Dinero (Resumen) de Laura Whateley

0 Shares
0
0
0

Money (2018), el célebre manual de todo lo relacionado con el dinero, recorta la oscura jerga financiera para explicar las finanzas personales en términos claros y sencillos.

Repleto de consejos prácticos, te ayuda a abordar finalmente esos molestos problemas financieros que has estado evitando durante tanto tiempo, desde la gestión de tus deudas hasta la liquidación de tu pensión.

Es hora de recuperar el control y sentirse bien con sus finanzas.

Usa tu dinero más sabiamente y siéntete bien con tus finanzas.

¿Parece que alguna vez te encuentras sin suficiente dinero? ¿Encuentra que el dinero se le escapa de la mano tan rápido como una pastilla de jabón? ¿Te resulta más fácil meter la cabeza en la arena que enfrentarte a tus facturas o revisar tus estados de cuenta?

Si esto suena como tú, ciertamente no estás solo. Ser bueno con el dinero no es una práctica natural para la mayoría de nosotros.

Este libro puede ayudarte a tener el control de tus finanzas equipándote con el conocimiento y las habilidades que necesitas para tomar decisiones informadas sobre el dinero. Entonces, ¿qué estás esperando? Es hora de aprender, empezar a ahorrar y esperar un futuro más tranquilo y seguro.

En este resumen, aprenderás:

  • cómo los japoneses han convertido el presupuesto en una forma de arte;
  • cómo tu salario podría estar apoyando industrias poco éticas sin que te des cuenta; y
  • por qué probablemente deberías estar ahorrando más para tu pensión de lo que imaginas.

 

Puedes conseguir una hipoteca más barata ahorrando para un depósito mayor y controlando tus gastos.

Comencemos por abordar uno de los problemas financieros más engorrosos de nuestra era – y lo que es más probable que sea su mayor gasto – la vivienda.

En las últimas décadas, los precios de la vivienda en los países occidentales han aumentado rápidamente. Esto ha hecho que la perspectiva de ser propietario de una casa no sea más que un sueño imposible para toda una generación de jóvenes.

Un informe del Instituto de Estudios Fiscales estima que el precio medio de la vivienda en el Reino Unido ha aumentado al menos diez veces el salario medio de los jóvenes de 25 a 34 años, y en Londres, hasta 16 veces.

Dado que es poco probable que pueda pedir prestado más de cuatro o cinco veces su salario con una hipoteca, puede ver por qué hay un problema de asequibilidad – los números simplemente no cuadran.

Desafortunadamente, para aquellos que quieren subir la escalera de la vivienda, no hay soluciones rápidas. Pero hay cosas que puedes hacer para parecer menos arriesgado a los prestamistas, y eso te ayudará a pedir más dinero prestado y a conseguir una hipoteca más barata.

El mensaje clave aquí es: Puedes conseguir una hipoteca más barata ahorrando para un depósito mayor y controlando tus gastos.

El que puedas permitirte comprar una casa depende realmente de dos cosas: ¿puedes reunir lo suficiente para el depósito, y puedes convencer al banco de que te preste el resto?

En cuanto a los depósitos, la regla general es que cuanto más se pueda depositar, menos se tendrá que pedir prestado, y es probable que el tipo de interés sea más bajo. La mayoría de los compradores por primera vez sólo podrán permitirse un depósito equivalente al 5 por ciento del valor de su casa. Pero, he aquí un consejo: si puede reunir al menos un depósito del 10 por ciento, debería hacerlo – porque este es el umbral para tasas de interés sustancialmente más baratas.

El que el banco te deje pedir prestado el resto depende principalmente de tus ingresos, que probablemente no podrás cambiar mucho. Pero una cosa que puedes hacer es asociarte con otro asalariado, lo que efectivamente duplicará la cantidad que puedes pedir prestada.

Tus gastos también son importantes. Tendrás que mostrar al menos tres meses de extractos bancarios – o dos o tres años de extractos bancarios si trabajas por cuenta propia – por lo que es vital que no incumplas ninguna factura o hagas compras excesivas durante este período.

Esta profunda inmersión en sus finanzas puede parecer excesiva, pero también debería hacerle pensar si realmente puede permitirse hacer los pagos mensuales de una hipoteca durante la mayor parte de su vida. O si incluso quieres hacerlo.

Mejorando su puntuación de crédito puede conseguir mejores ofertas en préstamos e hipotecas.

Otro factor crucial que los bancos tienen en cuenta al evaluarte para una hipoteca o cualquier préstamo, para el caso, es tu puntuación de crédito.

Su puntaje crediticio es un número creado por las agencias de referencia de crédito. Estas agencias hacen un seguimiento de sus interacciones con instituciones financieras como bancos y proveedores de energía. La idea de la puntuación crediticia es evaluar su comportamiento de préstamo pasado para que los prestamistas tengan alguna indicación de la probabilidad de que usted pague un préstamo en el futuro.

El mensaje clave aquí es: Mejorar tu puntuación de crédito puede conseguirte mejores ofertas en préstamos e hipotecas.

El puntaje crediticio es importante para todo, desde solicitar una tarjeta de crédito hasta ser aceptado como inquilino. Pero, lo más importante, son esenciales para obtener hipotecas más baratas. Cualquier defecto en su puntaje de crédito, debido, por ejemplo, a la falta de pago de una factura durante varios años, puede hacer que le rechacen una hipoteca más barata, lo que le costará miles de dólares en intereses adicionales.

Otra peculiaridad del sistema de puntaje crediticio que ha dejado perplejos a los prestatarios durante mucho tiempo es que no tener un historial de crédito suele ser peor que tener un historial de crédito negativo. Pero piense que si un extraño le pide dinero y usted no sabe nada sobre su historial de devolución de préstamos, probablemente también se sentirá reacio a entregarle dinero. Los prestamistas necesitan algo para continuar.

Esto puede ser un problema para los que compran por primera vez y que aún no han tenido la oportunidad de construir una puntuación de crédito. La forma más fácil de remediar esto es empezar a pedir prestado pequeñas cantidades. Podrías, por ejemplo, sacar una tarjeta de crédito y empezar a usarla para los gastos diarios, pero asegúrate de pagarla por completo cada mes.

Hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar tu puntuación de crédito. Por ejemplo, puedes pagar todas tus cuentas a tiempo. ¡Los impagos se quedarán en tu informe de crédito durante seis años! Además, evite solicitar demasiados productos financieros en un espacio de tiempo demasiado corto – cosas como cuentas de ahorro, préstamos y tarjetas de crédito – ya que esto no le cae bien a muchos prestamistas. Y recuerde, aunque su solicitud sea rechazada, seguirá afectando su puntuación de crédito.

Puede ser extremadamente frustrante saber que estas misteriosas agencias de crédito tienen un control tan aterrador sobre su vida. Es importante recordar que usted tiene ciertos derechos. Si hay algo en su informe crediticio que le parece injusto, póngase en contacto con la agencia para que se investigue el asunto y, con suerte, se elimine.

No importa cuánta deuda tengas, no es inmanejable.

La vivienda inasequible es un problema que define a esta generación, otro es la deuda. Ya sea que se trate de hipotecas de por vida, préstamos estudiantiles astronómicos, o la espiral de la deuda de tarjetas de crédito, estamos hasta los ojos en la materia.

La organización benéfica de deudas StepChange estima que, sólo en el Reino Unido, hay 21 millones de personas que luchan por pagar sus cuentas a tiempo, y 3,3 millones de personas que sufren de graves problemas de deuda.

Así que, si estás luchando con la deuda, ciertamente no estás solo. Pero tienes que estar al tanto. Comprender cómo manejar su deuda le ahorrará mucho dolor y dinero en el futuro.

El mensaje clave aquí es: No importa cuánta deuda tengas, no es inmanejable.

Esto puede parecer obvio, pero la regla general cuando se pide dinero prestado es pedir lo menos posible y devolverlo lo antes posible. De esa manera, minimizas la cantidad de interés que tienes que pagar por encima de lo que has pedido prestado.

Así que, imaginemos que tienes una deuda de 3.000 libras en tu tarjeta de crédito, y tienes que pagar un 19 por ciento de interés. Si sólo pagas el pago mínimo requerido cada mes – digamos £74 – te tomaría 27 años pagar tu deuda en su totalidad y te costaría £7,192 en total. Eso es más del doble de lo que pidió prestado. Si, en cambio, te empujas a pagar 108 libras al mes, lo pagarías todo después de sólo tres años, y sólo te costaría 3.879 libras en total.

Simplemente no vale la pena enterrar la cabeza en la arena y pretender que tus deudas no existen. Sólo aumentarás el dolor que tienes que enfrentar en la línea.

Si realmente estás luchando con el pago de tus deudas, deberías contactar con tu acreedor para arreglar un plan de pago más manejable. Si explicas tu situación, muchos acreedores también te ofrecerán un respiro sin intereses de al menos 30 días.

En caso contrario, tiene otras opciones. La deuda no debería ser algo por lo que perder el sueño. Recuerde, ninguna deuda es completamente insuperable. Incluso la bancarrota no es tan difícil de recuperar si decides hacer borrón y cuenta nueva y empezar de nuevo.

Si tienes una deuda problemática considerable y te resulta abrumador pagarla, entonces busca ayuda. Hay muchas instituciones dedicadas a ayudar a la gente en tu posición. Si estás en el Reino Unido, consulta la calculadora de deudas online de StepChange y el servicio de asesoramiento gratuito.

Puedes hacer un presupuesto efectivo sin bajar tu nivel de vida.

Desafortunadamente, con los costos de la vivienda y las deudas por pagar, la mayoría de nosotros existe en un constante estado de necesidad de más dinero. Si no podemos ganar más, sólo nos queda una opción: presupuestar.

Sin embargo, el presupuesto no siempre es natural para nosotros. A menudo se siente más fácil mostrar nuestro plástico que frenar nuestras tentaciones.

Tal vez el problema es que a menudo nos dedicamos a la terapia de venta al por menor para hacernos sentir mejor. Así que, cuando escuchamos la palabra presupuesto, invoca un sentido de restricción puritana y una vida tan simple como los palitos de pan.

Pero presupuestar no tiene por qué implicar una reducción de la calidad de vida. Todos sabemos que mucho de lo que compramos no nos hace más felices. Así que, presupuestar no es reducir los placeres de la vida; es reducir los gastos innecesarios. Y para hacerlo, necesitamos ser un poco menos irreflexivos con nuestras tarjetas de débito y un poco más atentos.

El mensaje clave aquí es: Puedes hacer un presupuesto efectivo sin bajar tu nivel de vida.

Aquí es donde el concepto japonés de Kakeibo puede realmente ayudarnos. La palabra se traduce literalmente a una especie de libro de contabilidad en el que se lleva un registro de los gastos diarios. Pero también se refiere a la filosofía y el arte de la administración personal del dinero.

El objetivo principal de Kakeibo es imbuir un sentido de atención en tus gastos diarios. Honestamente, ser consciente de tus gastos es a veces todo lo que necesitas para controlarte. Si supieras que la bandeja de 4 libras de gyoza de gambas que compras para comer cada día te cuesta más de 1.000 libras al año, probablemente te harías tu propia comida más a menudo.

El primer paso en el método Kakeibo es hacer una contabilidad básica. Anota tus ingresos totales del mes y luego resta todos los gastos necesarios de esta cifra, como el alquiler y las facturas. Luego, decide un objetivo de ahorro – tal vez el 20 por ciento de tus ingresos – y réstalo del total también. Luego divide lo que queda en cuatro, y tendrás tu dinero para gastos de la semana.

El siguiente paso es dividir su dinero en ollas. Afrontémoslo, si hay dinero en tu cuenta corriente, a tus ojos, probablemente será un juego justo para gastar. Así que separa ese dinero en diferentes cuentas tan pronto como te llegue el sueldo cada mes: una para los ahorros, otra para lo esencial y otra para los gastos diarios.

El método Kakeibo hace que sea fácil ahorrar con un mínimo esfuerzo. Ya que haces todos los cálculos por adelantado, no necesitas luchar con las matemáticas mentales mientras tu tarjeta ya está lista.

Invertir tu dinero en un fondo es una forma segura de aumentar tus ahorros.

Desde la crisis financiera de 2008, los tipos de interés han caído a niveles mínimos históricos, incluso más bajos que la inflación. Eso significa que sus ahorros crecen más lentamente que la moneda disminuye en valor. En otras palabras, estás perdiendo dinero.

Por este motivo, es mejor que saque el dinero de su cuenta de ahorros y lo coloque en un fondo de inversión, ya que éstos suelen tener mejores rendimientos.

El mensaje clave aquí es: Invertir tu dinero en un fondo es una forma segura de aumentar tus ahorros.

Pero espera un segundo. ¿Invertir? ¿No tienes que estar girando en efectivo para invertir?

Bueno, no realmente, no a menos que tengas la intención de ir a Wolf of Wall Street. De hecho, invertir su dinero no es más complicado que abrir una cuenta de ahorros – todo lo que necesita es una tarde libre después del trabajo.

Pero concedido, tal vez usted no sabe la primera cosa acerca de la inversión. ¿Por dónde empezar?

Lo más probable es que invierta en un fondo a través de una plataforma en línea conocida como supermercado de fondos. Se trata de empresas que administran sus inversiones en su nombre por una tarifa y, a cambio, ofrecen diversas herramientas, asesoramiento y gráficos para ayudarle a gestionar su cartera.

A menos que realmente quiera involucrarse, no necesita tomar ninguna decisión sobre en qué acciones o activos invertir. La única decisión que tienes que tomar es qué fondos de inversión quieres subir a bordo.

Los fondos de inversión son como una gran olla en la que un grupo de inversores independientes han reunido su dinero. Sólo el administrador del fondo – alguien que sabe lo que está haciendo – toma las difíciles decisiones sobre dónde y en qué invertir.

Todo esto es genial, pero ¿invertir no es arriesgado?

En teoría, sí, hay un elemento de riesgo en la inversión. Pero, en la práctica, si sólo se invierte en fondos, es muy poco probable que se termine con menos dinero del que se empezó. Eso es porque el objetivo de un fondo de inversión es minimizar el riesgo.

Lo hace dándole a todos los miembros del fondo un porcentaje de participación en un conjunto de activos mucho más grande y diverso del que cualquier individuo podría permitirse por sí mismo. Cuanto más diversa es la distribución de los activos, menos vulnerables son los inversionistas a las fluctuaciones en el valor de cualquier tipo de activo.

Esta práctica se denomina diversificación -también conocida como no poner todos los huevos en la misma cesta- y es uno de los pilares de la inversión segura.

En última instancia, la experiencia de invertir su dinero en un fondo es muy parecida a la de mantenerlo en una cuenta de ahorros, así que definitivamente considérelo como una opción legítima para hacer crecer su dinero.

Cuanto antes establezcas un plan de pensiones, mejor.

Las pensiones son el menos sexy de todos los temas de finanzas personales – y eso es decir algo.

Ahorrar para un futuro que tal vez nunca suceda, en cuentas que no puedes tocar durante décadas, es el tipo de ahorro menos divertido. Al menos ahorrar para una casa o unas vacaciones te da algo tangible que esperar.

Sin embargo, es importante ahorrar para tu futuro. Puede que no quieras oírlo, pero algún día serás viejo. Y, con la expectativa de vida media cada vez más alta, probablemente no querrás seguir sirviendo cafés cuando llegues a los 100 años.

El mensaje clave aquí es: Cuanto antes establezcas un plan de pensiones, mejor.

La dura verdad es que es mejor empezar a contribuir a una pensión cuando eres joven. Cuanto antes empieces, más tiempo tendrás para hacer contribuciones y hacer crecer tu olla gracias al milagro del interés compuesto.

¿Pero por qué necesitas una pensión? ¿Por qué no puedes guardar tu dinero en una cuenta de ahorros?

Bueno, los gobiernos están interesados en que sus ciudadanos ahorren para la jubilación mientras son jóvenes y todavía pueden ganar. Así que, para animarte a ahorrar, ofrecen generosas reducciones de impuestos sobre el dinero que pones en el bote de la pensión.

En su forma más simple, una pensión no es más que una cuenta de ahorros o un fondo de inversión que ha sido envuelto en una reducción de impuestos.

Por eso una pensión es una forma más lucrativa de ahorrar que simplemente tirar el dinero en una cuenta corriente o guardarlo bajo la cama hasta que tengas 70 años. La desventaja, por supuesto, es que tienes que guardar ese dinero hasta que te retires.

Entonces, ¿cuánto deberías estar ahorrando?

Prepárate, porque probablemente es mucho más de lo que imaginaste. La mayoría de los expertos dicen que, para mantener la misma calidad de vida que tienes ahora, necesitarás unos dos tercios de tu salario actual por cada año de jubilación, que debes asumir que será por lo menos de 20 años.

Por lo tanto, si su salario actual es de alrededor de 30.000 libras, entonces para tener un pago anual de 20.000 libras durante 20 años de jubilación, necesitará ahorrar 400.000 libras. Para ahorrar esa cantidad, de manera realista tendría que ahorrar unas 750 libras al mes en su fondo de pensiones.

Esto podría no coincidir con su situación exactamente, pero debería encender un fuego debajo de usted. La forma más fácil de calcular cuánto necesita ahorrar es usar una calculadora de pensiones en línea.

Discutir las finanzas de forma regular y abierta puede mejorar su relación.

La columna de la tía agonizante del autor recibió una vez un llamamiento de una joven en un curioso dilema.

Escribió que se acababa de mudar al apartamento de su novio para ayudar a ahorrar en el alquiler. Pero entonces, su novio, que tenía una hipoteca sobre el apartamento, le pidió que le pagara el alquiler. Ella escribió que mientras, por un lado, parece justo que compartan las facturas, por otro lado, ¿no está ella ayudándole a pagar la hipoteca de una propiedad en la que no tiene participación?

¿Qué opina usted? ¿Es justa esta situación? ¿O se están aprovechando de ella?

Sugerencia: no hay una solución correcta para dividir las finanzas.

Al final, depende de cada pareja llegar a un acuerdo que funcione para ellos. Pero, por supuesto, las parejas no siempre van a estar de acuerdo, así que deben estar preparados para algunas conversaciones incómodas en la mesa.

El mensaje clave aquí es: Discutir las finanzas regularmente y abiertamente puede mejorar su relación.

No debería sorprender que el dinero sea la fuente más común de conflicto entre las parejas en la terapia de pareja.

Parte del problema es que las parejas suelen tener expectativas muy diferentes sobre el valor social del dinero y cómo debe ser gastado. Por ejemplo, uno de los miembros de la pareja puede interpretar el gasto suntuoso en ropa como una expresión de éxito, mientras que el otro piensa que es simplemente un derroche.

Por esta razón, los consejeros de parejas recomiendan una comunicación abierta y regular sobre las expectativas financieras, especialmente si tienen finanzas conjuntas.

Cualquier resentimiento en torno al dinero debe ser ventilado y hablado con su pareja. Aunque a menudo se sienten mezquinos y no vale la pena hablar de ellos, pueden salirse de control y causar conflictos más destructivos.

Una técnica empleada en el asesoramiento de parejas para ayudar a restaurar la confianza en torno a las finanzas se está contrayendo. También puede intentarlo en casa. La idea de los contratos es que trabajen juntos para establecer una serie de pautas financieras que ambos aprueben. Podrían, por ejemplo, contratar que el otro no pueda comentar sobre las compras que hagan con su cuenta personal. O podrían decidir cuánto debe aportar cada persona para el alquiler y las facturas, teniendo en cuenta sus diferentes salarios.

Recuerde, la justicia en las relaciones no siempre significa que cada pareja deba contribuir con la misma cantidad de dinero. Es raro encontrar una pareja que ambos ganen los mismos ingresos cuando se conocen y que continúen ganando los mismos ingresos durante toda su vida juntos.

Administrar tu dinero también requiere administrar tu relación emocional con el dinero.

Puede que el dinero no sea capaz de comprarte la felicidad, pero sentir constantemente que no tienes suficiente puede tener un efecto perjudicial en tu salud mental y en tu calidad de vida.

Desafortunadamente, la tensión financiera y los problemas de salud mental tienden a agravarse mutuamente, creando un círculo vicioso. El dinero afecta a nuestra salud mental cuando, por ejemplo, estamos demasiado tensos para cumplir con las facturas que tenemos que pagar, o nos sentimos abrumados por nuestras obligaciones de deuda.

La organización benéfica para la salud mental Mind estima que las personas con deudas inmanejables tienen un 33 por ciento más de probabilidades de sufrir depresión y ansiedad que la población en general.

Y, por otro lado, cuando nos sentimos deprimidos y abrumados, es posible que no podamos enfrentarnos a abrir las facturas y cartas de deuda que llegan sin querer a nuestro buzón. O gastamos para hacernos sentir mejor.

El mensaje clave aquí es: Manejar tu dinero también requiere manejar tu relación emocional con el dinero.

La conexión entre nuestras finanzas y nuestro estado de ánimo es la base de la terapia financiera, que ha despegado recientemente en los Estados Unidos. La terapia financiera mezcla el consejo financiero práctico con una terapia emocional y psicológica más tradicional.

Lo que esta práctica demuestra es que abordar los problemas de dinero implica más que hacer algunas cuentas y calcular planes de presupuesto. Manejar tu dinero significa, en última instancia, manejar tu relación con el dinero, es decir, cómo el dinero te hace sentir y comportarte.

Consideremos algunos consejos prácticos que le ayudarán a sentirse un poco mejor con sus finanzas.

En primer lugar, sé realista con respecto a tu presupuesto. El hecho de tener un presupuesto poco realista puede hacer que te sientas fatal cuando inevitablemente gastes en exceso. Entonces podría dejar de hacer un presupuesto por completo. Siempre presupueste algo de dinero para la diversión y las experiencias placenteras también.

A continuación, considere la posibilidad de conseguir una carpeta y utilizarla para guardar toda su documentación financiera, como facturas, recibos y estados de cuenta, en un solo lugar. Si aún no lo ha hecho, es un ritual verdaderamente catártico que hace maravillas para curar el síndrome del cerebro desparramado.

Y, por último, considera la posibilidad de incorporar un diario del estado de ánimo en tu libro de contabilidad. Eso significa que además de tus gastos diarios, también puedes llevar un registro de cómo te sentiste cuando gastaste el dinero. Por ejemplo, podría notar que sólo hace compras en línea cuando está agotado por la noche. Así que podrías introducir una regla en la que sólo se te permita hacer compras por la mañana, en cuyo caso, probablemente ya no lo querrás.

Los fondos éticos son una opción más segura y lucrativa para su dinero.

¿Apoya a la Asociación Nacional del Rifle? ¿Qué hay de las compañías petroleras como Shell o Exxon?

Puede que no sea un partidario de los derechos de las armas o de los combustibles fósiles, pero existe la posibilidad de que apoye a estas industrias sin darse cuenta.

Si alguna vez has estado inscrito en una pensión laboral, hay una buena posibilidad de que uno o más de los fondos de inversión elegidos por tu proveedor de pensiones incluyan acciones de compañías que crees que son social y ambientalmente irresponsables.

Entonces, ¿qué puedes hacer al respecto? No tienes nada que decir sobre en quién invierte tu proveedor de pensiones, ¿verdad?

Afortunadamente, cada vez es más fácil para la gente que se preocupa por el impacto ético de su dinero hacer algo al respecto.

El mensaje clave aquí es: Los fondos éticos son una opción más segura y lucrativa para su dinero.

La mayoría de los planes de pensiones de los lugares de trabajo deberían ofrecerte la opción de cambiar tu fondo predeterminado por lo que se llama un fondo ético. Este es un fondo de inversión que excluye a las empresas que se consideran social o ambientalmente perjudiciales, desde los fabricantes de armas hasta los sitios web de apuestas.

Incluso puede tener la opción de invertir en un fondo de impacto positivo que vaya un paso más allá. Estos toman una postura más proactiva para invertir seleccionando sólo las empresas que se considera que tienen un impacto positivo en la sociedad. Por ejemplo, Dame Helena Morrissey introdujo el primer “fondo para niñas” del mundo, que sólo invierte en empresas con un buen historial de igualdad de género y diversidad.

En el pasado, la objeción a la inversión en fondos éticos era que no eran tan lucrativos. Por supuesto, si estás invirtiendo dinero, es probablemente porque quieres que ese dinero crezca. Esto significa que podrías estar tentado de poner tu interés personal antes que el bien público.

Afortunadamente, el punto de vista de que tomar una postura ética significa sacrificar el rendimiento financiero es anticuado. En realidad, los expertos están expresando cada vez más la opinión contraria. Las inversiones éticas podrían ser más seguras y más lucrativas a largo plazo.

Esto se debe a los valores cambiantes de la sociedad. La generación más joven es mucho más consciente social y ambientalmente que los padres de la explosión demográfica, cuya riqueza pronto heredarán. Como resultado, mientras que empresas como los fabricantes de armas y los proveedores de combustibles fósiles fueron una vez apuestas seguras, se consideran cada vez más arriesgadas debido a la creciente presión sobre los gobiernos para que regulen estas industrias.

Es importante recordar que lo que haces con tu dinero tiene un impacto en el mundo real, así que úsalo sabiamente.

Conclusiones

Ponerse al día con sus finanzas significa abordar tanto el lado práctico del dinero – aprender cómo funcionan los productos financieros y usarlos en su beneficio – como el lado personal del dinero – aprender a controlar la forma en que el dinero te hace sentir y comportarte. Abordar el lado práctico del dinero significa hacer un poco de investigación y, con suerte, este resumen ya han ayudado a desmitificar temas oscuros como la mejora de su puntuación de crédito o la creación de un fondo de pensiones. Abordar el lado personal del dinero significa hacer un poco de auto-reflexión. Es importante cuestionar sus propios valores y actitudes hacia el dinero si quiere alinearlos con sus hábitos de gasto y los de su pareja.

Un consejo práctico:

Pruebe la técnica 50/20/30.

Para hacer un presupuesto efectivo con el mínimo esfuerzo, ayuda a poner sus ingresos en ollas separadas cuando llega cada mes. La técnica 50/20/30 te da una buena estimación de cómo debes dividir tu dinero. Ponga el 50 por ciento de sus ingresos en una cuenta básica, es decir, en el alquiler, las facturas y los gastos de transporte. El siguiente 20 por ciento se destina a pagar deudas, o si ya has pagado todas tus deudas, puedes ponerlo en una cuenta de ahorros. El último 30 por ciento va a su cuenta corriente, y eso constituye el límite absoluto que puede gastar en cócteles durante el mes.

Qué leer a continuación: Dinero de la vida real por Clare Seal

¿Quieres más consejos financieros? Entonces echa un vistazo a nuestro resumen de Real Life Money, el nuevo manual financiero estilo memorias que ayuda a los jóvenes a tomar el control de sus finanzas.

Este resumen tienen un enfoque diferente a la literatura convencional de asesoramiento financiero. Apuntan a las causas psicológicas de la deuda y el estrés por el dinero. El resumen están diseñados para reajustar su mentalidad financiera y transformar la forma en que se siente acerca del dinero para mejor.

En este resumen encontrará todo, desde la negociación de los términos de pago con sus acreedores, la aplicación de presupuestos realistas que realmente se adhieren a, y el manejo de todas las tensiones emocionales que el dinero es propenso a causar.

El hábito de crecimiento de los ingresos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *