La revolución empresarial

Basándose en argumentos poderosos y demostrando ideas extraordinarias, en The Managerial Revolution (1941) James Burnham investiga el surgimiento de una nueva clase dominante, los gerentes, que prometieron destronar a los capitalistas ricos de su posición principal en la economía de mediados del siglo XX. Aunque escrito hace más de siete décadas, los temas y argumentos de este libro aún resuenan en la sociedad actual.

Es el mundo de un gerente.

¿Has notado que el gobierno está teniendo un mayor interés en la economía que en tiempos anteriores? ¿Se pregunta por qué, en cualquier organización que le interese ver, los gerentes y burócratas se multiplican a la izquierda, a la derecha y al centro? Si es así, entonces tenga la seguridad. No eres paranoico; solo estás viviendo la revolución empresarial.

Únete a nosotros mientras descubrimos por qué la sociedad y la economía están cambiando tan drásticamente, como se ve a través de los ojos proféticos de James Burnham durante la Segunda Guerra Mundial. Descubra por qué el capitalismo está en una espiral descendente y si el comunismo tiene la esperanza de reemplazarlo como nuestra estructura económica. A medida que el poder pasa de las manos de una clase dominante a otra, conozca a los individuos que realmente impulsan a la sociedad y a aquellos que se benefician desproporcionadamente de todo lo que produce.

En un mundo impredecible lleno de conflictos, las ideas de estas ideas sobre el capitalismo, el socialismo y los mecanismos de dominación social son tan relevantes ahora como lo fueron cuando se publicaron por primera vez en 1941.

Sigue leyendo para descubrir

  • lo que la historia rusa nos puede enseñar sobre el mundo del mañana;
  • por qué todas sus suposiciones sobre el capitalismo están equivocadas; y
  • cómo el papel cambiante de los gerentes en los negocios y el gobierno está transformando la sociedad.

La sociedad capitalista tiene varias características definitorias.

En el momento en que el autor escribía, el comienzo de una nueva era parecía inevitable. La sociedad parecía estar pasando de un tipo a otro, de una sociedad capitalista a una gerencial. Pero antes de que podamos entender cómo sería este nuevo mundo, debemos mirar de cerca al capitalismo.

Desde el final de la Edad Media, el capitalismo ha sido la estructura política y económica dominante tanto en los Estados Unidos como en gran parte de Europa.

Pero, ¿cuáles son las características definitorias de una sociedad capitalista?

La primera característica importante del capitalismo se relaciona con la producción. En una sociedad capitalista, cada uno de los bienes producidos, ya sea que su propósito sea alimentarnos o entretenernos, es visto como una mercancía. Esto significa que todo tiene un valor monetario o precio. Desde casas hasta oro y trabajo de una persona: todo en una sociedad capitalista se mira desde el punto de vista de su valor de cambio monetario en lugar de su capacidad para satisfacer cualquier necesidad real.

En segundo lugar, bajo el capitalismo, el dinero desempeña una segunda función crucial en la economía, separada de su papel como medio de intercambio. A saber, el dinero se usa como capital. En una sociedad capitalista, el dinero puede transformarse en máquinas, materias primas y mano de obra, que pueden fabricar productos. Estos productos luego se venden, lo que vuelve a traducir el capital inicial en dinero nuevamente. En otras palabras, bajo el capitalismo, el dinero gana dinero.

Otra característica definitoria de la sociedad capitalista es que la producción de bienes se realiza con fines de lucro. Por ejemplo, lo que determina si una fábrica de zapatos puede continuar produciendo zapatos no es si los niños locales andan descalzos, sino si los zapatos se pueden vender con ganancias en el mercado.

Finalmente, bajo el capitalismo, las personas pueden separarse ampliamente en dos clases sociales. Una clase está compuesta por las personas que poseen los instrumentos de producción, como fábricas, máquinas y ferrocarriles, y que contratan a otros para operar estos medios de producción. Estos individuos son conocidos como capitalistas y su propiedad de los instrumentos de producción, así como su capacidad para darse una mayor participación en los productos resultantes, los convierte en la clase dominante.

La segunda clase de ciudadanos en una sociedad capitalista generalmente se conoce como el proletariado o los trabajadores. Estas son las personas que venden su trabajo a los propietarios, no poseen ninguno de los instrumentos de producción, y que generalmente reciben una parte menor y desigual de los productos.

Probablemente veas todos estos aspectos del capitalismo en la sociedad actual, pero ¿seguirán existiendo mañana?

No hay evidencia de que el capitalismo continuará, y hay indicios importantes de que no lo hará.

Cuando el autor escribía en 1941, la Segunda Guerra Mundial estaba en su apogeo, y el desempleo masivo había aumentado en los Estados Unidos y Europa Occidental durante varios años. Fue una época de cambios increíbles y agitación. Sin embargo, a pesar de estos enormes desafíos, muchas personas creían firmemente que el sistema capitalista sobreviviría intacto.

Pero esta creencia en la continuación de la sociedad capitalista se basó en dos supuestos, los cuales están equivocados.

La primera suposición es que la sociedad siempre ha tenido una estructura capitalista y, por lo tanto, siempre la tendrá. Pero, de hecho, la sociedad solo ha sido capitalista durante un pequeño período de la historia. La organización de la sociedad a lo largo de las líneas capitalistas solo comenzó en el siglo XIV, y no fue hasta mucho después que el capitalismo comenzó a dominar.

La segunda suposición es que el capitalismo tiene alguna asociación esencial con nuestra intrínseca “naturaleza humana”. Pero esto también es una falacia. En el curso de la historia, la naturaleza humana se ha adaptado a numerosos tipos de sociedad, y muchos de estos escenarios diferentes han durado mucho más tiempo que el capitalismo hasta ahora.

Por el contrario, había buenas razones para pensar que el capitalismo pronto fallaría.

Cuando el autor estaba escribiendo, el desempleo dentro de las naciones capitalistas se estaba disparando. Significativamente, el desempleo masivo continuo se ha visto antes en la historia. De hecho, a menudo ocurre cuando un tipo particular de organización social está a punto de terminar. Por ejemplo, el desempleo masivo existió entre los pobres durante los últimos años de la Atenas clásica, entre los trabajadores urbanos del Imperio Romano y al final de la Edad Media, cuando los siervos fueron expulsados ​​de la tierra en masa para dar paso a los primeros capitalistas. .

El desempleo masivo indica que un tipo particular de organización social se ha desmoronado y que ya no puede proporcionar a sus ciudadanos roles socialmente útiles. Además, una sociedad así no tiene los recursos para apoyar a estas masas desempleadas. En consecuencia, los desempleados permanecen al borde de la sociedad como una piedra alrededor de su cuello, mientras que también sirven como un perpetuo depósito de fuerza irritante y peligroso que podría chocar con la sociedad en general.

Dadas las suposiciones falsas que rodean la creencia de la gente de que el capitalismo continuará, y la evidencia muy real de la historia que sugiere que no lo hará, parece muy probable que haya un gran cambio social en las cartas. ¿Pero qué tipo de cambio?

El desastroso experimento ruso en el comunismo demuestra que no reemplazará al capitalismo en otros lugares.

Para algunas personas, una sociedad comunista con principios igualitarios suena como un sueño utópico. Para otros, el comunismo, con su prohibición de la propiedad privada, suena como una pesadilla. Pero una cosa une a muchos expertos en ambos extremos del espectro político: la creencia de que, para bien o para mal, el capitalismo está a punto de perder su control sobre la sociedad occidental, y el comunismo tomará su corona.

¿Pero tienen razón?

El comunismo se refiere a una sociedad sin clases y de naturaleza completamente democrática. A diferencia del capitalismo, la propiedad privada de los instrumentos de producción está estrictamente prohibida.

A pesar de esto, es poco probable que el comunismo se extienda a Inglaterra, Francia o Estados Unidos en el corto plazo. ¿Por qué? Porque una mirada rápida al único régimen supuestamente comunista en el mundo nos dice cuán difícil es implementar este tipo de estructura social.

Por ejemplo, a pesar del hecho de que los soviéticos habían abolido todos los derechos de propiedad privada, y todos sus medios de producción estaban en manos del estado, esto no creó una sociedad sin clases. Por el contrario, la toma de propiedad privada y el rechazo del capitalismo por parte del estado ruso realmente hicieron que la sociedad rusa estuviera más clasificada que nunca antes. Por ejemplo, un artículo de Leon Trotsky en 1939, basado en estadísticas publicadas en la prensa soviética, encontró que el 11 por ciento superior de la población soviética recibía aproximadamente el 50 por ciento del ingreso nacional. Irónicamente, esta disparidad de riqueza fue más extrema que en los Estados Unidos, donde el 10 por ciento superior de la población tomó el 35 por ciento del ingreso nacional.

Además, el experimento de Rusia en el comunismo ha demostrado que la plena democracia y libertad para todos los ciudadanos, que también es un sello distintivo de una sociedad comunista adecuada, no es fácil de lograr. En los primeros días de la revolución rusa, hubo una medida de libertad y democracia: a los trabajadores se les dio el derecho de formar sindicatos, y se eliminaron factores como la discriminación dentro del sistema educativo y los uniformes elegantes. En años posteriores, sin embargo, todos los aspectos de la libertad y la democracia fueron eliminados de la sociedad rusa. Los partidos de oposición política fueron prohibidos, las instituciones y organizaciones carecían por completo de derechos, y las marcas externas de distinción de clase, como los uniformes, se mostraron una vez más.

El fracaso absoluto de la revolución rusa demuestra que una verdadera sociedad comunista, en lugar de estar a la vuelta de la esquina, es casi imposible de implementar en la práctica.

Entonces, si, desde la perspectiva del autor, el mundo moderno no se dirigía al comunismo y el capitalismo parecía estar agonizando, ¿a qué nueva sociedad estábamos haciendo la transición?

Los gerentes, no los capitalistas, pronto serán la clase dominante en una economía controlada por el estado.

Entonces, si el mundo moderno no se dirigía a un régimen comunista, y el capitalismo parecía poco probable que siguiera siendo la estructura social dominante, ¿cómo sería el futuro según el autor en 1941?

La respuesta parecía clara: la transición que estaba por suceder era de una sociedad capitalista a una gerencial . Aquellos a cargo de tomar decisiones sobre cómo se usaron los medios de producción, los gerentes, ganarían más. En otras palabras, el mundo parecía estar en la cúspide de una revolución empresarial.

El autor afirma que después de este período de transición, un nuevo estrato conocido como gerentes alcanzaría el dominio social y tomaría el control de los capitalistas como la clase dominante en la sociedad. Además, esta transición se llevaría a cabo en todo el mundo y ya estaba en marcha en mayor o menor medida en diferentes países.

El marco económico por el cual los gerentes se volverían socialmente dominantes se basaría en la propiedad estatal de los principales instrumentos de producción, como las fábricas y los ferrocarriles. Es importante destacar que, dentro de este marco, los individuos no tendrían derechos de propiedad privada sobre estos instrumentos de producción.

En este punto, puede preguntarse cómo, dentro de este marco económico, sería posible la existencia de una clase dominante. ¿No suena este marco sospechosamente como el comienzo de la sociedad comunista sin clases?

No tan rápido. Es importante recordar que una clase dominante simplemente significa un grupo de personas que, debido a las relaciones socioeconómicas, ejercen un alto grado de control sobre el acceso a los instrumentos de producción. Este grupo gobernante también se otorga un trato preferencial en la distribución de los productos de estos instrumentos. En otras palabras, obtienen una mayor proporción del ingreso nacional.

En una sociedad gerencial, los gerentes ejercerían control sobre los instrumentos de producción y ganarían preferencia en la distribución de los productos no directamente, a través de los derechos de propiedad conferidos a ellos como individuos, sino indirectamente, a través de su control del estado.

Es importante destacar que este control no se produciría a través de acciones deliberadas o un golpe de estado. Más bien, simplemente sería el caso de que, a medida que el estado comenzara a poseer y controlar cada vez más los instrumentos de producción, las personas que ya “gestionaron” el funcionamiento diario del estado, es decir, los burócratas, convertirse en los controladores de facto de los instrumentos de producción. Y, en la práctica, si no en teoría, el control es tan bueno como la propiedad.

Por lo tanto, aquellos burócratas que administraron el funcionamiento del estado se convertirían cada vez más en la clase dominante.

La creciente complejidad organizativa y técnica ha creado una nueva clase gerencial.

Ahora llegamos a una pregunta crucial: ¿quiénes son estos gerentes, esta nueva clase dominante en formación? Bueno, en términos simples, los gerentes son simplemente aquellos que manejan los instrumentos de producción.

Parece obvio que en una sociedad capitalista, son los capitalistas quienes manejan los instrumentos de producción. De lo contrario, ¿cómo podrían continuar como la clase dominante, un estado que depende de tener control sobre los instrumentos de producción? La respuesta simple a esta pregunta es que no pudieron.

En las décadas previas a la década de 1940, la gestión de facto de los instrumentos de producción se había eliminado cada vez más de los capitalistas y se había dado a una nueva clase de gerentes. Se dan muchos nombres diferentes a esta nueva clase. Puede reconocerlos como gerentes de producción, ejecutivos operativos, superintendentes o ingenieros administrativos. En términos más generales, el término “gerente” en este contexto se refiere a aquellos que, en el momento en que el autor estaba escribiendo, ya estaban administrando el proceso real de producción, ya sea que la producción fuera de naturaleza individual, corporativa o gubernamental.

Aunque la existencia de gerentes no es nada nuevo, y la industria siempre los ha requerido, parecían asumir un dominio económico mucho mayor a mediados de siglo.

Por ejemplo, en tiempos anteriores, el capitalista típico era su propio gerente. Era el empresario individual que poseía toda la fábrica, la mina de carbón o la compañía de barcos de vapor, y gestionaba activamente su propia empresa. Pero, significativamente, la primera mitad del siglo XX vio el crecimiento de corporaciones públicas a gran escala y enormes avances tecnológicos dentro de la industria moderna que hicieron que la gestión fuera más compleja que nunca. Estos cambios prácticamente eliminaron los tipos de empresa más pequeños, capitalista-gerente. En cambio, se requerían ejércitos de gerentes para el funcionamiento diario de la mayoría de las grandes industrias y negocios.

Además, a medida que las empresas se hacían más grandes, muchas ya no eran propiedad de capitalistas individuales con poder absoluto, sino de un gran número de accionistas individuales, lo que diluía la capacidad de los propietarios para tomar medidas decisivas contra los gerentes.

Y en las organizaciones donde los propietarios son débiles, son los gerentes quienes tienen todas las tarjetas.

A medida que los gobiernos se hicieron cargo de industrias vitales, el poder de los gerentes se volvió absoluto.

Crucialmente, no era solo en el campo de la empresa privada que esta nueva clase gerencial tomaría el control de la sociedad y se convertiría en la nueva clase dominante. De hecho, el dominio social de los gerentes que trabajaban para el estado sería aún más absoluto que el de los gerentes de la industria privada. Más preocupante aún, el gobierno ya estaba siendo dirigido por esta nueva clase dominante. Excepto que, en un contexto gubernamental, no se los conocía como gerentes. Probablemente los conozcas como burócratas.

Bajo el capitalismo, los gobiernos no buscan ingresar a la economía ellos mismos. Sin embargo, en todas las naciones del mundo, este papel tradicional y limitado del gobierno fue abandonado en la primera mitad del siglo XX. Aunque Rusia fue el ejemplo más extremo de esto, el mismo cambio estaba ocurriendo en los Estados Unidos, aunque a un ritmo más lento. A saber, el gobierno tomó el control de sectores vitales de la economía, desde el servicio postal y el transporte hasta la construcción de barcos y viviendas, la eliminación de cenizas y basura y la atención médica, todo lo cual ahora se estaba convirtiendo en un campo de la empresa gubernamental.

De esta manera, los capitalistas estaban perdiendo poder, porque cada sección de la economía que el gobierno asumió y comenzó a funcionar como empresa estatal fue otra oportunidad perdida por los capitalistas, tanto en términos de ganancias como de control potencial de la economía. medios de producción.

Además, solo considere que la burocracia del gobierno federal estadounidense en 1941 incluyó a más de un millón de personas. ¡Eso es el doble del número de principios de la década de 1930! Además, si incluimos a los empleados de los gobiernos estatales, del condado y municipales, el ejército, la marina, los tribunales, las cárceles y los destinatarios de todo tipo de ayuda, descubrimos que ya en los Estados Unidos, la mitad o más de toda la población estaba en de alguna manera depende del gobierno para sus medios de vida.

¿Y quién presidía este enorme gigante de la empresa gubernamental? Lo has adivinado: los gerentes. El funcionamiento diario de este enorme estado estaba en manos de los hombres de las innumerables oficinas, comisiones y agencias gubernamentales. Estos hombres (y en gran medida eran hombres), y sus equivalentes en la industria privada, parecían ser la clase dominante ascendente en el mundo moderno.

Y cuando el estado eventualmente tomara el control de todos los aspectos de la industria, el poder de los gerentes se volvería absoluto.

Resumen final

El mensaje clave en este libro:

El capitalismo, nuestra estructura social actual, está desapareciendo, gracias a factores como el desempleo masivo continuo. Aunque muchos creen que el comunismo es la única alternativa, es más probable que una sociedad gerencial prospere en el lugar del capitalismo: una sociedad definida por el control estatal de la industria, la falta de derechos de propiedad privada y una clase dominante compuesta por aquellos que administran, más bien que propio, los medios de producción.

¿Tienes comentarios?

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a [email protected] con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

Sugerido más lectura: Leviatán por Thomas Hobbes

Leviatán (1651) examina la relación de la sociedad y los gobernantes y es ampliamente considerado como un trabajo clásico sobre la naturaleza del arte de gobernar. El filósofo inglés Thomas Hobbes creía que la inclinación natural del hombre a la guerra solo podía ser dominada por un gobierno fuerte y centralizado. En este resumen, aprenderá por qué Hobbes sintió que una comunidad de hombres bajo un fuerte monarca era la única solución para garantizar la paz y la seguridad para todos.

Total
0
Shares
Related Posts

El club mental

El Mind Club (2016) trata sobre cómo percibimos que los seres tienen una mente o no, y cómo esta determinación afecta nuestros juicios morales. Este resumen explica qué constituye una mente, así como cómo y por qué percibimos las mentes de la manera en que lo hacemos.
Read More

El verdadero creyente

The True Believer (1951), publicado después de la Segunda Guerra Mundial, es una exploración de los movimientos de masas y los medios por los cuales atraen seguidores. Este resumen lo llevará a una caminata por la historia, mostrando cómo, bajo ciertas circunstancias, sean correctas o incorrectas, cualquiera puede convertirse en un verdadero creyente.
Read More

Walden

Walden (1854) es el resultado de los dos años que Henry David Thoreau pasó en el bosque en la costa norte de Walden Pond, un lago en Massachusetts. Es una explicación práctica y filosófica de cómo se mantuvo a sí mismo a través de la agricultura y la construcción de su propia casa, y lo que aprendió sobre la naturaleza humana al vivir una vida más simple. Aunque fue una experiencia profundamente personal, el enfoque de Thoreau hacia la sociedad nos enseña cómo nosotros también podemos acercarnos al mundo moderno.
Read More

Piensa pequeno

Think Small (2017) muestra cómo los pequeños cambios en la forma en que pensamos y actuamos pueden ayudarnos a lograr grandes objetivos. Aprovechando las percepciones de la ciencia del comportamiento, el autor establece un programa de siete pasos para ayudarlo a elaborar y mantener planes para mejorar su bienestar. Si su objetivo es perder peso o avanzar en el trabajo, este marco lo ayudará a lograrlo.
Read More

¿Nació en el continente equivocado?

¿Nació en el continente equivocado? (2010) examina la verdadera naturaleza de la economía estadounidense como lo revela una investigación reveladora que comparó los niveles de vida en los Estados Unidos con los países de Europa. Al examinar las diferencias en los beneficios de salud y los derechos de los empleados, entre otros temas, este resumen revela cómo naciones europeas como Alemania han tomado la delantera en silencio en lo que respecta a la salud económica y la prosperidad.
Read More

Estuvimos ocho años en el poder

We Were Eight Years in Power (2017) reflexiona sobre los dos mandatos del presidente Barack Obama en el poder y las secuelas de la primera presidencia negra. Este resumen da una mirada sincera al racismo y la supremacía blanca a lo largo de la historia estadounidense.
Read More

El pequeño grande

Small BIG ofrece 52 ejemplos sobre cómo los cambios menores en su comportamiento pueden hacerlo más seguro y exitoso a la hora de negociar y persuadir a otros. Quienes lean este libro podrán extraer valor de los ejemplos y realizar mejoras significativas en su estilo de persuasión.
Read More

El único dispositivo

The One Device (2017) presenta la historia de lo que puede ser la pieza de tecnología más importante en el mercado: el iPhone de Apple. Desde una entrevista con un ingeniero de IBM hasta las profundidades aterradoras de una mina boliviana, Merchant nos lleva a todas partes y explica cómo nació el iPhone y lo que significa para el mundo.
Read More

Tu mejor año

Your Best Year Ever (2018) proporciona instrucciones claras y fáciles de seguir sobre qué cambiar en su vida, y cómo, para que pueda alcanzar su máximo potencial. Identifica las áreas clave en las que debe trabajar, así como las barricadas que debe conquistar antes de comenzar a mejorar usted mismo.
Read More

Este es el pensamiento de diseño de servicios

Este es Service Design Thinking (2011) presenta los principios básicos del diseño de servicios. Al proporcionar herramientas y ejemplos de la vida real, es una gran introducción a este enfoque evolutivo e interdisciplinario para el diseño de servicios. Este resumen presenta la información más destacada sobre el tema.
Read More

La guerra contra el periodismo

La guerra contra el periodismo (2015) explora los desafíos que enfrentan los periodistas mientras busca la verdad en medio del creciente control estatal y las críticas del sector privado. A pesar de que Internet ha permitido a los medios de comunicación acceso sin precedentes a las personas y la información, la tecnología y las nuevas reglas del juego han hecho que la búsqueda de hechos sea una búsqueda mucho más problemática.
Read More

WTF?

WTF? (2017) documenta la historia reciente y los desarrollos de las tecnologías digitales modernas, y explica por qué, lejos de ser dañinas en sí mismas, estas tecnologías solo causan daños a las empresas y a la sociedad cuando los humanos las malinterpretan. En lugar de temer por el futuro, deberíamos aceptarlo y usar los desarrollos tecnológicos que lo acompañan de maneras que eleven la sociedad en lugar de reducir los costos.
Read More

Lo que importa ahora

What Matters Now (2012) revela los muchos desafíos para las empresas que buscan navegar en un mundo cada vez más globalizado y tecnológico. Con consejos prácticos, este resumen muestra cómo la empresa no solo puede sobrevivir a un entorno así, sino también adaptarse, innovar y prosperar.
Read More

La tercera ola

The Third Wave (2016) explica que, en este punto de la era de la información, la relevancia empresarial y el éxito dependen de la conciencia sobre el entorno actual. Descubra cómo los próximos innovadores revolucionarios interrumpirán el status quo al usar Internet para cambiar las industrias principales como la atención médica, la alimentación y la educación.
Read More

La verdad sobre la confianza

The Truth About Trust no solo explora qué significa exactamente la confianza, sino también cómo afecta a casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. La extensa investigación del autor y los experimentos progresivos de los campos de la psicología, la economía y la biología revelan las sorprendentes formas en que la confianza es muy importante.
Read More