muchas cosas que todos podemos hacer para mejorar nuestras vidas y nuestras comunidades. Si construimos comunidades confiables, saludables, justas y generosas, todos nos beneficiamos.

 

Consejo práctico:

 

Pruebe estos sencillos pasos para acercar a su comunidad.

 

Establecer una biblioteca para llevar un libro-dejar-un-libro creando una pequeña colección de libros en un espacio comunitario. Puede colocar un letrero que le diga a las personas que pueden pedir prestado siempre que dejen tantos como puedan.

 

Comience un jardín comunitario y alista algunos pulgares verdes en su comunidad para ayudar a mantenerlo.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Sugerido más lectura: El Pequeño Libro de la Higiene por Meik Wiking [19459012 ]

 

Diferentes países, como diferentes personas, tienen diferentes personalidades. Algunos son más optimistas; algunos son más abatidos. De todos los países del mundo, Dinamarca a menudo se clasifica como la más feliz. Y eso es porque Dinamarca tiene hygge . The Little Book of Hygge (2016) explica este concepto en su totalidad y ofrece consejos sobre cómo puedes lograrlo, donde sea que vivas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

La mejor máquina de ventas

The Ultimate Sales Machine ofrece doce estrategias clave para mejorar la forma en que hacemos negocios, así como otros métodos y herramientas para ayudarlo a trabajar de manera más inteligente y efectiva en todos los aspectos de su negocio, desde la administración hasta el marketing y las ventas.

La paradoja del tiempo

El tiempo importa. La mayoría de nosotros somos esclavos del tiempo, ya sea que estemos planificando, realizando múltiples tareas, posponiendo o haciendo listas de tareas. Pero es nuestra actitud hacia el concepto de tiempo lo que realmente afecta quiénes somos y cómo vivimos. The Time Paradox (2009) le muestra cómo puede comenzar a pensar en el tiempo de una manera que lo ayude a llevar una vida mejor, más feliz y más plena.

Teoría U

Hoy en día, hay cambios sociales importantes en curso, cada uno de los cuales crea desafíos importantes para los líderes de hoy y de mañana. Theory U (2016) describe cómo se puede utilizar el llamado proceso U para abordar esos desafíos colectivamente e implementar las soluciones rápidamente. Esto se logra aprovechando el punto ciego, la fuente de nuestros instintos creativos más profundos.

Convulsión

Upheaval (2019) nos lleva a través de algunas de las crisis nacionales más grandes de la historia moderna para descubrir cómo cada nación terminó en tales problemas y cómo lograron salir de ella. Mirando a siete naciones diferentes, el autor Jared Diamond revela cómo han surgido una y otra vez los mismos problemas y soluciones, ya sea que estemos viendo a Chile e Indonesia en la década de 1970, o Australia y Alemania después de la Segunda Guerra Mundial.

La espiral ascendente

The Upward Spiral (2015) detalla las formas en que su cerebro puede caer en una depresión que empeora progresivamente y lo que puede hacer para revertir el proceso. Este resumen explica las condiciones materiales que hacen que su estado de ánimo disminuya y ofrece pasos concretos para superar la depresión, la ansiedad y la preocupación.

El poder de los momentos

The Power of Moments (2017) se trata de crear momentos. Explica cómo los encuentros breves pueden cambiarnos para siempre, especialmente cuando son inesperados, y cómo puedes crear momentos que te cambien la vida. A través de una gran cantidad de ejemplos útiles, verá cómo las personas han aprovechado el poder del momento para tomar el control y cambiar la vida de los demás para mejor.