Deformado en el tiempo

0 Shares
0
0
0

Descubre cómo ganar control sobre tu percepción del tiempo.

 

El misterio de cómo percibimos el tiempo es ciertamente perdurable. ¿Por qué es que el tiempo a menudo parece que se está alargando sin cesar, mientras que en otras ocasiones parece pasar rápidamente?

 

Basándose en una gran cantidad de ejemplos y una gran cantidad de investigación contemporánea en neurociencia, biología y psicología, la galardonada autora y presentadora Claudia Hammond se enfrenta al misterio de lo que ella llama “deformaciones del tiempo”.

 

En el camino, Hammond explica por qué el tiempo parece que se acelera a medida que envejecemos, por qué se ralentiza cuando prestamos mucha atención a algo y por qué diferentes personas pueden tener percepciones muy diferentes del paso del tiempo.

 

Además, Time Warped es un tesoro de consejos sobre cómo usar el tiempo de manera más efectiva y, lo más importante, usar warps de tiempo para tu propia ventaja, acelerar o ralentizar tu vida a voluntad.

 

En este resumen, descubrirá:

 

  • Por qué tendemos a creer que ocurrieron eventos importantes más recientemente de lo que realmente ocurrieron.
  •  

  • Por qué tenemos recuerdos más vívidos de los eventos que ocurrieron cuando teníamos entre 15 y 25 años que en cualquier otro período.
  •  

  • Por qué un hombre que decidió vivir solo bajo tierra durante dos meses creía que todavía le quedaba casi un mes para irse cuando sus amigos lo recogieron.
  •  

Ya sea que simplemente desee pasar el tiempo esperando en la cola de la oficina de correos, o si desea crear una vida larga y rica para mirar hacia atrás, estas ideas le mostrarán el camino.

 

Aunque el tiempo corre a una velocidad constante, nuestra percepción del mismo se ve afectada por diferentes factores.

 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el tiempo parece alargarse interminablemente un día, mientras que al día siguiente parece pasar volando?

 

¿Qué hay detrás de este extraño fenómeno?

 

En resumen, nuestra percepción : Si bien el flujo del tiempo en sí no varía, nuestra percepción sí lo hace.

 

Entonces, ¿qué factores influyen en esta percepción?

 

En primer lugar, nuestras emociones. Por ejemplo, cuando tenemos miedo, procesamos todos los datos de los sentidos, lo que vemos, oímos, huele, saboreamos y sentimos, más a fondo. Cuando procesamos más información en un período de tiempo dado de lo habitual, el tiempo parece disminuir.

 

Este fenómeno fue probado por el neurocientífico David Eagleman, quien aterrorizó intencionalmente a sus participantes (dispuestos) arrojándolos desde el techo de un rascacielos (no se preocupe, llevaban arneses de seguridad). El miedo de los participantes hizo que sus cerebros procesaran la información con mucho mayor detalle y, en consecuencia, el tiempo pareció desacelerarse.

 

El segundo factor en la “deformación del tiempo” es la memoria: cuantos más recuerdos hacemos, más lentamente parece pasar el tiempo. Además, si experimentamos mucho estrés, nuestros sentidos se intensifican, por lo que tendemos a crear más recuerdos.

 

Por ejemplo, imagina que desprecias hablar en público pero estás obligado a dar una presentación de cinco minutos. Cuando finalmente estés en ese escenario, probablemente te sentirás muy estresado. Ese estrés hará que “grabe” el evento con gran detalle, creando muchos recuerdos, por ejemplo, de los rostros de las personas en la primera fila.

 

¿El resultado? Esos cinco minutos parecerán una eternidad.

 

Finalmente, incluso algo tan mundano como la temperatura corporal puede afectar nuestra percepción del tiempo.

 

Tome la esposa del psicólogo Hudson Hoagland, que estaba postrado en cama con gripe. Hoagland cuidó atentamente a su esposa, y no la dejó sola por más de unos minutos en ningún momento. Sin embargo, ella se quejó de que él se había ido por períodos mucho más largos.

 

Curioso por su sentido del tiempo aparentemente deformado, Hoagland realizó un experimento que demostró que cuanto más alta era la fiebre de su esposa, más rápido parecía pasarle un minuto.

 

El tiempo se comparte entre las personas y se basa en reglas sociales.

 

Si alguna vez te has tomado unas vacaciones en un cálido país del sur, es posible que hayas observado que sus habitantes tienen una idea completamente diferente de la puntualidad. Si bien la mayoría de las personas en el hemisferio norte establece un límite aceptable para la tardanza de, digamos, cinco minutos, en otros lugares no es raro que la gente presente un total dos horas tarde.

 

Esto se debe a que cada sociedad tiene sus propias reglas y convenciones sobre el tiempo, que sus miembros comparten y entienden.

 

Por ejemplo, si ha reservado un tren que sale a las 8 p.m., se considera normal llegar a la estación diez minutos antes. Sin embargo, si lo invitan a una cena a partir de las 8 p.m., se espera que llegue un poco más tarde. Dichas reglas nos brindan una forma de acordar lo que es aceptable y, por lo tanto, nos dan una sensación de seguridad.

 

Es por eso que puede tener dificultades al visitar un país donde las reglas establecidas son diferentes. Puede, por ejemplo, llegar 30 minutos tarde a una cena, habitual en su propio país, y aún así tener que esperar unas horas para que lleguen los otros invitados.

 

Sin embargo, los aspectos sociales del tiempo no solo influyen en la forma en que lo manejamos. También pueden afectar nuestra percepción del paso del tiempo.

 

Por ejemplo, una situación social desagradable puede hacer que el tiempo parezca arrastrarse. En un estudio realizado en un laboratorio, los participantes recibieron instrucciones de elegir a sus compañeros de laboratorio escribiendo el nombre de su compañero preferido de forma anónima en una hoja de papel.

 

A varios participantes se les dijo que nadie los había elegido y que tendrían que trabajar solos. Se informó a otros participantes que todos los habían elegido, pero como esto era imposible de organizar, también tendrían que trabajar solos.

 

Después, se pidió a todos los participantes que estimaran el tiempo que había pasado. Quizás, como era de esperar, los participantes rechazados percibieron que el tiempo había pasado mucho más lentamente.

 

Nuestra percepción del pasado se ve afectada por la magnitud de los eventos y la edad en que los experimentamos.

 

¿En qué año murió Michael Jackson? Debe haber sido años hace, ¿verdad?

 

Quizás te sorprenda saber que fue tan reciente como 2009.

 

Cuando reflexionamos sobre el pasado, a menudo nos resulta difícil juzgar el tiempo con precisión. Eventos importantes, como la muerte prematura de una superestrella, se destacan en nuestros recuerdos, lo que nos lleva a creer que ocurrieron más recientemente de lo que lo hicieron.

 

Este efecto, conocido como telescópico , es solo un ejemplo de la dificultad que tenemos para recordar correctamente el paso del tiempo.

 

En el otro lado de las cosas, también tendemos a olvidar los eventos relativamente insignificantes de nuestro pasado porque generalmente no los contemplamos.

 

Esto se puede ver en un experimento realizado por el investigador Marigold Linton. Todas las noches, durante diez años, describió dos de los eventos del día en una tarjeta de índice y fechaba la parte de atrás.

 

Una vez al mes, Linton elegía dos cartas al azar y calculaba sus fechas. Ella encontró esta tarea muy difícil, especialmente con eventos mundanos como “café con amigos”.

 

Después de cada prueba, devolvería las cartas usadas a la pila, para poder probar su memoria de algunos eventos más de una vez.

 

Los eventos en los que se volvió más competente para salir con precisión fueron los que seleccionó del montón repetidamente, lo que demuestra que recordamos los eventos que más contemplamos.

 

Otra falla de nuestros recuerdos es que tendemos a haber hecho la mayoría de ellos entre las edades de 15 y 25 años, el “golpe de reminiscencia”. Según los psicólogos, los recuerdos que tenemos de este período de nuestras vidas son vívidos y fáciles. recordó.

 

¿Por qué?

 

La clave es la novedad : durante este período, experimentamos muchas cosas por primera vez: relaciones, trabajos, viajes independientes, vivir solo, etc., lo que hace que los eventos de este tiempo sean mucho más fáciles recordar.

 

Cada uno de nosotros posee un reloj interno que controla nuestras funciones corporales pero funciona durante más de 24 horas.

 

¿Alguna vez te has preguntado por qué tienes hambre en ciertos momentos de cada día? ¿O por qué tendemos a cansarnos a la misma hora cada noche?

 

Este es el trabajo de un reloj biológico interno que cronometra todas nuestras funciones corporales.

 

Si bien este reloj es interno, depende de señales externas, como la luz del día, que sincronizan el tiempo del cuerpo con el del resto de la sociedad. De hecho, sin tales señales externas, el ciclo de nuestro reloj interno se desviaría del del día normal de 24 horas.

 

Esto ha sido ilustrado por un experimento realizado en la década de 1960 por Michel Siffre, quien decidió probar su reloj interior encerrándose en una cueva subterránea durante dos meses.

 

Debido a que sus comidas y su sueño no estaban regidos por estímulos externos, dormía y comía cada vez que se sentía bien. El resultado fue que cada “día” le parecería interminable a Siffre. En realidad, sin embargo, el tiempo pasaba mucho más rápido de lo que pensaba. De hecho, estaría consciente durante todo un día, pero creería que había estado despierto por unas pocas horas.

 

Para Siffre, el tiempo perdió todo significado, incluso en la medida en que la música que había traído con él no le proporcionaba ningún placer. Para sus oídos, Beethoven sonaba como puro ruido.

 

Cuando terminó el experimento de dos meses y los colegas de Siffre vinieron a buscarlo, ¡tenía la impresión de que todavía le quedaban 25 días más!

 

Experimentos como este han llevado a los científicos a concluir que el ciclo de sueño y los períodos activos de nuestro reloj interno en realidad dura 24 horas y 31 minutos.

 

En la vida cotidiana, este ciclo generalmente se corrige con la luz del día. Pero cuando nos veamos privados de este estímulo externo, como lo fue Siffre, volveremos a este ciclo interno.

 

Tu percepción del tiempo depende de que tu mente y tu cuerpo trabajen juntos.

 

Como has aprendido, tu cerebro influye en tus funciones corporales y tu percepción del tiempo. Pero, ¿cómo hace exactamente esto el cerebro?

 

En primer lugar, el lóbulo frontal del cerebro es responsable de nuestra percepción del paso del tiempo, así como de la creación y almacenamiento de recuerdos y el desarrollo de ideas.

 

Sin un lóbulo frontal completamente funcional, no tendríamos la capacidad de juzgar el tiempo con precisión, incluso en el transcurso de un solo día. Considere, por ejemplo, el caso de un hombre de 49 años que se quejó al neurólogo Dr. Giacomo Koch de que algo estaba claramente mal con su percepción del tiempo. Como explicó el paciente, se despertaba, conducía a su trabajo, hacía lo que parecía un día completo de trabajo, se preparaba para partir y ¡luego descubría que ni siquiera era la hora del almuerzo!

 

Aparte de esta extraña queja, el hombre no tuvo otros problemas y pasó muchos exámenes neuropsicológicos.

 

Fue solo cuando se realizó un escáner cerebral que se descubrió una anormalidad en su lóbulo frontal, uno que disminuyó su capacidad para juzgar el paso del tiempo correctamente.

 

En segundo lugar, nuestra percepción del tiempo está regulada por un neurotransmisor en el cerebro llamado dopamina . Este químico envía información alrededor del cerebro.

 

Si aumentan los niveles de dopamina, lo que ocurre si tomamos ciertas drogas recreativas, como las metanfetaminas, nuestro reloj interno se acelera. Como resultado, percibimos que el tiempo pasa mucho más rápido de lo que es, por lo que las horas parecen pasar volando.

 

Finalmente, nuestra percepción del tiempo depende de las pistas del cuerpo, que se obtienen a través de un sentido llamado propiocepción : la conciencia de la posición y el movimiento del cuerpo. Un ejemplo de esto es la capacidad de sentir latir el corazón en un momento dado.

 

Sin este sentido, nos resultaría difícil percibir el tiempo con precisión. De hecho, los experimentos han demostrado que las personas que carecen de este sentido perciben el tiempo como algo más lento.

 

Mientras más atención le prestemos a algo, más lento se sentirá.

 

Imagina que estás sentado en una conferencia, aburrido de tu mente. Por mucho que lo intentes, te resulta difícil mantener los ojos fuera del reloj a medida que pasan los segundos.

 

Si miras este reloj en el momento justo, la manecilla de los segundos parece descansar más de lo que esperas, tanto tiempo, de hecho, que te preguntas si el reloj se ha detenido. Por supuesto, un instante después, la mano se mueve.

 

¿Por qué sucede esto?

 

Amelia Hunt explica este fenómeno en términos de nuestra atención: cuanto más nos centramos en algo, más lentamente parece transcurrir el tiempo.

 

Por eso, cuando estamos aburridos, sentimos que el tiempo se está arrastrando. Al centrarnos únicamente en el paso del tiempo, sentimos que se está desacelerando, incluso hasta el punto de cronostasis , la sensación de que el tiempo se ha detenido.

 

Se puede observar un efecto similar cuando presenciamos un evento inesperado. Este es el efecto impar : porque los acontecimientos imprevistos llaman nuestra atención, parecen durar más.

 

Por ejemplo, en un experimento, se presenta una secuencia de imágenes en una pantalla: manzana, manzana, manzana, manzana, manzana, perro, manzana, manzana.

 

La mayoría de los participantes están convencidos de que el perro está en la pantalla durante más tiempo que las manzanas, pero la duración de cada imagen es idéntica. Es solo porque los participantes no esperan ver a un perro que el tiempo parece disminuir para ellos.

 

Ya sea que esta deformación del tiempo en particular sea provocada al observar un evento inesperado o al concentrarse intensamente, el neurocientífico David Eagleman cree que es fundamentalmente el resultado de la energía gastada por el cerebro.

 

Por ejemplo, en el caso del efecto extraño, cuando toda su atención se desvía repentinamente hacia algo nuevo, las neuronas disparadas por su cerebro consumen energía. Para Eagleman, cuanta más energía usemos, mayor será la duración percibida de un evento.

 

Es por eso que las nuevas experiencias parecen durar más: procesar nuevos estímulos requiere más energía.

 

Todos representamos el paso del tiempo para nosotros de una forma u otra, y algunas personas lo hacen visualmente.

 

Cuando piensas en la semana pasada, ¿imaginas el tiempo tendido frente a ti, de izquierda a derecha?

 

Muchas personas, aproximadamente el 20 por ciento, de hecho, tienden a “ver” el tiempo de esta manera.

 

Esta percepción visual del paso del tiempo es un ejemplo de sinestesia, que los investigadores han demostrado en el siguiente experimento.

 

Una secuencia de palabras se presenta en una pantalla de computadora, algunas en una fuente roja, otras en azul.

 

Los participantes deben presionar la tecla “M” con su mano derecha si la fuente es azul, y la tecla “Y” con su mano izquierda si es roja.

 

A los participantes se les dice que el significado de las palabras es irrelevante y se les indica que respondan solo a su color.

 

Sin embargo, cuando aparecen los nombres de los meses, los participantes que visualizan el tiempo de izquierda a derecha responden de manera interesante. Cada vez que aparece un mes posterior, reaccionan mucho más rápido si la fuente es azul (es decir, usan su mano derecha), y cuando aparece un mes anterior, responden mucho más rápidamente si la fuente es roja.

 

¿Por qué? Porque esas personas asocian tiempos anteriores con la izquierda y tiempos posteriores con la derecha.

 

Si bien no todos “vemos” el tiempo de esta manera, todos representan el tiempo en sus mentes de una forma u otra.

 

Entonces, ¿cómo usted representa el tiempo? Para averiguarlo, considere este problema.

 

“La reunión del próximo miércoles tuvo que adelantarse dos días. ¿En qué día está teniendo lugar la reunión ahora? ”

 

Para llegar a su conclusión, algunos lectores responderán instintivamente “Viernes” porque se visualizan avanzando dos días después del miércoles.

 

Pero otros lectores responderán que la reunión está reprogramada para el lunes. Si esa fue su respuesta instintiva, no se visualiza como moviéndose, sino que ve el tiempo avanzando hacia usted por dos días, de miércoles a lunes.

 

Nuestra capacidad de considerar el futuro es una ventaja que nos distingue de otros animales.

 

Piensa con anticipación para el próximo invierno e imagínate sentado en el sofá, envuelto cómodamente en una manta y leyendo una novela apasionante.

 

¿Puedes sentir la suave manta a tu alrededor? Quizás incluso puedas oler las galletas navideñas recién horneadas.

 

Esta capacidad de “viajar en el tiempo” mentalmente – para pensar en el futuro – es una habilidad crucial.

 

Ser capaz de imaginar y “sentir” el futuro puede ayudarlo a prepararse para los próximos eventos, por ejemplo, una entrevista de trabajo. Al imaginar cómo se sentirá cuando realmente esté en esa entrevista, frente a la tarea de tener que impresionar, se da la oportunidad de considerar de antemano las preguntas que se le harán y, por lo tanto, ensayar mentalmente sus respuestas para que estás completamente preparado para dar tu mejor rendimiento cuando llegue el momento.

 

Sin embargo, algunas personas simplemente no tienen la capacidad de imaginar el futuro: por ejemplo, aquellos que han sufrido lesiones cerebrales o aquellos con ciertos problemas de salud mental, carecen de esta habilidad crucial.

 

Incluso si las personas con ciertas lesiones cerebrales reciben detalles vívidos sobre una escena futura (imágenes, olores, sonidos), no pueden imaginarlo como si estuvieran allí. Esto también es cierto para las personas con enfermedad de Alzheimer y esquizofrenia. De hecho, cuanto más grave es la enfermedad o lesión, más difícil es para el paciente imaginar el futuro.

 

Además, el pensamiento futuro es una habilidad humana única. Si eres dueño de un perro, te gustaría creer que ocasionalmente, cuando tu fiel compañero descansa a tus pies, en realidad está pensando en tus paseos más agradables juntos. Sin embargo, hasta donde sabemos, los perros no pueden recordar eventos pasados ​​en detalle. Por lo tanto, es poco probable que puedan participar en el pensamiento futuro.

 

Aunque los animales pueden aprender y son capaces de comportarse de manera inteligente, no hay evidencia de que puedan imaginar el futuro como lo hacen los humanos.

 

Los recuerdos están hechos de fragmentos flexibles que podemos usar para crear otros nuevos.

 

¿Alguna vez has contado una historia que estás convencido de tu propia vida, solo para que un amigo interrumpa y se queje de que estás contando su experiencia , no la tuya?

 

¿Por qué sucede esto?

 

La memoria es reconstructiva : nuestras memorias están compuestas de muchos fragmentos que podemos combinar instantáneamente para crear nuevas memorias, que podrían nunca haber ocurrido.

 

Esta flexibilidad es lo que nos hace fácil imaginar el futuro.

 

Por ejemplo, intenta imaginar viajar en un autobús escolar a una playa tropical donde tu mejor amigo se casará con Johnny Depp.

 

Puedes imaginar esta escena al instante. Pero si sus recuerdos fueran fijos, no flexibles, el proceso tomaría mucho más tiempo. Al igual que con una cinta de video, tendrías que rebobinar y escanear tus recuerdos hasta que encontraras a uno de ustedes en un autobús escolar. Luego, tendrías que buscar en tus recuerdos las películas que has visto protagonizadas por Johnny Depp e intentar recordar una boda tropical en la playa que has visto en la televisión.

 

Estos recuerdos pueden estar separados por décadas, por lo que recopilarlos y unirlos llevaría años. Sin embargo, debido a que la memoria es fragmentada y flexible, las imágenes de futuros posibles se crean fácilmente.

 

Sin embargo, aunque la flexibilidad de nuestros recuerdos hace que el pensamiento futuro sea mucho más fácil, también nos hace recordar mal el pasado, como demostró la investigadora Elisabeth Loftus.

 

En un experimento, Loftus tuvo como objetivo hacer que los participantes recordaran eventos de su pasado que nunca habían ocurrido. Para hacer esto, entrevistó a sus familiares para recopilar información de antecedentes sobre eventos reales del pasado de los participantes.

 

Utilizando estos fragmentos, Loftus discutía el pasado con un participante, y finalmente los convencía de que habían conocido a Bugs Bunny en Disneyland cuando eran niños.

 

Si bien esto puede no parecer un recuerdo tan inverosímil, en realidad lo es: Bugs Bunny es un personaje que pertenece a Warner Bros., no a Disney, y por lo tanto nunca aparecería en Disneylandia.

 

Ahora que has aprendido cómo representamos mentalmente el tiempo para nosotros mismos, los siguientes capítulos te mostrarán cómo cambiar tu percepción del tiempo a voluntad.

 

Puedes hacer que tu vida parezca más larga haciendo cada día especial, o incluso puedes hacer que el tiempo se acelere.

 

Probablemente te hayas dado cuenta de cómo pasa el tiempo cuando haces algo agradable, como ver tu programa de televisión favorito, y cómo el tiempo transcurre sin parar cuando estás aburrido.

 

Pero, ¿ha notado que períodos de tiempo más largos, como el paso de un año, también están sujetos al efecto de distorsión temporal?

 

Ya sea que quieras sentir que estás viviendo una vida larga y rica o que quieras acelerar en ciertos momentos, puedes usar este conocimiento para tu ventaja.

 

Por ejemplo, puedes ralentizar tu experiencia del tiempo aprovechando las vacaciones paradoja : mientras que las vacaciones parecen pasar rápidamente cuando estás en medio de ellas. , en el momento en que llegues a casa sentirás que has estado fuera mucho más tiempo.

 

¿Por qué?

 

La razón principal es que las vacaciones generalmente implican muy pocas rutinas. Por lo tanto, si desea que los años se sientan más largos en retrospectiva, debe intentar evitar la rutina y agregar variedad siempre que sea posible.

 

Por ejemplo, podría tomar una ruta diferente al trabajo u organizar fechas de almuerzo con un amigo diferente para cada día de la semana.

 

Por supuesto, es probable que no quieras que todos los eventos en tu vida se sientan escindidos. Afortunadamente, también hay muchas formas de acelerar su percepción del tiempo.

 

Por ejemplo, si está atrapado en la fila de la oficina de correos, no se concentre en el tiempo de espera, ya que esto solo hará que el tiempo se arrastre. En cambio, puede distraerse de la espera charlando con personas en la línea o tal vez escribiendo algunos pensamientos en su teléfono.

 

Sin embargo, la mejor manera de hacer que el tiempo pase volando sería practicar la atención plena, permitiéndote ser plenamente consciente de tu entorno.

 

Si siente que no hay suficientes horas en el día, probablemente no las esté usando de manera eficiente.

 

Imagine un día muy ocupado: tiene prisa por cumplir con varios plazos, tiene una fecha para almorzar que no puede cancelar y su teléfono no deja de sonar.

 

En días como este, tendemos a sentir que si solo hubiera unas pocas horas más en el día, completaríamos todas nuestras tareas con tiempo de sobra .

 

Sin embargo, el problema no es la falta de horas, es la forma en que usamos las horas que tenemos.

 

Por ejemplo, en un estudio de más de 1,500 personas, el psicólogo William Friedman descubrió que aquellos que sentían que corrían constantemente para hacer todo también creían que el tiempo pasaba muy rápido.

 

Para combatir este problema y ralentizar efectivamente el tiempo, el primer paso es obtener una visión precisa de cuánto tiempo tiene. Por ejemplo, en un estudio, los participantes creían que tenían, en promedio, solo 20 horas de tiempo libre por semana. Sin embargo, al observar sus diarios, los investigadores descubrieron que los participantes tenían 40 horas libres cada semana. Solo una vez que sepa cuánto tiempo tiene, puede tomar medidas para usarlo de manera más eficiente.

 

Una forma de garantizar que logrará más en un solo día es usar plazos estrictos. Por ejemplo, si tiene que escribir un informe para el trabajo y debe completar, digamos, 30 pasos antes de que el trabajo esté listo para entregar, el final de ese proyecto parecerá muy distante. El resultado es que no sentirá una necesidad apremiante de concentrarse en ello.

 

Pero si su jefe solicita que el trabajo se entregue a principios de la próxima semana, el final del proyecto parecerá mucho más cercano, lo que generará una urgencia que le facilitará concentrarse en la tarea en cuestión. En resumen, los plazos alteran nuestra percepción del tiempo de una manera que aumenta nuestro enfoque dramáticamente, por lo que si establece plazos estrictos para cada paso, descubrirá que su tiempo se usa de manera mucho más efectiva.

 

Recordar las fechas de eventos pasados ​​no es fácil, pero ciertos trucos pueden ayudarte.

 

A menudo, cuando miramos hacia atrás en nuestro pasado, los eventos parecen difuminarse y su orden se vuelve difícil de precisar.

 

¿En qué año tuvieron lugar los recientes bombardeos de Londres? ¿Cuándo murió la princesa Diana?

 

Recordar fechas exactas puede ser difícil. Sin embargo, al usar el siguiente sistema, podrá estimar la fecha de cualquier evento con mucha más precisión.

 

Para fechar un evento personal en tu vida, primero debes adivinar el número de años, meses o semanas que ocurrió el evento.

 

Luego, intenta adivinar la fecha exacta.

 

Para la estimación final, y más precisa, reste o agregue algunos meses o años. Por ejemplo, si ha adivinado que el evento ocurrió hace dos meses, debería agregar un poco más de tiempo.

 

Por ejemplo, digamos que necesita recordar la fecha en que recogió a su perro del refugio. Si hace seis meses es su primera suposición, debe estimar que estaba más cerca de las siete.

 

Sin embargo, si cree que recolectó a su perro hace menos de dos meses, debería restar algo de tiempo de su estimación, ya que el evento probablemente ocurrió más recientemente de lo que cree, por ejemplo, haga su conjetura final cinco semanas en lugar de seis.

 

Cuando se trata de recordar las fechas de eventos públicos, intente usar las etiquetas hora – recuerdos personales de la época en cuestión. Usted hace sus conjeturas más precisas cuando puede conectar los eventos públicos con los de su vida personal.

 

Por ejemplo, para saber cuándo murió la princesa Diana, pregúntate qué estabas haciendo cuando te enteraste de su muerte. ¿Cuál era tu trabajo en ese momento? Donde estabas viviendo

 

Cuantas más etiquetas de tiempo pueda recordar, más probabilidades tendrá de recordar la fecha correctamente (la respuesta, por cierto, es el 31 de agosto de 1997).

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Nuestra percepción de es afectada por [ 19459012] tanto interno como externo factores, tales como [ 19459012] nuestras emociones, nuestros recuerdos y nuestros cuerpos. Para esta razón , percepción en realidad difiere de persona a persona. Por aprendiendo cómo percibimos tiempo, nosotros puede aprender a influencia nuestra personal experiencia [ 19459012] de para instancia, nosotros podemos [ 19459012] lento abajo o velocidad arriba [19459012 ] cuando sea necesario.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar

Desenroscado

Unscrewed (2017) analiza los numerosos obstáculos que enfrentan las mujeres todos los días en su camino hacia la igualdad y el respeto. La autora Jaclyn Friedman muestra el camino a seguir. Ella arroja una luz sobre aquellos que ya están trabajando duro desmantelando estas barreras y explica por qué a pesar de que el sistema actual puede estar desequilibrado, pero podemos construir uno nuevo.

El interruptor de fuerza

The Strength Switch (2017) demuestra cómo los padres pueden emplear la crianza basada en la fuerza en escenarios familiares. Muestra que los niños pueden florecer y florecer si los padres cambian su enfoque hacia las fortalezas de sus hijos en lugar de ser demasiado críticos.

La nueva venta estratégica

New Strategic Selling (1995) le enseña cómo cerrar las ventas de la manera más positiva y beneficiosa tanto para usted como para su comprador. El éxito a largo plazo en las ventas se trata de construir relaciones, satisfacer a sus clientes e identificar los factores clave que influyen en la venta, y este resumen lo pondrá en camino.

La orientación invisible

La Orientación Invisible (2014) proporciona una introducción útil a la asexualidad, que incluye información valiosa sobre lo que es y lo que no es. También aprenderá sobre cómo las personas experimentan esta orientación sexual, las dificultades que conlleva y por qué no hay necesidad de curarla, condescender o considerar a las personas asexuales como algo diferente a usted o a mí.

Los ganadores sueñan

Winners Dream ofrece una guía para alcanzar sus objetivos siguiendo la vida y el ejemplo de Bill McDermott, actual CEO de SAP, la compañía de software más grande del mundo. Al identificar su sueño ganador, puede encontrar la motivación para superar todos los obstáculos en su camino y ayudar a otros en el camino.

El sesgo de optimismo

The Optimism Bias (2011) demuestra las formas interesantes y entretenidas en que nuestras gafas teñidas de rosa colorean nuestra experiencia del mundo, y por qué es bueno que lo hagan. Aunque no le permitirán quitarse esas especificaciones rosadas, este resumen al menos le dará una idea de por qué las usa y cómo puede usarlas para su beneficio.