La mente justa

The Righteous Mind (2012) explora cómo se toman las decisiones morales, concluyendo que los juicios morales provienen de las intuiciones, no de la lógica. El autor se basa en sus antecedentes en psicología social y 25 años de investigación innovadora para explicar cómo la moralidad nos une y nos divide y cómo la religión y la política crean comunidades conflictivas de moralidad compartida.

 

La filosofía occidental ha enfatizado la razón y la lógica sobre las emociones durante miles de años. Esta tendencia aún prevalece, pero un creciente cuerpo de investigación demuestra que las emociones ya no deben considerarse secundarias a la lógica.

 

Por ejemplo, el neurocientífico estadounidense Antonio Damasio ha demostrado que las emociones desempeñan un papel más importante en el procesamiento de la información y en los juicios morales de lo que se había pensado anteriormente.

 

Estudió a pacientes con daño cerebral que había provocado que su emocionalidad cayera a casi cero, y descubrió que, en cualquier momento de su vida cotidiana, todas las opciones que los pacientes tenían a su disposición les parecían igualmente adecuadas.

 

Imagine que cada elección que hizo en la vida significó tan poco para usted como elegir una nueva tetera. Esta era la vida de los pacientes de Damasio: podían pensar en cualquier cosa sin absolutamente ningún aporte emocional, lo que conducía a una indiferencia general en su comportamiento. Sus vidas sociales se vieron gravemente afectadas cuando se convirtieron en socios, amigos y colegas menos reflexivos.

 

Y no solo las emociones tienen un papel válido en el procesamiento de la información, sino que también están constantemente en el trabajo. La investigación ha demostrado que todo desencadena emociones en nosotros, y estas emociones influyen automáticamente en nuestro razonamiento moral.

 

Esto se demostró en un experimento realizado por el psicólogo social Robert Zajonc, quien pidió a las personas que vieran una serie de diapositivas de imágenes, palabras y figuras. Cada diapositiva provocó de inmediato un pequeño destello de afecto en ellas, incluso cuando las imágenes eran cosas arbitrarias, como formas geométricas y garabatos. Esto indica que las emociones funcionan de manera instantánea y constante, listas para guiar el pensamiento, el comportamiento y el juicio moral.

 

Por lo tanto, no hay necesidad de desconfiar de tus sentimientos: siempre juegan un papel importante cuando procesas información o tomas decisiones morales.

 

Contrariamente a la creencia popular, es la emoción, no el razonamiento, lo que impulsa nuestro juicio moral.

 

Al tomar decisiones morales, las intuiciones vienen primero y el razonamiento segundo.

 

¿Está mal comer carne humana o copular con un pollo muerto? La mayoría de las personas sentiría de manera instantánea e intuitiva que ambas acciones fueron de alguna manera incorrectas.

 

Este tipo de intuiciones o “instintos” siempre impulsan la toma de decisiones morales. Se pueden ver especialmente claramente en bebés que aún no han desarrollado una capacidad de razón. En un experimento, a los bebés de 6 a 10 meses se les mostró un espectáculo de títeres con dos títeres: uno bonito y uno malo. Después de ver el programa, la mayoría de los bebés preferían la marioneta “buena”. Esto demuestra que, en cierta medida, la moralidad es impulsada por las intuiciones, incluso cuando el sujeto es incapaz de razonar.

 

Además, la investigación muestra que estos juicios morales primitivos e intuitivos también son mucho más potentes para los adultos que el razonamiento racional. Una vez que se ha hecho ese juicio moral inicial, usamos el razonamiento para respaldar, no rechazar, el juicio. Esta tendencia se ha demostrado en muchos estudios en los que se pidió a las personas que emitieran un juicio moral sobre una situación y luego se les preguntó sobre esa opinión.

 

Tome, por ejemplo, un estudio donde se preguntó a los participantes si es correcto o incorrecto que dos hermanos tengan relaciones sexuales. La respuesta inicial de la mayoría de las personas fue que está mal. Pero luego los participantes recibieron varios argumentos racionales a su favor: se utilizó un profiláctico, el acto se hizo en secreto y los hermanos disfrutaron mucho la experiencia, por lo que nadie resultó herido. Y sin embargo, a pesar de estos argumentos racionales, la mayoría de los participantes se aferraron a su veredicto inicial. Esa intuición inicial demostró ser más fuerte que el razonamiento racional.

 

Al tomar decisiones morales, las intuiciones vienen primero y el razonamiento segundo.

 

El interés propio y la preocupación de las personas por su propia reputación influyen enormemente en su razonamiento moral.

 

La mayoría de la gente piensa que el razonamiento moral es un proceso separado y estéril, que no se ve afectado por el interés propio o las preocupaciones sobre lo que otras personas puedan pensar. Sin embargo, tanto el interés propio como la autoconciencia afectan el razonamiento moral.

 

En primer lugar, todos estamos preocupados por lo que otros piensan de nosotros. La investigación demuestra que incluso las personas que juran que no se ven afectadas por las opiniones de los demás todavía experimentan una disminución de la autoestima cuando un extraño les da una calificación baja. Esto demuestra que estamos preocupados por nuestra reputación sin siquiera darnos cuenta.

 

Una consecuencia de esto es que cuando las personas piensan que necesitarán justificar sus decisiones morales ante los demás, tienden a ser mucho más exhaustivos en su razonamiento moral de lo normal.

 

Estos fenómenos demuestran cómo nuestro razonamiento moral puede verse muy afectado por otros, incluso si no están presentes.

 

En segundo lugar, nuestro razonamiento moral se ve afectado por el egoísmo: las personas modifican su comprensión de lo correcto y lo incorrecto cuando tienen intereses personales en juego.

 

Esto fue demostrado por un estudio en el que los sujetos realizaron un “trabajo” dado y luego se les dio un comprobante de papel y una confirmación verbal de cuánto les pagarían por el “trabajo”. Llevaron el recibo a otra habitación para obtener su dinero, y cuando el cajero leyó deliberadamente un dígito y entregó demasiado, solo el 20 por ciento de los participantes corrigió el error. Pero curiosamente, si el cajero les preguntó explícitamente si el pago era correcto, el 60 por ciento reconoció el error y devolvió el dinero extra. Esto indica que la mayoría de las personas engañarán cuando se les dé la oportunidad, pero solo mientras puedan sentir que no hicieron nada malo.

 

Entonces, lejos de ser una brújula objetiva, nuestro razonamiento moral se ve fácilmente influido por nuestro interés en mantener una buena reputación y nuestra búsqueda del interés propio.

 

El interés propio y la preocupación de las personas por su propia reputación influye enormemente en su razonamiento moral.

 

Aunque los intereses morales varían entre culturas, se basan en los mismos fundamentos morales.

 

Si alguien alguna vez se ha aprovechado de ti, probablemente experimentaste una sensación de desprecio por ellos y un deseo de verlos castigados. Esta tendencia es la misma en todas las culturas. ¿Pero de dónde viene este instinto moral?

 

Según la Teoría de los fundamentos morales , es el producto de un fundamento moral universal de justicia . Los fundamentos morales universales son la fuente de todos nuestros instintos morales, y se comparten en todas las culturas.

 

Estos fundamentos morales pueden entenderse como adaptaciones evolutivas a desafíos de larga data en la vida social. Por ejemplo, dado que las trampas siempre han causado discordia social, los humanos han desarrollado una base moral compartida de justicia .

 

Así es como la justicia se convierte en la base de comportamientos humanos como la colaboración y la reciprocidad de favores. Cooperamos con aquellos que han sido amables con nosotros y evitamos a quienes se aprovechan de nosotros.

 

Pero a pesar de que todos los humanos han compartido fundamentos morales, pueden manifestarse de diferentes maneras y en diferentes grados en diferentes culturas.

 

Por ejemplo, en algunas culturas asiáticas, el padre se considera típicamente el jefe de la familia, y no es inusual que una mujer india se retire a la cocina después de servir la cena para su esposo y sus invitados varones. La interpretación asiática de la autoridad en el hogar difiere drásticamente de la mayoría de las culturas occidentales, donde el hombre y la esposa se consideran iguales. Esto indica que si bien la autoridad es una base moral compartida, se manifiesta de diferentes maneras según la cultura.

 

Aunque los intereses morales varían entre culturas, se basan en los mismos fundamentos morales.

 

Las personas de culturas occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas (RARAS) son atípicas cuando se trata de moralidad.

 

Casi toda la investigación en psicología se lleva a cabo en un subconjunto muy pequeño de la población humana: personas de culturas que son RARAS (occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas). Pero este subconjunto es en realidad el menos representativo que puede elegir si desea hacer generalizaciones sobre la psicología humana.

 

Por ejemplo, los estudios muestran que si bien los valores morales de las personas RARAS son abiertamente individualistas, los valores morales de las personas que no son RARAS enfatizan cosas como la comunidad y lo sagrado . Esto significa que las personas que no son RARAS están más inclinadas a anteponer sus familias, naciones y religiones a sus necesidades individuales. Las personas extrañas, por otro lado, se preocupan casi exclusivamente por proteger a las personas y sus derechos.

 

Tome este ejemplo: cuando se les preguntó si un hombre podía estar moralmente justificado para tener sexo en secreto con un pollo muerto antes de cocinarlo para la cena, la gente RICA estaba feliz de argumentar que “si se hace en privado, es su derecho”. “

 

Sin embargo, cuando a las personas de Asia y de los grupos de clase trabajadora estadounidenses se les hizo la misma pregunta, la respuesta fue rotundamente negativa. Estas personas que no son EXTRAÑAS basarían su decisión moral en su sentido de lo sagrado: incluso si no hace daño, el sexo con un cadáver de pollo todavía “degrada a la persona y deshonra a su creador”.

 

Esto indica que las personas de las culturas WEIRD son atípicas, en comparación con las personas en culturas cuyo sentido de la moralidad también incluye un sentido de comunidad y lo sagrado. La moralidad de las personas extrañas se centra en la libertad y los derechos de las personas.

 

Las personas de culturas occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas (RARAS) son atípicas cuando se trata de moralidad.

 

La evolución nos ha hecho simultáneamente egoístas y altruistas.

 

Muchos de nosotros estaríamos de acuerdo en que la mayoría de las veces las personas actúan de manera egoísta: queremos más dinero, un estatus más alto y más felicidad que los que nos rodean. Y, sin embargo, al mismo tiempo, las personas son capaces de asombrar el altruismo y el desinterés. Por ejemplo, después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, cientos de estadounidenses recorrieron grandes distancias hacia Nueva York con la esperanza de poder ayudar a sacar a los sobrevivientes de los restos. ¿Por qué somos una mezcla tan extraña de egoísmo y desinterés?

 

En primer lugar, el egoísmo de las personas puede explicarse por la selección natural a nivel individual. A lo largo de la historia, los individuos se han enfrentado entre sí en una competencia que selecciona y recompensa el egoísmo. De esta manera, nuestras mentes han sido moldeadas por la incesante competencia individual.

 

Por el contrario, la evolución también ha hecho que las personas sean capaces y estén dispuestas a cooperar en grupos. Cuando los grupos compiten entre sí, el bando con los jugadores de equipo más efectivos se impondrá porque trabajan juntos por el bien de todo el grupo. Este es el resultado directo de la adaptación evolutiva a nivel grupal. Cuando los primeros humanos comenzaron a compartir sus intenciones entre sí, su capacidad para cazar, reunir, criar niños y atacar a sus vecinos aumentó exponencialmente, lo que les permitió prosperar mejor que las tribus menos cohesivas. De esta manera, la intencionalidad compartida es una adaptación grupal que permite la cooperación, la división laboral y la rendición de cuentas.

 

Estos dos niveles de evolución explican por qué los humanos pueden existir simultáneamente como seres egoístas y altruistas.

 

La evolución nos ha hecho simultáneamente egoístas y altruistas.

 

El sentido de comunidad y coherencia de los humanos en un grupo puede ser realzado por un “interruptor de colmena”.

 

Si alguna vez te has perdido alentando a la audiencia en un partido de fútbol universitario o bailando en un delirio, has experimentado la capacidad humana de convertirse en abejas en una colmena, un fuerte sentido de pertenencia a un grupo y luchar por el bien común.

 

Esta sensación de ser parte de algo más grande que tú no es una ilusión. Todos tenemos un “interruptor de colmena” que está conectado a nuestros cerebros, gracias a la ventaja evolutiva que proporciona. La pasión y el éxtasis que pueden generar los rituales grupales ponen en primer plano los intereses colectivos y unen al grupo.

 

Desde una perspectiva evolutiva, el interruptor de colmena es una adaptación tremendamente ventajosa porque hace que los grupos sean más cohesivos y, por lo tanto, más exitosos. Darwin hace mucho tiempo señaló que los grupos más cohesivos y cooperativos generalmente vencerán a los grupos de individualistas egoístas.

 

Sorprendentemente, hay formas de activar nuestro interruptor de colmena incluso cuando no hay nadie más presente. Todos los días, la inmensidad de la naturaleza puede provocar sentimientos de asombro que nos dan una sensación desinteresada de conexión con el universo.

 

Además, una droga psicodélica llamada psilocibina puede activar el interruptor de la colmena. En un experimento, los estudiantes que tomaron psilocibina describieron la sensación de unidad, la trascendencia del tiempo y el espacio, y un sentido de conexión profundamente experimentado y positivo.

 

Al activar el interruptor de la colmena, las personas obtienen la capacidad de cooperar y regular su propio interés cuando se unen a un grupo.

 

El sentido de comunidad y coherencia de los humanos en un grupo se puede aumentar con un “interruptor de colmena”.

 

La religión puede producir comunidades cohesivas, altruistas y morales.

 

No es ningún secreto que muchos científicos sienten un fuerte desdén por la religión. Pero eso se debe a que solo se centran en una de sus funciones: la forma en que ciega a sus seguidores al perjudicar su capacidad de pensar racionalmente. Algunos científicos afirman que las creencias religiosas son delirios que impiden que las personas adopten la ciencia, el laicismo y la modernidad.

 

Estos científicos tienen parcialmente razón: las comunidades religiosas pueden cometer actos atroces si sus sistemas morales glorifican a su propio “rebaño” y al mismo tiempo demonizan a otro grupo.

 

Pero lo que los escépticos parecen olvidar es la ventaja de la función vinculante de la religión. Las religiones han unido a nuestros antepasados ​​en grupos durante decenas de miles de años, ayudándoles a crear comunidades con una moral compartida. Además, las prácticas y creencias religiosas se han extendido solo en la medida en que hacen que los grupos sean más unificados y cooperativos. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la cohesión y la confianza que la religión puede producir.

 

Mire, por ejemplo, las 200 comunas fundadas en los Estados Unidos en el siglo XIX. Algunos estaban organizados según principios religiosos y otros eran seculares. ¿Puedes adivinar qué tipo sobrevivió más tiempo? Veinte años después de su fundación, solo el 6 por ciento de las comunas seculares seguían funcionando, en comparación con el 39 por ciento de las comunas religiosas.

 

El ingrediente secreto: prácticas rituales que produjeron cohesión y confianza dentro del grupo.

 

Además, las creencias y prácticas religiosas ayudan a las comunidades a aumentar el altruismo. Las estadísticas muestran que las personas religiosas dan más dinero a la caridad y hacen más trabajo voluntario que las personas seculares. No solo donan a organizaciones benéficas religiosas: las personas religiosas también dan más a organizaciones benéficas seculares, como la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

 

Al enfatizar la confianza y las actividades grupales, la religión aumenta el altruismo general de sus grupos.

 

La religión puede producir comunidades cohesivas, altruistas y morales.

 

Al cortejar a los votantes, los conservadores pueden recurrir a una gama más amplia de fundamentos morales que los liberales.

 

¿Por qué la clase trabajadora generalmente vota a los republicanos cuando es el Partido Demócrata el que quiere redistribuir el dinero de manera más equitativa en la sociedad? Quizás porque estos votantes, de hecho, votan por sus intereses morales, que se ajustan mejor a la moral conservadora de los republicanos que a la moral liberal del Partido Demócrata.

 

Los intereses morales de los liberales se limitan a las preocupaciones sobre cuidado , justicia y libertad :

 

La política del Partido Demócrata insta a las personas a cuidar a las víctimas inocentes protegiéndolas del daño.

 

Los liberales también están abiertamente preocupados por la justicia social, acusando a los grupos ricos de explotar a los de abajo. Esta preocupación sobre justicia fue un tema principal del movimiento Occupy Wall Street.

 

Además, su preocupación por la libertad se centra en liberar a los oprimidos luchando por los derechos civiles y humanos.

 

Los temas de cuidado , justicia y libertad también son parte de la moral conservadora, pero de otra manera. Los conservadores se preocupan principalmente por las personas que han hecho sacrificios por su grupo. Para los conservadores, justicia significa que las personas deben ser recompensadas en proporción a lo que contribuyen. La ​​libertad significa más libertad y menos gobierno, que temen utilizará su poder para redistribuir la riqueza.

 

Aún más importante, los conservadores también respaldan lealtad , autoridad y santidad en sus intereses morales.

 

El conservador casi monopolio sobre las ideas de lealtad se hace evidente en sus fuertes apelaciones a las virtudes militares y su honra patriótica de la bandera estadounidense. También dependen en gran medida de la idea de autoridad , respetando las tradiciones, la policía y los ancianos en sus políticas. Además, sus ideas cristianas sobre la sexualidad les dan la oportunidad de apelar a la santidad .

 

Esto les da a los conservadores una ventaja, ya que tienen una paleta más amplia de desencadenantes morales para trabajar en sus campañas y argumentos políticos. Por lo tanto, las personas de clase trabajadora que también sienten una fuerte lealtad, autoridad y santidad se sentirán más atraídas por el conservadurismo que el liberalismo.

 

Al cortejar a los votantes, los conservadores pueden recurrir a una gama más amplia de fundamentos morales que los liberales.

 

La política pública está amenazada por la polarización; tanto los liberales como los conservadores deberían aportar sus puntos fuertes.

 

La mayoría de la gente está familiarizada con los acalorados debates políticos que se desatan entre liberales y conservadores. De manera preocupante, parece que cada vez hay menos puntos medios entre los grupos.

 

De hecho, la política pública se ha polarizado más que nunca, un desarrollo que los votantes reflejan notablemente. De 1976 a 2008, la proporción de estadounidenses que viven en condados altamente partidistas aumentó del 27 por ciento al 48 por ciento, y hoy menos personas que nunca se llaman centristas o moderados.

 

Este desarrollo amenaza al mundo entero. Tomemos, por ejemplo, el hecho de que las dos partes no acordaron elevar el techo de la deuda en 2011, un fracaso que los hizo responsables de hacer que los mercados bursátiles cayeran en picado alrededor del mundo.

 

Contrariamente al estado actual de las cosas, la mejor gobernanza se derivaría de liberales y conservadores que complementaran las fortalezas de los demás.

 

Por ejemplo, la fuerza clave de los liberales es cuidar a las víctimas de la opresión. Esto los hace buenos para encontrar y proponer regulaciones gubernamentales para ayudar a estas víctimas. Por ejemplo, en la década de 1990 se aprobó una regulación para eliminar el contenido peligrosamente alto de plomo de la gasolina, que contaminaba el medio ambiente y retrasaba el desarrollo neuronal de millones de niños.

 

Los conservadores, por otro lado, entienden que “no se suele ayudar a las abejas destruyendo la colmena”. Pueden detectar cuándo se ve comprometido el bienestar general de una sociedad al dirigir demasiada ayuda a un subconjunto de ” abejas “, y se opondrá a los cambios que debilitan otras comunidades morales, tradiciones e instituciones. Este fue el caso hace unas décadas cuando hubo un intento de empoderar a los estudiantes dándoles el derecho de demandar a sus maestros y escuelas. La iniciativa erosionó la autoridad y creó entornos escolares desordenados durante la década de 1970, perjudicando a más estudiantes de los que se benefició.

 

La política pública está amenazada por la polarización; tanto los liberales como los conservadores deberían aportar sus puntos fuertes.

 

Resumen final

 

El mensaje principal de este libro es:

 

Los juicios morales surgen de nuestras intuiciones porque los humanos son fundamentalmente intuitivos, no racionales. Además, el razonamiento que sigue nuestras intuiciones no funciona como un juez, guiándonos a la sabiduría moral sobria. Funciona más como un abogado, justificando nuestros juicios morales a los demás y a nosotros mismos, respaldando nuestra reputación y nuestro propio interés.

 

Si bien nuestra moralidad basada en la intuición podría dividirnos en diferentes comunidades y partidos políticos, al comprender los fundamentos morales en los que se basan todos nuestros intereses morales podríamos estar en desacuerdo de manera más constructiva.

 

Ideas procesables de este resumen:

 

Si quieres persuadir a otros, apela a sus sentimientos.

 

Si quieres ganar un argumento moral, nunca digas “estás equivocado”. Nunca puedes ganar a alguien a tus principios a través de argumentos puramente racionales. En cambio, si quieres persuadir a la otra persona, primero sonríe y sé un buen oyente.

 

Todos somos fundamentalmente intuitivos, al igual que los juicios morales que hacemos. Por lo tanto, si desea cambiar la opinión de alguien sobre un problema moral, es importante comenzar hablando de sus emociones. A pesar de que la empatía puede ser difícil a través de una división moral, tendrá que expresar calidez, respeto y apertura al diálogo antes de declarar su propio caso, o no tendrá ninguna posibilidad de persuadir a la otra persona.

 

Recuerda que la felicidad viene del medio, no del interior.

 

Si quieres aumentar tu bienestar mental, considera obtener un pasatiempo más sociable. Las actividades grupales han demostrado contribuir más a la satisfacción de las personas que volverse hacia adentro y reflexionar sobre cómo ser felices.

 

Los humanos evolucionamos para vivir en comunidades morales, y nuestras mentes están programadas para ayudarnos a unirnos con las personas de nuestro grupo. Investigaciones recientes sobre capital social incluso demostraron que los grupos, equipos y clubes locales son esenciales para la salud de las personas. La felicidad, por lo tanto, no viene de adentro, sino de obtener la relación correcta entre usted y algo más grande que usted.

 

Total
0
Shares
Related Posts

La situación actual

The State of Affairs (2017) aborda el difícil tema de la infidelidad. Hacer trampa es ampliamente condenado como inmoral y, sin embargo, en algún momento u otro, muchas personas lo hacen de todos modos. Este libro ofrece una nueva mirada a la infidelidad y hace una pregunta difícil: ¿es algo tan malo después de todo?
Read More

El único juego en la ciudad

La crisis financiera de 2008 cambió drásticamente el panorama económico mundial. Los bancos centrales ahora juegan un papel muy diferente al que desempeñaban anteriormente, y ahora enfrentamos un conjunto de nuevos riesgos y problemas económicos. The Only Game in Town (2016) describe las raíces de estos riesgos y problemas, y lo que podemos hacer para comenzar a superarlos.
Read More

Tu mejor acaba de mejorar

Your Best Just Got Better (2012) describe las técnicas más efectivas para establecer sus objetivos y utilizar su tiempo para alcanzarlos. Este resumen revela qué partes de su vida están agotando su motivación, así como lo que puede hacer para llevar su ambición al siguiente nivel.
Read More

Sí, nosotros (todavía) podemos

Yes We (Still) Can (2018) ofrece una mirada reveladora a la vida vertiginosamente alta de un director de comunicaciones de la Casa Blanca. Además de sus experiencias personales en la administración Obama, el autor Dan Pfeiffer está ansioso por compartir el conocimiento que adquirió en el camino, desde cómo tratar con la prensa hasta cómo manejar la oposición política.
Read More

Potencial de desbloqueo

Unlocking Potential (2014) describe herramientas prácticas de entrenamiento para ayudar a los líderes, gerentes o supervisores a involucrar mejor a sus equipos y transformar sus organizaciones. ¡Es simplemente la guía más completa para convertirse en un gran entrenador!
Read More

La posición misionera

The Missionary Position (1995) cuenta la verdadera historia de la famosa monja conocida como Madre Teresa. Este resumen explica cómo se formó un mito convincente pero falso en torno a este ícono histórico cuyo trabajo y motivaciones no fueron tan nobles como nos hicieron creer.
Read More

La sabiduría de oz

The Wisdom of Oz te ayuda a liberar tu poder de hacer cambios en tu vida siguiendo el camino de cuatro pasos de los autores hacia la responsabilidad personal. El libro se basa en el título más vendido de los autores, The Oz Principle, inspirado en la clásica película de fantasía musical de 1939, The Wizard of Oz.
Read More

Trillion Dollar Coach

Trillion Dollar Coach (2019) rinde homenaje a Bill Campbell, un entrenador y mentor cuyos consejos e ideas ayudaron a algunas de las luces más brillantes de Silicon Valley a construir compañías multimillonarias. En este resumen, los líderes de Google Eric Schmidt, Jonathan Rosenberg y Alan Eagle trazan la notable vida de Campbell, desde el campo de fútbol de la Universidad de Columbia hasta las salas de juntas de California en las que se planeó y desplegó la revolución digital. En el camino, arrojan luz sobre la filosofía de liderazgo del entrenador Bill.
Read More

El poder del hábito

The Power of Habit (2012) explica el papel importante que desempeñan los hábitos en nuestras vidas, ya sean buenos, como lavarnos los dientes y hacer ejercicio, o malos, como fumar. Lleno de hallazgos basados ​​en la investigación y anécdotas interesantes, The Power of Habit no solo explica exactamente cómo se forman los hábitos, sino que proporciona consejos fáciles para cambiar los hábitos, tanto a nivel individual como organizacional.  Esta es una elección del personal  "Después de haber intentado y fracasado varias veces en adquirir buenos hábitos como la meditación matutina, descubrí que este resumen realmente me ayudó a comprender la raíz del problema".
Read More

El aumento

A través de una amplia gama de anécdotas e historias, The Rise ilustra cómo algunos de los mayores logros de la humanidad surgieron de lo que inicialmente parecía ser un fracaso. El autor muestra cómo los contratiempos son una parte inevitable, y de hecho necesaria, del viaje de alguien hacia el dominio.
Read More

¿Por qué es diversión sexual?

Todos piensan en el sexo. Sin embargo, rara vez consideramos en qué medida la sexualidad humana difiere de los hábitos reproductivos de otras especies. En ¿Por qué es divertido el sexo? (1998), Jared Diamond presenta una exploración de la historia sexual de los humanos y explica cómo nuestro comportamiento sexual inusual podría ser la razón por la que ascendimos a la cima de la cadena alimentaria.  Esta es una elección del personal  "Esta mirada curiosa sobre los comportamientos sexuales humanos es una gran lectura para cualquiera que quiera obtener una comprensión más profunda de, por ejemplo, por qué podemos pasar de caliente bajo el cuello a" no esta noche, cariño ", en un instante".  - Julian, Atención al cliente
Read More

La mente organizada

La mente organizada proporciona una explicación perspicaz sobre la forma en que nuestro cerebro maneja los datos entrantes, un proceso particularmente relevante en esta era de sobrecarga de información. También es una guía práctica para hacer frente a la multitud de decisiones que debemos tomar en la vida cotidiana. Al aprender estrategias bien pensadas que lo ayudarán a organizar su vida, se convertirá en un trabajador más productivo y efectivo en cualquier tarea.
Read More

El mito de la multitarea

El mito de la multitarea (2009) revela una verdad importante: que el concepto de multitarea es una mentira que hemos estado comprando durante demasiado tiempo. La verdad es que la mente humana no está construida para dividir su enfoque, y si desea que el trabajo de calidad se realice de manera eficiente y oportuna, debe asumir las cosas de una en una.
Read More

Los lugares más inteligentes de la tierra

The Smartest Places on Earth (2016) cuenta la historia de antiguas regiones industriales de gran potencia en todo el mundo que cayeron en decadencia pero que desde entonces han resurgido como centros de colaboraciones innovadoras. Este resumen describe cómo los países de Occidente están utilizando este modelo para desafiar el modelo de producción en masa barato orientado a la mano de obra que ha cobrado importancia en otros lugares.
Read More

Bienestar laboral que funciona

Workplace Wellness That Works (2015) proporciona una visión refrescante sobre cómo crear más bienestar en cualquier organización. Ofrece una guía de 10 pasos repleta de ejemplos prácticos del mundo empresarial sobre cómo iniciar, expandir y mantener su movimiento de bienestar.
Read More