El paisaje moral

0 Shares
0
0
0

Descubre qué te hace sentir que algo está bien o mal.

 

La mayoría de las personas se consideran ciudadanos moralmente justos, sin embargo, todos los días el periódico está lleno de representaciones de crímenes y acciones deplorables que provocan indignación moral.

 

¿Cómo pueden tantas personas buenas cometer acciones que son moralmente incorrectas?

 

La respuesta es, por supuesto, que nuestras brújulas morales son muy variables y, como resultado, muy poco confiables.

 

Para comprenderlos mejor a ellos y a la moral en general, deberíamos profundizar en el funcionamiento interno del cerebro humano, donde se producen sensaciones de moralidad, en lugar de en tomos religiosos antiguos que afirman establecer la ley cuando se trata de moralidad.

 

En este resumen, leerás acerca de los relativistas morales, que creen que no debería importarte si vives en un mundo de felicidad constante o en el que eres torturado continuamente.

 

También verás cómo puedes detener a un tren que se desmorona en sus vías siempre que estés dispuesto a asesinar a alguien.

 

Finalmente, descubrirá por qué ciertas prácticas culturales, como la mutilación genital, pueden considerarse moralmente deplorables sin importar el origen cultural.

 

La moral no es sobrenatural: se rige por procesos físicos y químicos en nuestros cerebros.

 

La mayoría de las personas tienen un sentido de moralidad y proclamarán fácilmente, por ejemplo, que ayudar a las personas es correcto, pero matarlas es incorrecto. Probablemente estés asintiendo de acuerdo en tu asiento ahora, ¿verdad?

 

¿Pero alguna vez te has detenido a pensar de dónde viene la moralidad?

 

Muchas personas creen que la moralidad se ha derivado de las enseñanzas religiosas y que originalmente fue determinada por un poder divino. Sin embargo, cuanto más entendemos sobre el cerebro, más vemos que la moral es en realidad una consecuencia completamente natural de nuestra neurología.

 

Así que examinemos más de cerca el cerebro: resulta que no tiene nada de místico y, como todos nuestros otros órganos, funciona solo a través de procesos químicos, eléctricos y físicos, por ejemplo, la liberación de dopamina o una sinapsis de activación. .

 

Estos procesos juntos forman nuestro cerebro stat e: un estado físico que refleja cómo estamos experimentando el mundo en ese momento. Estos estados cerebrales son casi universales para todos los humanos, lo que significa que si examina los cerebros de dos personas que se sienten tristes, por ejemplo, los estados cerebrales tendrán el mismo patrón.

 

Esta fisicalidad significa que la moral también se remonta a los estados cerebrales: decidimos si una acción es moral o inmoral al discernir si nos hace sentir bien o no, y el estado cerebral de “sentirse bien” es inducido por regulación de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina.

 

Por ejemplo, cooperar con alguien es una acción que generalmente nos hace sentir bien. No sorprende entonces que alimentar a los hambrientos (comportamiento cooperativo) generalmente se considere más moral que dejarlos morir de hambre, lo que no implica ninguna cooperación.

 

El hecho de que los estados del cerebro determinen cómo percibimos la moralidad de las acciones significa que la única forma posible de abordar las cuestiones morales es a través de nuestra comprensión del cerebro. Este enfoque puede ofrecernos un conocimiento mucho más útil sobre la moral que las anécdotas y las parábolas en los textos religiosos antiguos.

 

La moralidad tiene sus raíces en nuestra historia evolutiva.

 

Como ya sabes, nuestro sentido de la moral está íntimamente ligado a nuestros estados cerebrales. Para comprender adecuadamente esta conexión, debemos examinar cómo se originó el cerebro en primer lugar.

 

Como todos los demás productos de la evolución, el cerebro fue construido sobre los desarrollos evolutivos que lo precedieron.

 

Podemos observar órganos como, por ejemplo, el cuello de una jirafa o el ojo de un halcón, y pensar que son herramientas exquisitas para su aparente propósito. Pero recuerde, no importa cuán elegante parezca un órgano, no se desarrolló para ningún “propósito”.

 

Los desarrollos evolutivos siempre ocurren por accidente. Las mutaciones coincidentes en los genes hacen que los animales obtengan ciertos atributos, como un cuello ligeramente alargado, o que los pierdan, y este cambio afecta su capacidad de sobrevivir y reproducirse de manera positiva o negativa.

 

Esto significa que el desarrollo evolutivo siempre se basa en lo que vino antes. Nuestros cerebros no aparecieron de la nada: son una amalgama de desarrollos antiguos y nuevos. Las nuevas adiciones contienen cosas como el lóbulo frontal, que es responsable de un comportamiento más complejo. Pero todavía hay algunos cables antiguos allí, y las nuevas incorporaciones deben cooperar con estas estructuras menos sofisticadas para que todo funcione.

 

Entonces, ¿de dónde viene nuestro sentido de la moralidad?

 

De nuestros ancestros evolutivos, resulta. En términos de estados cerebrales, las nuevas estructuras cerebrales no muestran diferencias entre creencias como “2 + 2 = 4” y “matar al inocente está mal”. Para formar creencias morales, las estructuras cerebrales más antiguas deben ser consultadas.

 

Esto indica que, al igual que nuestros cerebros, nuestra moral también ha seguido un largo camino de desarrollo antes de llegar a donde está hoy. Incluso se puede ver un punto de referencia en este camino en nuestros parientes evolutivos: en un experimento, los monos demostraron el comportamiento “moralmente correcto” al renunciar a la comida para evitar que sus compañeros de jaula reciban descargas eléctricas.

 

No podemos conciliar el relativismo moral con nuestra experiencia vivida del mundo.

 

Cuando viaja o lee sobre otros países y culturas, puede preguntarse si las respuestas correctas a las preguntas morales no dependen de la cultura: lo que se considera correcto en un lugar está mal en otro.

 

Pero algunos van más allá de esta afirmación, alegando que simplemente no hay respuestas correctas o incorrectas a las preguntas morales.

 

Estos morales relativistas argumentan que nuestro sentido de la moral simplemente describe nuestras preferencias sobre la forma en que el mundo debería funcionar. Esto significaría que algo “moralmente correcto” (ayudar a los necesitados) no es realmente distinto de algo “moralmente incorrecto” (asesinar personas). Ninguno de los dos es universalmente correcto; Algunas personas simplemente prefieren uno sobre el otro.

 

Hay cierta validez en este punto de vista, pero un simple experimento mental puede demostrar fácilmente que a veces lo correcto y lo incorrecto son inequívocamente claros.

 

Imagina dos mundos paralelos: en el primero, la vida de todos es lo más miserable posible; cada momento viviente está marcado por el peor sufrimiento imaginable. Mientras tanto, los habitantes del segundo mundo experimentan pura felicidad y serenidad sin parar.

 

¿Realmente dirías que no hay una diferencia significativa entre esos dos mundos?

 

Esto ilustra lo absurdo del relativismo moral puro, porque si supuestamente hay no respuestas correctas a las preguntas morales, entonces debemos ignorar nuestras propias experiencias, como el dolor y el placer, también.

 

Pensando en los dos mundos imaginarios, está claro que no importa si no son objetivamente diferentes, lo que importa es que los experimentemos de manera diferente. Y si lo piensa, ¿qué otra cosa podría usar, además de su propia experiencia, para emitir juicios morales?

 

Por ejemplo, si fueras constantemente torturado en el mundo miserable, probablemente te sentirías poco cómodo en el hecho de que tu dolor es meramente subjetivo y tu idea de que la tortura está mal es simplemente tu propia preferencia.

 

Si cuestionas más a los relativistas morales, verás que casi siempre son solo relativistas en principio, no en la práctica. De lo contrario, también serían indiferentes a su propio sufrimiento, y eso es muy raro.

 

A pesar de ser difícil de definir, podemos usar aumentos y disminuciones en el “bienestar” para medir la moralidad.

 

Además de debatir la existencia misma de la moral universal, una de las grandes preguntas para los filósofos morales y éticos es: “¿Qué criterios utilizamos para juzgar el comportamiento moral?” En otras palabras, ¿qué hace que algo sea moral o inmoral a nuestros ojos?

 

En pocas palabras, la única forma en que podemos medir la moralidad de una acción es analizando si aumenta o disminuye el bienestar , es decir, todo lo que valoramos en la vida, como nuestra salud, felicidad, relaciones Etcétera.

 

De hecho, incluso las religiones que afirman que la moral ha sido transmitida por un poder superior todavía fomentan la moralidad a través de sus efectos beneficiosos sobre el propio bienestar de las personas.

 

Por ejemplo, una religión puede afirmar que los actos morales son recompensados ​​al entrar en el cielo, mientras que los actos inmorales son castigados con la condenación eterna. Por lo tanto, aunque los creyentes pueden hablar de actuar de acuerdo con la voluntad de Dios, en última instancia lo hacen para evitar el infierno y entrar al cielo, es decir, mejorar su propio bienestar.

 

Aunque nos ayuda a hacer juicios morales, el bienestar también puede ser un criterio resbaladizo para aplicar.

 

Uno de estos dilemas es: ¿Debería estar más preocupado por su bienestar actual o futuro? A veces entran en conflicto.

 

Por ejemplo, si un fumador considera dejar de fumar, se enfrenta a una compensación: sufrir la fuerte disminución a corto plazo del bienestar debido a la abstinencia de nicotina versus un mayor bienestar más adelante gracias a una mejor salud y finanzas. Sus acciones sin duda dependerán de si está más preocupada por su bienestar inmediato o futuro.

 

Otro dilema es que, aunque algunas acciones aumentan el bienestar de una persona, disminuyen el de otra.

 

Por ejemplo, si dos personas solicitan el mismo trabajo, solo una de ellas puede obtenerlo. Eso significa que solo uno de ellos obtiene el aumento del bienestar a través de la emoción y la estabilidad financiera que trae. Mientras tanto, la otra persona experimentará una disminución en el bienestar a través de sentimientos de rechazo. Entonces, ¿qué bienestar utilizarías como criterio para las preguntas morales?

 

Las respuestas a las preguntas morales son significativas, incluso si las respuestas absolutas son inalcanzables.

 

Muchas personas sienten que la moralidad depende en gran medida del contexto cultural: lo que se considera incorrecto en una cultura puede ser correcto en otra. También insisten en que, debido a esto, no hay respuestas a preguntas morales sobre si una práctica cultural es más correcta o incorrecta que otra.

 

Pero, como verán, este razonamiento no se opone al escrutinio más detallado.

 

Comencemos con un tema más amplio. ¿Se pueden responder todas las preguntas, morales o de otro tipo?

 

En algunos casos, no: porque carecemos de los medios para reunir toda la información para responderlos prácticamente. Por ejemplo, ¿puede decirme lo que cada persona en la tierra deseaba para su cumpleaños el año pasado? Por supuesto que no, porque no tienes esa información a tu disposición y no puedes recopilarla fácilmente.

 

Del mismo modo, realmente no podemos recopilar información de fondo sobre todos los aspectos de todas las prácticas culturales para compararlas adecuadamente.

 

Pero solo porque una pregunta no tenga una respuesta en práctica no significa que sea totalmente incontestable en principio . En teoría, podría comenzar una operación de sondeo masivo para cubrir todo el mundo desde la Antártida hasta Groenlandia y registrar el deseo de cumpleaños de todos para que tenga su respuesta.

 

Esto puede parecer un poco excesivo, pero demuestra que existe una respuesta. E incluso si no llega tan lejos, puede decir algo significativo sobre las posibles respuestas. Por ejemplo, puede decir con bastante confianza que al menos una persona no desea un horno tostador.

 

Entonces, volviendo a las preguntas morales sobre las prácticas culturales, aunque no tengamos respuestas absolutas, podemos decir algo significativo sobre ellas.

 

Por ejemplo, podemos decir que prácticas como la mutilación genital o los matrimonios forzados no son moralmente ambiguos, porque rara vez resultan en un mayor bienestar.

 

Esto ilustra que, aunque no podamos decir qué prácticas son óptimamente morales, al menos podemos decir cuáles no lo son.

 

En un panorama moral, hay muchas posibles respuestas “correctas” a las preguntas morales.

 

La gente suele pensar que la moral es binaria: algo está bien o mal, sin excepciones ni puntos medios.

 

Pero esta no es una buena manera de acomodar las diversas experiencias que encontramos en la vida.

 

Entonces, aunque se puede decir que algunas afirmaciones morales son generalmente verdaderas, es probable que también tengan algunas excepciones dependiendo de las circunstancias externas.

 

Tome la máxima moral “no matarás”, que parece ser generalmente “buena” para vivir. Pero es fácil imaginar un conjunto de circunstancias en las que matar a alguien sería lo correcto, por ejemplo, realizar la eutanasia en alguien que ha tenido una vida larga y fructífera, pero que ahora sufre mucho y le pide que lo mate.

 

Entonces, en lugar de pensar en la moralidad como una función binaria, deberíamos pensar en ella como un moral paisaje : un plano lleno de picos y valles, los picos más altos indican el pozo máximo ser y los valles más profundos que denotan un sufrimiento insoportable. Esta vista permite la flexibilidad para múltiples respuestas correctas a preguntas morales.

 

En este panorama moral, cuando tomamos decisiones morales, siempre debemos tratar de escalar los picos y evitar los valles. Hay muchos picos posibles para escalar, y el que debe apuntar está determinado por su origen cultural.

 

Pero esta multitud de picos no significa que todas las acciones sean igualmente morales. Aunque no podemos decir cuál es el pico más alto absoluto, al menos podemos ver claramente que los picos son mejores que los valles.

 

Esto se puede aplicar a las cosas más simples, como la comida: aunque todos en la tierra no pueden acordar cuál es la mejor comida, podemos estar de acuerdo en el hecho de que la mayoría de los alimentos son más saludables que los desechos tóxicos.

 

Del mismo modo, podemos decir que infligir tortura de por vida a alguien no aumentará el bienestar de nadie lo suficiente como para considerarlo un acto moralmente correcto.

 

Nuestra brújula moral es voluble, por lo que necesitamos ciencia objetiva para responder preguntas morales.

 

¿Tienes una brújula moral fuerte? La mayoría de las personas piensan que sí, pero nuestro juicio moral es, de hecho, a menudo dirigido por factores situacionales.

 

Por ejemplo, nuestros juicios morales pueden ser influenciados por el hecho de que tendemos a temer naturalmente a las pérdidas más de lo que apreciamos las ganancias.

 

Considere un ejemplo en el que un hospital comete negligencia en dos pacientes infantiles. Uno de los niños era un genio con un coeficiente intelectual de 200, pero accidentalmente se le inyectó un veneno que redujo su coeficiente intelectual de manera irreversible a un promedio de 100. El otro niño tiene un promedio de 100 para comenzar, pero el hospital olvidó inyectarla. con una mejora genética que le habría dado un coeficiente intelectual instantáneo de 200.

 

Debido a que enfatizamos las pérdidas más que las ganancias perdidas, vemos el primer error como más moralmente condenable, a pesar de que el resultado final es exactamente el mismo.

 

Otro factor que afecta nuestro juicio moral es que somos reacios a responder preguntas morales cuando estamos personalmente involucrados.

 

Por ejemplo, considere un escenario en el que un tren desbocado se está acelerando por la vía, a punto de chocar contra diez trabajadores de la construcción ajenos. Afortunadamente, tienes la posibilidad de presionar un interruptor para que el tren se desvíe por otro camino, donde solo un trabajador ajeno será asesinado.

 

¿Pulsarías el interruptor? La mayoría de las personas diría que sí, porque estarían salvando diez vidas por el precio de una.

 

Pero, ¿qué pasaría si no hubiera un interruptor y tuviera que físicamente empujar a una persona frente al tren para detenerlo? Aunque el resultado es el mismo, la mayoría de las personas se sienten mucho menos cómodas con esta idea porque requiere una participación personal directa.

 

Sabiendo cómo tales factores afectan nuestra intuición moral, ¿podemos confiar en ella?

 

En realidad no. Necesitamos la ayuda de evidencia científica objetiva y de indagación para hacer juicios consistentes e imparciales. Esta evidencia comprende cosas como la cantidad de vidas salvadas o el efecto positivo en nuestros estados cerebrales.

 

El libre albedrío es una ilusión, pero nuestras instituciones sociales se basan en ello.

 

¿Crees que los criminales merecen ser castigados por sus crímenes?

 

Muchas de las instituciones sociales de la sociedad, por ejemplo, el sistema legal, se basan en la idea de que tenemos la libertad de elegir nuestras propias acciones.

 

¿Pero qué pasa si esta creencia es totalmente errónea?

 

La ​​ciencia reciente parece indicar que libre albedrío , lo que significa que nuestra capacidad de elegir libremente nuestras acciones, no existe.

 

Esto se demostró mediante experimentos en los que se descubrió que nuestra experiencia de tomar una decisión, por ejemplo, levantar el brazo, en realidad tiene lugar hasta diez segundos después de el cerebro ya ha comenzado los procesos necesarios para realizar esa acción.

 

Por lo tanto, parece que realmente no decidimos qué acciones tomar, sino que una miríada de procesos inconscientes en nuestros cerebros resultan en una “decisión” de la que nuestra mente consciente se da cuenta más adelante.

 

Este descubrimiento significa que debemos reconsiderar los fundamentos de muchas de nuestras instituciones sociales.

 

Por ejemplo, nuestro sistema de justicia penal se basa en la suposición fundamental de que las personas tienen control sobre sus acciones. Cuando alguien comete un asesinato, el sistema asume que tomó una decisión y lo llevó a cabo por su cuenta, por lo que merece ser castigado. Pero, ¿y si nunca decidieran cometer un asesinato?

 

Claramente, debe considerarse si tales instituciones necesitan ser cambiadas ahora que sabemos que las personas realmente no están tomando las decisiones que creen que son.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

No hay nada sobrenatural en la moralidad; surge de reacciones físicas y químicas en nuestro cerebro. Para encontrar respuestas correctas e incorrectas a las preguntas morales, podemos ver si las respuestas aumentan o disminuyen el “bienestar”. Sin embargo, si pensamos en la moral como un paisaje con picos y valles, vemos que hay muchos posibles “correctos” “Respuestas a preguntas morales.

 

Consejo práctico:

 

Ten cuidado con tu intuición moral.

 

Si quieres vivir una vida moralmente consistente, debes ser consciente de tus prejuicios con respecto a las decisiones morales. Cuanto más involucrado esté usted personalmente para poder tomar una decisión (por ejemplo, despedir a alguien en el trabajo), más difícil será para usted pensar objetivamente en términos del bien mayor. Por lo tanto, si te encuentras en un dilema moral, intenta imaginar lo que pensarías si le sucediera a otra persona. Esto puede ayudarlo a recuperar una vista más objetiva.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Piensa pequeno

Think Small (2017) muestra cómo los pequeños cambios en la forma en que pensamos y actuamos pueden ayudarnos a lograr grandes objetivos. Aprovechando las percepciones de la ciencia del comportamiento, el autor establece un programa de siete pasos para ayudarlo a elaborar y mantener planes para mejorar su bienestar. Si su objetivo es perder peso o avanzar en el trabajo, este marco lo ayudará a lograrlo.

La ciencia de los besos

Besos: es una parte normal de la vida. Pero pocas personas entienden su verdadero significado. The Science of Kissing (2011) explica por qué los besos están tan arraigados en la biología humana y animal, qué sucede fisiológicamente cuando lo hacemos y por qué es mucho más importante de lo que te imaginas.

Las nuevas reglas de trabajo

The New Rules of Work (2017) es el manual definitivo para navegar en el lugar de trabajo moderno. Los autores Cavoulacos y Minshew reconocen que la forma en que trabajamos ha cambiado junto con el avance de la tecnología y que la forma en que pensamos sobre las carreras profesionales ha evolucionado en consecuencia. Los trabajadores modernos esperan que un trabajo haga más que solo pagar las facturas: el trabajo también debe ser satisfactorio. Sus nuevas reglas lo ayudarán a descubrir la carrera que más le convenga y le brindarán las herramientas para tener éxito en el mercado laboral moderno, desde la solicitud hasta la promoción.

Las nuevas reglas de marketing y relaciones públicas

The New Rules of Marketing & PR (2007) es su guía para el mundo de las estrategias de marketing en línea. Este resumen explica cómo y por qué comunicarse con autenticidad y agilidad en las redes sociales lo ayudará a llegar a más clientes y llevar su marca al siguiente nivel.

Triunfo de la ciudad

Triumph of the City ensalza las virtudes de la ciudad como uno de los mayores inventos de la civilización. Las ciudades no solo conectan a las personas sino que también las ayudan a lograr grandes cosas. Y aunque muchas de las metrópolis urbanas de hoy en día enfrentan desafíos reales en un nuevo orden económico, hay muchas maneras para que las ciudades tengan éxito.

El sentido del estilo

The Sense of Style (2014) ofrece una guía refrescante y relevante para escribir textos potentes y legibles de todo tipo. En lugar de ensalzar las mismas reglas confusas y, a veces, contraintuitivas que se encuentran en las guías de estilo tradicionales, The Sense of Style ofrece trucos y heurísticas simples garantizados para mejorar su escritura.