El obstáculo es el camino

0 Shares
0
0
0

Descubre cómo transformar incluso los mayores obstáculos en ventajas.

 

Con demasiada frecuencia, las personas pierden la fe en su camino porque aparece un obstáculo en su camino. Creen que un obstáculo significa que necesitan cambiar completamente su camino, o darse por vencidos por completo. Pero la gente ha enfrentado obstáculos desde los albores del tiempo, y algunos de los mejores humanos que han vivido han encontrado formas de lidiar con la lucha de la vida cotidiana.

 

Estas personas aprendieron que ocurrirán obstáculos en cada búsqueda en la que nos involucremos y en cada etapa de nuestras vidas, ya sea un jefe desagradable que bloquea nuestras esperanzas de promoción o un clima económico precario que nos impide encontrar trabajo. Entonces, en lugar de evitarlos, tenemos que abordarlos directamente, usarlos para nuestro beneficio y transformarlos en condiciones para nuestro éxito. Este libro nos muestra el camino.

 

En este resumen aprenderás cómo una famosa figura luchó por su herencia practicando hablar en público con guijarros en la boca.

 

Y descubrirás lo que hizo Thomas Edison cuando se incendió su laboratorio de un millón de dólares, destruyendo todos sus últimos prototipos.

 

Finalmente, aprenderás cómo la NASA prepara a sus astronautas para enfrentar obstáculos que amenazan la vida.

 

La percepción, la acción y la voluntad son las claves para convertir los obstáculos en nuestro beneficio.

 

Cuando nos enfrentamos a un obstáculo, la mayoría de nosotros nos enojamos, tememos y frustramos. Creemos que descarrilará nuestros planes y obstaculizará nuestro progreso. Pero los obstáculos pueden convertirse en ventajas, y lejos de limitarnos, pueden llevarnos al éxito.

 

¿Cómo?

 

Para convertir un obstáculo en una ventaja, debemos centrarnos en tres cosas.

 

Primero, debemos enfocarnos en nuestra percepción del obstáculo. Si podemos ver un obstáculo en la luz correcta, podemos revelar las posibilidades ocultas que podemos utilizar para nuestro beneficio.

 

Esta fue la clave del éxito del barón petrolero John D. Rockefeller. Durante una crisis financiera en 1857, Rockefeller, de solo 18 años, observó cómo se comportaban los que entraron en pánico y observó lo que hicieron mal. Al analizar sus fallas, Rockefeller pudo ver el obstáculo, el pánico, de otra manera. Entonces pudo percibir las ventajas que ofrecía la crisis, tomar medidas y comenzar su camino para convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo.

 

Pero la percepción sola no es suficiente. Cuando se enfrenta a un obstáculo, también debe responder con la acción correcta .

 

La acción correcta nace de la combinación de creatividad y flexibilidad. Por ejemplo, a principios del siglo XX, Amelia Earhart quería convertirse en una gran piloto, pero un obstáculo se interpuso en su camino: en aquellos días, las mujeres simplemente no se convertían en pilotos. Así que tomó un trabajo mundano para sobrevivir, pero siguió buscando formas creativas para lograr su sueño.

 

Un día recibió una llamada diciendo que alguien financiaría el primer vuelo transatlántico femenino, pero que solo podía ser una pasajera no remunerada. Aunque esto estaba lejos de lo que quería lograr, aceptó, y este punto de partida la llevó a una carrera como gran aviador.

 

Después de identificar la mejor manera de percibir un obstáculo y la mejor acción para superarlo, utilizamos nuestra para perseverar hasta que se supere el obstáculo.

 

En los próximos capítulos veremos cada uno de estos con más detalle, comenzando por la percepción.

 

Para percibir los obstáculos claramente, debemos aprender a ver objetivamente.

 

Cuando encuentras un obstáculo, ¿cómo respondes? ¿Crees que el mundo podría estar en tu contra y que nada te sale? En cambio, debería pensar en dar un paso atrás, observar la situación objetivamente y pensar: “¿Qué puedo hacer para convertir este obstáculo en una ventaja?”

 

Si los miramos de esta manera, incluso los mayores obstáculos pueden ser aprovechados.

 

Por ejemplo, en la década de 1960 el entonces famoso boxeador Rubin “Hurricane” Carter fue acusado falsamente de un triple homicidio y sentenciado a prisión de por vida. Pero cuando entró en prisión, decidió no dejar que sus circunstancias lo abrumaran y, en cambio, trató de ver cómo podía sacar el máximo provecho.

 

Primero, prometió no vivir con la injusticia, sino seguir luchando para superarla a través del tribunal de justicia. Luego, aprovechó su limitada libertad física para aprovechar su tiempo dentro para estudiar historia, filosofía y derecho. El caso de Carter fue finalmente revocado y fue liberado después de 19 años. Carter salió de la cárcel cuando había entrado, un hombre libre. Pero además, también había utilizado el tiempo para mejorar su educación y a sí mismo.

 

Entonces, ¿cómo podemos lograr esta perspectiva objetiva?

 

Al aprender a separarse de su propia visión personal y altamente subjetiva de la situación. Puede hacer esto imaginando que está aconsejando a un amigo sobre la superación del obstáculo. Que les dirías? ¿Cómo les permitirías acercarse?

 

O puedes seguir a los estoicos, un grupo de filósofos de la antigua Grecia. Se imaginarían cómo reaccionaría un sabio, una persona de sabiduría perfecta, ante el obstáculo. De esa manera, explorarían fuentes ocultas de sabiduría que no sabían conscientemente que tenían.

 

Las emociones descontroladas nublan nuestro juicio y percepción.

 

Nuestras primeras reacciones a un obstáculo suelen ser ira, frustración, ansiedad y confusión. Aunque naturales, tales arrebatos emocionales en realidad nos hacen más difícil lidiar con los obstáculos porque no solo nos impiden juzgar la situación objetivamente, sino que también nos hacen ver de manera diferente. Entonces, si queremos convertir nuestros obstáculos en éxitos, tenemos que aprender a controlar nuestras emociones.

 

¿Cómo?

 

La clave para controlar nuestras emociones es calmar nuestros nervios.

 

Un famoso modelo a seguir para los nervios de acero es el general de la Guerra Civil, Ulysses S. Grant. Una vez fue fotografiado por el famoso fotógrafo Matthew Brady cuando casi pierde la vida. Como no había suficiente luz para la foto, Brady le pidió a un asistente que abriera la claraboya del estudio. Pero el asistente accidentalmente rompió la ventana, y grandes fragmentos de vidrio cayeron justo al lado de donde Grant estaba sentado. Si hubiera entrado en pánico y saltado de su silla, podría haberse lastimado gravemente, pero Grant no se inmutó y se sentó tranquilamente en su silla mientras los fragmentos se rompían a su alrededor. Al controlar sus nervios, Grant evitó que sus emociones lo lastimaran.

 

Entonces, ¿cómo podemos obtener control sobre nuestras emociones?

 

Preparándonos para lo que puede salir mal en cualquier situación. Esto nos permite mantener la calma sin importar cuánto puedan cambiar los eventos externos.

 

La NASA se dio cuenta de lo importante que es esto. Un astronauta en pánico es el factor más importante que contribuye a errores potencialmente mortales en el espacio exterior. Es por eso que la NASA prepara a sus astronautas para responder a cualquier posible obstáculo hasta que su reacción se vuelva automática. Esto les permite lidiar con el estrés cuando algo sale mal con el plan inicial.

 

Las respuestas emocionales a los obstáculos desdibujan nuestro juicio, por lo que es imposible convertir los obstáculos en nuestro beneficio.

 

Una perspectiva maleable nos permite ver las ventajas ocultas de un obstáculo.

 

Cuando nos encontramos con un obstáculo, a menudo solo lo vemos de una manera: insuperable. Pero si podemos cambiar nuestra perspectiva, entonces podemos revelar las ventajas que un obstáculo esconde debajo de la superficie.

 

¿Cómo?

 

Teniendo en cuenta el contexto más amplio. Mirar la situación de forma aislada a menudo hace que el obstáculo parezca impenetrable; pero si lo colocamos en contexto, a menudo podemos ver que realmente no es importante.

 

Por ejemplo, cuando se dispuso a la batalla durante la Guerra del Peloponeso Griego Antiguo, el general Pericles y sus hombres fueron arrojados a la oscuridad repentinamente por un eclipse solar. Muchos soldados vieron esto como un mal presagio y tuvieron miedo de la inminente batalla.

 

Pero Pericles no se desanimó y utilizó esta situación para su ventaja para motivar a sus hombres. Tomó una mortaja oscura y la colocó sobre la cara de uno de sus soldados, y le preguntó si tenía miedo. El soldado respondió que no. Luego, Pericles preguntó por qué deberían permitir que otra causa de oscuridad los disuade en la batalla y los haga temer. Esto permitió a los soldados ver el eclipse bajo una nueva luz y envalentonarse para la lucha.

 

La perspectiva también se puede utilizar para transformar obstáculos en ventajas.

 

George Clooney aprendió esto al principio de su carrera. Cuando llegó por primera vez a Hollywood, luchó por conseguir un papel. Se enojó con los directores, productores y agentes de reparto, culpándolos por no reconocer su talento.

 

Pero luego cambió su perspectiva. Se dio cuenta de que no era su obstáculo, sino los productores de películas: ellos eran los que necesitaban desesperadamente encontrar al actor adecuado. Entonces Clooney decidió acercarse mentalmente a la audición como el actor que estaban buscando. Creía que si se destacaba como la solución a su obstáculo, conseguiría el trabajo. Y al cambiar su perspectiva personal, Clooney pudo transformar el obstáculo inicial en el primer peldaño hacia el éxito.

 

En los siguientes capítulos, descubriremos cuál es el mejor curso de acción cuando nos enfrentamos a los muchos obstáculos de la vida.

 

La acción debe ser persistente y disciplinada para ser efectiva.

 

Hemos visto la importancia de cambiar la perspectiva, pero por sí solo, no es suficiente, también tenemos que tomar medidas. Sin embargo, ante los muchos obstáculos que nos separan de la buena vida, necesitamos más que un solo acto: necesitamos la disciplina estricta para actuar y seguir actuando hasta que se supere el obstáculo.

 

Una persona que demostró que la disciplina triunfa fue Demóstenes, el mayor orador de la antigua Atenas.

 

Además de ser engañado por sus guardianes por su herencia, Demóstenes era una persona enferma y frágil con un impedimento del habla. Pero cuando se enfrentó a todos estos obstáculos, no se rindió. En cambio, se le ocurrió un plan de acción y lo siguió con una disciplina increíble. Se encerró en su estudio y aprendió leyes para poder llevar a sus antiguos guardianes a los tribunales. ¡Y para mejorar su discurso, recitaría repetidamente oratoria con la boca llena de guijarros!

 

A través de su persistencia, Demóstenes se convirtió no solo en el orador más famoso de Atenas, sino que también ganó su juicio contra sus ex guardianes.

 

Al igual que Demosthenes, el inventor y empresario Thomas Edison sabía que la acción efectiva depende de nuestra persistencia.

 

En 1878, Edison revisó 6,000 diferentes tipos de material para descubrir el filamento correcto (un pedazo de bambú) para la bombilla incandescente. Aunque hubo otros inventores que también intentaron descubrir la bombilla incandescente en ese momento, ningún otro inventor realizó tantos experimentos diferentes para asegurarse de que lo obtuvieran. Esta persistencia y tenacidad es universalmente reconocida como la clave del gran éxito de Edison.

 

Centrarse en cada momento y el proceso general nos ayuda a lograr nuestros objetivos.

 

Imagina que eres parte de un proyecto a largo plazo, y por mucho que actúes persistentemente, parece que los obstáculos siguen llegando. Que deberias hacer En lugar de pensar en el objetivo, debe centrarse en en cada momento y en el proceso general .

 

¿Por qué?

 

Porque esto nos permite ocuparnos de las tareas que tenemos entre manos de la manera más efectiva posible, lo que aumentará nuestras posibilidades de éxito a largo plazo.

 

Veamos dos empresas altamente exitosas que se formaron en tiempos económicos increíblemente difíciles.

 

La Compañía Walt Disney se formó once meses antes del colapso del mercado de 1929. Y la compañía de TI, Hewlett-Packard, se formó durante la Gran Depresión en 1935. Ambas compañías tuvieron éxito porque no dejaron que los problemas la economía en general descarrila su pensamiento sobre las actividades del día a día. En lugar de concentrarse en la abrumadora meta de tener éxito en tiempos de crisis económica, se concentraron en el momento en cuestión, no en los obstáculos que los rodeaban. Y paso a paso, se convirtieron en las compañías famosas que conocemos hoy.

 

Otra forma de ver esto es ver cada momento como parte del proceso más amplio que conduce a la meta. Los entrenadores deportivos profesionales utilizan este paradigma para transformar lo que podría parecer el esfuerzo imposible de escalar una montaña en los pasos únicos y regulares necesarios para llegar a la cima.

 

Por ejemplo, Nick Saban, entrenador en jefe del equipo de fútbol americano de la Universidad de Alabama, enseña a sus jugadores a seguir el proceso . Saban le dice a sus jugadores que no se concentren en el objetivo de ganar el campeonato, sino en un buen desempeño en cada juego y cada juego en los juegos. Romper el camino hacia la meta de esta manera permite a sus jugadores invertir su energía en la tarea en cuestión sin preocuparse por todos los “obstáculos”, como las derrotas o posibles lesiones.

 

La acción correcta depende de enfocarse en todo el proceso y vivir en cada momento de ese proceso.

 

Al identificar su debilidad, podemos aprender a poner obstáculos contra ellos mismos.

 

A veces te enfrentarás a un obstáculo tan grande que pensarás que no puedes superarlo. Pero a menudo los mayores obstáculos ocultan las mayores debilidades.

 

Por ejemplo, la desobediencia civil de Gandhi (el movimiento no violento conocido como satyagraha ) y, en particular, la Marcha de la Sal, muestran cómo un gran poder puede volverse contra sí mismo.

 

Gandhi sabía que no podía desafiar el gobierno militar de Gran Bretaña en un conflicto directo, por lo que decidió utilizar la no violencia y los actos simbólicos para mostrar lo injusto que era. Su Marcha de la Sal condujo a cientos de miles de indios al océano para recolectar sal en oposición directa a la ley británica que prohíbe la recolección no regulada de sal. Y debido a que era un esfuerzo no violento, impugnó el dominio británico sin levantar un brazo en combate. La gran fortaleza del imperio era su monopolio de la violencia, y al desafiarlo sin violencia, pudo demostrar cuán débil era en realidad.

 

Otra forma de explotar la debilidad de un obstáculo es usar sus fortalezas contra él.

 

Alejandro Magno hizo esto cuando domesticó a su caballo, el salvaje Bucéfalo. Hasta que Alexander lo apaciguara, Bucéfalo no permitiría que nadie lo montara y lucharía contra cualquiera que lo intentara con furia furiosa. Entonces Alexander hizo que Bucéfalo corriera en línea recta hasta que el caballo se agotó, y dejó de intentar resistirse. Cuando Alexander lo montó, el semental dejó que Alexander lo condujera y lo controlara. Alexander había usado su fuerza para montar (su resistencia) para domar a Bucéfalo explotando la evidente debilidad del caballo (su ira constante agotaba su energía).

 

Entonces, usando sus fuerzas contra sí mismo, incluso el obstáculo más fuerte puede ser superado.

 

En los siguientes capítulos, aprenderemos cómo seguir perseverando a pesar de los constantes obstáculos.

 

Nuestra voluntad nos permite aceptar lo que no podemos cambiar y cambiar lo que podemos.

 

La percepción, la capacidad de ver una situación objetivamente, y la acción (la habilidad práctica de transformar el obstáculo en nuestra ventaja), por sí mismas, no siempre son suficientes. Lo que realmente marca la diferencia es el último ingrediente: nuestro . A menos que creamos en nosotros mismos y apliquemos este poder interno a todas nuestras acciones, no podremos convertir los obstáculos en ventajas.

 

La voluntad es lo que canaliza nuestra percepción y acción para reconocer y cambiar lo que podemos, y no preocuparnos por cosas que no podemos. Esta filosofía fue desarrollada por los estoicos en la antigua Atenas y Roma, como Epicteto, Séneca y el emperador Marco Aurelio. Centraron su voluntad preguntándose siempre qué estaba bajo su control y qué no. Creían que no podíamos cambiar los factores externos. Estos incluyen eventos naturales, acciones de otras personas, la inevitabilidad de la muerte, etc. También creían, sin embargo, que nosotros podríamos cambiar los factores internos. Estos incluyen nuestras emociones, juicios, actitudes, respuestas y decisiones.

 

Armados con este conocimiento, podemos aplicar nuestra voluntad para cambiar lo que somos capaces de cambiar, es decir, nuestros obstáculos internos , mientras enfrentamos y aceptamos los obstáculos externos que inevitablemente encontraremos.

 

Este principio se plasma en la reacción de Thomas Edison ante un terrible golpe en su carrera. A principios de 1900, cuando Edison tenía 67 años, su campus de investigación y producción se incendió. Cuando Edison llegó a la escena, todo el edificio, incluidos todos sus prototipos, documentos e investigaciones, se había incendiado.

 

Pero Edison no se inmutó y vio este evento como una oportunidad para comenzar de nuevo. Se dio cuenta de que no podía deshacer el hecho del incendio, sino que podía cambiar su perspectiva y abordar un obstáculo aparentemente insuperable como una forma de comenzar de nuevo: “deshacerse de una gran cantidad de basura”, lo llamó. Y al final del año, Edison había convertido una pérdida de un millón de dólares en una ganancia de $ 10 millones.

 

Una voluntad disciplinada nos permite empujarnos a nuestros límites mortales.

 

Al aprender a aceptar lo que no podemos cambiar, y al disciplinar nuestra voluntad de cambiar lo que podemos, podemos superar nuestros obstáculos, y a nosotros mismos.

 

Esta voluntad disciplinada nos permite perseverar frente a los obstáculos más difíciles, como se muestra en uno de los textos fundadores de la literatura occidental, la Odyssey , del poeta griego antiguo Homero. En Odyssey , encontramos a Odysseus saliendo de Troya después de diez años de lucha. Poco sabe él que pasará otros diez años enfrentando muchas pruebas y tribulaciones mientras intenta llegar a casa. En el camino, se lo mantiene prisionero, se enfrenta a la tentación, pierde a todos sus hombres, se encuentra con remolinos peligrosos e incluso lucha contra un cíclope y un monstruo de seis cabezas.

 

¿Qué le permitió superar todos los obstáculos enviados por los dioses? Su voluntad de llegar a casa.

 

Otra forma en que nuestra voluntad puede llevarnos al límite de la posibilidad humana es su poder de ignorar nuestra situación personal en favor de objetivos más importantes. Esto está perfectamente ilustrado por James Stockdale, un piloto estadounidense tomado prisionero durante la Guerra de Vietnam.

 

Los prisioneros de guerra sabían que serían torturados y posiblemente asesinados. Pero en lugar de rendirse o simplemente temer por su vida, Stockdale decidió ser un líder para sus compañeros de prisión. Sabiendo que algunos de los torturados podrían volverse locos, Stockdale formó un sistema de apoyo en el campamento para asegurarse de que todos los soldados supieran que estaban juntos y que no deberían avergonzarse por haber brindado información. Al utilizar su voluntad para concentrarse en el objetivo más importante de la supervivencia, Stockdale pudo ayudarse a sí mismo y a otros a soportar años de prisión y tortura, y salir con vida del otro lado.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Al percibir los obstáculos objetivamente, actuar contra sus debilidades y perseverar en tu voluntad, transformarás los obstáculos que encuentras en el fuego que alimenta tu éxito.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Por qué las reglas del oeste – por ahora

Por qué The West Rules - For Now (2010) es un tratado sobre el gobierno occidental. Examina qué es "Occidente" y cómo surgió su dominio actual. Comenzando con el desarrollo más temprano de la humanidad, descarta creencias genéticas racistas y teorías de superioridad cultural. Describe cómo Oriente y Occidente se han encerrado en una carrera por el avance hasta el día de hoy. Y, por supuesto, continúa abordando la pregunta: ¿durará el dominio de Occidente?

Palabras que funcionan

Words That Work (2007) es una guía para transmitir su punto de manera más eficiente y efectiva. Este resumen explica el poder del lenguaje y cómo puede ayudarlo en cualquier cantidad de situaciones, desde negocios hasta discusiones políticas y para salir de una multa de tráfico.

El proyecto de productividad

El Proyecto de productividad (2016) es una guía práctica sobre cómo vivir una vida productiva y significativa. Con técnicas fáciles de entender y consejos confiables, descubrirá cómo trabajar de manera más inteligente y realizar el trabajo que realmente importa. ¡Deja de perder el tiempo y posterga, y elige algunas herramientas nuevas para tomar el control de tu vida!

La tierra inhabitable

La Tierra inhabitable (2019) es un aterrador resumen de los horrores que aguardan en un mundo cada vez más cálido. Con brillo poético, Wallace-Wells se basa en las últimas investigaciones en ciencias climáticas para darnos una elegante advertencia final. Incendios forestales fugitivos, ciudades sumergidas, aire contaminado y pandemias mundiales: estas y otras catástrofes inducidas por el clima no solo esperan en un futuro muy cercano, sino que en algunos casos ya han llegado.

La voluntad de cambiar

The Will to Change (2004) trata sobre las normas sociales que hacen que los hombres dominen la sociedad. Este resumen explica la base social de la masculinidad, ofrece una idea de por qué los hombres no pueden ponerse en contacto con sus sentimientos y explica por qué es importante que hagan exactamente eso para sanar.

La prueba de mamá

Los dos tipos más importantes de conversación que tendrá al fundar un negocio son aquellos con clientes potenciales y aquellos con inversores potenciales. The Mom Test (2013) ofrece consejos para obtener la información que realmente necesita de estas reuniones y para garantizar que su empresa tenga la mejor base posible para el éxito.